Carrió se bajaría de la carrera presidencial

La candidata de la Coalición Cívica, después de no realizar declaraciones en el Bunker de su agrupación el domingo, el cual obtuvo  3,24 por ciento de los votos, realizó una conferencia de prensa el día lunes. Tras una fuerte autocrítica, Carrió llamó a sus votantes a cortar boleta en octubre  y sólo votar a los candidatos legislativos de la Coalición Cívica. Desde el interior del Partido se habla de un acercamiento al Frente Amplio Progresista, lo que posicionaría a Binner como segundo con vistas a octubre.

Crédito de foto: Santiago Trusso

“Soy la razón de la derrota”
Por Ailín Bullentini
Página 12
15 de agosto de 2011

No lo dijo directamente, pero tampoco hizo falta. En su primera aparición pública tras la derrota sufrida por la Coalición Cívica en las elecciones primarias, su principal referente y candidata a presidente Elisa Carrió dio un paso al costado en la carrera hacia la Casa Rosada y llamó a sus votantes a “cortar boletas, tranquilos” para que la población apoye a los candidatos a legisladores de la CC y descarte a la fórmula que integra junto a Adrián Pérez. En realidad, ya la había sacado de la competencia el 3,24 por ciento de los votos que consiguió en las PASO. Después de llamarse a silencio el mismo domingo, ayer Carrió convocó a una conferencia de prensa: reconoció que obtuvo “el peor lugar en la elección” y se hizo cargo del resultado. “Yo soy la razón de la derrota”, sentenció. De todos modos, aseguró que no se retirará de la política.

En el Instituto Hannah Arendt, con un abrigo negro y un pañuelo al cuello, Carrió enfrentó a los periodistas. “Entre los candidatos de la oposición fuimos los peor posicionados y esto se debe al rol que yo tuve que ocupar en el pueblo y la sociedad argentina por más de 18 años”, admitió Carrió, “El 97 por ciento de los argentinos no me quiere. Soy la razón de la derrota, como he sido en otras ocasiones la razón de muchas victorias”, recordó. “La intransigencia no suma votos y yo sabía que este momento iba a llegar, por eso estoy aquí”, sostuvo. Luego reconoció que hubo una decisión popular de avalar la política del oficialismo: “La mitad de esta Nación comparte los valores, la política de este gobierno y nosotros esa decisión la tenemos que respetar”.

“Mi personalidad fue rechazada –confesó–. La gente me quitó el poder porque consideró que la representaban otras expresiones con menos intransigencia y mayores niveles de pactos y acuerdos.” Justificó su silencio del domingo con el argumento de la incertidumbre: “No sabíamos a esa altura si íbamos a pasar o no la cantidad de votos”.

Para la dirigente chaqueña, “es tiempo de acompañar desde otro lado”. Si bien descartó su alejamiento de la política, aseguró que acompañará “desde un lugar secundario” al resto de los integrantes de la Coalición Cívica. “Tengo mis errores y equivocaciones, pero también mis valores. Voy a pelear por mis valores”, dijo. En esa línea, la todavía candidata a presidente llamó a “cortar boletas, tranquilos” para que la población apoye a los candidatos a legisladores de su agrupación.

Con un sentido similar se pronunció Adrián Pérez: “Hicimos una campaña con la intención de disputar la elección y la posibilidad de gobernar la Argentina durante los próximos cuatro años, pero el respaldo que obtuvimos fue mucho menor a lo esperado”. Reconoció que la CC no cuenta con las condiciones para “disputar el gobierno” el 23 de octubre, sino para “trabajar para tener un bloque parlamentario lo más grande posible y tratar, desde ahí, de sostener los valores y las ideas de la CC”.

¿Habrá una autocrítica de la Coalición Cívica? Carrió respondió que el 6 de septiembre se reunirá la Asamblea Nacional del partido para analizar la situación y la estrategia que adoptará de cara a las elecciones de octubre. El sector porteño de la CC adelantó a este diario que planteará que la fuerza apoye abiertamente a la fórmula presidencial del Frente Amplio Progresista, integrada por el socialista Hermes Binner y la juecista Norma Morandini.

Carrió se corre de la campaña y hay guerra interna en la Coalición Cívica
La Politica Online
15 de agosto de 2011

Elisa Carrió asumió toda la culpa por el papelón que hizo la Coalición Cívica en las primarias, pero eso lejos estuvo de calmar las aguas en una fuerza que supo cosechar más de 4 millones de votos en 2007 y hoy, entre resignación, sorpresa y bronca, se está debatiendo si continuar

Este mediodía se reunió la mesa chica del partido, que integran los diputados Adrián Pérez, Horacio Piemonte, Horacio “Toty” Flores, Patricia Bullrich, Maricel Etchecoin Moro. Fue antes de la conferencia de Carrió en la que admitió el fracaso y adelantó que peleará para tener diputados nacionales.

En esa reunión, Carrió les dio a entender a sus colaboradores más cercanos que pasará a ocupar un lugar secundario en la campaña y les adelantó algo de lo que diría por televisión. Como una muestra de su proceder tradicional, cuando ellos les pidieron salir frente a las cámaras junto a ella, Lilita les dijo que no, que ella sola saldría a asumir la derrota. Es su partido, en definitiva.

Luego de la conferencia de prensa, si bien desde el entorno más cercano a Carrió calificaron a sus palabras como un “acto de grandeza que sorprendió a todos”, en sectores que no comulgan con la mesa chica y la manía de decirle todo que sí a la chaqueña, no cayeron bien.

Es que vieron como apresurado que la titular de la Coalición Cívica blanqueara que en octubre será una candidata testimonial, sin ninguna chance de acercarse siquiera al podio, y pidiera al público que vote a sus candidatos a legisladores nacionales, sin importar que corte la boleta y no la vote a ella.

En ese sentido, el diputado provincial Walter Martello dijo a La Política Online que “faltó tiempo para analizar la estrategia a seguir, sobre todo porque hay algunos distritos de la provincia en los que se está peleando por llegar al piso”.

Con las palabras prácticamente de despedida que utilizó Lilita, dejó sin paraguas a los candidatos municipales que aún hoy están esperando el recuento final de votos para saber si podrán competir en octubre. El razonamiento es simple: si con Carrió en carrera arañaron el piso del 1,5 por ciento en sus distritos, qué destino les espera con una candidata en retiro, alejada de la campaña.

Caprichos y ninguneos
Un dirigente muy cercano a Carrió señaló que en octubre se presentará la boleta completa, como ayer, para intentar colocar no más de dos diputados nacionales. Los únicos candidatos con chances son Mario Llambías, en la provincia de Buenos Aires, y Patricia Bullrich, en la Ciudad de Buenos Aires.

Estos dos candidatos, que con los números que sacaron ayer (Llambías sacó el 3,54% y Bullrich el 7,35%) estarían muy cerca de quedar afuera en octubre, representan dos paradigmas de lo que fue la campaña de Carrió.

Lilita se encaprichó con Llambías y provocó que Sebastián Cinquerrui, que iba a encabezar la lista, pegara el portazo y se incorporara al Frente Amplio Progresista de Binner. Como muestra del error estratégico de Carrió, el dirigente rural tuvo una pésima elección y perdió por paliza en su propio distrito contra Julián Domínguez, el ministro de Agricultura del kirchnerismo.

El caso de Bullrich y de la Coalición en la Ciudad es ejemplo de la verticalidad de Lilita. La chaqueña le pagó a la titular de Unión Por Todos con el primer lugar en la lista de diputados nacionales de Capital pero no la dejó hacer campaña como ella quería. Ni a su propio jefe de campaña, el legislador porteño electo Maximiliano Ferraro, le dio posibilidad de influir.

“En febrero ya sabíamos que iba a pasar esto, que se venía en picada por su discurso y sus formas, pero ella no nos quiso escuchar, se cerró como siempre y no nos dejó participar”, dijo un dirigente resignado a La Política Online.

Cómo sigue el partido
La bronca en los sectores disidentes de la mesa chica se convertirá en un intento de conspiración dentro de poco. Lilita anunció que en los primeros días de septiembre, a unos 40 ó 50 días de los comicios generales, la Coalición tendrá un congreso partidario a nivel nacional para analizar los errores de la campaña.

Pero como pudo saber LPO, en la próxima semana, cuando estén los resultados definitivos de las primarias, habrá una reunión entre legisladores y dirigentes bonaerenses que no pertenecen al entorno más próximo de Carrió.

En esta especie de cumbre paralela, estos dirigentes analizarán cómo continuar con la campaña una vez que esté decidida la suerte de los candidatos municipales que abandonó Carrió, de acuerdo a si superaron el piso o no en sus distritos.

En cuanto a la conducción del partido, si bien Lilita adelantó que continuará en la política, desde su propio entorno dijeron a LPO que “ya es hora de que dirigentes de referencia nacional como Adrián Pérez o Alfonso Prat Gay comiencen a pedir pista”.

Sólo queda el Congreso
Por Ailín Bullentini
Página 12
15 de agosto de 2011

La primera candidata a diputada de la Coalición Cívica por la Ciudad de Buenos Aires, Patricia Bullrich, tuvo en ese distrito 7,35 puntos de apoyo para renovar su banca en las primarias, un punto más de lo que logró en Capital la fórmula presidencial encabezada por Elisa Carrió. En diálogo con Página/12, Bullrich consideró que la población “castigó a la CC” por el estado de división de la oposición nacional. Ante los resultados del domingo, admitió que la votación de octubre es, para su fuerza, “una elección parlamentaria”.

–¿A qué factor atribuye la elección que hizo la CC el domingo?
–El nivel de fragmentación con el que la oposición al gobierno kirchnerista fue a la elección hizo que el voto de la población que no quiere otros cuatro años de oficialismo hiciera responsable a la CC de esa atomización. Lo considero como un castigo de la población a la CC, a la falta de ideas. Carrió lo planteó en términos personales. La gente nos puso mucha responsabilidad en ese armado que no fue.

–¿La oposición careció de ideas?
–Más que eso, me refiero a que con semejante fragmentación no pudo armarse nada que sobresaliese. Todos fuimos pequeños fragmentos, faltó una oferta más completa.

–El llamado de Carrió a sus votantes para que corten boleta y apoyen a otra fórmula presidencial, ¿traerá consecuencias para los candidatos a legisladores de la CC?
–Convertimos la elección de octubre en una elección parlamentaria. De hecho, nuestra oferta de diputados obtuvo más apoyo que nuestra fórmula presidencial. Profundizaremos esa línea. Intentaremos meter más diputados en el Congreso. Carrió puso a disposición de ese objetivo la fórmula presidencial. Por ahora, ese binomio está. Si se quiere, se vota, si no, se corta. En los próximos días evaluaremos si se sigue otro camino.

–¿Cómo se lee el cambio en los objetivos hacia dentro del partido? ¿Corre riesgo de desarmarse?
–No sé cómo se lee. Lo que quedó en pie de la CC son los diputados. Estamos en condiciones de competir por el Parlamento e iremos por eso. Ya está, la elección presidencial nos dio malos resultados. La gente eligió otra cosa. Ahora hay que pensar en el Congreso. En política se gana y se pierde, es así. Pero todavía tenemos la posibilidad de meter diputados el 23 de octubre. Demostramos que el bloque de la CC es fuerte y consistente, así que apostaremos a sostenerlo y fortalecerlo.

–¿Hubo errores en la campaña?
–Si existieron, lo analizaremos en el seno de la fuerza. No lo voy a discutir públicamente.

Binner va por los 3 millones de votos y el segundo lugar
Los Andes
16 de agosto de 2011

En el Frente Amplio Progresista (FAP), que lidera el santafesino Hermes Binner, están convencidos de que tienen chances reales de quedar posicionados, en las elecciones de octubre, como la principal fuerza de la oposición. “Con solo 5 semanas de campaña, quedamos cuartos y a menos de dos puntos de distancia de Alfonsín y Duhalde. Ahora la meta es crecer; solo falta aplicar la estrategia adecuada”, dijeron operadores del gobernador socialista.

Esa estrategia empezará a definirse hoy al mediodía, en una reunión de la mesa chica del FAP que se realizará en las oficinas porteñas de un centro de estudios que preside Binner. En el encuentro participarán los principales referentes de la fuerza: Binner y Alicia Ciciliani (Partido Socialista), Margarita Stolbizer (GEN), Víctor De Gennaro (Unidad Popular), Claudio Lozano (Buenos Aires para todos) y Humberto Tumini (Libres del Sur).

Binner cosechó en las primarias del domingo 2,1 millón de votos. Ahora el objetivo del FAP es el de sacar 3 millones de votos en las elecciones presidenciales de octubre. “Es una meta razonable. En primer lugar, esperamos captar muchos de los votos que fueron para Lilita Carrió y para Alcira Argumedo. Además, buscaremos instalar entre los que votaron a Duhalde y a Alfonsín que lo verdaderamente útil es votarnos a nosotros”, adelantaron.

Colaboradores del santafesino también anticiparon que otro eje de la campaña electoral será alertar que si Cristina Kirchner aumenta su cantidad de votos, se pone en peligro la democracia. “Si obtiene la mayoría hay riesgo de que el oficialismo busque modificar la Constitución para lograr la reelección”, sostuvieron. Con la vista puesta en las elecciones de octubre, Binner ahora centrará su campaña en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. “Conocemos cómo se mueve el voto anti K y apostamos a captarlo en esos distritos”.

Binner pasó la noche del domingo al lunes en un hotel porteño. Ayer, desde temprano, atendió a diferentes medios de prensa. Insistió, por ejemplo, con que no piensa sumarse a un armado antikirchnerista para octubre.

Sobre las primarias, opinó: “La gente se expresó en las urnas, y hubo una clara ganadora, a la cual felicitamos. Para nosotros haber sacado más de 2 millones de votos es una extraordinaria elección, en cuanto al tiempo de campaña en una primera etapa, que era para que la gente lo conozca. Creíamos que esta oportunidad era importante para transitar otro camino, para ofrecer otra alternativa”.