Alfonsín y De Narváez cerraron sus campañas

El día anterior al comienzo de la veda electoral de cara a las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias del próximo domingo, Francisco De Narváez, quien declaró que las negociaciones post-14 de agosto ya están en marcha y van a ser más amplias que lo que se espera, recorrió junto Ricardo Alfonsín, la localidad de San Justo –partido de La Matanza– donde repartieron boletas. Más tarde y sin la presencia de De Narváez, Alfonsín y González Fraga realizaron un acto proselitista en el Hotel NH City donde el radical dio un largo discurso y luego se sometió a preguntas de intelectuales previamente acordadas.

Foto:Boleta Oficial UDESO


Alfonsín prometió “seriedad y ejemplaridad” en caso de llegar a la Presidencia

Infobae.com
11 de agosto de 2011

El candidato de Udeso pronosticó que el 10 de diciembre “regresa la República”. Prometió “terminar “con los “superpoderes, con los DNU, con el actual Consejo de la Magistratura y con los presupuestos truchos”. “Se acaba el despilfarro”, sintetizó

“El 10 de diciembre regresa la República. Se terminan los superpoderes, se terminan los DNU, se termina el actual Consejo de la Magistratura, se terminan los presupuestos truchos. Seriedad y ejemplaridad para los argentinos”, prometió Ricardo Alfonsín al cerrar su campaña para las primarias en un hotel céntrico.

De ese modo enumeró algunas de las iniciativas que llevará acabo en caso de imponerse en las elecciones generales de octubre, cuando finalmente se definirá quién será el presidente de los argentinos durante los próximos cuatro años.

Alfonsín prometió, además, ser “tolerante con quien piensa diferente” y abandonar “los compartimentos propios de quienes se sienten dueños de la verdad”. “La verdad es una construcción colectiva”, reflexionó.

El hijo del ex presidente radical recalcó que a los funcionarios nacionales nunca se les puede permitir una falta de ejemplaridad y “deben ser impecable” en sus funciones. “La ejemplaridad debe comenzar con el respeto por las instituciones. No se pueden manipular en función de las conveniencias”.

“Cambiarán las reglas de juego” en la Argentina “y los corruptos irán presos”, suscribió.

El actual diputado nacional dijo que no le temblará la mano a la hora de convocar a otros argentinos, más allá de su pertenencia política, a la hora de construir “el proyecto”.

Acompañado por su vice, Javier González Fraga, y sus principales candidatos a diputados, Alfonsín respondió preguntas de la prensa y de los militantes que llegaron hasta el Hotel NH City, de la Ciudad de Buenos Aires, en lo que fue su último acto proselitista.

Esta tarde, Alfonsín compartió con Francisco de Narváez, su socio político de la provincia de Buenos Aires, una caminata por La Matanza, en donde “El Colorado” realizó su cierre de campaña de cara a las primarias en territorio bonaerense.

Alfonsín cierra en la Ciudad sin De Narváez
La Razón
10 de agosto de 2011

En la recta final de la campaña para las elecciones primarias de este domingo, el candidato a presidente por Unión para el Desarrollo Social (Udeso), Ricardo Alfonsín, se concentra en el GBA y focaliza sus críticas en el kirchnerismo. Insiste en que las elecciones del 14 lo ubicarán segundo detrás de Cristina Kirchner, aunque admite que aún existe una gran diferencia entre ambos.

Alfonsín cerrará su campaña mañana a la tarde con un acto en el Hotel NH City porteño, del que no participará su aliado en la provincia de Buenos Aires, Francisco De Narváez, que prefirió terminar la campaña con una recorrida por el conurbano. Alfonsín respaldó a su aliado: “Sigue descontando diferencias, con propuestas mucho más transformadoras que las del oficialismo”. Metido en terreno bonaerense, criticó la utilización del gobernador Daniel Scioli de la religión: “Si hay algo que no participa en elecciones, es la religión”, apuntó y contó: “Cuando vi ese aviso, me puse a pensar en la previa, en el proceso a través del cual se llegó a ese aviso” y enseguida infirió: “Se llegó después de una discusión, con alguna actitud muy devota para ver si obtenían algunos votos”.

A cinco días de las primarias, el radical insistió: “Siempre quiero pensar en salir primero, pero reconozco que al 14 de agosto va a ser difícil descontar la diferencia que tenemos con la Presidente. Vamos a salir segundos, dicho con el mayor de los respetos a Duhalde, porque después vamos a tener que trabajar juntos”, sostuvo en un guiño al peronista disidente.

De Narváez, en la Matanza: “Seré el nuevo gobernador de la provincia”
El Cronista Comercial
11 de agosto de 2011

Junto a Ricardo Alfonsín, el candidato a gobernador de Udeso afirmó que “a partir del resultado del domingo” los “van a comenzar a acompañar otras fuerzas políticas”.

El candidato a gobernador bonaerense por Udeso, Francisco de Narváez, cerró hoy su campaña proselitista en la localidad de San Justo, acompañado por el candidato a presidente Ricardo Alfonsín, y afirmó que “a partir del resultado del domingo” los “van a comenzar a acompañar otras fuerzas políticas”.

“Creemos que es la mejor forma de llegarle a la gente, hay una enorme vocación de cambio. Estoy contento que Ricardo Alfonsín nos acompañe. Veo la situación muy bien para el domingo”, dijo a los medios De Narváez, y consideró que “no habrá corte de boleta, la gente tiene decisiones tomadas” y aseguró que los apoyarán “masivamente”.

De Narváez se encontró con Alfonsín a una cuadra de la plaza y luego caminaron juntos hasta el bar en el que compartieron una mesa con el senador Ernesto Sanz, y los candidatos a vicepresidente con Javier González Fraga y a vicegobernadora Mónica López.

Por su parte, Alfonsín opinó que en las primarias “se van a sacar conclusiones bastante importantes”, y que “quedará claro que habrá un escenario de segunda vuelta” con él como uno de los contendientes.

Con respecto a la alianza con De Narváez, la calificó como “una apuesta fuerte, hecha sin temor a las críticas” y aseveró que “siempre se tiene que hacer con coraje lo que es mejor para la Provincia, y lo mejor es un triunfo del peronismo y radicalismo”.

Sin liturgia radical y sin su socio
Sebastián Abrevaya
Página 12
12 de agosto de 2011

En el cierre, el candidato radical dio un extenso discurso. Recordó anécdotas familiares, hizo declaraciones de principios, habló de filosofía política y criticó al Gobierno. Entre los dirigentes alfonsinistas había preocupación por los resultados del próximo domingo.

El candidato presidencial de la Unión para el Desarrollo Social, Ricardo Alfonsín, eligió un atípico cierre de campaña, lejos de la liturgia radical y los efusivos discursos políticos ante multitudes enardecidas. En lo que intentó ser un cuidado esquema de preguntas de politólogos a los candidatos legislativos de distintas provincias, Alfonsín convocó a la ciudadanía a “comprometerse” con las primarias y aseguró que si el 10 de diciembre asume la Presidencia, “regresa la República”. Acompañado por su candidato a vice, Javier González Fraga, y sin su principal socio político, el peronista disidente bonaerense Francisco de Narváez, el diputado radical se despachó con un extenso discurso en el que se paseó por anécdotas familiares, declaraciones de principios, filosofía política y críticas solapadas al Gobierno.

El hijo del ex presidente Raúl Alfonsín amenazó en principio con leer un texto que había preparado especialmente para el cierre de campaña. Sin embargo, se puso los lentes unos pocos segundos e inmediatamente retomó lo que viene repitiendo durante todas sus actividades proselitistas.

“Quiero convocarlos a todos a construir el futuro, sin pretensiones fundacionales, sin desconocer nuestro pasado, los errores o los aciertos, sin la pretensión de que con nosotros comienza la historia de la democracia”, arrancó Alfonsín con la pantalla gigante de fondo.

Distintas agrupaciones juveniles de la UCR habían irrumpido en el salón del Hotel NH, al grito de que les abrieran la puerta. Una vez adentro, cantaron al unísono a favor de Alfonsín, todos vestidos con remeras que decían “abrile la puerta al futuro”. “Les aseguro una cosa, ni Javier, ni yo ni el Udeso ni la UCR se atrevería jamás a dar un solo paso en contra de la construcción de esa sociedad más justa por la que venimos peleando”, aseguró el candidato, tratando de no perder la impronta progresista que tenía antes de romper con los socialistas para asociarse con De Narváez.

Sin mencionar al Gobierno o a Cristina Fernández, apuntó contra el kirchnerismo: “Ser tolerantes con quien piensa diferente también es ejemplaridad. Unidad se necesita en la Argentina. Abandonar los comportamientos propios de los que se sienten dueños de la verdad”. También le achacó al oficialismo la forma en que “procesa los conflictos”. “Nosotros –dijo– lo vamos a hacer en clave democrática, en clave de respeto, en clave de consenso.”

En una de sus últimas promesas de campaña, Alfonsín sostuvo que con su gobierno se terminarán “los superpoderes, los DNU, el actual Consejo de la Magistratura, los presupuestos truchos”. “Este es el último paso que damos hacia las primarias y el primero que damos a la Casa Rosada”, afirmó. El radical defendió además su alianza con De Narváez y ratificó que “no le tiembla la mano” a la hora de convocar “a quienes coinciden en un proyecto aunque no forman parte del partido”.

Previo a la aparición de los candidatos de la Unión para el Desarrollo Social pasaron todos los spots del hijo del ex presidente, especialmente los más impactantes, vinculados con la inseguridad, la inflación y el trabajo. “Elegí el cambio seguro”, pedía Alfonsín en el spot.

Más allá de lo que se veía en superficie, en el hotel que será bunker el domingo próximo había preocupación por los resultados. Si bien los dirigentes más importantes del alfonsinismo confiaban en que saldrían segundos, a una buena distancia de Eduardo Duhalde, no dejaban de aclarar que “hay un clima raro”. La esperanza radical está depositada en que el kirchnerismo obtenga menos del 40 por ciento y que Alfonsín se acerque al 20 por ciento delante de Duhalde, Binner y Carrió. Consideran que de esta manera, el 23 de octubre acumularán todo el “voto útil” antikirchnerista, forzando una segunda vuelta.

Para mostrar una imagen de equipo, Alfonsín reunió a los candidatos más importantes de la Unión. Manuel Garrido (Capital), Gerardo Morales (Jujuy), Atilio Benedetti (Entre Ríos), Miguel Bazze, Graciela Ocaña y Eduardo Rodil (Buenos Aires). Además, el presidente del Comité Capital, Ernesto Sanz; el ex candidato a gobernador de Córdoba, Oscar Aguad; los senadores Nito Artaza y Mario Cimadevilla completaron junto a la diputada Silvana Giúdici la grilla de dirigentes radicales de primera línea presentes en el acto. Julio Cobos se quedó en Mendoza para acompañar en su cierre al candidato a gobernador Roberto Iglesias.

Para paliar su ausencia y remontar los rumores de mala relación, De Narváez envió a un emisario, el candidato a senador José “Pepe” Scioli.

El esquema original de la noche se centraba en una serie de preguntas de los politólogos Marcelo Cavarozzi, investigador del Conicet; Pablo Tonelli, director de la Carrera de Ciencia Política de la UBA, y Carla Carrizo, politóloga radical y profesora de la Universidad del Salvador.

De Narváez confirmó que “hay conversaciones para después del domingo”
Infobae.com
11 de agosto de 2011

El candidato a Gobernador por Udeso dijo que están hablando “con más gente de la que se sabe públicamente”. “Es para tener un gobierno plural, honesto”, sostuvo. Ricardo Alfonsín había admitido que tendrán que “trabajar juntos” con Eduardo Duhalde

A sólo cuatro días de las elecciones primarias, el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por Udeso, Francisco de Narváez, afirmó que hay “conversaciones” con otros sectores para después del domingo, y dijo que son más amplias “de lo que se conoce públicamente”. Pidió además por una “alternancia” en el Gobierno, después de 8 años de kirchnerismo.

“Hay conversaciones, tienen el espíritu de la generosidad en un momento que es crítico para el país. Hay conversaciones entre más gente de la que públicamente se sabe, y conversaciones en el buen sentido, para ver qué se hace después del 14. Es para tener un gobierno plural, sabiendo que nadie tiene la verdad. Debemos salir de tanto antagonismo. Lo que más critico del kirchnerismo es que el que piense distinto es un enemigo”, sostuvo De Narváez en declaraciones a radio La Red.

El diputado nacional también dijo que es necesario un cambio de gobierno. “Después de tantos años, el gobierno comienza a negar la realidad, comienza a ver todo del mismo color. Y esto no es bueno parala Nación.Esbuena la alternancia. Después de 8 años, el kirchnerismo ya está, ya dio lo que podía dar. Es el momento de una alternancia, y eso es lo que va a suceder”, sostuvo.

“El lunes va a haber un gran indicador. Ese día va a estar claro que la señora Presidente va a estar lejos de los 10 millones de votos que necesita para ganar en primera vuelta, y quién va a ser segundo, que nosotros trabajamos para que sea Ricardo Alfonsín”, concluyó.