Por qué ganó Binner

Santa Fe eligió gobernador, y por segunda vez consecutiva se impuso el Frente Progresista, Cívico y Social, liderado nuevamente por un candidato socialista, Antonio Bonfatti. Ésta fue quizás la menor de las sorpresas, el punto que los medios destacarán de los comicios de ayer es el segundo lugar obtenido por Miguel Del Sel y la mala elección realizada por Agustín Rossi. Pero me parece que lo más importante es que ayer hubo un ganador: Hermes Binner. Por Javier Tejerizo.
Crédito Foto: Sitio oficial Hermes Binner


Pasado para entender el Presente
En 2007 Hermes Binner se consagró gobernador al vencer al candidato del Frente para la Victoria, Rafael Bielsa. Binner había logrado el 54% y Bielsa el 43%, tercero se ubicó el voto en blanco+anulado con 9%. Por qué remarco el voto en blanco y anulado, porque ese porcentaje es superior a la media del país y es una tendencia que viene de larga data en Santa Fe y que llegó a su máximo en el 2001, donde en las elecciones legislativas nacionales superó el 40% de los votos.

Durante la crisis del gobierno de De la Rua, la desafección de la ciudadanía a la clase política tuvo su punto más crítico en la Provincia de Santa Fe; lo que derivaría en un proceso de reforma política que buscó acercar de nuevo a representados con sus representates.

Primero se derogó la ley de lemas, la cual había permitido al Partido Justicialista mantener, en numerosas elecciones, la gobernación sin tener al candidato más votado. Asimismo, se incorporaron las primarias obligatorias, las cuales trataron de ser el medio para que el peronismo canalizara su heterogeneidad interna sin partirse en múltiples pequeños partidos.

En la primera elección sin ley de lemas el socialismo en alianza con otras agrupaciones políticas, principalmente la UCR, lograría la gobernación.

El proceso de reforma continuaría durante el gobierno de Binner y en estas elecciones se sumó la boleta única con el objetivo de acercar aún más a representates y representados, ya que la boleta facilita que el votante conozca a los candidatos. Asimismo, eliminó la lista sabana, ya que hay una boleta por categoría y no por partido, con lo que se anula el arrastre automático.

Presente: Bonfatti gobernador
¿Por qué hacemos tanta historia antes de hablar de la elección de ayer? Principalmente porque todo lo que paso ayer tiene sus motivos en la historia electoral de Santa Fe de los últimos 10 años. Como dijimos hubo un ganador, Hermes Binner, un perdedor, Agustín Rossi, y una sopresa, Miguel del Sel.

El ganador es Binner porque desde el 2003 viene rompiendo barreras, primero en 2007 logró ser el primer gobernador socialista de la historia y ayer logró transferir los votos suficientes para que su delfín se impusiera como gobernador. Asimismo, logró evitar la nacionalización de la elección y su apoyo permitió que Bonfatti lograra el 38,74% de los votos.

El perdedor es Rossi, porque no logró mantener unido al electorado del PJ y no logró nacionalizar la elección. El Frente Santa Fe para Todos había sido la agrupación que más votos había logrado en la primaria y en la general no pudo retener los votos de los otros candidatos. Tampoco consiguió canalizar el porcentaje de votos que los estudios analizan que Cristina tiene en Santa Fe. Termino ubicándose tercero con el 22,24%.

La sorpresa, Del Sel logró el 35,17%, tiene su explicación en tres razones que ya mencionamos:
1-Boleta única: la boleta separada por categoría y con la imagen de los candidatos evitó el arrastre de las listas de diputados y senadores. Por eso la lista del Frente Santa Fe para Todos, con Maria Eugenia Bielsa a la cabeza, fue la más votada; mientras que Miguel del Sel, al igual que en las primarias, superó ampliamente a su lista de diputados, la cual apenas alcanzó el 14%, y sus senadores no ganaron en ningún Departamento.

2-El voto bronca: como explicamos Santa Fe hace 10 años que sufre una fuerte desafección entre representantes y representados. La candidatura de Del Sel fue vista como apolítica y canalizó el voto bronca. Por eso ayer el voto en blanco sólo alcanzó el 3%, 6% menos que en 2007; son 100 mil votos que se le sumaron a Del Sel.

3-La fractura interna del Partido Justicialista: desde que se anuló la ley de lemas el PJ se las ve cada vez más difícil para aglutinar todas sus corrientes internas en un candidato. Por eso a pesar de que el Frente Santa Fe para Todos fue el partido más votado en la primaria, Rossi no tuvo herramientas para frenar la fuga de electores que entendían que su proyecto no era similar al de Perotti o Bielsa. A esto se le sumo que Reutemman dio su apoyo de manera informal a Del Sel y que Duhalde prestó el aparato peronista, le aportó más de 2.000 fiscales, que el Pro carece en la provincia.

El Futuro
Tras luchar para evitar la nacionalización de la campaña, ayer el principal orador en la victoria del del FPCyS fue Hermes Binner, quien ahora sí nacionalizó la victoria. Por más que Carrió, Alfonsín y Duhalde se sumen al carro de la victoria, la figura excluyente de la elección en Santa Fe fue el actual gobernador, quien se convierte en el primer candidato a presidente opositor en lograr una victoria en una elección provincial; la realidad marca que las demás son, hasta el momento, candidaturas basadas en encuestas y vacías de votos.

En la provincia el balance final es, Bonfatti gobernador, pero con minoría en las dos Cámaras, tanto en Diputados como en Senadores se impuso el Frente Santa Fe para Todos, y Unión-Pro a pesar de la gran fiesta, sólo logró un puñado de Diputados, ningún Senador ni Intendencia, lo cual, en el balance a final, tiene gusto a poco. Pero la fiesta es mirando al futuro, Del Sel, quien anunció que regresará a la comedia, seguramente volverá a intentar ser gobernador en 4 años, lo cual coincidirá con la búsqueda presidencial de Mauricio Macri, quien ya se posiciona para el 2015.

La realidad marca que aún faltan los comicios nacionales del 2011, donde el Pro casi no presenta candidatos, por lo que es probable que pierda bancas en la Cámara de Diputados. Asimismo, deberá afrontar la realidad de que cada vez es más dependiente del peronismo, lo que le resta autonomía. Estas son cuestiones que Macri deberá analizar en el corto y mediano plazo, a sabiendas que hasta el 2015 le queda un largo camino a recorrer.