Macri obtuvo el primer puesto, Filmus el segundo: casi 20 puntos de diferencia

Con una clara diferencia Mauricio Macri se impuso sobre el resto de los candidatos. Obtuvo el 47 % de los votos y en segundo lugar quedó, lejos, Daniel Filmus con un 27%. De todas maneras, Macri no obtuvo el 50% necesario para evitar la segunda vuelta que tendrá lugar el próximo 31 de julio. El tercer lugar fue para Fernando “Pino” Solanas con un 12%.

Mauricio Macri ganó en toda la ciudad, pero igual habrá segunda vuelta
La Nacion
11 de julio 2011

Poco después de las 21.20 de ayer, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, dio a conocer los primeros datos oficiales. La primera tendencia indicaba una brecha de 15 puntos entre el candidato de Pro, Mauricio Macri,del Frente para la Victoria, Daniel Filmus. Atrás quedaba Pino Solanas (Proyecto Sur), con un 13% de los votos.

A medida que pasaron las horas, la brecha entre los dos principales candidatos, se acentuó y llegó a cerca de 18%.

En el búnker del macrismo la alegría comenzó apenas pasadas las 18 de ayer, en cuanto comenzaron a circular los primeros rumores de una amplia victoria de Macri. El clima de algarabía fue en ascenso a medida que se iban conociendo los datos oficiales y habló Mauricio Macri.

En tanto, en el centro de campaña de Filmus, el optimismo inicial fue mutando en cautela. El primero en hablar fue el jefe de campaña, Luis Alberto Quevedo, que aseguró: “Es la mejor elección que el Frente para la Victoria ha hecho en la ciudad de Buenos Aires en toda su historia. Estamos muy contentos por todo lo que hicimos”.

Poco después, hizo su aparición el primer candidato a legislador, Juan Cabandié. Para verlo a Filmus hubo que esperar hasta las 23 de ayer. “Vamos a dar pelea en el ballottage”, dijo, al tiempo que convocó a otras fuerzas a unirse en la segunda vuelta.

El tercero en discordia, Pino Solanas, arañó el 13%, muy lejos del segundo lugar que los militantes de Proyecto Sur aseguraban tener cuando cerraron los comicios. Fue Solanas el que salió a reconocer públicamente la derrota. Sin embargo, destacó que el tercer puesto le permitiría consolidarse como una fuerza nacional.

Los comicios de la ciudad de Buenos Aires arrancaron en la totalidad de las mesas con una hora de demora, a las 9 de ayer, según informó el Tribunal Superior de Justicia. Desde el organismo, expresaron a lanacion.com que la jornada se desarrolló “con tranquilidad”, sin denuncias de irregularidades.

La Defensora del Pueblo, Alicia Pierini, denunció en diálogo con lanacion.com algunas irregularidades que descubrió en su recorrido por algunas escuelas de la comuna 1 durante el día. “Mucha gente estaba desconcertada porque no está en los padrones, y no podían encontrarse incluso en las computadoras”, expresó. Además, indicó que notó “deserción de autoridades de mesa”, lo cual derivó en que el control estuviese a cargo de menos de las tres autoridades necesarias, y completado por fiscales de los partidos. Pierini fue además a la cárcel de Devoto, donde votaron 56 detenidos. “De los 305 procesados con derecho a votar, sólo 56 tenían documento que los habilitaran a sufragar”, precisó.

Antes de votar, Macri compartió un desayuno en el café Tortoni junto a sus colaboradores. Durante un breve intercambio con la prensa, invitó a “todos los vecinos” a participar de los comicios. “Se vota hoy la mejor manera de organizarnos en la ciudad para ser felices”, se limitó a declarar para no violar la veda. Un tiempo después sufragó en una de las mesas habilitadas en la Universidad Caece.

Si tuviste problemas para votar, enviá tu testimonio a [email protected]

En medio de una larga fila de periodistas y camarógrafos apostados en el lugar, el candidato por el Frente para la Victoria, Daniel Filmus, lo hizo en una escuela de Colegiales.

Tras una extensa espera, Filmus logró votar. Al salir, afirmó que es un día de “fiesta para todos los porteños” y dijo tener mucha confianza en esta elección. “Somos muy optimistas. Espero que haya un alto porcentaje de participación”, señaló.

Por su parte, el candidato por Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, emitió su voto minutos antes del mediodía en la sede de la Universidad de Ciencias Sociales y Empresariales de Barrio Norte.

Solanas lamentó que las elecciones porteñas estén “muy desdibujadas” ante la sociedad y cuestionó a la presidenta Cristina Fernández por “hacer campaña de manera directa e indirecta”. No obstante, subrayó que en Proyecto Sur existe “enorme expectativa” con este voto a pesar del “trabajo de polarización” que se realizó.

En estos comicios, unos 2.482.868 vecinos estaban habilitados para votar. Además de elegir al nuevo mandatario del Ejecutivo porteño, debieron votar 30 legisladores de la ciudad, que renovaron media Legislatura; y los representantes de las 15 juntas comunales en que se divide el distrito.

 

Macri ganó, pero Filmus ofrece pelea
11 de julio 2011

En un marco de polarización extrema, solo dos candidatos sobre once se repartieron el 75 por ciento de los votos porteños y Mauricio Macri ganó por el 47 por ciento en primera vuelta las elecciones contra Daniel Filmus, del Frente para la Victoria, que alcanzó la mayor cifra para su fuerza desde 2003: el 27,8 por ciento con el 98 por ciento de las mesas escrutadas. El jefe de Gobierno ganó en las 15 comunas.

El tercero, lejos, fue Fernando Pino Solanas, que no llegó al 13 por ciento. Y luego se produjo otro bache hasta el 3,31 por ciento de María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica. La radical Silvana Giúdici obtuvo el 2,07 por ciento y el ex jefe de Gobierno Jorge Telerman, el 1,76 por ciento.

A las 11 de la noche Filmus habló en la sede del FpV y anunció que se presentaría en el ballottage del 31 de julio. “Vamos a recorrer cada comuna para ofrecer el proyecto de una ciudad mejor”, prometió. “Vamos a convocar a los mejores de las fuerzas políticas y a quienes son los mejores y no están en ninguna fuerza política, pero quieren actuar por la positiva, porque toda la ciudad tiene que ser digna”, dijo.

Ahora su arduo desafío es no solo ganar los votos que fueron a Solanas o a Jorge Telerman sino también los que ayer votaron por Macri y en las encuestas para octubre afirman que votarán por Cristina. Si esa franja representara el 20 por ciento de los votos de Macri, la cifra a rebanar sería casi de un 10 por ciento del universo de 47 ganado por Macri.

El nivel de participación fue alto, superior al 75 por ciento.

Si en un ballottage descendieran la asistencia o los votos válidos, por motivos no solo políticos sino matemáticos el beneficiado sería el primero.

Nada es por definición imposible, pero las chances de Macri parecen hoy definidas. El jefe de Gobierno necesita sumar solo un 3 por ciento frente al 22 por ciento que le falta a Filmus.

El voto por Cristina

Atento también a que las elecciones de ayer tienen un componente local, pero a la vez uno nacional, el macrismo apuntó anoche mismo a retener sus votos presidenciales cristinistas y, quizás, a ampliar los sufragios entre quienes votarán a Cristina y ayer no votaron a Macri. “Hay gente que nos vota a nosotros y dice que votará por la Presidenta”, declaró el jefe de Gabinete porteño Horacio Rodríguez Larreta. La diputada nacional del PRO Gabriela Michetti lo refrendó.

La nacionalización de lo que viene fue compartida por el kirchnerismo. “Los candidatos de (Elisa) Carrió, (Eduardo) Duhalde y (Ricardo) Alfonsín no obtuvieron números importantes”, dijo el ministro de Economía y candidato a vicepresidente Amado Boudou. “En la anterior elección presidencial, el FpV sacó el 23 por ciento en la ciudad de Buenos Aires y ahora la sola candidatura de Filmus es mayor que ese número.”

De ese modo, Boudou hizo una constatación y además deslizó, sin decirlo con todas las letras, una picardía: ayer ganó quien no es candidato nacional, Macri, y además quien carece por el momento de un candidato nacional. Sin embargo, es probable que los votantes de Macri alimenten en octubre no solo el caudal de Cristina sino, sobre todo, el de Ricardo Alfonsín o Eduardo Duhalde.

La estrategia de Macri

A diferencia del resto de la oposición, Macri no insistió en la interpretación inicial de las elecciones de 2009 y la derrota de Néstor Kirchner a manos de Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires como la debacle final del kirchnerismo. En especial, no sobreactuó su propia importancia cuando advirtió la notable recuperación de la imagen y la intención de voto de Cristina en el último año y medio.

Ayer decidió hablar de las elecciones de octubre quizá como un modo de darse por electo o de presentar el ballottage como una confrontación de hecho con el kirchnerismo. “Asumí el compromiso de trabajar por la unidad nacional”, dijo anoche Macri en su sede, antes de invitar a que Federico Pinedo, candidato a diputado a nacional, subiera al escenario. Lo mismo hizo con Miguel Del Sel, candidato a gobernador en las elecciones santafesinas del 24 de julio.

“A veces siento que estamos enfermos de actitudes violentas, de confrontación, de intolerancia, de peleas internas, y llegó la hora de acabar con nuestros fantasmas del pasado y entusiasmarnos con nuestro futuro”, dijo Macri.

“La pobreza no es una cuestión ideológica, sino concreta”, señaló en otro tramo.

Pino vs. Lozano

Pino Solanas evaluó que la contienda fue “macrismo versus kirchnerismo”, se quejó de que “en estas elecciones se enfrentaron los aparatos de dos gobiernos”, cosa que ocurrió también en 2009 y sin embargo permitió una gran elección de Proyecto Sur, y anunció que dejaría en libertad a sus electores en la segunda vuelta. Como ya están en libertad, eso puede leerse de un solo modo: Solanas no recomendará de manera explícita un voto para el 31 de julio. “Con Macri ni a la esquina”, dijo en cambio Claudio Lozano, de Buenos Aires para Todos y primer candidato diputado nacional por el Frente Amplio y Progresista que lleva en la fórmula de octubre a Hermes Binner y Norma Morandini.

“El mejor resultado”

El kirchnerismo buscó instalar de entrada un concepto que inauguró ayer el sociólogo Luis Alberto Quevedo, jefe de campaña de Filmus, a las 18.01: “Fue el mejor resultado del Frente para la Victoria en toda su historia”.

El candidato a vicejefe Carlos Tomada agregó que los resultados superan no sólo el registro histórico del Frente para la Victoria sino también los del peronismo en la Ciudad.

“El PJ siempre tuvo dificultades en este distrito, y hay muchos referentes del PJ que se integraron al PRO y no al Frente para la Victoria”, matizó la ministra Nilda Garré, de origen peronista pero integrante del Frente Grande.

El voto para legisladores porteños acaso sirva para completar indicios en un primer análisis. Del total de votos a jefe de Gobierno del FpV, la lista de legisladores que encabezó Juan Cabandié obtuvo la mitad. La otra mitad se repartió entre Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella, con Gabriela Cerruti a la cabeza, y el Frente Progresista y Popular de Aníbal Ibarra.

En 2007, Filmus obtuvo en primera vuelta el 23,75 por ciento. Jorge Telerman consiguió el 21 por ciento. La novedad de ayer no fue la suma de votos típica de la segunda vuelta sino la amalgama de fuerzas en la primera. Esa amalgama, en un marco de polarización aguda, se dio con un vértice kirchnerista como Filmus. La pregunta es si el adelanto de la segunda vuelta que se dio ayer favorece o no a Filmus para el ballottage. En la segunda vuelta de 2007 alcanzó el 39,6 por ciento y fue derrotado por el 60,94 por ciento de Macri.

La comparación con 2009 es más difícil, en parte porque aquélla fue una elección legislativa y no ejecutiva-legislativa como la del 2007 y la de ayer y en parte porque se produjo en medio de la peor imagen del kirchnerismo. Los fenómenos más notorios fueron la caída del FpV y la aparición con fuerza de Pino Solanas con el 25 por ciento de los votos.

Universal

En un voto que seguramente combinó valores, aspiraciones, ideología, condimentos nacionales y un grado importante de aprobación de la gestión local, la polarización se plasmó de manera similar en las 15 comunas porteñas.

En todas las comunas, que ayer eligieron por primera vez sus juntas, el orden fue el mismo: Macri primero, Filmus segundo, Solanas tercero. Al candidato del FpV le fue relativamente mejor en los barrios de clase media media y peor en los de clase media alta.

La mayor diferencia la obtuvo Macri sobre Filmus en la comuna 2 (que comprende Recoleta), 59 contra 18 por ciento. La menor en la 15 (la de Villa Crespo y la Paternal), 41 a 32 por ciento.

De aquí a la segunda vuelta habrá otra elección importante: Santa Fe el 24 de julio, cuando se enfrentarán el socialista Antonio Bonfatti, Agustín Rossi del FpV y el macrista Del Sel.

 

Macri arrasó: le sacó casi 20 puntos de ventaja a Filmus, pero igual habrá segunda vuelta
Clarin
11 de julio 2011

Mauricio Macri logró una contundente ventaja sobre Daniel Filmus, pero igual habrá segunda vuelta. El jefe de Gobierno y candidato del PRO obtuvo el 46,7% de los votos, contra el 28,2% del postulante de la Casa Rosada. Si bien la diferencia trepa a 18 puntos, resulta insuficiente para evitar la segunda vuelta, prevista para el 31 de julio.

El candidato del PRO construyó su diferencia con triunfos en todas las comunas de la Ciudad. En Recoleta (Comuna 2) el jefe de Gobierno obtuvo el punto más alto, con el 59,5% de los votos. Su rendimiento más pobre se produjo en la Comuna 15 (Agronomía, Chacarita, La Paternal, Parque Chas, Villa Ortúzar y Villa Crespo), donde arañó el 41%.

Si bien se trata de números porteños, la gran ventaja que obtuvo el líder del PRO tiene impacto nacional. Y aunque la elección de hoy no alcanzó para definir el nombre del próximo jefe de Gobierno, marca el comienzo de la pulseada final entre el kirchnerismo y la oposición, que concluirá con las presidenciales de octubre. Así, el triunfo contundente le permite a Macri mantener la preeminencia del PRO en la Legislatura de la Ciudad, debutar con pie derecho en la elección de Comunas y demostrar que no se equivocó al desistir de su candidatura presidencial.

La elección mostró una fuerte polarización entre Macri -a cargo del Ejecutivo porteño- y Daniel Filmus, el candidato del Gobierno nacional. El escrutinio refuerza ese dato: Pino Solanas -que obtuvo el 12,8% a nivel general- se llevó -a modo de premio consuelo- el tercer puesto en todas las Comunas, pero muy lejos de dar pelea. Su mejor rendimiento se produjo en la Comuna 6 (Caballito), donde alcanza el 14,8% de los votos, aunque a casi 12 puntos de Filmus. El líder de Proyecto Sur, que había arrancado como candidato presidencial y y terminó bajando a la Ciudad, fracasó en su intento de romper la concentración de votos entre los dos principales candidatos.

 

Con un clima templado -casi una síntesis de una campaña que no llegó a levantar temperatura- la elección en la Ciudad transcurrió sin mayores inconvenientes. Según el Gobierno porteño, votó el 72,5% del padrón. A las clásicas postales de la votación -aplausos de las autoridades de mesa para los jóvenes que votaron por primera vez y la oleada de votantes como previa al almuerzo del domingo- esta vez se sumó una novedad: por primera vez, varones y mujeres compartieron las mesas de votación. El 45% de los votantes habilitados sufragó antes de las 15, según informó a Clarín.com el director electoral de la Ciudad, Julián Curi.

 

El Tribunal Superior de Justicia no recibió denuncias de irregularidades. Aunque por la tarde, sí sacó una acordada para confirmar la habilitación de dos boletas distintas del Frente Para la Victoria (FPV), unas con seis y otras con siete legisladores suplentes. También confirmó la validez de dos boletas del PRO: una lleva la leyenda “lista 601”, mientras que la restante, sólo “601”.

 

 

Macri no escatimó recursos, transitó la campaña casi sin sobresaltos y fue espectador de los tropiezos de sus rivales. La candidatura K, en tanto, no surgió de una frustración -como la de Macri- sino de la decisión de Cristina Kirchner, que preservó a Amado Boudou para llevarlo en la fórmula presidencial y -guiada por las encuestas- ungió a Daniel Filmus para la competencia porteña. El caso Schoklender, el conventillo del INADI y la represión a los docentes de Santa Cruz, fueron piedras que se cruzaron en su camino. El Gobierno lo respaldó con abundante publicidad en las transmisiones oficiales del fútbol y una batería de críticas a la gestión de Macri.