Debate en la ciudad

El día martes 28 de junio se llevó a cabo un debate organizado por El Club de la Política en el Centro Cultural Caras y Caretas. Al mismo concurrieron los candidatos a legisladores por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Pablo Bergel (Movimiento Proyecto Sur), Gonzalo Ruanova (Nuevo Encuentro) y Cristian Ritondo (PRO), siendo los dos últimos actuales legisladores porteños en busca de renovar su mandato.

El debate estuvo estructurado en cuatro etapas. En primer lugar se procedió a la presentación de los candidatos por ellos mismos. Luego se realizaron preguntas específicas sobre la relación entre la presidente de la Nación Cristina Fernández de Kirchner y el jefe de gobierno de la ciudad Mauricio Macri, y sobre la actual gestión de Mauricio Macri, las mismas fueron realizadas por los moderadores Guido Encina y Lucía Landa (miembros de El Club de la Política). Tras la llegada de Gonzalo Ruanova quien se encontraba demorado, se dio comienzo al debate en torno a temáticas cruciales sobre la ciudad. Finalmente se realizaron preguntas del público presente hacia los candidatos, aunque debió sufrirse la retirada de Cristian Ritondo al inicio de las mismas por un inconveniente familiar. La actividad sufrió algunos traspiés en su desarrollo debido a que una parte del público que respondía al candidato del PRO consecuentemente insistía con entorpecer el debate.

Cuando los candidatos Bergel y Ritondo fueron indagados acerca de la relación ente el gobierno nacional y la ciudad, ambos coincidieron en el no cumplimiento de la derogación de la llamada “ley Cafiero” (ley 24.588) principalmente en su aspecto relacionado con el manejo de la Policía por la ciudad, según Bergel dicha ley “impone restricciones importantísimas para que la CABA pueda ser un estado pleno” como la reforma del 94 lo prevé. Sin embargo difirieron sobre el desempeño de la gestión de Mauricio Macri. Para Ritondo, ellos recibieron una ciudad con dos millones de pesos de endeudamiento, con problemas de infraestructura e institucionales luego de Cromagnon: “nuestra función fue restablecer el orden administrativo”. En cambio, Bergel criticó la postura tomada por la gestión al conformarse como oposición concreta al gobierno nacional desde sus orígenes, incrementando así la polarización entre ambos. Un gobierno nacional despreocupado frente a una ciudad en competencia dejó en el medio a los ciudadanos, teniendo como máximo ejemplo lo que ocurrió en el parque indoamericano explicitó el candidato por Proyecto Sur.

Cuando comenzó el debate propiamente dicho, el primer tema fue seguridad. Ritondo remarcó la creación de la Policía Metropolitana y que si bien fue en sus comienzos criticada “hoy nadie se anima a decir que la sacaría”. Los tres candidatos coincidieron en la necesidad del traspaso de la Policía Federal a la ciudad y Bergel agregó la necesidad su previa depuración. Ruanova y Bergel, por otro lado, confluyeron en la idea de reestructurar la Policía Metropolitana.

Más adentrado el debate se disertó sobre educación donde Ritondo remarcó los logros de la ciudad en este aspecto: construcción de 14 escuelas, conexión a internet y calefacción en todas las escuelas, creación del Plan Sarmiento y aumento de salarios docentes. Bergel y Ruanova cuestionaron el hecho de que todas las escuelas tengan acceso a internet y calefacción. Si bien Bergel reconoció el aumento de los salarios indicó que los docentes “ocupan el 14vo lugar en la escala de ingresos por profesión”. Su propuesta se centró en la creación de preescolares públicos para que los chicos se inicien en la escuela pública, avanzar en la doble escolaridad y en la terminación del secundario dándole a éste la función de insertar a los chicos en la sociedad, función que en su opinión carecen hoy en día. Ruanova por su lado enfatizó que los ministros de educación no habían sido las mejores elecciones del gobierno de Mauricio Macri y que existe una brecha entre la educación pública que se brinda en el norte contra la del sur.

En cuanto a la salud, Ritondo expuso que la actual gestión había alcanzado la taza más baja de mortalidad además de la realización de obras entre ellas el Hospital Lugano, lo que fue refutado por el legislador de Proyecto Sur. Ruanova y Bergel coincidieron en que había que fortalecer la red de atención primaria. Luego intercambiaron opiniones sobre la problemática de vivienda. Ritondo reconoció que habían accedido al gobierno con un complejo problema habitacional y rescató el rol del Banco de la Ciudad como el segundo a nivel nacional en el otorgamiento de créditos para vivienda. Bergel mencionó el problema existente en torno a las propiedades desocupadas producto de la especulación financiera.

Los tres candidatos coincidieron en los beneficios brindados por las bicisendas aunque el candidato por Nuevo Encuentro remarcó la necesidad de ir más allá y generar una política integral, estableciendo una responsabilidad compartida entre Nación y ciudad. Ritondo le adjudicó al gobierno del cual él es parte el logro de la “cultura del no consumo del alcohol” al manejar. En este punto los otros dos candidatos hubieron de reconocerle el éxito en ese sentido.

El debate se basó principalmente en las exposiciones de los logros de la actual gestión por parte del candidato Ritondo en comparación con las gestiones anteriores, mientras que los candidatos cuyos partidos aspiran a ocupar el cargo de jefe de gobierno – Proyecto Sur con Fernando “Pino” Solanas y Nuevo encuentro adhiriendo a la lista del Frente para la Victoria con Daniel Filmus – recriminaron las promesas incumplidas haciendo hincapié en cómo revertirían la situación existente. El encuentro dejó una buena reflexión para los presentes y que pretendo hacer extensiva a la ciudadanía. Bergel instó a que la ciudadanía se organice y forme parte del gobierno, que el Estado tiene que ser una herramienta al servicio del pueblo y no un benefactor para éste. Creo que fue un buen cierre para el evento. Más allá de las diferentes posiciones sostenidad por los diferentes candidatos, este comentario dejó entrever el papel que los ciudadanos debemos seguir jugando e intensificarlo aún más.