Se acercan tiempos de definiciones

En 10 días se definirán las alianzas nacionales y en 20 los candidatos a Presidente, Diputados y Senadores, por lo que se vuelve fundamental entender la tendencias que se han venido gestando, para anticipar lo que se viene. Por Javier Tejerizo, con colaboración de Jennifer Chafer.

Foto: Casa Rosada
Crédito de la foto:  Javier Tejerizo


El último mes ha sido determinante, se eligieron 2 gobernadores, hubo primarias en Santa Fe, se cayeron candidaturas y se terminaron de perfilar las alianzas nacionales: al parecer de a poco se va armando la mesa con vista a octubre.

Nuevos Gobernadores
Empecemos por la elección más larga, Chubut. Finalmente, después de 69 días, tras las irregularidades detectadas en las elecciones provinciales de marzo, el candidato del oficialismo chubutense, Martín Buzzi, fue consagrado gobernador en elecciones complementarias. Básicamente, el 29 de mayo, se votó en seis urnas -cuatro de Comodoro Rivadavia, una de Puerto Madryn y una de Camarones-, donde el 0,4 por ciento del padrón definió el futuro de la provincia, ya que había solamente 401 votos que separaban a Buzzi de Eliceche. El candidato del Frente Para la Victoria (FPV), Carlos Eliceche, ganó en la sumatoria de las seis mesas por 51 votos, pero no le alcanzó para dar vuelta la diferencia que Buzzi había sacado el 20 de marzo.

El resultado final indica que el PJ Modelo Chubut ganó por 99.367 votos (36,71%) a 98.983 (36,57%): 384 votos de diferencia. El FPV a pesar de la derrota contará con mayoría en el Poder Legislativo, y Buzzi, además de gobernar con una Legislatura opositora, perdió en tres de las principales ciudades de la provincia (Comodoro, Rawson y Esquel).

El buen desempeño del kirchnerismo en Chubut dejó al intendente de Puerto Madryn, Carlos Eliceche, a un paso de ser el candidato a diputado nacional del Frente para la Victoria. Por el otro lado dinamitó la carrera presidencial del gobernador Mario Das Neves, quien ahora especula entre ser el candidato de PJ-Modelo Chubut para diputado o aceptar ser vicepresidente de Duhalde.

En el caso de La Rioja, también hubo elecciones el 29 de Mayo, sorprendió la gran diferencia de votos con que Beder Herrera (Frente Justicialista para la Victoria,) aventajó al candidato radical Julio Martínez (Frente Cívico por el Cambio), que se posicionó en segundo lugar. El gobernador reelecto obtuvo un 67% de los votos (109.605 en total), sacando más de 45 puntos de diferencia con el segundo lugar (19%, equivalente a 32.069 votos). El oficialismo conservará también la mayoría en la legislatura provincial.

Las elecciones se caracterizaron además por la cantidad de listas colectoras y de alianzas que fueron presentadas, y que impulsaron aún más a Beder Herrera al triunfo. El gobernador reelecto apoyó una eventual candidatura de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y sostuvo que el resultado fue posible gracias al “enorme paragüas que es el gobierno nacional”, ratificando el modelo de políticas adoptadas desde el 2003 en el marco nacional y a nivel provincial.

Así, los resultados de La Rioja se encuadran en la línea de los triunfos del kirchnerismo en lo que va de las elecciones provinciales: la elección de Corpacci en Catamarca y la de Urtubey en Salta, ganando el oficialismo a nivel gobernación en tres de las cuatro elecciones llevadas a cabo hasta la fecha.

Primarias en Santa Fe
Una elección que interesaba por muchos motivos; porque era la primera en un distrito grande, porque los candidatos electos tenían influencia nacional, porque eran primarias similares a las que se realizarán a nivel nacional el 14 de agosto, porque se inauguraba la boleta única.

1. Del total de electores habilitados, 2.431.770, votaron 1.764.084, un 72,54%. Hasta ahora sólo se ha votado en Catamarca, Chubut, Salta y La Rioja, en total son alrededor de 1.400.000 electores. Santa Fe representa aproximadamente el 10% de los votantes nacionales.

2. El Frente Santa Fe Para Todos (el PJ unido) y el Frente Progresista, Cívico y Social (unión que nuclea al Partido Socialista y la Unión Civica Radical, entre otros) acapararon casi el 80% de los votos. Por el PJ se impuso Agustín Rossi, representante del FPV; por FPCyS el candidato del Gobernador Binner, Antonio Bonfatti. La victoria de Rossi es vista como una recuperación de la imagen del kirchnerismo en la provincia tras la crisis con el campo; mientras que la de Bonfatti implica un deseo de continuidad del socialismo en el poder por sobre sus aliados radicales.

3. El proceso de primaria fue muy interesante, principalmente porque las dos principales fuerzas definían sus candidatos a gobernador a través de las mismas y no con acuerdos pre-electorales, como parece que sucederá para los candidatos a presidentes. En tal sentido la participación de los ciudadanos fue vista como fundamental.

4. La boleta única tuvo un estreno positivo, la ciudadanía no contó con problemas para su uso; sí hubo algunas fallas tecnicas, en especial en el tamaño de la urna, que quedó chica. En lo electoral, claramente reforzó la tendencia a la personalización de la política, el mejor ejemplo es que el Midachi Miguel Del Sel (Unión-PRO) logró superar el 10 por ciento de los sufragios con una estructura partidaria mínima. Pero estos votos no pudieron ser totalmente aprovechados por su partido, ya que al estar separadas las boletas no hubo casi arrastre. Del Sel logró casi 250 mil votos para Gobernador, mientras que su lista de diputados de Unión-PRO apenas pasó los 50 mil. El nuevo sistema entonces evitó el robo de boletas, evitó sabanas, pero reforzó el personalismo.

Caída de candidaturas
Tras bajarse Cobos, Sanz y Das Neves, le tocó el turno a Pino Solanas y a Mauricio Macri. Es interesante ver que ambos se bajan por motivos similares: no levantaban su imagen a nivel nacional y veían más promisorio competir en la Ciudad de Buenos Aires.

Ambos dejaron sendos proyectos nacionales descabezados y aún sin definiciones, Proyecto Sur impulsaría a Argumedo, en caso de que Binner no se lance; mientras que el PRO analiza postular al diputado Pinedo. La realidad es que necesitan contar con una boleta presidencial pegada a sus candidatos a Diputados y Senadores, porque el Ejecutivo es el voto prioritario de la ciudadanía.

Ambos jugaron mal sus cartas y hoy se ven complicados en la Ciudad, Solanas de llegar al balotaje y Macri de retener la Jefatura de Gobierno, ante el ascenso de Filmus.

Asimismo, el líder del PRO se equivocó en la fecha que eligió para las elecciones de Buenos Aires, 10 de julio, ya que la misma lo obligó a tener que adelantar su definición presidencial. Hoy en día hacer una alianza con Macri casi no tiene sentido, ya que el electorado de la ciudad de Buenos Aires que lo vota es anti-kirchnerista y votará por el opositor mejor parado sin importar si éste realizó o no alianza con el PRO.

Cierre de alianzas
Con la decisión de la UCR de romper con el PS y realizar una alianza de centro-derecha con De Narvaez, el Frente para la Victoria ha quedado posicionado cómodo y sólo en el centro del espectro electoral. Mucho tiene que ver la fuerza de la candidatura de Cristina, que aunque no esté definida alcanzaría un 43% de los votos con 30% de difrencia sobre el segundo (Datamatica), la cual le permite al Frente aglutinar fuerzas de izquierda y derecha a nivel nacional. El radicalismo trató de hacer lo mismo, pero Alfonsín nunca contó con el peso electoral que le permitiera imitar al kirchnerismo.

Finalmente la UCR optó por correr al oficialismo por derecha. Con Macri fuera de la contienda resta definir si Duhalde seguirá su aventura presidencial o se acoplará a Alfonsín, quien le hizo un guiño al sumar a un asesor cercano de al ex gobernador de Buenos Aires como vicepresidente, Javier González Fraga. Duhalde, muy sólo tras el fracaso de las internas del Peronismo Federal, salió a manifestar su apoyo a Alfonsín en un eventual balotaje contra Cristina.

Habrá que ver si se arma el Frente que corra al oficialismo por centro-izquierda, Stolbizer y Pino Solanas le piden a gritos a Binner que se lance a capitanear dicho barco, al cual se le sumaría Juez en Córdoba. El Socialismo definirá el 11 de junio su estrategia nacional en el congreso partidario. Ahora resta definir si Hermes Binner lanzará su candidatura presidencial o apoyará al candidato radical para evitar fisuras en la alianza que el PS y la UCR mantienen en Santa Fe.

Por su parte la Presidenta sigue esperando que la oposición se purgue sola y le allane el camino, utilizando de paso la incertidumbre de su candidatura para frenar conflictos internos del partido y demandas de los sindicatos.

Como vemos, en estos tres Frentes vemos más dudas que certidumbres y probablemente no haya definiciones hasta último momento. Mucho arreglo de cúpula, poca consulta a los afiliados y a la ciudadanía, el radicalismo mostró ser el caso extremo; por ahora las primarias en el estamento para presidente sólo servirán para saber el apoyo que tendrán los candidatos y ver si pasan la barrera del 1,5% exigida para participar el 23 de octubre de las elecciones.

Lo que es seguro es que el 15 de junio es la fecha para oficializar alianzas nacionales y el 25 del mismo mes se deberán inscribir los precandidatos para las elecciones generales. Por ahora contamos con tres formulas presidenciales, que no tendrían competidores en las Primarias: Jorge Altamira- Christian Castillo (Frente de Izquierda), Elisa Carrió-Adrián Pérez (Coalición Cívica) y Ricardo Alfonsín-Javier González Fraga (Unión Cívica Radical); resta esperar qué otros nombres se sumarán a esta lista.