Alfonsín y De Narváez conformaron la “Unión para el Desarrollo Social”

Ayer, a  un día del vencimiento del plazo para formalizar alianzas de cara a las elecciones presidenciales de octubre, Ricardo Alfonsín y Francisco de Nárvaez oficializaron su frente electoral. De esta manera, la Unión Cívica Radical junto con la Unión Celeste y Blanco se fusionaron a nivel nacional bajo el nombre “Unión para el Desarrollo Social” abandonando la tradicional lista 3 perteneciente a la UCR, bastión por el cual muchos radicales se encontraban reticentes a resignar. En contrapartida a la oficialización del acuerdo, ya se empiezan a vislumbrar conflictos entre los dos partidos a la hora de definir las candidaturas en el interior.


Foto: Identificación Unión para el Desarrollo Social

Crédito de la foto: Página oficial Francisco De Narváez


La UCR competirá en un frente
Laura Serra
La Nación
15 de junio de 2011

Lo acordó con De Narváez y se llamará Unión por el Desarrollo Social.

En vísperas de la presentación de las alianzas electorales ante la Justicia, el radicalismo y el espacio que lidera el candidato a gobernador bonaerense Francisco de Narváez -Unión Celeste y Blanco- acordaron ayer integrar una coalición nacional que será bautizada Unión por el Desarrollo Social.

Con este frente común, De Narváez se aseguraría dos cosas: primero, la participación de su espacio político en un frente nacional con la UCR. Es decir, no quedaría reducido a integrar un acuerdo distrital, como blandía la UCR hasta que fracasó la posibilidad de una alianza con el Partido Socialista. Segundo, que el radicalismo ya desechó por completo la idea de resucitar la histórica “lista 3” en la boleta electoral y accedió a conformar un frente nacional con otros partidos.

La semana pasada, el presidente de la UCR, Angel Rozas, había adelantado que el candidato presidencial Ricardo Alfonsín no lideraría un frente nacional, sino que la boleta electoral llevaría el sello y el escudo del centenario partido. Esta posibilidad fue resistida por distintos partidos que adherirían a la candidatura presidencial de la UCR, entre ellos la fuerza que lidera De Narváez.

“La lista 3 radical tiene un valor simbólico importante. A muchos peronistas les iba a costar mucho llevarla a la urna”, explicó un encumbrado dirigente cercano al candidato a gobernador bonaerense.

Estos acuerdos alcanzados ayer demandaron horas de arduas negociaciones entre ambos espacios, aunque todavía falta lo peor, anticipan quienes participan de estas operaciones: el armado de las listas electorales. La ley electoral fija como último plazo el 25 del actual para la presentación de las nóminas.

Si bien todavía no hay nada acordado, se pueden anticipar algunas certezas. La primera de ellas es que Graciela Ocaña, ex ministra de Salud del actual gobierno, no sería candidata a vicegobernadora bonaerense en la fórmula que lidera De Narváez.

“Ocaña tiene mayor interés en ser candidata a diputada nacional”, enfatizan quienes en los últimos días conversaron con ella. El radicalismo pugna para que la ex funcionaria lidere la nómina de legisladores nacionales en la Capital, distrito en la que la UCR busca ganar terreno. En cambio, De Narváez quisiera que Ocaña compita como candidata en Buenos Aires.

El candidato a gobernador bonaerense anticipó que recién dentro de diez días, al filo del cierre de presentación de listas ante la Justicia, dará a conocer el nombre de su compañero de fórmula. “Antes lo voy a conversar con Ricardo”, sostuvo De Narváez, quien el sábado compartirá su primer acto de campaña con el candidato presidencial en La Matanza.

 

El acuerdo UCR-De Narváez ya tiene nombre: Unión para el Desarrollo Social
Giselle Rumeau
El Cronista Comercial
15 de junio de 2011

Tras frenéticas reuniones, la UCR resignó su histórica lista 3 y utilizará el sello a nivel nacional para evitar conflictos en los acuerdos con los frentes distritales.

Quienes quieran votar al candidato presidencial de la UCR, Ricardo Alfonsín, y al postulante de Unión Celeste y Blanco para la gobernación bonaerense, Francisco De Narváez, el próximo 23 de octubre deberán buscar en el cuarto oscuro la boleta con el siguiente nombre: “Unión para el Desarrollo Social”. Los principales dirigentes de ambas fuerzas bautizaron ayer su acuerdo electoral, tras participar de frenéticas reuniones y a sólo horas de vencer el plazo oficial para inscribir las alianzas, de cara a las primarias obligatorias de agosto.

El nombre -que contó con la aprobación de Alfonsín, vía telefónica desde Ginebra, Suiza, donde participa de la asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)- no se limitará sólo al terreno bonaerense; la UCR también lo llevará a nivel nacional. El centenario partido debió resignar su tradicional lista 3, porque se utilización complicaba sus acuerdos con los frentes distritales en cada provincia, que al cierre de esta edición negociaban sin cesar. Salvo algunas excepciones donde ya se presentaron las alianzas para los comicios locales, como en la Capital Federal, Santa Fe y Córdoba, la UCR llevará ese nombre en todo el país.

Esto le permitirá además hacer campaña junto a De Narváez en el interior. Si bien aún no está resuelto el cronograma, ya se acordó que el diputado del PJ disidente acompañará a Alfonsín en algunas recorridas “en caravana” por las provincias, así como el radical se mostrará con él en el conurbano. Como adelantó El Cronista, ambos lanzarán la campaña el sábado en La Matanza.

Los socios mantuvieron ayer varias reuniones para acercar posiciones sobre el nombre del espacio. Una de ellas se llevó a cabo en la sede del Comité Nacional, encabezada por el titular partidario, Ángel Rozas. En las negociaciones participaron el jefe de campaña de De Narváez, Daniel Amoroso -quien se comunicaba de manera telefónica con su par radical, Gerardo Morales, en Suiza junto a Alfonsín; los peronistas disidentes Gustavo Ferrari y José Scioli y los radicales Miguel Bazze y Ricardo Gil Lavedra. Fue crucial la participación de los publicistas de cada fuerza: Ramiro Agulla y Fernando Guevara (Unión Celeste y Blanco) y Martín Baintrue por la UCR. Allí se cuidó de que no figure la palabra “alianza”. “Unión” contenía a ambos partidos.

Coincidieron además en que no podía faltar el desarrollo. Según explicó luego el diputado Ferrari, el nombre “representa perfectamente el objetivo que tenemos: el desarrollo social. No es un mero crecimiento como propone el Gobierno”.

Alfonsín y De Narváez compartirán la misma boleta en la provincia y habrá listas únicas, sin la posibilidad de colgar colectoras de ningún otro partido. En ese sentido, ambas fuerzas buscarán evitar las internas para designar a los candidatos. Los denarvaístas prometen respetar a los intendentes que la UCR -en especial a Posse, quien irá por su reelección- y pretenden quedarse con las postulaciones de los municipios del conurbano bonaerense. Pero para definir la integración de las listas aún queda tiempo: ese plazo vence el 25 de junio.

De Narváez aseguró además ayer que esperará al regreso de Alfonsín, la semana próxima, para discutir con él quién será su compañero de fórmula.

 

UCR / De Narváez: Temen por los “pisos” para legisladores de varias secciones del interior, ante la falta de interés de los intendentes
Impulso Baires
15 de junio de 2011

La Plata – Esta noche quedará presentado oficialmente la Unión por el Desarrollo Social. Ese es el nombre del “pacto” entre la UCR y Francisco De Narváez. De esa forma, el radicalismo quedará impedido de ir a las urnas con la histórica lista 3, y fue, precisamente, porque el diputado peronista nacionalizó el acuerdo. Un dato político no menor por estas horas: ante la falta de interés de los intendentes radicales del interior, los socios del acuerdo colocaron en zona de riesgo los pisos para ingresar legisladores en algunas secciones.

Luego de varias idas y vueltas, el “pacto” de Las Cañitas, entre Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez, se proyectará a todo el país bajo el nombre de Unión para el Desarrollo Social, luego de que el empresario les impidiera a los radicales usar el número histórico de lista 3, una batalla que los boinas blancas no querían perder, aunque finalmente no pudieron sostener ante los negociadores denarvaistas.

En el bunker del Colorado le están recriminando al radicalismo bonaerense la excesiva cantidad de conflictos en el interior de la Provincia, sobre todo porque la gran mayoría de los intendentes, -pilar fuerte que vendía como propio la UCR-, están manifestándose indiferentes con lo acordado por su cúpula.

En muchos casos, tal como informó Impulso Baires, los jefes comunales tomarán sus propios caminos. Por ejemplo Pablo Guacone, en San Pedro; Raúl Iribarne, en Monte; u otros con muy buena llegada al gobierno nacional, ministerio de Planificación mediante, o a la gestión de Daniel Scioli en Provincia. En este último punto se encuentran Carlos Orestes, de Coronel Pringles, y Carlos Gorosito, de Saladillo.

Ahora bien, el problema para el “pacto” está generando fuerte revuelo en el interior. Por un lado porque casi la totalidad de intendentes de la UCR son de las secciones que no conforman el conurbano; por otra parte está latiendo la muy buena relación de más de una decena de intendentes con el oficialismo nacional y provincial; y como si algo le faltara a todo ese cuadro, la candidatura a gobernadora de Margarita Stolbizer por el Frente Amplio Progresista, y de Juan Carlos Morán, por la CC, también perforan la trama electoral.

Secciones sin piso

Concretamente, hay secciones electorales en donde el “pacto” Radical – De Narváez, tiene complicaciones serias para llegar al piso de los legisladores. Vemos algunos casos.

Sexta Sección: (Sudoeste bonaerense). La conforman 22 distritos (Adolfo Alsina, Adolfo Gonzales Chaves, Bahía Blanca, Benito Juárez, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Daireaux, Guaminí, General Lamadrid, Laprida, Monte Hermoso, Patagones, Pellegrini, Puan, Saavedra, Salliqueló, Tres Arroyos, Tres Lomas, Tornquist y Villarino). Según el padrón electoral del 2009 están habilitados para votar 565.619 electores distribuidos en 1810 mesas. La sección aporta 11 diputados y 6 senadores. Este año se elegirán senadores, por lo que el piso divisor es de 16.66%.

En esta región ocurre que hay intendentes escépticos por lo acordado entre Alfonsín y De Narváez, como el pringlense Orestes, quien tiene buena relación con el oficialismo.

Pero además ocurre que en la zona tiene una fuerte adhesión Margarita Stolbizer, la líder del Gen que es candidata a gobernadora del Frente Amplio Progresista, alianza que lleva a Hermes Binner como candidato presidencial.

Un elemento importante estará determinado si finalmente el diputado Jaime Linares, del bloque del Gen, o su hermana, Virginia Linares, van en la boleta. Si eso ocurre podría tener una fuerte captación de votos radicales, ya que el actual legislador provincial fue intendente de Bahía Blanca y aún hoy goza de una altísima imagen pública.

Llegar al 16.6% no será tarea fácil para el pacto de Alfonsín – De Narváez, más porque en el lugar hay por estas horas una fuerte puja sobre qué sector radical encabeza la lista de senadores. Se habla de un delfín del diputado nacional alfonsinista, Juan Pedro Tunessi, o alguien del diputado provincial balbinista Aldo Mensi, o incluso de un referente vinculado al titular del comité bonaerense, el también alfonsinista Miguel Bazze.

Por estas horas se habla de que el Frente para la Victoria se llevaría todas las bancas en juego, o posiblemente, con una fuerte campaña, Stolbizer podría anotar algún escaño.

Séptima Sección (centro de la Provincia). La componen 8 distritos (Azul, Bolívar, General Alvear, Olavarría, Roque Pérez, Saladillo, Tapalqué y Veinticinco de Mayo), y votan 239.389 personas según el padrón del 2009.

Allí la representación parlamentaria está comprendida por 6 diputados provinciales y 3 senadores. En esta ocasión se eligen diputados, por lo que la fuerza política que ingrese a la división tendrá que tener, cómo mínimo, 16.66 % de los votos válidos.

Esta sección es muy particular, ya que tiene un alto votante radical. Sin embargo, hoy por hoy el sector más disminuido es el que representa al oficialismo partidario, mientras que son muy fuertes los ex radicales K, la CC, y en menor medida el Gen.

Los ex radicales K tienen como su exponente máximo a José Eseverri, el actual intendente de Olavarría, hijo del histórico caudillo de la zona, -ya fallecido-, Helios Eseverri. A él también o acompaña el actual diputado provincial, de Saladillo, Patricio López Mancinelli.

La Coalición Cívica, en tanto, tiene como su figura más importante al diputado nacional Juan Carlos Morán, oriundo de Bolívar, y actual candidato a gobernador por la fuerza de Elisa Carrió.

El Gen, sector de Stolbizer, cuenta con el intendente de Azul, Omar Duclós, el senador Mariano Grau, y el diputado bonaerense José Luis Comparato, entre otros dirigentes de peso político.

Pero la clave en esa sección estuvo en la decisión de dar libertad de acción a sus seguidores que tomó el jefe comunal de Saladillo, Carlos Gorosito, que además es un fuerte político radical que presidió hace unos años el comité bonaerense de ese partido.

Gorosito va por la reelección, y todo parece indicar que lograría altísimos porcentajes de adhesión. Tiene una vinculación muy buena con el ministerio de Planificación, que conduce Julio De Vido, y con el gobernador Daniel Scioli. En las últimas horas decidió que su espacio opte libremente a nivel provincial y nacional, situación que terminó de perjudicar a De Narváez y a la conducción radical.

En esa sección electoral es muy difícil que el “pacto” entre alfonsinistas y denarvaistas pueda anotar algún legislador.

Otra sección que está en la cuerda floja es la Quinta (zona costera y Tandil). Allí se eligen 11 diputados provinciales. Si bien el piso es de 9%, el problema que tiene el pacto Alfonsín – De Narváez es que hay indiferencia entre los jefes comunales de peso, como son Miguel Lunghi, de Tandil, o Daniel Molini, de Necochea. El nombre que maneja la UCR como candidato es el de Ricardo Jano, actual diputado provincial, y ex intendente del municipio de Lobería. Jano está alineado con el ex senador nacional, Leopoldo Moreau.