Acercamiento del peronismo no kirchnerista

Luego de varias idas y vueltas los principales referentes del Partido Justicialista no alineado con el oficialismo, posaron para una foto y acordaron, aunque sin definir un procedimiento, presentar un candidato único para las próximas elecciones presidenciales de 2011.


El peronismo disidente acordó llevar un único candidato para enfrentar a Kirchner en 2011
Clarin
9 de junio 2010

Al acuerdo para que haya un único candidato del PJ opositor para pelearle a Kirchner, en sintonía con las reuniones del peronismo anti K de ayer, se llegó en un encuentro de los máximos referentes, en el marco de la intención de “trabajar juntos en un espacio homogéneo” para 2011.
La reunión congregó a varios nombres de peso en el peronismo no kirchnerista: Carlos Reutemann, Eduardo Duhalde, Francisco De Narváez, Felipe Solá, Juan Carlos Romero, Adolfo Rodríguez Saá –en cuyo despacho del Senado se hizo el encuentro-, el ex gobernador Jorge Busti, Eduardo Mondino, Miguel Angel Toma y el diputado nacional Gustavo Zavallo, entre otros.
Obviamente, no se barajarán en público los nombres para evitar roces –aunque entre los reunidos hoy podría estar el candidato-, ni tampoco se definió si el espacio participará en la interna del PJ. De hecho, algunos ya anunciaron que irán por afuera (caso Solá), otros expresaron dudas (como Duhalde) y otros quieren ir a la interna para enfrentar al kirchnerisnmo, como De Narváez.
De todos modos, con la mirada en el futuro cercano, hubo quienes hasta sugirieron que podría haber un acercamiento a Mauricio Macri. Pero eso no se hará por ahora.
En cambio avanzaron en la idea de que para 2011 las opciones electorales podrían dividirse en tercios: el kirchnerismo, la UCR y sus aliados, y el peronismo no K.
Ayer, los disidentes del PJ habían mantenido dos encuentros paralelos: por un lado, se encontraron varios referentes junto al gobernador de Chubut Mario Das Neves, en el lanzamiento de un fideicomiso para la provincia; y por el otro, las “terceras líneas”, con representantes de todos los sectores, tuvieron su encuentro en un hotel y comenzaron a coordinar las tareas.
Acuerdo del PJ disidente: enfrentará a Kirchner
Gabriel Sued
La Nacion
9 de junio 2010

Aunque todavía sin un candidato único ni un procedimiento definido para elegirlo, el Peronismo Federal puede mostrar desde ayer una foto conjunta de sus principales figuras y una promesa: la de unirse para enfrentar al kirchnerismo en las elecciones presidenciales del año próximo.
El acuerdo, en el que venían trabajando desde hacía varios meses los distintos operadores del sector, se cerró ayer de manera repentina, tres días después de las elecciones internas del radicalismo en la provincia de Buenos Aires, que instalaron a Ricardo Alfonsín como potencial candidato presidencial de la UCR y sus aliados.
“El resultado de esas elecciones nos movilizó a todos. Fue como si patearan un hormiguero”, reconoció el senador Carlos Reutemann a la salida del encuentro, que tuvo lugar en el despacho de Adolfo Rodríguez Saá, en el cuarto piso del Congreso. “Yo me senté a esa mesa con la única condición de que no soy candidato a nada”, aclaró el ex corredor de Fórmula 1.
El motivo formal de la reunión fue la elaboración de un documento titulado “Reencuentro”, que lleva la firma de 14 dirigentes de 10 distritos del país. El texto convoca a “todos los sectores del justicialismo y a los independientes que quieran sumarse a la propuesta”, y manifiesta la vocación de elegir candidatos “democráticamente para las elecciones generales de 2011”. Además de Reutemann, por el despacho de Rodríguez Saá pasaron cuatro precandidatos presidenciales: Eduardo Duhalde, Felipe Solá, Francisco de Narváez y Mario Das Neves, y otros seis dirigentes, el senador Juan Carlos Romero, el diputado Ramón Puerta, el ex gobernador de Entre Ríos Jorge Busti, el ex defensor del pueblo Eduardo Mondino, el senador Roberto Basualdo y el ex jefe de la SIDE Miguel Angel Toma. El documento también lleva la firma de la senadora Hilda “Chiche” Duhalde y del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, que también manifestó sus deseos de pelear por la presidencia.
El compromiso de los dirigentes del espacio es, en lo inmediato, trabajar en la institucionalización del Peronismo Federal y en la elaboración de un programa de gobierno. La definición de candidaturas y de la estrategia electoral se dejó para el año próximo, contó a LA NACION un operador de Romero, uno de los hacedores del documento conjunto.
“La opción de competir por dentro o por fuera del PJ es una decisión que no tenemos saldada. Lo que sí está resuelto es que este tema no nos va a dividir”, sostuvo Solá. “El objetivo es convertir al Peronismo Federal en una alternativa de gobierno”, agregó.
“La idea es que tengamos un solo candidato. Creemos que va a haber una interna, pero para eso falta mucho tiempo y no hay que anticiparse”, coincidió Duhalde, en un breve contacto con la prensa.
Peronismo “verdadero”
Al igual que el resto de los dirigentes, el ex presidente buscó instalar el mensaje de que los que estaban allí eran los representantes del verdadero peronismo, en oposición al kirchnerismo. El libreto también fue homogéneo respecto del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, un candidato que podría disputar el mismo electorado. “Esto es el Peronismo Federal. Mauricio es de Pro. El Peronismo Federal es frentista y vamos a salir a buscar aliados. Pero eso vendrá más adelante”, explicó Puerta.
Aunque intentó mostrársela como un símbolo de la unidad, la foto también reflejó las fisuras del espacio: cuando llegó De Narváez, demorado por complicaciones en el tránsito, Busti ya se había ido para su provincia y Duhalde había partido de regreso a la sede de la Fundación Favaloro, para completar un examen de glucemia. Ante este escenario, De Narváez se tomó revancha y se retrató a solas con Reutemann, luego de una reunión que ambos compartieron en el despacho del senador santafecino.
El diputado que venció a Néstor Kirchner en las elecciones del año pasado hizo saber al resto de los dirigentes que trabajaba para postularse como gobernador de la provincia de Buenos Aires, contaron sus allegados. Pero les reclamó que ninguno se manifestara en contra, si es que decidía reclamar ante la Corte Suprema su derecho a ser candidato a presidente, pese a no ser argentino nativo.
Pese a que saboreó gustoso un té verde, Solá se fue con un sabor amargo. No le gustó nada que en la foto estuviera Toma, porque considera que así quedó sobrerrepresentado el duhaldismo. Tenía un consuelo: una encuesta que lo daba como ganador en un ballottage frente a Néstor Kirchner y por un margen mayor que Duhalde.
Mientras disfrutan de la visibilidad que les dará el gesto de unidad, los popes del Peronismo Federal preparan una reunión ampliada para después del Mundial, en la que planean algunas figuras de sus futuros equipos técnicos.