Correa: “Defendemos el derecho de cada partido a establecer su régimen de organización y elección de candidatos”

El candidato a senador nacional, Martín Correa, por el Partido Obrero en la provincia de Tucumán, participó del cuestionario post-electoral de Argentina Elections. En el mismo compartió con nosotros su reflexión sobre los resultados del comicio y expresó, en relación a la reforma política, que “la propuesta oficial de internas abiertas preserva todos los vicios de los actuales procesos electorales”. Por Javier Tejerizo.


Martín Correa, Licenciado en Economia de la UNT (Universidad Nacional de Tucumán). Actualmente es Cordinador Provicncial del Polo Obrero y Dirigente Nacional del Partido Obrero (PO). En el 2006 fue Convencional Constituyente electo por el PO.
1. ¿Cómo evalúan el desempeño del PO en las últimas elecciones a nivel nacional y local?
1- Nuestra campaña se centro en el planteo de “que la crisis la paguen los capitalistas”, en este sentido fue todo un acierto ya que durante los meses de la campaña electoral se registro la mayor caída de la actividad económica y el mayor salto en la desocupación de los últimos cinco años. Nuestra campaña se centro en explicar las consecuencias de esta crisis, las salidas de los distintos bloques patronales y la salida que plantea el Partido Obrero frente a la crisis social. El PO popularizó una consigna, que se irá potenciando a medida que se profundice la bancarrota capitalista y la crisis política.
A nivel nacional sacamos 225.000 votos, lo cual prácticamente duplica la votación del 2007. Obtuvimos buenos resultados en Salta, donde sacamos el 11% en la capital y el 7% en toda la provincia. En Catamarca obtuvimos el 6%, en San Salvador de Jujuy el 4% y dimos un salto en Santa Cruz (salimos terceros), Mendoza y Chaco.
En Tucumán fuimos el único partido de izquierda que creció, no obtuvimos un gran salto pero si un piso electoral mucho mas alto, lo cual muestra que todo un sector de la población presto atención a nuestros planteos.
2. ¿En que medida se vieron afectados por el adelantamiento de los comicios/restricción de presupuesto/clientelismo/fraude?
2- El adelantamiento de los comicios fue parte de una maniobra del kirchnerismo para tratar de sortear las consecuencias de la crisis capitalista pero resulto siendo un gran golpe político para la camarilla de los K. La campaña fue polarizada desde los medios por la oposición de derecha y el gobierno, ocultaron sus planteos de vuelta al FMI, una mayor devaluación y suspensión de paritarias detrás de un discurso demagógico.
En el caso de la provincia de Buenos Aires fuimos afectados por una resolución de la justicia electoral que obligo a que nuestras listas fueran en boletas separadas, creando confusión y perdidas de votos.
3. ¿Cómo evalúa el nuevo panorama que habrá en el Congreso a partir de diciembre?. ¿Siente que habrá deficiencia de representación de izquierda/trabajadores/movimientos sociales?
3- a partir de diciembre el gobierno no tendrá quórum propio en el congreso, lo cual condiciona a los K y es por esta misma razón que este gobierno es de carácter “interino” con un tiempo de mandato condicionado al desarrollo de la crisis.
Por otra pare, la representación de los trabajadores se tendrá que buscar en otros ámbitos, no estará en el congreso, si no seguramente en las asambleas de fabricas, en las comisiones internas y en la lucha de clases diarias.
4. Respecto a lo dicho por la Presidente en Tucumán sobre la necesidad de una reforma política. El PO, ¿Coincide en esta necesidad?, ¿Cuales serían los puntos claves de esta reforma?, ¿Cree que es un tema prioritario?
4- El gobierno ha convocado al “diálogo” para debatir un nuevo régimen electoral, en este caso, de internas abiertas. Se trata de otra variante de intervención del Estado en la vida y el régimen de los partidos políticos, que el Partido Obrero rechaza. Defendemos el derecho de cada partido a establecer su régimen de organización y elección de candidatos. La propuesta oficial –“internas abiertas”– preserva todos los vicios de los actuales procesos electorales, dominados por los aparatos y recursos económicos de los partidos capitalistas y por los medios de comunicación que defienden a esos mismos intereses sociales. A partir de esa manipulación, los electores tampoco votarán en función de un debate y de programa. Si de “transparencia” se trata, lo primero que hay hacer es abrir el acceso a todos los medios de los diferentes candidatos y expresiones políticas. Mientras convoca a “dialogar” sobre la “reforma política”, el propio gobierno da vía libre a los tarifazos; a nuevas suspensiones y despidos de trabajadores, al aumento de la carestía y al renovado saqueo del Anses para salvar a grupos capitalistas. El “diálogo político” quiere distraer a la opinión pública respecto de esa orientación social, que traslada la crisis a los trabajadores y jubilados.