Ripoll: “Habrá más conflicto social y más desgaste político”‏

La candidata a diputada nacional Vilma Ripoll, por MST-Nueva Izquierda en C.A.B.A., participó del cuestionario post-electoral de Argentina Elections. En el mismo compartió con nosotros su reflexión sobre los resultados del comicio y expresó, en relación a la reforma política, que es un tema que se debe resolver a través de una Asamblea Constituyente.


Vilma Ana Ripoll, es Licenciada en enfermería. Actualmente, integra la conducción nacional del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST). Fue legisladora de la Ciudad de Buenos Aires y candidata a Presidente de la Nación en las Elecciones de Octubre de 2007.
1. ¿Cómo evalúan el desempeño del MST en las últimas elecciones a nivel nacional y local?
Los Kirchner sufrieron una dura derrota, sin que de los demás candidatos del sistema surja alguna alternativa fuerte. Mucha gente usó el voto-castigo que encontró más a mano. En Capital, con el macrismo y la Coalición Cívica en baja, se destacó Pino Solanas. Al no haber aún un giro a izquierda, muchos lo vieron como una opción de cambio contra la vieja política y atrajo votos de toda la centroizquierda y la izquierda.
En el marco de esa verdadera “aspiradora” de votos, nuestras cifras y las de toda la izquierda fueron más que modestas e incluso menores a las de la elección presidencial. Esto no niega algunas buenas votaciones, como las que logramos en provincias como Santa Cruz (5%) o Chubut (3%). No obstante la floja performance final, durante la campaña electoral recogimos un importante respeto y simpatía popular. Fue una siembra que irá dando sus frutos en la medida en que, al calor de la crisis, ese proceso de búsqueda de cambios -que por ahora se expresó en la votación a Solanas- avance hacia la izquierda. A esa dinámica apostamos.
2. ¿En qué medida se vieron afectados por el adelantamiento de los comicios/restricción de presupuesto/clientelismo/fraude?
Todas esas maniobras nos perjudicaron. La enorme desigualdad de recursos y de espacio mediático, el uso de las encuestas y demás maniobras influyen y mucho. Además, el adelantamiento nos privó de nuestra personería bonaerense, lo que nos llevó a presentar una alianza y una boleta que terminaron diluyendo nuestro perfil. Más allá de eso, los magros resultados mostraron que esta vez la izquierda en su conjunto no fue una alternativa. La salida no pasa por ir hacia una nueva centroizquierda, que siempre resulta funcional al sistema, ni por el sectarismo de algunos grupos de izquierda. Desde el MST pensamos que lo que necesitamos construir es una nueva izquierda, amplia, unitaria, no dogmática, que no sea sectaria ni oportunista, firme en un programa anticapitalista pero abierta a converger con todos aquellos que quieran ir por cambios de fondo. Es urgente recrear una nueva cultura de izquierda, donde se prioricen las coincidencias y se pueda convivir con diferencias.
3. ¿Cómo evalúa el nuevo panorama que habrá en el Congreso a partir de diciembre? ¿Siente que habrá deficiencia de representación de izquierda/trabajadores/movimientos sociales?
Como el kirchnerismo perdió su mayoría, tendrá que negociar más con los bloques opositores: la UCR, el PRO y la centroizquierda. La ausencia de diputados de izquierda ya se está haciendo sentir. Por ejemplo, en la agenda que pactaron todos los bloques del Congreso, incluido el de Solanas, la gran postergada es otra vez la emergencia social. ¿Acaso esos diputados ignoran que en este país hay miles de despidos, tarifazos de servicios y millones de trabajadores y jubilados que no llegan a fin de mes? No. Lo saben bien, pero para ellos no es la prioridad. Es que de pactos así no van a salir las soluciones que los trabajadores y el pueblo necesitan. Tampoco hay que descartar maniobras hasta en los propios y limitados temas que acordaron debatir, como que en vez de derogar los nefastos superpoderes el Congreso los prorrogue o se los dé al jefe de gabinete “todo terreno”, o que en vez de un verdadero ingreso a la niñez terminen votando limosnas que no resuelven nada.
4. Respecto de lo dicho por la Presidenta en Tucumán sobre la necesidad de una reforma política. El MST, ¿coincide en esta necesidad?, ¿cuáles serían los puntos claves de esta reforma?, ¿cree que es un tema prioritario?
Es obvio que hace falta un cambio del modelo político, que estalló en el 2001 y todavía sigue en crisis. Pero ese cambio debe ser de fondo, no cosmético. Por eso no lo debe resolver un “diálogo” como el actual -donde sólo negocian las cúpulas- sino el conjunto del pueblo democráticamente mediante una Asamblea Constituyente, como se hizo en otros países del continente. Entre otras medidas, una verdadera reforma política debería establecer la revocatoria de mandatos para los que no cumplen, mecanismos permanentes de consulta y control popular, presupuestos participativos, prohibir los superpoderes y DNU*, elegir los jueces y comisarios por voto universal, disolver el Senado y establecer una Cámara única. El proyecto oficial no incluye nada de eso -tampoco boleta única o voto electrónico-, sino nuevas limitaciones para perjudicar a los partidos chicos. Igualmente, más que la reforma política la prioridad son las necesidades sociales.
*Decretos de Necesidad y Urgencia