Castillo: ” Buscamos construir una política de los trabajadores”

Christian Castillo, el primer candidato a diputado nacional por el Frente de Izquierda y los Trabajadores Anticapitalista y Socialista fue entrevistado por Argentina Elections. Castilló señaló que luego de las elecciones “habrá un gobierno más debilitado que tendrá que lidiar con la profundización de la crisis capitalista […] y se le hará cada vez más difícil sostener el doble discurso que tuvo estos años”. Por Hugo Passarello Luna.


¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta su agrupación al presentarse a elecciones?
Poder transmitir a la mayor cantidad de trabajadores, estudiantes, intelectuales, nuestro planteo de que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores, y de que contra los políticos que defienden los intereses de las patronales como los Kirchner o sus opositores del PRO peronismo y la alianza entre Carrió y los radicales, es necesario construir una gran herramienta política de los trabajadores. Llamarlos a que no caigan en las variantes de centroizquierda como Sabbatella o Pino Solanas, que buscan reeditar la nefasta experiencia del Frente Grande.
Su agrupacion se presenta en estas eleciones como parte de un frente, sin embargo han mencionado las dificultades de incorporar a otras agrupaciones, como el PO y el MST a su alianza ¿Cuales fueron las razones por las que no se concretó una alianza más amplia de su sector?
En el caso del MST, un problema programático, ya que apoyaron y apoyan a la Mesa de Enlace. Nuestro frente es independiente tanto del gobierno como de todas las variantes patronales, tanto de la UIA como de la Mesa de Enlace. El programa que acordamos dice: “Por la expropiación de la oligarquía terrateniente, de los grandes pools de siembra, así como de los monopolios cerealeros, aceiteros y frigoríficos. Por la nacionalización de la tierra, comenzando con la expropiación de los 4000 principales propietarios, respetando los derechos de los campesinos pobres, pueblos originarios y pequeños chacareros que no exploten mano de obra asalariada”, y esto es algo que no concuerda con los planteos del MST, que fue furgón de cola de las patronales agrarias. En el caso del PO, tuvieron un planteo sectario. Su propuesta que candidatos del PO encabezaran todas las candidaturas principales fue simplemente la forma en qué manifestaron su oposición a incorporarse al frente. Lo consideramos un error por parte de los compañeros.
En muchos distritos hay un umbral del 3 % de los votos para poder obtener escaños.
¿Considera este requerimiento injusto con agrupaciones de menor convocatoria?

Así es, es una más de los aspectos antidemocráticos en el que desarrollan estas elecciones, que se agrega al obscenamente desigual a los grandes medios de difusión masiva, como la televisión y la radio.
¿Considera usted que en Argentina el sistema electoral confiere la legitimación y transparencia necesaria?
No. El principal aspecto está dado por la desigual difusión en los medios de difusión masiva de los planteos de los distintos partidos y frentes. Tendría que existir un acceso estrictamente igualitario a los mismos, así como establecer que los gastos de campaña ser también igualitarios y garantizados por el estado. El otro aspecto es el robo de boletas o la alteración de los resultados en el escrutinio, donde los fiscales de los partidos mayoritarios se reparten los votos de los partidos menores, un fraude liso y llano que está naturalizado en muchos distritos electorales.
Como potencial representante del electorado. ¿Cuales serian los principales temas sobre los que trabajará?
Nuestro planteo que señala ¡Qué la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores! se concretiza en las siguientes medidas principales:
– Prohibición de despidos y suspensiones. Reparto de las horas de trabajo sin tocar el salario. Salario mínimo equivalente al costo de la canasta familiar ($ 4.300), mensualmente indexable según el aumento real del costo de vida. 82% móvil para los jubilados. Por la administración de los trabajadores y jubilados de los fondos jubilatorios. Por la nacionalización bajo control y administración de los trabajadores de toda empresa que cierra, despida o suspenda masivamente.
– Por la nacionalización de la banca y el comercio exterior bajo control y administración de los trabajadores. Por la nacionalización de la minería, el petróleo, la pesca y la gran industria. Por la reestatización sin pago de todas las privatizadas para ponerlas bajo control y administración de trabajadores y usuarios. Por el no pago de la deuda externa, para aumentar los presupuestos de salud y educación y promover un plan de obras públicas bajo control de los trabajadores, empezando por un millón de viviendas populares. Plata para salario, trabajo, salud, educación y vivienda, no para la deuda externa. Por una educación nacional única, estatal, gratuita y laica. Por un sistema de salud estatal único, gratuito y bajo control de los trabajadores. No al gatillo fácil y a la criminalización de la pobreza y de la protesta social. Por el castigo a todos los genocidas.
– Decimos también que hay que terminar con la burocracia sindical e impulsamos el surgimiento de nuevos dirigentes obreros, clasistas, antiburocráticos y combativos.
¿Cual sería el rol de sus representantes en relación al Poder Ejecutivo Nacional?
De oposición por izquierda y desde los intereses de la clase trabajadora. Se trata justamente de que la pérdida de apoyo al gobierno nacional no sea capitalizada por variantes de derecha como el PRO-peronismo de los millonarios Macri y De Nárvaez o el Acuerdo Cívico y Social de Carrió y la UCR, que pretende que no se le cobren impuestos a los empresarios y nos volvamos a endeudar con el FMI. Y contra las variantes de centroizquierda, decimos que hay que construir una gran herramienta política de los trabajadores.
¿Cuales creen que serán los desafíos del gobierno nacional luego de la elección del 28 de junio?
Habrá un gobierno más debilitado que tendrá que lidiar con la profundización de la crisis capitalista. Será un gobierno que profundizará la toma de medidas contra los trabajadores y, por lo tanto, se le hará cada vez más difícil sostener el doble discurso que tuvo estos años, donde hablaba contra el “modelo de los ‘90” pero los que se beneficiaron del crecimiento a “tasas chinas” fueron los mismos grupos empresarios que lo hicieron con el menemismo, más algunos nuevos capitalistas amigos como Cristóbal López o Lázaro Báez.