Así queda el Congreso

Con los resultados de más mesas escrutadas ya se puede realizar un claro mapa sobre como sera el nuevo Congreso de la Nación. El Gobierno perdió cuatro bancas en el Senado y con ellas el quórum. En la Cámara de Diputados de las 12 bancas que renovaba, el Gobierno perdió 4, quedando como la primera minoría.


El nuevo mapa de la Cámara de Diputados del Congreso Nacional
2009_postelec_diputados.jpg
Fuente: Diario Crítica Digital
El nuevo mapa de la Cámara de Senadores del Congreso Nacional
2009_postelec_senado.jpg
Fuente: Diario Crítica Digital
*Color Verde: Peronismo Disidente
El nuevo mapa de la Cámara de Senadores del Congreso Nacional
2009_postelec_Congreso.jpg
Fuente: Diario Clarín
Senado: el kirchnerismo se quedó sin quórum propio
Atilio Bleta
Clarín
29 de junio de 2009

El Gobierno perdió cuatro bancas en el Senado y con ellas el quórum, que es de 37. Con 36 senadores propios, necesitará al menos de un aliado para tener mayoría, un hecho inédito de la administración kirchnerista, si se descuenta la dramática sesión de las retenciones móviles.
Además del ya célebre voto no positivo de Julio Cobos, en aquella sesión se produjo un trasvasamiento de votos hacia el peronismo disidente que la elección de ayer confirma con el ajustado triunfo de Carlos Reutemann en Santa Fe.
Esta victoria convierte al ex corredor de Fórmula Uno en uno de los presidenciales por el PJ. Los cómputos de Mendoza ratifican también las aspiraciones de Cobos a liderar un frente opositor en 2001.
Los resultados en las 8 provincias que renuevan sus bancas en la Cámara Alta (la nueva composición asumirá el 10 de diciembre), revelan el crecimiento del arco opositor. La excepción es la elección en la provincia de Tucumán, donde el Frente para la Victoria consiguió el triunfo y los dos senadores por la mayoría: Beatriz Liliana Rojkés (esposa del gobernador José Alperovich) y Sergio Francisco Mansilla.
A la recuperación de una banca para el PJ, el Jardín de la República entrega como novedad la derrota del bussismo que se quedó sin sus dos bancas en el Senado. La tercera pasará a manos de José Mantel Cano del Acuerdo Cívico y Social.
En cambio el kirchnerismo perdió en Corrientes. En esa provincia el PJ se quedó sin representación en el Senado, ya que la alianza gobernante referenciada en el cobismo se quedó con dos de las bancas en juego (serán para Josefina Meabe y José María Roldán). Y por el Acuerdo Cívico y Social llegará al Senado el artista Eugenio “Nito” Artaza, quien acertó al mudar su domicilio de la ciudad de Buenos Aires al lugar donde nació.
En Córdoba también hubo malas noticias para el PJ, que perdió las dos bancas en el Senado. El triunfo fue para el favorito Luis Juez quien arriba al Senado con su desparpajo a cuestas (junto a Norma Morandini) y por sus antecedentes promete una cuota de distensión y picardía en un Cuerpo en el que siempre ha campeado el respeto por las formas y la circunspección. La tercera banca será para el radical Ramón Mestre.
La otra baja para el kirchnerismo se produjo en Mendoza, en donde triunfó la alianza del cobismo y la UCR. El radical Ernesto Sanz renovó su banca y también fue electa Laura Montero. Por la minoría logró un lugar el peronista intendente de Maipú, Adolfo Montero.
En Catamarca no hubo sorpresas y el Frente Cívico y Social, de prosapia radical, triunfó con comodidad: Oscar Castillo renovó su banca y jurará en diciembre Blanca Monllau. La banca de la minoría quedó para la kirchnerista y vicegobernadora Lucía Corpacci.
El PJ ganó en La Pampa y retiene las dos bancas en juego: el ex gobernador Carlos Verna vuelve al Senado acompañado por María de Los Angeles Higonet.
Como indicaban los sondeos en Chubut ganó el PJ. Por lo tanto Marcelo Guinle tendrá un nuevo mandato y la Secretaria de Salud provincial Graciela Di Perna se sentará por primera vez en una banca.
El kirchnerismo tendrá 33 bancas en el Senado y perderá el quórum propio
Parlamentario.com
29 de junio de 2009

Como adelantó Parlamentario.com, a partir del 10 de diciembre, el Gobierno deberá acordar con sus aliados para aprobar leyes en el Senado. Según los datos recabados al finalizar el escrutinio el oficialismo no tendrá representantes en cinco provincias.
El Frente para la Victoria en el Senado tendrá a partir de diciembre 33 bancas, tal cual el relevamiento realizado por Parlamentario.com a días de las elecciones, razón por la cual deberá acordar con sus aliados para conseguir el quórum necesario (37) para aprobar las leyes que impulsa el Gobierno.
El bloque oficialista que lidera el rionegrino Miguel Angel Pichetto perdió cuatro miembros, de los doce que puso en juego en estas elecciones que a priori resultan ser las más complicadas para el matrimonio Kirchner.
Esto lo demuestra el complejo mapa que se configura en la Cámara alta, donde en cinco distritos el FpV no tendrá representación. Serán Córdoba, Corrientes y Santa Fe. En la provincia mediterránea, el oficialismo perdió sus representantes, al igual que en Corrientes, en tanto que en Santa Fe, las bancas se repartirán entre el peronismo disidente y el socialismo. A esta lista debemos agregar a Salta, donde tampoco el oficialismo tiene ningún miembro, y Tierra del Fuego, aunque sus representantes (2 ARI y 1 PAUFE) son aliados fieles por lo que el kirchnerismo cuenta con su apoyo.
Otras provincias donde el kirchnerismo no tiene aún asegurado el ingreso de al menos un representante son Catamarca y Mendoza. En el distrito cuyano, el FpV arriesga dos escaños y hasta el momento estaría disputando la banca de la minoría con el Partido Demócrata Unión PRO. Por otra parte, en Catamarca, el Frente para la Victoria logró el senador por la minoría, con lo que retiene una banca.
La Unión Cívica Radical seguirá siendo la segunda minoría de la Cámara alta con nueve miembros propios. Es decir que a los cinco senadores radicales que continúan se le sumarán cuatro electos de los tres que han puesto en juego. Aunque la buena noticia para los boinas blanca es que el espacio liderado por el vicepresidente Julio Cobos logró sumar tres escaños, por lo que el ConFe tendrá cinco miembros. Además, el Frente Cívico y Social de Catamarca contará con dos legisladores. Por lo tanto, los referentes de estos sectores están analizando conformar un Interbloque de 16 senadores, manteniendo cada sector su independencia política de cara a 2011.
El PJ disidente en todas sus vertientes –Interbloque Federal- tendrá diez miembros, convirtiéndose así en la tercera fuerza del cuerpo. Aunque muchos de sus integrantes aseguraron a Parlamentario.com que “antes del 10 de diciembre va a aumentar la cantidad de miembros, ya que muchos abandonarán a Kirchner”. En este escenario estarían los pampeanos liderados por Carlos Verna, entre otros distritos.
De acuerdo con este detalle, el oficialismo tendrá que acordar sí o sí con sus aliados fieles que son: Jorge Colazo (PAUFE); y los representantes santiagueños del Frente Cívico, Ana Corradi y Ada Iturrez de Cappellini. Pero, sin embargo, no le alcanza para lograr el quórum, por lo que deberá extender la negociación sí o sí con los aliados ocasionales de Tierra del Fuego (Maria Rosa Díaz y José Martínez, ex ARI) y de Neuquén (Horacio Lores, MPN), para poder reunir los 37 senadores necesarios para sancionar las leyes que se necesiten para mantener el modelo kirchnerista.
El oficialismo tendría 95 diputados desde el 10 de diciembre
Parlamentario.com
29 de junio de 2009

Los primeros sondeos al finalizar los comicios indican que el Frente para la Victoria pierde 19 bancas, por lo que tendría un bloque de 95 diputados. El kirchnerismo junto a sus aliados no logrará reunir 129 legisladores para sesionar.
Al finalizar las elecciones legislativas, comenzó el recuentro de votos pero los primeros datos de boca de urna arrojan datos desalentadores para Néstor y Cristina Kirchner, quienes junto al jefe de bloque de la Cámara baja, Agustín Rossi, y su grupo de asesores, hacen cuentas para saber cual será la próxima conformación del Parlamento.
Como había adelantado Parlamentario.com, el oficialismo está perdiendo 19 bancas de las 61 que puso en juego en la Cámara de Diputados. Por lo tanto, luego del 10 de diciembre, el kirchnerismo puro contará con 97 diputados de los 257 en total. Es decir, que los defensores del proyecto político del Gobierno serían el 39% de los Diputados.
Sin dudas, la provincia que define en gran medida la elección es Buenos Aires y eso es evidente, ya que el propio titular del Partido Justicialista y ex presidente, Néstor Kirchner, tuvo que cambiar de domicilio y encabezar la lista para diputado. En el distrito que más legisladores aporta, se renuevan 35 de los cuales 20 pertenecen al oficialismo. Mientras se define el escrutinio, el peronismo disidente encabezado por el empresario Francisco De Narváez está disputando el triunfo en la Provincia lo que sería un fuerte efecto político para el Gobierno, aunque en cantidad de legisladores que ingresan en la Cámara baja sería el mismo: 14, donde el FpV pierde 6.

Senado: los K deberán rehacer alianzas
Crítica Digital
29 de junio de 2009

Télam.- El Frente para la Victoria se convirtió en primera minoria en el Senado, donde debió resignar la mayoría parlamentaria, al perder 4 escaños de los 12 que renovaba en ese ámbito legislativo.
De ese modo, el bloque kirchnerista estará formado por 36 senadores; el radicalismo, en alianza con la Coalición Cívica y el Partido Socialista como parte del futuro bloque del Acuerdo Cívico y Social, tendrá 21 lugares y se convertirá en la segunda fuerza.
A ese número podrían sumarse los dos senadores del Frente Cívico de Córdoba elegidos este domingo, Luis Juez y Norma Morandini, que en su provincia fueron aliados con la Coalición Cívica, pero enfrentados con la UCR.
Los resultados de las elecciones de este domingo obligarán al kirchnerismo a buscar acuerdos que ya existen con otras fuerzas políticas, como con el Movimiento Popular Neuquino y con los dos legisladores del ARI del Tierra del Fuego, que le brindaría tres votos más para alcanzar las 39 bancas, apenas dos más de la mitad más uno de los votos necesarios para el quórum propio.
El Frente para la Victoria puso en juego 12 lugares, de los 24 que se renuevan a partir del 10 de diciembre, y obtuvo ocho escaños.
El kirchnerismo logró triunfar en La Pampa, Chubut y Tucumán; en tanto que obtuvo el tercer senador de la minoría en Catamarca y Mendoza.
La oposición, en sus diferentes variantes, triunfó en Córdoba, Corrientes, Catamarca, en Mendoza.
En tanto, en Santa Fé la elección era muy pareja. A la madrugada del lunes, con el 95,4% de las mesas escrutadas, los dos senadores por la mayoría se los queda Santa Fe Federal -fuerza creada por Carlos Reutemann cuando rompió con el kirchnerismo- y el de minoría correspondía al oficialismo provincial, el Partido Socialista, representado por Rubén Giustiniani.
El resto de las bancas, que no debieron renovarse en este ciclo electoral, les corresponden a dos senadores del ARI de Tierra del Fuego; uno del Movimiento Popular Neuquino y otro del Partido Renovador de Salta.
Esta nueva conformación de fuerzas que se plasmará dentro de cinco meses y medio en el Senado de la Nación también obligará al oficialismo a ceder la titularidad de algunas comisiones que, en amplio número, estaban presididas por senadores del Frente para la Victoria.
En La Pampa, los peronistas Carlos Verna y María de los Angeles Higonet reemplazarán en sus bancas a Rubén Marín y a Silvia Gallego, en tanto que el radical Juan Carlos Marino al obtener la tercera banca para la minoría resultó reelecto.
En Chubut el justicialismo del gobernador Mario Das Neves, bajo el nombre de Frente por la Integración, será representado por el reelecto Marcelo Guinle, acompañado por Graciela Di Perna; mientras que el tercer senador le corresponderá al radical Mario Cimadevilla.
En Tucumán, el Frente para la Victoria puso en disputa una banca y obtuvo dos al vencer con la fórmula conformada por los peronistas Beatriz Rojkés de Alperovich y Sergio Mansilla. El senador de la minoría correspondió al Acuerdo Cívico y Social que llevaba como primer candidato a senador a José Manuel Cano.
En Córdoba, el triunfo de la Alianza Frente Cívico pondrá desde diciembre en el Senado al ex intendente Luis Juez y a la actual diputada Norma Morandini; mientras que el tercer senador fue para la Unión Cívica Radical, desplazando por poca diferencia al peronismo de Unión por Córdoba del segundo lugar, que ubicará en la Cámara alta a Ramón Mestre, hijo del ex gobernador de esa provincia.
El actual jefe del bloque radical, Ernesto Sanz, logró la reelección en Mendoza al triunfar con la fórmula compuesta con la diputada radical Laura Montero; mientras que el peronismo sólo logró la banca de la minoría que será ocupada por Rolando Bermejo.
Los radicales del Frente Cívico y Social catamarqueño volvieron a triunfar, como seis años atrás, al reelegir al ex gobernador Oscar Castillo que esta vez estará acompañado por Blanca Monillau. La minoría, esta vez, quedó para la actual vicegobernadora justicialista Lucía Corpacci.
Finalmente, en Corrientes el Frente para la Victoria perdió los dos senadores que había puesto en disputa, ya que el radicalismo dividido en el Frente de Todos del gobernador Arturo Colombi y en el Frente Encuentro por Corrientes, del ex mandatario y primo del primero, Ricardo Colombi, se llevó los tres puestos en disputa.
Por la mayoría ingresarán la diputada nacional Josefina Meabe de Matho y el diputado nacional José María Roldán; mientras que por la minoría lo hará el actor y empresario teatral Eugenio “Nito” Artaza.
Cayó la hegemonía parlamentaria K
Crítica Digital
29 de junio de 2009

El nuevo Congreso ya no será favorable al oficialismo: no tendrá quórum propio en ninguna de las dos cámaras y el kirchnerismo perdió la hegemonía política que supo tener durante seis años. Al cierre de esta edición y escrutados más del 70 de los votos, el Frente para la Victoria (FPV) había resignado una veintena de bancas de las 72 que puso en juego en las elecciones legislativas de ayer, entre el Senado y Diputados, y ahora, más que nunca, se verá obligado a consensuar con otras fuerzas para sancionar proyectos.
A partir del 10 de diciembre, cuando asuman los legisladores electos, la Casa Rosada se enfrentará por primera vez al dilema de gobernar sin un Poder Legislativo dócil y afín a los designios del matrimonio presidencial.
En Diputados, el bloque kirchnerista contará en sus filas con unos 99 legisladores propios, esto es, 17 escaños menos de los que registra hoy. La batalla más dura se dio en terreno bonaerense, donde Néstor Kirchner decidió poner a prueba la defensa del “modelo” y, con él a la cabeza, pobló las listas de “candidaturas testimoniales”. El oficialismo puso en Buenos Aires 20 de los 35 escaños que había en disputa, y quedó lejos de retenerlos. Logró 12 bancas, contra las 13 que obtuvo Unión PRO, de la mano del empresario Francisco de Narváez y Felipe Solá.
Más allá de las bajas propias, el bloque oficialista tiene un grupo de aliados incondicionales y circunstanciales en el recinto, que también disminuyó: pasó de más de 20 a 16. Este esquema de apoyos extrapartidarios es importante porque sólo de esa manera el kirchnerismo pudo compensar el goteo que, de a poco, sufrió con la “guerra gaucha” y el sismo político que significó el voto de Julio Cobos en contra de la resolución 125.
La oposición salió fortalecida de los comicios. A pesar de haber salido tercero en la Capital y en la provincia de Buenos Aires, el Acuerdo Cívico y Social se consolidó como la segunda minoría en la Cámara baja. El interbloque integrado por la UCR, la Coalición Cívica, el cobismo y algunos socialistas aglutinará 80 legisladores.
El eje opositor conformado por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, De Narváez y Solá contará con 45 diputados, esto es, 13 bancas más de las que tiene actualmente.
El progresismo también ganó cierta representación, de la mano de referentes críticos del Gobierno, pero que estarían dispuestos a votar a favor ciertas iniciativas por coincidencia ideológica. Como es el caso del factor sorpresa de la campaña, el cineasta Fernando “Pino” Solanas, que cosechó 4 escaños que se suman a la banca que ya ocupa el diputado Claudio Lozano, por Proyecto Sur. Martín Sabbatella, el ex intendente de Morón, logró 2 lugares en la provincia de Buenos Aires.
En el Senado el oficialismo se enfrentará a una situación inédita: pierde la mayoría en la Cámara alta, tradicionalmente controlada por el PJ. Ayer, se renovó un tercio del Senado, es decir, 24 bancas que corresponden a ocho provincias. Fueron a las urnas Santa Fe, Tucumán, Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa y Mendoza.
El bloque del FPV puso en juego 12 escaños y perdió 4. A partir de la nueva conformación, contará con 36 miembros, menos que el quórum que es de 37. Allí, el Acuerdo Cívico reunirá 21 lugares y se convertirá en la segunda fuerza. A ese número habría que sumar a los dos senadores del Frente Cívico de Córdoba, Luis Juez y Norma Morandini, que en su provincia fueron aliados con la Coalición Cívica, pero enfrentados con el radicalismo.