Altamira: “Es necesario desmantelar el Estado actual”

Jorge Altamira, primer candidato a diputado nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires del Partido Obrero, señaló que el principal desafío de su fuerza en estas elecciones es “la censura por parte de los medios de comunicación”. En relación a no haber formado una alianza con otros partidos de izquierda expresó que en el sector “domina el oportunismo y el carrerismo políticos”. Por Hugo Passarello Luna


Jorge Altamira es primer candidato a diputado nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Dirigente del Partido Obrero, es autor de los libros “La estrategia de la izquierda en la Argentina“(1989), “Teoría Marxista y Estrategia Política“ (1999) y “El Argentinazo”(2002).
En el 1999 fue elegido legislador de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta su agrupación al presentarse a elecciones?
Indudablemente, el principal desafío es la censura por parte de los medios de comunicación, que se manifiesta en forma permanente, no solamente en la campaña electoral. Esta proscripción política de hecho se exacerba cuando no se nos permite replicar las provocaciones que parten del gobierno y de los distintos medios, bajo la forma de acusaciones y agresiones infundadas.
¿Cuales fueron las razones por las que su agrupación no concretó alianzas con otros partidos?
Las alianzas deben ser una excepción, no la norma, si no para qué construir partidos o diseñar programas. Las cosas ocurren al revés porque domina el oportunismo y el carrerismo políticos. Los partidos históricos (conservadores, radicales y peronistas) han desaparecido, en tanto que el partido socialista no tiene para nada ese carácter. La Izquierda Unida se ha disuelto en numerosas fracciones, que a su vez se dividieron entre el apoyo al gobierno y el apoyo a la Mesa de Enlace durante la crisis por las retenciones al agro.
En muchos distritos hay un umbral del 3 % de los votos para poder obtener escaños.
¿Considera este requerimiento injusto con agrupaciones de menor convocatoria?

Es proscriptivo para las agrupaciones con menos votos y una prebenda para los que cuentan con apoyo estatal y de las corporaciones, que se quedan con el resto o cociente.
¿Considera usted que en Argentina el sistema electoral confiere la legitimación y transparencia necesaria?
El tema no está confinado al sistema electoral, sino que expresa la disgregación del sistema político, que en parte se manifiesta en la disolución de los partidos. Una vigorosa propuesta política, con apoyo de la movilización popular, podría conquistar legitimación incluso con el sistema actual. El punto es que si no transforma el método de representación concluirá como otro fenómeno burocrático más. Es necesario desmantelar el Estado actual y tornar elegibles y revocables todas las funciones políticas, judiciales y de seguridad.
Como potencial representante del electorado. ¿Cuales serian los principales temas sobre los que trabajará?
El derecho al trabajo, mediante la prohibición de despidos y suspensiones y el establecimiento de una Bolsa de Trabajo remunerativa y formativa, financiada con un impuesto a las grandes corporaciones. La defensa de la canasta familiar como determinante del salario mínimo. La defensa del medio ambiente, mediante la nacionalización inmediata de la minería y de toda empresa industrial o comercial que contamine. En este mismo rubro, la propuesta de un plan urbano-ambiental que defiende el derecho de los trabajadores a la ciudad. La disolución de los aparatos de seguridad que colaboran con el delito organizado y su reemplazo por una fuerza reclutada bajo la supervisión de los organismos de derechos humanos. Será fundamental la defensa del atlántico sur contra las maniobras confiscatorias de Gran Bretaña, lo que requiere la nacionalización del petróleo y de la pesca , y una fuerte política de unidad de América Latina contra la intromisión imperialista.
¿Cual sería el rol de sus representantes en relación al Poder Ejecutivo Nacional?
De oposición política principista. Impulsar la interpelación mensual de los ministros como método parlamentario sistemático. Impulsar votaciones de censura política o desconfianza hacia el gobierno en los problemas fundamentales.
¿Cuales creen que serán los desafíos del gobierno nacional luego de la elección del 28 de junio?
Hacer frente a la bancarrota del capitalismo. Advierto que será superado por el desafío y que esto reforzará la tendencia a una crisis institucional. Sostenemos que la crisis la debe pagar el capital, mediante una reorganización social integral, y de ningún modo los trabajadores.