Alonso: El Tercer Sector y la política

Laura Alonso, ex Directora Ejecutiva de Poder Ciudadano y ahora candidata a diputada nacional por el PRO en la Ciudad de Buenos Aires explicó a Argentina Elections como fue su transición desde una ONG a un partido político. “El ‘maridaje’ o el ‘intercambio’ entre el Tercer Sector y la política es bueno para ambas partes” señaló Alonso. Y agregó que “el Tercer Sector puede ser la puerta de entrada para aquellos que se preocupan por lo público […] En algún momento, todos queremos más y ahí llega la hora de dar el paso y jugarse un poquito más.” Por Hugo Passarello Luna

Laura Alonso es quinta candidata a diputada nacional por el PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Tiene 36 años. Es politóloga y posee posee una maestría en Administración y Políticas Públicas de la London School of Economics. Fue Directora Ejecutiva de Poder Ciudadano y miembro de la red Global de Transparency International. Es Eisenhower Fellow 2008, British Chevening Scholar 2000 y Premio Global a la Participación de la ONG Vital Voices (fundada por Hillary Clinton – ver foto entrega de premio). Se especializa en reformas institucionales y políticas de integridad y transparencia.

CV de Laura Alonso

1. Luego de años como Directora Ejecutiva de Fundación Poder Ciudadano, ahora se presenta como candidata a diputada nacional por Unión Pro. ¿Qué la llevo a tomar esta decisión? ¿Por qué Unión Pro?

La decisión de pasar a la política partidaria y electoral ha sido fruto de una combinación de factores.

Por un lado, cierta necesidad por liderar desde un ámbito institucional la promoción de la agenda de transparencia, integridad y reforma política que entiendo, necesita la Argentina.

Por otro, el contexto peculiar en el que creo se encontrará el nuevo Congreso a partir de los resultados del 28 de junio. Un contexto caracterizado por una mayor distribución del poder parlamentario y un consecuente equilibrio de poderes que permitirá que importantes discusiones se produzcan en ese ámbito. Entiendo que como legisladores nacionales tenemos un doble desafío a partir del 10 de diciembre: legislar y controlar al Ejecutivo pero sobre todo recuperar la confianza de los ciudadanos y las ciudadanas en la representación política. Creo que eso se logra con apertura y participación.

Me interesó participar en un espacio abierto y diverso, ideológicamente moderado, acostumbrado al diálogo y al debate interno para la toma de decisiones y de posiciones, la participación de muchos líderes jóvenes con experiencia de gestión ejecutiva y legislativa.

PRO ofrece esta apertura que permite que muchos independientes podamos ofrecer nuestra mirada y puntos de vista.

Recibí el convite de parte de Mauricio Macri y Gabriela Michetti. No fue una decisión fácil. Fueron muchos años en el mundo de las ONG y Poder Ciudadano pero creo que es un camino que recomiendo para todos aquellos que tienen ideas y propuestas. La política es la herramienta transformadora por excelencia y si desde ese espacio puedo colaborar a transformar las realidades que no me gusta, bienvenida.

2. Poder Ciudadano ha realizado numerosos trabajos sobre transparencia y financiamiento de campañas de partidos políticos. ¿Cómo piensa traducir esta experiencia desde una posición legislativa con la complicada dinámica del mundo político?

Entiendo que el sistema de partidos, incluido su financiamiento, debe sufrir algunos ajustes en su diseño institucional. Estas reformas deben estar guiadas por los principios de transparencia, equidad, igualdad de oportunidades, participación y representatividad.

La posición legislativa comienza a transmitirse a partir del encuentro con otros legisladores pero fundamentalmente con el mundo académico, las autoridades electorales, los partidos políticos, la sociedad civil y la ciudadanía. No creo que la reforma política sea posible si se queda sólo en manos de los políticos. En ese sentido, considero que sería saludable que desde el Congreso encaremos un proceso de debate abierto y participativo sobre los temas y la orientación de las reformas. Me resulta atractivo aprender de las experiencias de reforma que tuvieron lugar recientemente en la provincia de Córdoba y en el Brasil

3. Su transición marca una conocida tendencia de figuras de la sociedad civil moviéndose a puestos de administración pública. También, crece la participación política de jóvenes en el Tercer Sector (Fundaciones, Asociaciones Civiles, ONG, etc.) mientras que las agrupaciones partidarias juveniles apenas suman a sus filas.¿Cual cree que es, y será, el rol del tercer sector (ONG) y su articulación con el mundo político? ¿Es el nuevo canal de participación que reemplaza a las desacreditadas estructuras partidarias?

El Tercer Sector ofrece una cantidad increíble de personas con ideas, valores y creatividad que la política necesita. Entiendo que el ‘maridaje’ o el ‘intercambio’ son buenos para ambas partes. Deseo profundamente que mi caso inspire a otros. Hay infinidad de personas que han desarrollado herramientas y modelos de participación, provisión de servicios (educativos, de salud, de vivienda) que perfectamente podrían implementarse en la gestión ejecutiva o con reformas legislativas. Es un camino difícil pero creo que es el que debemos caminar.

El Tercer Sector puede ser la puerta de entrada para aquellos que se preocupan por lo público, se especializan, aprenden y desarrollan nuevas ideas. Además entendemos bien las ventajas de la apertura y la participación ciudadana. Sólo podremos hacer más participativa y deliberativa a la democracia si desde dentro del sistema político que parece tan cerrado, vamos abriendo ventanas y puertas. En algún momento, todos queremos más y ahí llega la hora de dar el paso y jugarse un poquito más.

Laura Alonso compartió con nosotros el siguiente video:

Laura Alonso
2009_LauraAlonso.jpg