Correa: “El proceso político argentino esta completamente condicionado por la bancarrota económica internacional”

Martín Correa, dirigente del Partido Obrero en Tucumán, participó del cuestionario de Argentina Elections. Según Correa, “el escenario de la crisis le ha dado a las elecciones un carácter semiplebiscitario, pues una derrota del kirchnerismo provocaría la caída del gobierno y la convocatoria adelantada a nuevas elecciones presidenciales”. Sobre el rol del Partido Obrero en los próximos comicios, Correa nos adelantó las principales conclusiones del XVIII Congreso del partido, en el cual se definieron algunas candidaturas nacionales. Por Javier Ignacio Tejerizo.


Martín Correa, Licenciado en Economia de la UNT (Universidad Nacional de Tucumán). Actualmente es Cordinador Provicncial del Polo Obrero y Dirigente Nacional del Partido Obrero (PO). En el 2006 fue Convencional Constituyente electo por el PO.
¿Cuales son sus consideraciones sobre el panorama actual ante el advenimiento de las próximas elecciones legislativas nacionales?
El proceso político argentino esta completamente condicionado por la bancarrota económica internacional. El adelantamiento de las elecciones fue una acción de desesperación política frente a las consecuencias imparable de la crisis internacional en el país y la evidencia de que antes de octubre el gobierno iba verse obligado a modificar el régimen económico, procediendo a una mega devaluación del peso, la liberación de precios y tarifas y el reingreso al FMI, en definitiva una política orientada a descargar la crisis sobre el pueblo.
Con el adelantamiento, el gobierno ha procurado explotar a su favor los recientes éxitos electorales de Chávez y Evo Morales frente a una oposición de base oligárquica, como la que los Kirchner tienen delante suyo, representada en la Mesa de Enlace y todo el arco de la disidencia peronistas, radicales de todos los colores, el macrismo, todo un arco del centroizquierda, hasta sectores de la izquierda que creen que la Sociedad Rural estaría protagonizando una rebelión agraria liberadora.
El escenario de la crisis le ha dado a las elecciones un carácter semiplebiscitario, pues una derrota del kirchnerismo provocaría la caída del gobierno y la convocatoria adelantada a nuevas elecciones presidenciales. Un eventual triunfo del kirchnerismo, solo le daría el respiro de haber sorteado el episodio electoral pero no el proceso de la crisis económica y de la necesidad de pasar a un ajuste y a un enfrentamiento con el pueblo trabajador y las clases medias.
¿Y en el caso de Tucumán, en particular?
En Tucumán se reproduce este mismo escenario con una mayor división de la oposición política y con un aparato gubernamental que aun conserva el control de las intendencias y comunas, de la legislatura, y apoyo de los principales grupos económicos.
Kirchner y Alperovich explotan a su favor la división de la oposición capitalistas y el hecho de que esta carece de un programa para ser poder. A pesar de ellos las elecciones no podrán dejar de registrar el retroceso del kirchnerismo.
¿Cual será el futuro rol en la política del PO?
El planteo del Partido Obrero, va a estar orientado a desplegar una intensa tarea de esclarecimiento sobre los alcances de las crisis en curso, y a llamar a los trabajadores y sus organizaciones a impedir los despidos y suspensiones, los cierres de fabricas, a reclamar como mas necesario que en el pasado que se reúnan las comisiones paritarias. Una cuestión crucial va a esta orientada en desplazar a la dirigencia burocrática de los sindicatos para que estos sean una herramienta a favor de los trabajadores y no como ahora, que están vaciados y paralizados frente a una crisis que ataca las conquistas de los trabajadores. En definitiva el Partido Obrero va a destacar que la crisis la tienen que pagar sus responsables, los capitalistas, y en función de ellos vamos a impulsar la organización del pueblo para luchar por la nacionalización de la banca, el comercio exterior, y los pulpos mineros, comerciales, agrario e industriales, para poder estructurar un plan económico en función de las necesidades sociales y del desarrollo del país.
¿Cuáles fueron las conclusiones del XVIII Congreso del PO?¿Definieron candidaturas?
En la tarde del domingo 12 de abril, terminó de sesionar el 18º Congreso del Partido Obrero. El PO reafirmó la convocatoria a la izquierda y a los luchadores a conformar un Frente Anticapitalista para las próximas elecciones para “luchar por el salario y el trabajo en base al reparto de las horas de trabajo y la nacionalización sin compensaciones de la gran industria, la banca y el comercio exterior”. Como aporte a la formación de ese frente, el Congreso reafirmó las candidaturas de las provincias y aprobó las principales candidaturas de Buenos Aires y la Capital. En Buenos Aires, encabeza la lista de diputados nacionales Néstor Pitrola. Estará secundado por Laura Kohn, luchadora estatal y dirigente del PO platense. En Capital, el PO postulará a Jorge Altamira como primer candidato a diputado nacional, secundado por Vanina Biasi, dirigente del movimiento de la mujer y secretaria general de la Junta Interna no docente de la facultad de Ciencias Sociales de la UBA. El candidato a primer legislador porteño será Marcelo Ramal.