Media sanción al adelanto de las elecciones

La Cámara de Diputados aprobó por 136 votos a favor y 109 en contra el adelantamiento de las elecciones nacionales al 28 de junio, en vez del original 25 de octubre. El oficialismo obtuvo 7 votos más de los necesarios. Ahora el debate pasa a la Cámara de Senadores.


Elecciones en junio: el Gobierno logró media sanción en Diputados
Marcelo Helfgot
Clarín
19 de marzo 2009

El proyecto del oficialismo obtuvo 136 votos a favor, siete más de lo necesario para su aprobación. Hubo 109 votos en contra y 8 abstenciones. Ahora pasa al Senado, donde hoy se tratará en comisión y la semana próxima en el recinto.
Tras nueve horas de debate, por momentos tenso, la Cámara de Diputados le dio anoche media sanción al proyecto de adelantamiento de las elecciones legislativas promovida por el Gobierno. Solo falta la votación en el Senado para confirmar la convocatoria para el 28 de junio, aunque de hecho la campaña ya está lanzada.
El oficialismo logró el voto de 136 diputados, 7 más de los necesarios para reunir la mayoría especial exigida por tratarse de una modificación al Código Electoral. Sumó a los 114 propios (no faltó nadie y hasta votó el presidente de la Cámara, Eduardo Fellner, que se acogió a ese derecho), y 22 aliados, entre ellos los radicales K, un socialista K, el incondicional Eduardo Borocotó, más los kirchneristas “críticos”, Vilma Ibarra y Miguel Bonasso.
Por el rechazo se expresaron 109 legisladores de la oposición: UCR, Coalición Cívica, socialistas, macristas, peronistas disidentes, cobistas (salvo el rionegrino José Scalesi, que votó a favor), dos aristas fueguinos y fuerzas provinciales. También se registraron ocho abstenciones, de los ex aristas del SI y Claudio Lozando, de la CTA, y solo dos pegaron el faltazo.
El proyecto ingresará hoy al Senado, para ser debatido por la Comisión de Asuntos Constitucionales y podría convertirse en ley el jueves próximo, a tiempo para que el Gobierno convoque los comicios con los 90 días de anticipación que le exige el Código Electoral.
El texto aprobado establece que “por única vez” las elecciones para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado se realizarán el 28 de junio. De tal modo, se reformó la norma votada en el 2004 -por impulso del gobierno de Néstor Kirchner- , por la que se dispuso como fecha fija de las elecciones nacionales el cuarto domingo de octubre. En otro de sus artículos, se invita a las provincias “cuyas constituciones lo permitan” a convocar los comicios locales en la misma fecha.
A propuesta de Vilma Ibarra, el kirchnerismo aceptó eliminar del primero de los ocho artículos la frase que aludía a la “crisis internacional” como motivo excluyente del adelantamiento. Y solo quedó vigente en la fundamentación que acompañó el envió desde el Poder Ejecutivo. Con todo, la alusión a la crisis sobrevoló buena parte de los discursos y fue utilizada de manera indistinta para argumentar a favor o en contra del proyecto.
El tema motivó un choque de cordobeses: en tono dididáctico, el ex juecista y ex rector de la UBA, Francisco Delich, justificó su voto afirmativo advirtiendo: “Les recuerdo que a la crisis del 29 le siguió el primer golpe de Estado, por lo que hay que prepararse para un gran debate nacional”.
Más tarde, el radical Oscar Aguad, un abanderado del voto negativo, sostuvo que de aquel crack financiero “salimos con el pacto Roca-Runciman” y se preguntó: “¿No será que ahora se está preparando otro pacto, con el Fondo, y por eso hay que adelantar los tiempos para que no tenga que hacerse antes de las elecciones?”.
Desde el oficialismo insistieron en emparentar la iniciativa con el desdoblamiento de las elecciones en los distritos opositores de Catamarca, Santa Fe y Capital. Los opositores se turnaron para defender la potestad de las autoridades locales para fijar otra fecha y atribuyendo al Gobierno el intento de “cambiar las reglas de juego” por conveniencia electoral.
“Se subordina la ley al interés de turno”, sostuvo Marcela Rodríguez, de la Coalición Cívica. “Esto es una trampa”, dijo Felipe Solá.
El macrista Federico Pinedo puso un toque de humor cuando sostuvo que “escucho dos voces” y enseguida aclaró: “No son las de Solá y De Narváez”. Enseguida le agradeció a De Narváez por cambiar su apoyo inicial al proyecto “por intereses superiores”, es decir la unidad del espacio.
Le dejó la pelota picando a Agustión Rossi, jefe del bloque K, que se mofó del viraje de De Narváez y afirmó “antes nos corrían con la mayoría automática y ahora la disciplina creó una minoría automática”. Lamentó que no se consiguiera “un consenso mayor”, aunque celebró que el oficialismo reuniera a los incondicionales para imponer el adelantamiento. Como premio, Cristina recibirá hoy al bloque K en Olivos para agasajarlo.
El Gobierno pasó la primera prueba para el adelanto de las elecciones
Laura Serra
La Nación
19 de marzo 2009

Diputados aprobó el proyecto con 136 votos; el Senado empieza a tratarlo hoy
El primer paso fue dado: el oficialismo de la Cámara de Diputados le ofrendó ayer un importante triunfo al Gobierno al aprobar, con 136 votos ?siete más de los que requiere la Constitución?, el adelantamiento “por única vez” de las elecciones legislativas nacionales al 28 de junio.
Eufóricos, los kirchneristas festejaron con aplausos y vítores la media sanción del proyecto, que anoche fue girado al Senado. La Cámara alta comenzará hoy el debate en comisión y el oficialismo confía en sancionar la ley el jueves próximo.
El kirchnerismo obtuvo una clara mayoría gracias al aporte de una veintena de aliados, frente a una oposición unida en contra de la iniciativa oficial, que consiguió 109 votos. Hubo 8 abstenciones que correspondieron al bloque de Solidaridad e Igualdad, ex aliados de Elisa Carrió.
La sesión duró diez horas y tuvo momentos de tensión, en particular cuando, a poco de comenzar, el diputado oficialista Jorge Montoya (Unión Peronista-Córdoba) increpó a Patricia Bullrich (Coalición Cívica-Capital Federal), que estaba cuestionando la iniciativa del Gobierno, y la llamó “atorranta”.
La oposición (el peronismo disidente, Pro, el radicalismo, la Coalición Cívica, el socialismo y el cobismo) atacó en duros términos el principal argumento del oficialismo para anticipar cinco meses ?del 25 de octubre al 28 de junio? las elecciones de diputados y senadores nacionales: la crisis económica mundial.
“Desde mañana empezamos la campaña electoral. Esto va a agravar la crisis y esto lo van a saber [en el Gobierno] el 29 de junio, cuando pasen las elecciones. Ni pensar lo que va a ser el panorama si pierden las elecciones”, advirtió Oscar Aguad (Córdoba), jefe del bloque radical.
“Siempre las elecciones intermedias tienen una mirada de apoyo o de condena a una gestión, y nosotros estamos preparados para ello”, enfatizó el jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi (Santa Fe). Añadió que el proyecto no fue pensado “en contra o a favor de nadie porque es una norma de sentido común para comprimir el proceso electoral y superar, en el segundo semestre, las secuelas de la crisis”.
Sus argumentos fueron compartidos por la veintena de legisladores que acompañaron al Gobierno, en las voces de Silvia Vázquez (de la Concertación), Alicia Comelli (Movimiento Popular Neuquino), Vilma Ibarra (Encuentro Social) y Miguel Bonasso, entre otros. Todos ellos conformaron una legión de 22 votos que garantizó el triunfo del oficialismo en Diputados.
“Esta medida tendrá muchas conveniencias políticas, pero adelantar las elecciones permitirá el diálogo y el consenso para buscar soluciones a la crisis”, enfatizó Ibarra.
La decisión de la Casa Rosada de proponer, por única vez y de manera excepcional, modificar el cronograma electoral trastocó el tablero político y descolocó a la oposición, ya que sus tiempos para conformar alianzas y armar sus listas se acortaron dramáticamente. Por eso, los bloques opositores, casi sin excepción, reaccionaron y advirtieron sobre un nuevo “manoseo institucional” del Gobierno, al que le endilgan haberles cambiado las reglas de juego en medio del partido electoral.
Pretenden hacernos creer que éste es un tema neutro, que no afecta a nadie. Pero aquí hay un ganador, que es el Gobierno, mientras que la oposición perdió cuatro meses para prepararse”, enfatizó Juan José Alvarez (Celeste y Blanco).
La Casa Rosada afirma que no resulta conveniente, en este contexto, someter al país a una permanente campaña política. Y argumenta que si las provincias gozan de facultades para fijar la fecha de las elecciones de acuerdo con su conveniencia política, bien puede el Gobierno imitarlas.
El argumento fue refutado por la oposición. “Los gobiernos provinciales pusieron fecha de elecciones de acuerdo con sus facultades; el que cambia la ley es el Gobierno”, retrucó el diputado Felipe Solá (Unión Peronista-Buenos Aires).
Bonasso relativizó el argumento: “Las provincias convocan a elecciones según sus conveniencias políticas, y de hecho así lo hizo [Mauricio] Macri en su distrito. La Presidenta también puede actuar según sus conveniencias, mientras no se altere la ley. Y no lo hace en este caso”.
Para la oposición, la decisión oficial tiene un solo motivo: evitar el desgaste que le hubiera significado llegar a octubre. “La crisis existe, pero sólo como excusa para adelantar las elecciones. A medida que pasa el tiempo, el Gobierno sabía que iba a padecer mayor descrédito social”, azuzó Adrián Pérez (Coalición Cívica-Buenos Aires).
Conveniencia
“No vamos a votar una norma que significa una conveniencia electoral para Néstor Kirchner en Buenos Aires”, enfatizó el cobista Daniel Katz (Concertación Federal-Buenos Aires), a lo que Pedro Azcoiti (UCR-Buenos Aires) agregó: “Kirchner afirmó, antes de las elecciones en Catamarca, que los que modificaban los plazos electorales tenían miedo de perder. ¿Qué dirá ahora?”.
Otra arista del problema la planteó el diputado Luis Lusquiños (Frejuli), cuando advirtió sobre los seis meses que mediarán entre junio, cuando los nuevos diputados sean elegidos, y diciembre, cuando asuman. “El Gobierno creó un agujero negro y no tendrá otro remedio que cerrar el Congreso”, advirtió. Su colega de Pro, Julián Obiglio, relativizó la excusa de la crisis internacional: “Este año hay una cantidad de elecciones en América latina: en Chile eligen presidente en diciembre, y las encuestas muestran que la oposición lleva quince puntos de ventaja al oficialismo. Sin embargo, a nadie se le ocurrió adelantar la fecha”.
El bloque de SI intentó mantener cierta equidistancia. “Hay temas mil veces más importantes que el electoral: el problema del hambre, la distribución injusta del ingreso, la coparticipación. Este es un tema trivial, bizantino y no prioritario”, sostuvo Eduardo Macaluse (Buenos Aires).
Una seseón especial
136
Votos afirmativos
* Apoyaron la ley el FPV y sus aliados (Concertación, Frente Cívico Sgo. del Estero, Encuentro Popular y Social, y otros).
109
Votos negativos
* Coalición Cívica, UCR, PJ disidente, Pro y otros. Hubo 8 abstenciones.
Los personajes
EDUARDO LORENZO BOROCOTO
Movimiento Independiente-Capital
* El hombre que ayudó al Gobierno en la votación de la resolución 125 criticó a los medios y alabó las “dotes de oradora” de la Presidenta.
ADRIANA TOMAZ
Paufe-Buenos Aires
* Con su presencia, ayudó al oficialismo a conseguir el quórum. Más tarde, tras dialogar con su interbloque de peronistas disidentes, votó en contra.
GERONIMO VARGAS AIGNASSE
FPV-Tucumán
* Al igual que en el debate de comisión, el ultrakirchnerista dijo que las críticas de la oposición “esconden una enorme subjetividad política”.
Dixit
” Antes de las elecciones de Catamarca, Kirchner afirmó que los que modificaban los plazos electorales tenían miedo de perder. ¿Qué dirá ahora?”
DANIEL KATZ
Cobismo-Buenos Aires
El calendario
1) 30 de diciembre de 2008
Para la Justicia, ese día se cerró el registro de electores. Quien no se haya anotado hasta esa fecha, no podrá votar. Y esto tiene un dato accesorio: quien no esté inscripto en los padrones no podrá ser candidato.
2) 28 de abril de 2009
Termina el plazo para constituir alianzas electorales. Un día después podrá comenzar oficialmente la campaña electoral.
3) 9 de mayo
Es el último día para que se inscriban las listas de candidatos. Hasta entonces, podrá haber especulaciones sobre las postulaciones.
4) 27 de mayo
Es la fecha de largada de la campaña en los medios. Está prohibido hacer publicidad en la prensa antes de esta fecha.
5) 21 de junio
Una semana antes de las elecciones se restringe la publicidad de los actos de gobierno. Es para evitar que se le dé una utilización proselitista a la gestión.
6) 28 de junio
Si el Senado aprueba, probablemente la semana próxima, el proyecto de ley que ayer consiguió media sanción en la Cámara de Diputados, será la fecha de la votación. Se elegirán diputados nacionales en todo el país, senadores en ocho provincias y 30 legisladores por la ciudad de Buenos Aires, que unificará así su elección con la nacional.
Se acerca Néstor
Eduardo Tagliaferro
Diario Critica Digital
19 de marzo 2009

Con 136 votos a favor y 109 en contra, la Cámara de Diputados dio media sanción a la ley que adelanta las elecciones al 28 de junio.
El kirchnerismo celebró anoche con euforia la aprobación del adelantamiento de las elecciones en la Cámara de Diputados. La medida impulsada por los Kirchner consiguió 136 votos a favor. En contra se pronunciaron 109 diputados. Las abstenciones estuvieron a cargo de siete legisladores del SI, más el porteño Claudio Lozano. La bancada que conduce Eduardo Macaluse sufrió la deserción de dos de los suyos: los dos diputados del ARI de Tierra del Fuego se pronunciaron en contra de la medida. Para darle al triunfo de la votación el mismo tono épico que el kirchnerismo le imprimió al conflicto con el campo, hoy Cristina Fernández de Kirchner recibirá a la totalidad del bloque oficialista en Olivos para agradecerle su apoyo. En tanto, Néstor Kirchner se encuentra a un paso de contar con la norma que le permitirá ser candidato y dar batalla desde la provincia de Buenos Aires a los críticos de su esposa.
La defensa de la iniciativa gubernamental tuvo en el santafesino Agustín Rossi a su principal exponente. Con un tono marcadamente economicista, el jefe del bloque empleó una parte importante de su tiempo en hablar de la crisis internacional. Como suele hacerlo cada vez que tiene que enfrenta una exposición pública, Rossi defendió las consideraciones de Cristina Kirchner, entre ellas la definición de la crisis como “efecto jazz” y la idea de que el cataclismo no es responsabilidad del Gobierno. Rossi no se olvidó de criticar, sin nombrarlo, al bonaerense Felipe Solá. Los aplausos que la bancada kirchnerista brindó a las chicanas que le dedicó al ex gobernador ponen de manifiesto el encono que los hombres del Gobierno tienen contra Solá. El gesto no hace más que darle crédito a lo que admiten en privado. “Felipe nos roba votos en la base peronista”, dice.
A diferencia de los futbolistas, los códigos de los políticos están escritos. Las cartas orgánicas de los partidos, las plataformas y las normas electorales que rigen los comicios son algunos de ellos. Por eso era lógico que la iniciativa que el Gobierno envió al Congreso para adelantar las elecciones nacionales dividiera aguas. Los kirchneristas –que en esta ocasión lograron sumar a algunos aliados que originalmente se habían alineado con la denominada transversalidad– recurrieron a todos los argumentos posibles para defender la estrategia diseñada por Néstor Kirchner, hecha pública por su esposa Cristina en Chubut la semana última.Los antikirchneristas focalizaron sus críticas en la ruptura de las reglas y en la imprevisibilidad que produce la medida. A pesar de la polarización que generó el proyecto, hubo espacio para que algunos diputados buscaran realizar un equilibrio sobre una tercera posición.
El bonaerense Felipe Solá no dudó en calificar al proyecto como “una trampa”. Afirmó que “la trampa era para el ciudadano común, que no tiene tiempo de informarse, y trampa para la oposición, que no tiene tiempo de organizarse”. El rechazo a la medida planificada en Olivos tuvo como principales espadas a la Coalición Cívica, al radicalismo y al Interbloque Federal, nucleamiento que unifica a Solá, a Francisco De Narváez, al PRO, a los justicialistas puntanos alineados con los Rodríguez Saá y a otros bloques unipersonales como los del peronista bonaerense Jorge Sarghini.
Entre los argumentos opositores se destacó el del radical bonaerense Rubén Lancetta. El bonaerense afirmó que el debate parlamentario le estaba permitiendo al ciudadano común informarse de las verdaderas causas de la iniciativa K. Dijo que detrás del adelantamiento se esconde una importante crisis económica para el segundo semestre del año, la cual implicará la dificultad de hacer frente a los pagos de la deuda externa e impondrá una política de ajuste. El radical calificó la iniciativa como un doble engaño. Además de darle ventajas al oficialismo, subrayó que “el ex presidente Néstor Kirchner tiene domicilio en Santa Cruz” y “que la Quinta de Olivos, donde el patagónico reside desde el 2003, es territorio federal”. Según el legislador, ese hecho le impediría a Kirchner ser candidato a diputado por Buenos Aires. Apenas el jefe del PJ oficialice sus intenciones, el radicalismo lo impugnará judicialmente.
El proyecto llegará al Senado hoy. La Comisión de Asuntos Constitucionales está citada para las 10. El oficialismo vaticina un triunfo cómodo. Sin embargo, según sus cuentas, tendrían 39 votos a favor, apenas dos votos más que los previstos en la Constitución para una reforma como ésta.
“No la amenacé, le dije atorranta”
No habían hablado muchos diputados cuando lasesión estuvo a punto de naufragar. Patricia Bullrich criticaba el adelantamiento de las elecciones y se apoyó en la enumeración deelecciones en las que sobrevolaron sospechas de fraude. Entre ellas,mencionó la elección cordobesa en la cual Juan Schiaretti se impusosobre Luis Juez. Lentamente, el cordobés Jorge Montoya se fue acercandohacia la banca de Bullrich y se ubicó casi frente a ella para decirleunas palabras en voz baja. Tan dificultosa y lentamente como se habíaacercado, Montoya volvió hacia su banca mientras la diputada de laCoalición Cívica comenzó a gritar que el ex ministro de gobierno deJosé de la Sota la había amenazado. “No la amenacé, le dije que era unaatorranta y que no tenía autoridad moral para hablar de Córdoba cuandoella fue una de las responsables del mayor desastre que tuvo laArgentina”, reconoció Montoya cuando se acallaron los gritos de losdiputados que condenaban la actitud del cordobés. Le tocó a unacordobesa, Patricia Vaca Narvaja, pilotear una discusión que amenazabacon irse de madre. Aceptó la cuestión de privilegio planteada porBullrich y el tema se giró a comisión. Más tarde, la porteña FernandaGil Lozano volvió sobre el tema y dijo que Montoya se acercósigilosamente “como lo hacen los golpeadores”.