La Legislatura de Córdoba aprobó un nuevo Código Electoral

Después de la discutida votación del año pasado, la Legislatura cordobesa sancionó una reforma electoral, que dispone un sistema de boleta única; en la misma figurarán todos los candidatos y el votante marcará a cuáles elige. La reforma también termina con el polémico sistema de sumatorias de votos (prohíbe que distintos partidos postulen al mismo candidato a gobernador en boletas distintas), acorta los períodos de campaña electoral (tendrán una duración máxima de 45 días), impedirá que una misma persona se postule a más de un cargo en las mismas elecciones y abre la puerta a la instalación progresiva del voto electrónico.
Los bloques opositores no apoyaron la iniciativa, ya que reclamaron que los cambios debieran haberse implementado a través de una reforma constitucional.
Entrevista de la Voz del Interior a Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba.


En Córdoba, se votará con una boleta única
Gustavo Molina
Clarín
7 de Diciembre 2008
En los comicios provinciales de 2011, Córdoba podría estrenar su nuevo sistema electoral aprobado por la Legislatura, el que entre sus principales reformas, contempla la eliminación de las boletas partidarias y su reemplazo por una boleta única con todos los candidatos de todos los partidos que participan en la elección. Es en esta papeleta donde el elector marcará con una cruz al postulante que quiere votar.
Además de suprimir las boletas partidarias, el nuevo Código Electoral prohibe las sumatorias de votos, por las cuales distintos partidos postulaban a través de boletas distintas, al mismo candidato para un cargo ejecutivo; que en realidad era un sistema de lemas encubierto.
Con la reforma, también quedaron prohibidas las dobles candidaturas, o sea que una persona sea candidata a más de un cargo en la misma elección: nadie podrá postularse, por ejemplo, a gobernador y encabezar la boleta legislativa.
“Córdoba es la única provincia que ha hecho una reforma con estas características, similares a las que ya existe en otros países de Latinoamérica y yo me alegro que estas modificaciones hayan surgido no de la idea que tenía un partido político sino de una Comisión de Expertos que recomendó 25 puntos que son los que los legisladores plasmaron en ley”, destacó el gobernador Juan Schiaretti.
Pese a que el Gobierno y el PJ de Córdoba la anunciaron como la “gran reforma política”, desde la oposición llovieron críticas, calificando a la reforma electoral como “una medida cosmética”.
En ese sentido, una de las voces más críticas contra esta reforma fue la de Liliana Olivero, legisladora de Izquierda Socialista, quién disparó: “Después del fraude del 2 de septiembre del año pasado, Schiaretti pretende legitimarse con esta reforma trucha evitando así discutir los verdaderos problemas que tiene la Provincia y una profunda reforma política y electoral”.
El miércoles, cuando se iba a votar la nueva ley electoral, se desató un escándalo en la Legislatura cuando el PJ quiso introducir cambios de último momento.
Entonces, tras un cuarto intermedio hasta el jueves, se quitaron los ítems más polémicos y se logró aprobar el proyecto oficialista con 43 votos a favor, siete en contra y la ausencia de los bloques del juecista Frente Cívico, la Unión Vecinal Federal y la Izquierda Socialista.
Otros puntos que se destacan de la reforma cordobesa son:
Campaña electoral: tendrán una duración máxima de 45 días; se prohibe la difusión de propaganda o publicidad oficial en los 30 días anteriores a los comicios. Y en los últimos 15 días previos tampoco se podrán inaugurar obras.
Boca de urna: se prohibe la difusión de encuestas boca de urna hasta tres horas después del cierre del comicio.
Financiamiento: Se crea un fondo estatal para el financiamiento de las campañas electorales en TV y radio. Lo manejará el Juzgado Electoral y se distribuirá el 30% entre todos los partidos que compitan; y el 70% por ciento restante según la cantidad de votos obtenidos por cada uno en la última elección.
Voto electrónico: No está estipulado, aunque puede haber una incorporación gradual en localidades chicas.
La Legislatura aprobó la Reforma Política de Schiaretti
Parlamentario
5 de Diciembre 2008
En el marco del proyecto presentado por el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, la Legislatura de esa provincia aprobó la primera Reforma Política integral del país, que modifica el sistema político electoral, la metodología y el modo de financiamiento de las campañas e introduce modificaciones al sistema político de partidos y la justicia electoral.
La iniciativa fue anunciada por Schiaretti en diciembre pasado, pocos días después de asumir el cargo. “Hemos convocado a la formación de una comisión de personalidades para elaborar las bases de una amplia reforma político-electoral que transparente el funcionamiento de los partidos, los democratice mediante mejores mecanismos de selección de candidaturas, que establezca reglas claras para las campañas electorales fijando su plazo y su financiamiento y redefina los sistemas electorales, y que estas campañas electorales se hagan sin agravios y haciendo propuestas como corresponde. Esto, junto a otras medidas serán enriquecidas y serán sancionadas como Reforma Electoral por los miembros de esta honorable Legislatura”, aseguraba el mandatario a principios de 2008, al inaugurar el período de sesiones ordinarias de la Legislatura cordobesa.
¿En qué consiste la modificación? Entre los puntos más destacados se inscriben: la inclusión de la boleta única como herramienta de sufragio en reemplazo de la papeleta partidaria que se ha usado en los últimos 30 años (primer provincia del país con esa modalidad); eliminación del mecanismo de sumatorias de votos partidos políticos y las candidaturas repetidas en distintas categorías; limitación temporal de las campañas políticas (acotarlas a 45 días previos a la elección.
Prohibir publicidad oficial desde los 30 días previos al acto electoral. Prohibir lanzamiento de planes de gobierno e inauguración de obras 15 días antes de la elección. Regular encuestas electorales y sondeos de boca de urna, dándolos a conocer recién 3 horas después del final de la elección).
La adopción de sistemas mixtos (públicos y privados) de financiamiento de los partidos y de las campañas y la implementación del voto electrónico, fortalecer a las Autoridades de Mesa (prever alternativas de selección, designación y capacitación con debida antelación, remuneración y sanciones por ausencia), creación e incorporación del Fiscal Público, Confeccionar y actualizar padrones electorales provinciales y municipales y evaluar legislar sobre voto extranjero en la provincia.
La Comisión contó con la participación de expertos y académicos de universidades (Universidad Católica de Córdoba, Universidad Tecnológica Regional Córdoba y Universidad Nacional de Córdoba); un numeroso grupo de intendentes de diferente extracción política, integrantes de la Mesa Provincia-Municipios y Comunas; el Fiscal General Adjunto de la Provincia de Córdoba, con competencia electoral, Dr. Hugo Píttaro, el Vocal del Tribunal Superior de Justicia, el Dr. Luís Enrique Rubio, lo que evidencia las características inéditas, en materia de amplitud y pluralidad, con que se ha llevado adelante este proceso de reforma.
Otro eslabón más de este proceso transformador, estuvo dado por la Audiencia Pública llevada a cabo en esta Legislatura Provincial. Allí se pusieron en consideración de la ciudadanía en general un total de 38 proyectos de leyes de los diversos bloques parlamentarios y de legisladores particulares,.
El éxito de la convocatoria estuvo demostrado por el gran número de asistentes (más de 100 personas) y, por sobre todo, con un caudal de participantes y oradores que superó todas las expectativas previas.
Lo más destacado:
Inclusión de la boleta única como herramienta de sufragio en reemplazo de la papeleta partidaria que se ha usado en los últimos 30 años; la limitación temporal de las campañas políticas (limitarlas a 45 días previos a la elección. Prohibir publicidad oficial desde los 30 días previos al acto electoral. Prohibir lanzamiento de planes de gobierno e inauguración de obras 15 días antes de la elección. Regular encuestas electorales y sondeos de boca de urna. Darlos a conocer recién 3 horas después del final de la elección.
Eliminación del mecanismo de sumatorias (causante de algunos de los males del sistema vigente).
Adopción de sistemas mixtos (públicos y privados) de financiamiento de los partidos y de las campañas.
Implementación del voto electrónico.
“La reforma política regirá en 2011”
La Voz del Interior
7 de diciembre de 2008
Dice que el paquete de medidas que modifica el sistema electoral es único en el país. Aclaró que no está de acuerdo con el extraño proyecto de “stickers” que fracasó “por falta de consenso”. No opinó sobre la designación de Decara. Mirá el video.
Eduardo Bocco y Juan Turello
El gobernador Juan Schiaretti dice que no festejará su primer año de gestión “porque lo que hay que celebrar en serio son los 25 años ininterrumpidos de democracia”, según sus propias palabras.
Afirma estar convencido de las bondades de la reforma política a la que considera “apartidaria”, y remarca que no está de acuerdo con el sistema de stickers que propuso casi entre gallos y medianoche el polémico legislador peronista Domingo Carbonetti. Y pone especial énfasis en asegurar que la reforma política de Córdoba regirá en 2011, más allá de lo que se disponga en la elección nacional.
A continuación, una síntesis del diálogo que Schiaretti mantuvo con este diario en su amplio y ahora luminoso despacho de la Casa de Gobierno.
–¿La ley de reforma política salió como usted la esperaba?
–Sí, porque salió conforme a la recomendación de los expertos. No tiene carácter partidario y hay que tener en cuenta que Córdoba es la primera provincia que hace una reforma política a fondo y en serio. Recoge en todo las 25 recomendaciones de la comisión de notables que trabajó varios meses. Hay puntos centrales de esta reforma. En primer lugar, se acaba el aquelarre de las sumatorias que tanto confundían y molestaban al ciudadano a la hora votar. Segundo, la incorporación de la boleta única significa que se acaban las trampas para los partidos chicos. La gente tendrá la seguridad de que se simplificarán las cosas cuando se deba entrar al cuarto oscuro. La persona entra, tiene una sola boleta, marca a los candidatos de su preferencia y listo. Además, esto significa poner una provincia de Argentina al nivel del resto de Latinoamérica, porque somos el único país del continente que no tiene boleta única. Tercero, es importante la disposición que acota las campañas a 45 días y a 30 días la publicidad en los medios masivos de comunicación. Cuarto, se acaban las ventajas del partido de gobierno porque un mes antes de los comicios no se podrá hacer publicidad de los actos de Gobierno. Tampoco tiene permitido el Gobierno lanzar nuevos programas ni inaugurar obras 15 días antes de la elección. Quinto, es muy importante hacer transparente el financiamiento de las campañas, cuya mitad será pagada por el Estado. Y el sexto elemento clave es la fortificación de la Justicia Electoral, que recibirá más presupuesto, tendrá una cámara ad hoc y una nueva secretaría. Es clave que el control de la reforma y la gestión no esté en manos de ningún partido político ni del Gobierno, sino de un organismo independiente. En este sentido, me parece que Córdoba dio un paso significativo en el avance de la calidad institucional y eso servirá para que la gente vuelva a creer en la política. Argentina tiene un retraso en este sentido y hay países de la región que ya tienen voto electrónico. Bueno, esta reforma es un paso hacia eso.
–Hay dudas sobre cuándo entrará a regir esta reforma porque se sabe que en 2009 no se aplicará. Pero en 2011, si coinciden los comicios provinciales y nacionales, puede que Córdoba tenga el sistema de boleta única y la Nación, no. Entonces, ¿habrá que esperar hasta que la Nación realice la misma reforma?
–En 2011 se votará con este sistema. Si hay coincidencia de fechas, Córdoba irá con boleta única y la elección de presidente o de legisladores nacionales se regirá por la ley nacional. Esta reforma regirá desde 2011. Mi decisión como gobernador fue autolimitar la ventaja que tenía el Gobierno.
–Se empañó la discusión del proyecto de reforma por algunos sugestivos cambios de última hora, como la aplicación de un extraño sticker impulsado por el legislador Domingo Carbonetti.
–Creo que había una decisión de los partidos de la oposición, luego de 10 meses de debate, de levantarse cuando se llegara a la instancia definitiva. Cualquiera excusa venía bien para eso. Acá lo de fondo es que hubo casi un año para debatirla y se aprobaron lo que fueron las conclusiones de la comisión de notables, la cual le da carácter apartidario. Si me preguntan lo que pienso del tema, tengo que decirle que no, pero la reforma que se dio tiene un nivel de consenso.
–Volvamos a los stickers…
–Eso no tenía consenso. Y yo no estoy de acuerdo porque no tenía consenso. Me dicen que Chile lo utiliza, pero aquí no tenía consenso.
–¿A usted nadie lo consultó sobre ese cambio inesperado?
–No necesitaban consultarme nada porque mi posición era avanzar sobre los puntos sugeridos por la comisión. Y los stickers no figuraban entre las recomendaciones.
–¿El radicalismo será primera minoría en la Legislatura?
–Lo será el día que tenga más legisladores que el juecismo, eso lo tiene que evaluar la Legislatura. No se puede burlar la voluntad popular. Lo que pasa es que el sistema de sumatorias hace que el juecismo vaya perdiendo legisladores porque fueron una conjunción de fuerzas que tributaban a un solo candidato y, luego, a la hora de la verdad se comienzan a disgregar en la Cámara. Esto es lo malo del sistema de sumatorias. ¿Cómo puede tener gobernabilidad alguien que llega con 20 partidos que son antagónicos, con distintas ideologías? Sólo sirven a la hora de conseguir votos… lo que le sucede al Frente Nuevo es que como utilizó el sistema de colectoras, ahora se le desgrana, pero mientras tenga mayor número de legisladores, tiene que ser considerada la primera minoría. Si una fuerza pierde el número de legisladores porque se desbandan o se dividen, es otra historia, que la tendrán que evaluar los legisladores. Nunca puede ser el gobernador quien defina esto.
–Otra designación polémica fue la de Mario Decara como defensor del Pueblo. Se habló de un acuerdo entre el peronismo y un sector del radicalismo. ¿Cuál es su opinión?
–Yo no tengo opinión sobre este tema, porque es una potestad que por tradición le corresponde a las fuerzas de la oposición. Ni siquiera lo propuso Unión por Córdoba. Lo hicieron siete legisladores de la UCR y 80 intendentes de ese partido. Y al tema lo trató la Legislatura.
-¿Pero no hubo un acuerdo con el peronismo?
–Yo no debo opinar sobre la designación de Decara. A ese tema lo trató la Legislatura.