Entrevista a Gerardo Morales

Articulo publicado por Diario Hoy, donde la máxima autoridad partidaria de la Unión Cívica Radical responde dudas sobre el futuro del radicalismo. En las misma afirma que no “habrá amnistía” para aquellos radicales K que quieren volver al partido.


“No se puede hacer negocios en el Gobierno y pertenecer a la UCR”
Juan Gossen
Diario Hoy
10 de Julio 2008
El presidente del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, está encabezando una suerte de cruzada de boinas blancas para que el radicalismo siga siendo un partido opositor. Por eso va recorriendo distintos distritos, buscando ratificar las afiliaciones y gritando, a los cuatro vientos que Néstor Kirchner se quiere quedar con el partido.
En una entrevista con Hoy, el senador nacional, que fue candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna, dio detalles de su plan para “modernizar al radicalismo”.
-¿Se sintieron usados por Lavagna? ¿No pensaron que fue una estrategia electoral del peronismo esa alianza con ustedes?
-No, yo descarto esa teoría de que haya habido una confabulación. A mí que me tocó acompañarlo a Roberto Lavagna, lo he visto luchar en la campaña o plantear el proyecto de país que teníamos con decisión. Nos ha sorprendido, pero no es la primera vez que nos pasa. El Gobierno ha venido actuando sobre nuestros gobernadores, como la última foto de Gerardo Zamora (gobernador de Santiago del Estero) yendo a pedir instrucciones al jefe de otro partido, a la unidad básica que ha puesto Kirchner en Puerto Madero. No es la primera vez que nos pasa, estamos acostumbrados. Justamente, hoy más que nunca nosotros vamos a resistir, vamos a aguantar, no importa la plata y el poder que tenga el Gobierno, nosotros creemos que hay que formar parte del partido que no es colonia del Gobierno. Es un partido independiente, autónomo y que tiene que cumplir el rol de oposición.
-¿Qué va a pasar con los radicales K, que han planteado una aspiración de volver al partido?
-Los kirchneristas lo que tienen que hacer es un examen de conciencia, ellos tienen un problema existencial, tienen que resolver eso primero porque no se puede ser del Gobierno y pretender pertenecer del radicalismo.
No se puede tener cargos en el Gobierno, hacer negocios en el Gobierno y pretender pertenecer al radicalismo. Nosotros estamos lanzando una campaña de afiliación y de reafirmación de la afiliación al partido y que es una convocatoria de puertas abiertas a todos los que se fueron, al pueblo en general pero a los que se fueron también. A los que se fueron al Ari, a la Coalición Cívica, al Pro, a Recrear, al espacio kirchnerista pero con el límite de que no es una amnistía. Es decir, los que están expulsados, están expulsados, los que están en proceso sumario de sanción en la Junta de Disciplina se tienen que reportar ahí. Esto es una convocatoria para todos los que realmente quieran militar en un partido que aún en la difíciles circunstancias está parado como un partido independiente.
-¿Se puede pensar en una vuelta de Carrió, Stolbizer y López Murphy a la UCR?
-No sé, supongo que muchos afiliados nuestros que se fueron a otras fuerzas políticas deben estar reflexionando sobre qué hacer. Kirchnner, que es el hombre con mayor poder político en el país, va a presidir un partido. Y está cerrando con el peronismo puro y duro: Momo Venegas, Moyano. No vamos a hacer como ellos, no nos vamos a meter en la vida interna del justicialismo, pero esa definición me parece que va marcar un escenario este año del debate del sistema de partidos. Me parece que de a poco vamos a ir discutiendo la necesidad de fortalecer el sistema de partidos, para salir de esta lógica en que el propio Gobierno nos ha puesto. Acá se ha venido alimentando la democracia de candidatos.
Todos deben estar reflexionando si deben seguir en proyectos personales o no. Nosotros tenemos una gran crisis pero creo que la fortaleza que tenemos es que, a pesar de todas las dificultades, seguimos siendo una organización ciudadana que lo que pretende es afirmar las garantías del debate reflexivo. No somos una fuerza que se termina con una persona, tenemos 117 años de vida. Por eso creo que estarán reflexionando aquellos que tienen proyectos personales sobre si van a formar parte de un colectivo o no.