Las delegaciones extranjeras fueron agasajadas en el Palacio San Martín

Horas antes de la jura, Cristina Kirchner, junto a su marido, el aún presidente, Néstor Kirchner, ofrecieron una cena a los presidentes y dirigentes que se encuentran en Buenos Aires para asistir a la asunción de la presidente electa.


Delegados extranjeros asisten cena víspera investidura Cristina Fernandez
Terra
9 de Diciembre 2007
Las delegaciones extranjeras se reunieron en el Palacio San Martín, antigua sede de la Cancillería argentina, para asistir al saludo oficial y a la cena convocada por el presidente, Néstor Kirchner, que mañana le entregará el mando a su esposa, Cristina Fernández.
Los jefes de Estado y los numerosos dirigentes que arribaron al país suramericano fueron recibidos esta noche por Kirchner y Fernández, en el Palacio San Martín, en la zona norte de Buenos Aires.
Todas las delegaciones saludaron primero a Kirchner y a la todavía primera dama, al vicepresidente y gobernador bonaerense electo, Daniel Scioli, a su esposa, Karina Rabolini, y al canciller argentino, Jorge Taiana, para luego sentarse en las mesas cuidadosamente preparadas para compartir la cena.
Los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; de Bolivia, Evo Morales; de Ecuador, Rafael Correa; de Venezuela, Hugo Chávez; y de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, arribaron hoy a la Cancillería después de haber participado en la Casa de Gobierno de la firma del acta fundacional del Banco del Sur, una entidad destinada al fomento regional.
Del acto de fundación también participó Fernández quien, en su último discurso antes de asumir como presidenta, elogió a los mandatarios presentes y señaló que por primera vez los jefes de Estado de Suramérica se ‘parecen a sus pueblos’.
‘Sigo con la misma convicción y fuerza que cuando era una senadora que llegaba del sur (del país), que pensaba diferente a las ideas que estaban en boga’, resaltó horas antes de portar la banda presidencial.
La todavía primera dama también elogió a su esposo, de quien sostuvo ‘sigue siendo la misma persona de siempre’.
‘Todos los argentinos vamos a seguir sintiendo en una parte de nuestro corazón como presidente a Kirchner’, manifestó.
Al saludo oficial que tuvo lugar en la Cancillería, también asistieron representantes de otros países de América y de gobiernos europeos, así como de organismos internacionales.
El Palacio San Martín, monumento histórico nacional, abrió hoy sus puertas para la ocasión tras de la remodelación iniciada en 2005 que permitió recuperar las fachadas originales.
La situación de Betancourt se coló en la cena en Cancillería
La Nación
9 de diciembre de 2007
Como broche de una jornada agitada, la última de Néstor Kirchner como presidente de la Nación, el jefe del Estado y su mujer y presidenta electa ofrecen una cena de honor a los líderes y representantes de la región y el resto del mundo que viajaron a Buenos Aires para estar presentes mañana en la ceremonia de traspaso del poder.
Tras el extenso acto que encabezaron en la Casa Rosada, los Kirchner se trasladaron a la Cancillería, donde se realiza el agasajo.
En la puerta de ingreso al Palacio San Martín, el Presidente, su vice y gobernador bonaerense electo, Daniel Scioli, la presidenta electa y el canciller Jorge Taiana recibieron a los invitados.
Además de los presidentes que estuvieron en el acto en la Casa de Gobierno, -Lula Da Silva, Hugo Chávez, Evo Morales, Nicanor Duarte Frutos y Rafael Correa-, ya están en el Palacio San Martín la presidenta chilena Michelle Bachelet y el príncipe Felipe de Asturias
Por Betancourt. A la hora del brindis, Kirchner agradeció el “apoyo” recibido durante sus cuatro años y medio de gestión y se refirió de manera particular a la madre de Ingrid Betancourt, Yolanda Pulecio.
Tras agradecer la presencia de la mujer en la Cancillería, pidió por la liberación de la ex candidata a presidenta de Colombia, secuestrada desde 2002 por las FARC.
También Cristina Fernández aprovechó su discurso para referirse a la situación de la mujer. Además afirmó que “el tema” del siglo XXI será el de los derechos humanos.
Añadió que su gobierno va “ayudar” para que la situación de Betancourt “se destrabe” y va responder al pedido de colaboración que la semana pasada le hizo el presidente francés Nicolás Sarkozy.
“Estamos haciendo honor a la declaración de los Derechos Humanos, de la que mañana se cumple un nuevo aniversario”, recordó la presidenta electa.
Tabaré, lejos. La ausencia más notoria de la noche es la de Tabaré Vázquez, que decidió reducir al mínimo posible su estada en el país. Llegará mañana por la tarde, asistirá a la jura y regresará enseguida a Montevideo.
Lo breve de su visita es tal vez la muestra más clara del grado de tensión que afecta la relación bilateral por la pastera de Botnia en Fray Bentos.