Coalición Cívica: en el ARI bonaerense no quieren dedocracia

Eduardo Macaluse, María América González y otros Diputados bonaerenses del ARI salieron a cuestionan a Carrió el personalismo con el que toma las decisiones. Los lilitos, por su parte, responden que son desagradecidos porque renovaron sus bancas pegados a su candidatura presidencial. Es probable que hoy se reunan. Mientras tanto, Carrió y Olivera sin negociando con la UCR un acercamiento.


Diputados del ARI tensaron la interna de la Coalición Cívica
Salieron a criticar la estrategia de Elisa Carrió y su “liderazgo personalista”.
Horacio Aizpeolea
Clarin
6 de Noviembre 2007
Un grupo de diputados nacionales del ARI confirmó ayer su malestar por la “falta de debate interno de la fuerza” y ratificó su preocupación por “la orientación ideológica que está tomando la Coalición Cívica”. Además, se confirmó el acercamiento entre dirigentes radicales de la CC y la conducción porteña de la Unión Cívica Radical. El liderazgo nacional opositor de Elisa Carrió continúa así con sus sumas y restas.
“No nos sentimos representados por la mesa nacional de la Coalición Cívica”, dijo ayer Eduardo Macaluse, diputado nacional reelecto del ARI bonaerense. De la reunión participaron él y otros siete diputados con próximo mandato, más otros dirigentes de peso, como la también diputada nacional Marta Maffei. “No queremos un bloque de diputados manejado a control remoto”, agregó Macaluse, en clara crítica al personalismo, que según este grupo, ejerce Elisa Carrió en la Coalición Cívica.
En la reunión estuvieron los diputados Emilio García Méndez, Verónica Benas, María América González, Lidia Naim, Delia Bisutti y Leornardo Gorbacz. Todas estas bancas son contabilizadas como propias por la Coalición Cívica. “No nos oponemos a integrar un interbloque, siempre que haya debate interno y que el ARI mantenga su autonomía”, explicó Macaluse. Los diputados reunidos provienen de la provincia de Buenos Aires, la Capital Federal, Santa Fe y Tierra del Fuego. ¿La electa gobernadora, Fabiana Ríos, apaña este grupo? “No queremos meter a Ríos en esta disputa”, se limitó a decir Macaluse en charla con Clarín.
Este grupo de diputados entiende que en nombre del ARI, se han tomado decisiones dentro de la CC -como la organización de espacios de trabajo- sin que mediara un debate dentro de la fuerza. “Ya lanzó una terna de presidenciables 2011 y nunca pudimos discutir eso”, dicen los rebeldes, en relación a las menciones hechas por Carrió sobre el empresario Santiago del Sel, el economista Alfonso Prat Gay y el diputado nacional reelecto, Adrián Pérez. “Se está promoviendo una discusión política peligrosa, como es hablar del voto gorila, unos, o del voto culto y pensante, los otros; no queremos que se avance en dividir a la sociedad en dos bandos antagónicos”, se escuchó ayer. Este grupo ratificó su pertenencia al ARI.
“No voy a discutir con Macaluse a través de los diarios; me parece de muy mal gusto. Creo que son temas a discutir orgánicamente”, fue la opinión de Elsa Quiróz, diputada y titular nacional del ARI. Quiróz es una incondicional de Carrió. Hoy podría haber una reunión entre los grupos en pugna.
Casi en respuesta a la reunión de los rebeldes, ayer trascendió una declaración de dirigentes del ARI bonaerense, leales a Carrió. En la carta se le pide la renuncia a Carlos Raimudi de la presidencia del distrito.
Otro diputado nacional, muy cercano a Carrió, dijo a Clarín: “Aquí hay mucha ingratitud. Todos renovaron o ganaron sus bancas colgados de Carrió”.
También ayer, en un plenario del comité capital de la UCR se discutió el acercamiento de este distrito con la Coalición Cívica. De las conversaciones han participado Ricardo Gil Lavedra y Carlos Más Vélez por la UCR y el también radical, Enrique Olivera, por la CC. “Hay coincidencias doctrinarias”, afirmó Olivera.

Los rebeldes del ARI contra “las decisiones inconsultas de Carrió”
Miguel Jorquera
Página/12
6 de Noviembre 2007
Con críticas a “la dedocracia”, varios diputados de la fuerza que fundó Elisa Carrió resolvieron no sumarse al interbloque de la Coalición Cívica. El partido podría decidir expulsarlos.
Por Miguel Jorquera
Lilita fue cuestionada por Macaluse, Bisutti, Raimundi, Maffei, Naim, Gorbacz y otros.La rebelión de varios diputados del ARI contra la política de alianzas trazada por Elisa Carrió no se detiene. Los ocho legisladores díscolos volvieron a reunirse ayer y ratificaron su cuestionamiento oponiéndose a otras decisiones de Lilita. Resolvieron mantener el bloque del ARI y su independencia política, no integrar un interbloque con el resto de las fuerzas de la Coalición Cívica y rechazar la designación de Adrián Pérez como presidente de la bancada partidaria. Hoy, la discusión se trasladará al pleno de los diputados aristas, donde los rebeldes propondrán una reunión con todos los legisladores electos el 30 de octubre para adoptar una determinación conjunta. “No nos queremos ir, pero tampoco enterarnos de las decisiones partidarias por los diarios. Queremos un ámbito de discusión más amplio”, dijo a Página/12 el jefe del bloque del ARI, Eduardo Macaluse. El congreso partidario, controlado por los incondicionales de Carrió, podría resolver la expulsión de los disidentes.
Por la tarde, todos los diputados disidentes se recluyeron para darle forma a su resistencia a las “decisiones inconsultas de Carrió”. Apagaron sus celulares y hasta sus colaboradores más directos desconocían el lugar de la reunión, que en principio iba a ser en el hotel Bauen. Del encuentro, que finalmente se produjo en la sede de la Federación Judicial, participaron Macaluse, María América González, Delia Bisutti, Carlos Raimundi, Lidia Naim, Leonardo Gorbacz, Emilio García Méndez, Marta Maffei (que termina su mandato) y Verónica Benas (electa por el ARI santafesino).
“Pretendemos para el ARI la misma autonomía que tendrán los socialistas que participaron de la Coalición Cívica (CC) y que formarán su propio bloque”, resumió Macaluse ante este diario, al término de la reunión. Pero los reclamos van más allá del intento de ratificar la identidad partidaria. Tampoco comparten “el rumbo que Carrió le imprimó a la CC” y demandan “una mayor discusión interna y democrática” a la hora de tomar decisiones. “No queremos recibir más órdenes, vengan de donde vengan”, concluyó Macaluse.
El descontento creció con la decisión de Lilita de armar un bloque de la CC y poner al frente a Adrián Pérez. Los disidentes no comulgan con las ideas de muchos de los integrantes de la CC que llegarán en diciembre a la Cámara de Diputados y consideran que “Pérez es Carrió, por lo tanto las directivas las seguirá impartiendo Lilita”. La rebelión terminó de estallar cuando Carrió le puso nombres y apellidos a la línea sucesoria de los posibles candidatos presidenciales en 2011: el propio Pérez, el economista Alfonso Prat Gay y Santiago Del Sel.
Los disidentes expresaron su malestar porque Carrió dejó afuera del listado a dos candidatos que ratificarían el “rumbo histórico que dio origen al ARI”: la arista Fabiana Ríos, que gobernará Tierra del Fuego desde el 17 de diciembre (se adelantó la asunción prevista para enero), y al socialista Hermes Binner, que asumirá la gobernación de Santa Fe también en diciembre. Por ahora, los díscolos quieren preservar a Ríos de la disputa interna “porque tiene que gobernar”, aunque tampoco dejaron pasar por alto que los dos senadores fueguinos del ARI no compartirán la bancada con los porteños María Eugenia Estenssoro y Samuel Cabanchik.
María América González –que se había rebelado contra Carrió acompañando a Claudio Lozano en la elección para jefe de Gobierno porteño– asoció los candidatos de Lilita al “lobby de grupos económicos”. “Prat Gay es la Banca Morgan y Del Sel es el Vaticano y Zurich” (por su vínculo con la Iglesia y la compañía en la que trabajó), dijo González. “Para Carrió, nosotros somos sus herederos, sus hijos. Yo le pido que no mate a sus hijos”, repitió María América, para afirmar que los disidentes “hacemos lo que ella nos enseñó: oponernos a la dedocracia”.
La embestida contra los disidentes ya tomó forma en territorio bonaerense. Un grupo de legisladores, con Horacio Piemonte al frente, pidió la renuncia de Raimundi como presidente del ARI de Buenos Aires. Para analizar el tema, esta semana también se reunirá la Mesa Nacional del ARI, compuesta en su mayoría por incondicionales de Carrió. La propia Lilita apuraría una decisión para terminar con la rebelión, que podría fracturar la fuerza que fundó.