Tercer puesto para Lavagna

Roberto Lavagna finalmente quedó en el tercer puesto con el 16 % de los votos, debajo de Elisa Carrio y de Cristina Kirchner.
Desde su bunker ubicado en Costa Salguero reconoció la derrota pero admitió la batalla dada. También mencionó la necesidad de volver a ubicar a la Argentina en el mundo y de recuperar lo valores de la República.


Con el tercer puesto, Lavagna aseguró que dio “batalla”
Inbobae
29 de
Octubre

Pese a no alcanzar la Presidencia, el candidato de UNA resaltó “no hay peor batalla que aquella que no se da” y resaltó que “no caímos en las trampas ideológicas a las cuáles nos quisieron empujar durante todo el proceso”
Minutos después que Cristina Kirchner le anunciara al país que había sido elegida como la próxima Presidente de la Argentina, el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, admitió la derrota.
“Tenemos las manos limpias. Dimos la batalla con muchísimos jóvenes que participaban por primera vez en la vida política y seguramente es nada más que la primera”, indicó el candidato.
El representante de UNA aseguró que para obtener un “mejor país” hay que basar el proyecto general en “la lucha que hay que darla con trabajo, precios estables, con educación formal, de oficio, con salud y con vivienda”.
“Igualmente en ese programa está la idea de exponer la necesidad de recuperar los valores de la república, los cuales parecen hoy desaparecidos”, agregó.
Asimismo, Lavagna destacó la necesidad de “volver a poner a la Argentina en el mundo”. “Para eso hay que reconstituir nuestras relaciones con el Cono Sur. Les recuerdo esto a quienes están siendo elegidos, porque este era y es el compromiso que tenemos con el pueblo”, señaló.
“Al pueblo argentino les digo que merecemos más, nuestro país merece más que de lo que tenemos hoy, desde una sociedad más equilibrada, más democrática, más integrada al mundo moderno”, culminó su discurso el candidato.

Lavagna aceptó la derrota

Daniel Gaguine
Noticias Urbanas
29 deOctubre

El candidato de UNA, Roberto Lavagna habló para su gente, en su bunker de Costa Salguero. No escatimó elogios a su fuerza por su papel en los comicios y dejó recomendaciones a la vencedora.
Salió a los pocos minutos que terminó de hablar Cristina Fernández de Kirchner. Presuroso se dirigió al estrado en medio de gritos de jovenes seguidores que creyeron en su proyecto. Roberto Lavagna admitió solapadamente la derrota.
Inició su alocución diciendo “La elección ha terminado” y resaltó la tarea realizada diciendo que “no hay peor batalla que la que no se da”. Destacó que no cayó en “las trampas” que le “tendieron durante todo este proceso”.
“Tenemos las manos limpias. Dimos la batalla con muchisimos jóvenes que participaban por primera vez en la vida politica”, resaltó el candidato de UNA. Luego agradeció haber conformado una coalición “centro-progresista”.
Lavagna aseguró que para obtener un “mejor país” hay que basar el proyecto general en “la lucha que hay que darla con trabajo, precios estables, con educación formal, de oficio, con salud y con vivienda”.
“Igualmente, en ese programa está la idea de exponer la necesidad de recuperar los valores de la república, los cuales parecen hoy desaparecidos”, agregó.
Pidió una “cruzada contra la pobreza” y para fortalecer a unos poderes que se encuentran “desbalanceados”, en alusión a lo que ocurre en el Congreso de la Nación. Solicitó reconstruir los lazos con los aliados estratégicos del Cono Sur como Brasil, Uruguay y Chile para “volver a integrarse al mundo moderno”. Terminó su discurso con la frase de campaña “Argentina tiene con qué”. Y se marchó presuroso.