Reunión del MPU

El partido que postula a la presidencia de la Nación al actual gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, reunió a sus más importantes dirigentes y militantes para discutir la situación actual del país y proyectar un plan de gobierno.


“Convocaré a los argentinos a olvidar el rencor que impuso este gobierno”
Agencia NOVA
9 de Octubre

CAPITAL FEDERAL, Octubre 09 (Por Sebastián Tutino, de la redacción de Agencia NOVA) Tan sólo 19 días separan a los argentinos de una decisión más que importante en la vida institucional, política y democrática del país: las presidenciales del 28 de octubre. En ese marco, los candidatos que componen ese universo de posibilidades electorales continúan y enfatizan con el correr de las horas sus actos de campaña y reuniones técnicas en la búsqueda de alternativas viables a los problemas de los argentinos.
Por ello, este lunes se desarrolló en el salón Palais Rouge de la Capital Federal, una importante reunión de militantes y dirigentes del Movimiento de las Provincias Unidas (MPU), el partido que postula a la presidencia de la Nación al actual gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch donde, divididos en comisiones de trabajo, se debatieron diversos lineamientos en este sentido, y cuyas conclusiones se expusieron en un acto final que contó con la presencia del mandatario.
Tras ello, Agencia NOVA –único medio presente– mantuvo un diálogo exclusivo con el candidato a suceder a Néstor Kirchner en la primera magistratura nacional quien, en referencia a lo desarrollado en esas comisiones, rescató que “la sociedad en su conjunto debe tener una participación muy activa en la resolución de los problemas, porque si no caemos en que a través del poder del voto de los ciudadanos, que nos transfieren un espacio muy particular en la vida institucional, nos creemos superhombres, dejamos de tomar contacto permanente con la gente, de entender sus problemas y de llevar adelante todas las cosas que prometimos antes para llegar al gobierno”.
En ese contexto, Sobisch abordó uno de los ejes principales de su discurso del día: las problemáticas que se suscitan en torno de la Capital Federal, a la que destacó como la imagen más visible del país para el turista o visitante extranjero: “Lo mejor que le puede pasar a la Ciudad de Buenos Aires es tener un presidente que comprenda la complejidad que ella tiene, que no la puede resolver ni el jefe de Gobierno ni la administración municipal por sí sola, debido a que esa complejidad excede el marco de la Ciudad al tener la presencia de la provincia de Buenos Aires de forma permanente; la gente que entra y sale a trabajar; porque los servicios son compartidos con el Gobierno nacional, y porque de alguna manera es una vidriera o espejo para todos aquellos que ingresan a la República Argentina, tanto por Ezeiza como por Aeroparque, que rápidamente se encuentran con una ciudad deslumbrante, pero también con grandes bolsones de pobreza”.
Hablando la problemática de los servicios, particularmente del transporte público y de su pésimo estado, Sobisch enfatizó que “lo más complejo de todo esto es que hoy se están disponiendo subsidios que ya han llegado a los 6.000 millones de pesos en el curso de este 2007 para el transporte, y vamos a andar por los 2.400 millones para el gasoil. Si sumamos eso, que es lo que conocemos por los medios de difusión únicamente, estamos hablando de importantísimas sumas de dinero, al tiempo que la calidad del servicio no mejora”.
“La verdadera inversión en mejorar esa calidad de los servicios en los últimos 30 ó 40 años en la Argentina, sobre todo en esta ciudad, no se ha hecho, y cada día que pasa estamos peor, sabiendo a la vez que mañana vamos a estar mucho peor. No hay planificación, y es por eso que yo decía que el 28 de octubre no debe ser ni un punto de llegada ni uno de partida. Si yo tengo el honor de ser elegido presidente, voy a ser uno de los colaboradores del electo jefe de Gobierno (por Mauricio Macri), porque sin el apoyo de Nación es imposible construir las soluciones para una ciudad que perdió 40 años en cuanto a la calidad de sus servicios”, agregó.
Amén de este trabajo mancomunado entre la Ciudad y la Nación, en su discurso Sobisch había señalado que si a Macri le llegara a pasar lo mismo que a él en su provincia, referente al asesinato del maestro Carlos Fuentealba en ocasión de una protesta docente, siendo presidente “lo apoyaría”. Ante ello, Agencia NOVA consultó al patagónico sobre si faltó la ayuda del electo jefe de Gobierno en su momento: “Sí, porque no hay que olvidarse que un hecho desgraciado de estas características también lo tuvo el gobernador (bonaerense) Felipe Solá en el Puente Pueyrredón (con la muerte de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, también enmarcado en la represión policial sobre una protesta social en el 2002), y sin embargo el costo lo asumió el presidente Eduardo Duhalde”.
“De manera que depende de las circunstancias, los momentos; a un hecho de esta trascendencia se lo puede achacar a una u otra persona, pero lo que uno no puede dejar de pensar es que esas cosas pasan, y así se dan cuando aquellos que son minorías corporativas quieren manejar a todas las mayorías, y hacerse dueños de los espacios de esa mayoría. Es ahí entonces donde debe intervenir el Estado, defendiendo los espacios, y quienes estamos al frente de ese Estado, al defender esos derechos, corremos estos riesgos, y es nuestra responsabilidad cuando recibimos el voto y se nos delega esta tarea; entonces a veces uno paga costos por eso”, completó al respecto.
Asimismo, remarcó que se trata de “una especulación política miserable” el hecho de que se recuerde con ahínco y se politice la muerte de Fuentealba en Neuquén, y que prácticamente haya quedado en el olvido el incidente del ex funcionario kirchnerista Daniel Varizat al embestir con su camioneta a una veintena de docentes santacruceños, en medio de un reclamo laboral: “A mi juicio le hace mucho daño a las instituciones de la República, a aquellos que tienen la responsabilidad y la obligación de llevar adelante la seguridad, la Justicia, un modelo de país donde el orden y la paz estén por encima de los intereses circunstanciales”, indicó.
Por último, y consultado sobre cuál sería su primera medida en caso de ser elegido presidente de la Nación, Jorge Sobisch contestó: “Convocaría a todos los argentinos a olvidar el rencor y la venganza que ha impuesto este gobierno en los últimos cuatro años”. (Agencia NOVA)