Lavagna en un acto por el 17 de Octubre

El candidato a presidente por UNA, Roberto Lavagna, participó en un acto rememorando el 17 de Octubre. Desde allí aprovechó para realizar fuertes críticas al gobierno. Tambíen criticó a la izquierda revanchista que se encuentra dentro del peronismo y aprovechó para presentar nuevamente su plan de gobierno.


“Esta izquierda revanchista quiere vaciar al peronismo por izquierda
Eduardo Tagliaferro
Pagina 12
18 de Octubre

El candidato a presidente de UNA, Roberto Lavagna, hizo un acto peronista para recordar el Día de la Lealtad. Abundaron las críticas al gobierno nacional del ex ministro de Economía y de Eduardo Camaño.
No faltó ningún símbolo: el bombo invitando al público a seguir las estrofas de la marcha peronista, desde las pantallas gigantes las imágenes recordando a la multitud de trabajadores que el 17 de octubre de 1945 desbordó la Plaza de Mayo… Roberto Lavagna y los dirigentes peronistas de la coalición que lo postula como candidato a Presidente les hablaron a los peronistas y también al Gobierno. Luego de repasar distintos momentos históricos, Lavagna afirmó: “Esta izquierda revanchista hoy quiere vaciar al peronismo por izquierda”.
El predio Los Albos, donde el Club All Boys tiene una escuela de fútbol infantil, fue el escenario del festejo peronista. Vecinos de barrio que promediaban los 60 años, y algunos jóvenes que se animaron al bombo de Los Murgueros, un grupo de cinco bombos gigantes, fueron los primeros en llegar. Un corto de diez minutos con escenas del 17 de Octubre y del peronismo del ’73 acompañaron la espera. La voz de Perón en su última aparición pública, el 12 de junio de 1974, diciendo: “Llevo en mis oídos la más maravillosa música, que es la voz del pueblo”, repicó cuando Lavagna ingresó al lugar y de fondo se escuchaba la voz de Silvina Garré cantando la canción de Litto Nebbia “Quien quiera oír que oiga”.
En las primeras filas se pudo ver al vocero de Lavagna, Alejandro Rodríguez, a la diputada Marina Casesse y al apoderado de UNA, el ex diputado Santiago Díaz Ortiz. Al escenario subieron el candidato a primer diputado por la ciudad, Alberto Coto, el diputado bonaerense Eduardo Camaño, el primer candidato a senador porteño, Abel Posse, y Lavagna. Todos repasaron la historia del peronismo, todos estaban sin corbata. El único descamisado que llegó sin saco fue Camaño.
No estaba en los planes que Camaño hablara. Lo demostró con su gesto de sorpresa cuando le pasaron el micrófono. Lavagna lo presentó como “el presidente del congreso del Partido Justicialista, la única autoridad legal del Partido Justicialista”. El bonaerense denunció que “el peronismo, sin internas partidarias, ha sido entregado al Frente para la Victoria por muchos que se dicen compañeros”. El diputado informó a su audiencia que en su calidad de titular del congreso partidario presentó “un recurso de amparo para que el Frente para la Victoria no pueda utilizar las fotos de Perón y de Evita, ni tampoco los símbolos partidarios”. Aseguró que si Lavagna es presidente, reclamará en marzo del 2008 convocar a internas para la normalización del PJ. Pidió el voto para Lavagna para “terminar con estos señores que un día se pelearon con Perón”. Estaba haciendo referencia al kirchnerismo y para que no quedaran dudas lo subrayó diciendo: “Perón los echó de la plaza y muchos de ellos hoy están en el gobierno”.
Luego habló Coto, que dijo que en la actualidad hay una nueva Unión Democrática conformada por “encuestadores, sindicalistas y dirigentes que se dejan comprar”. A Coto le siguió Abel Posse. El ex diplomático exhumó la teoría de la Tercera Posición. Cuestionó a José Stalin y “la política del buen vecino que impulsó Estados Unidos”. “No queremos otra Isabel Perón”, le gritaron desde el público cuando hablaba de Evita.
Lavagna repasó la historia del peronismo. Dijo que “en los ’70 lo usaron por izquierda y por derecha. En los ’90 lo quisieron vaciar de contenido para servir a las grandes multinacionales y hoy quieren vaciarlo por izquierda”. Destacó la importancia de tener una política de Estado para los medios públicos de prensa. Criticó a la cúpula de la agencia de noticias Télam, a la que calificó de “vergüenza nacional por trabajar descaradamente para el Gobierno y no para el Estado”. La marcha peronista puso el broche final.

Lavagna cuestionó a la “izquierda revanchista”
La Nacion
18 de Octubre

El candidato presidencial de UNA, Roberto Lavagna, protagonizó ayer su propio acto de fe peronista y aprovechó el Día de la Lealtad para reivindicar su origen justicialista en un modesto acto en el microestadio de All Boys, en Floresta.
Ante unas 200 personas, Lavagna ensayó otro duro cuestionamiento al presidente Néstor Kirchner y al peronismo que encarna el Gobierno. Por razones más que obvias, en el acto de conmemoración de Perón no hubo ni un solo dirigente del radicalismo que apoya la candidatura de Lavagna. Ni siquiera fue el candidato a vicepresidente, el radical Gerardo Morales.
“Los 90 al peronismo lo vaciaron de contenido y lo quisieron modernizar, pero lo entregaron a los intereses económicos. Ahora, el que lo vacía de contenido es la izquierda revanchista, cuyo único interés es continuar en el poder más que fijarse en el pueblo”, dijo Lavagna.
El candidato habló casi todo el tiempo sin micrófono, pues el sistema de sonido se rompió a poco de comenzado el acto. Lavagna se puso las manos en la cintura y siguió: “El 17 de octubre nació el peronismo, porque ese día el pueblo movilizado se dio cuenta de que podía ponerles un límite a los poderes establecidos en nuestro país. Ese día dijo basta y se inició un nuevo proceso histórico en la Argentina. Ese pueblo necesita expresarse una vez más hoy, y el peronismo debe ser el canal”, dijo.
Lavagna aprovechó para desgranar sus principales propuestas de Gobierno. Insistió en que su programa lo presentó hace un año y que éste contempla respetar la ley que fija un mínimo de 180 días de clases, la reapertura de escuelas técnicas, la construcción de viviendas y la prioridad de profundizar al Mercosur en la política exterior.
“El primer día de mi gobierno voy a viajar a Asunción, a Montevideo, a Santiago, a Brasilia, pero no a sacarme fotos como la candidata oculta”, dijo, en alusión a Cristina Kirchner. Lavagna cuestionó a la esposa del Presidente al afirmar que en los 90 ella fue la que votó en contra de salir del sistema de la convertibilidad.