Homenajes por el Día de la Lealtad Peronista, reflejo de la fragmentación del PJ

Los candidatos a la presidencia Cristina Kirchner, Roberto Lavagna y Alberto Rodríguez Saá encabezaron actos en conmemoración del 62 aniversario de la liberación de Perón, detenido en la isla Martín García, de manera separada. La primera dama, junto a su esposo, el presidente Néstor Kirchner, se presentó en La Matanza en un acto organizado por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Roberto Lavagna en el microestadio del Club All Boys, se presentó sin la presencia de sus socios radicales. Por su parte, Alberto Rodríguez Saá, candidato del Frejuli, encabezó encuentros en Chaco y Santiago del Estero.


Señal de Cristina Kirchner al peronismo
Mariana Verón
La Nación
18 de Octubre 2007
Perón y Evita, ausentes sin aviso. Ninguno de los dos formó parte ayer del discurso con el que la candidata presidencial del oficialismo, Cristina Kirchner, recordó el Día de la Lealtad peronista. Por el contrario, eligió reivindicar la concertación plural que impulsa con el radicalismo. Todo en un acto en el que la liturgia justicialista estuvo representada sólo con una tímida entonación de la marcha y con la presencia, en un segundo plano, de los sindicalistas.
Cuando faltan 10 días para las elecciones, el Gobierno armó ayer un acto en una escuela fábrica de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), en La Matanza, donde el protagonismo lo tuvo la campaña. Además de la primera dama, hablaron el candidato a gobernador bonaerense Daniel Scioli, y el ministro de Trabajo y postulante a diputado por la Capital, Carlos Tomada, organizador del encuentro. El presidente Néstor Kirchner acompañó sin pronunciar palabra alguna.
Debajo del escenario quedó el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, y el resto de la cúpula sindical. Una fuente oficial transmitió ayer a LA NACION que el Gobierno buscó marcar una “sustancial diferencia” con el acto que el año pasado organizaron los gremios en la Quinta de San Vicente, que terminó con Emilio Quiroz, chofer del hijo de Moyano, disparando en medio de cientos de militantes que participaron del traslado de los restos del general.
“Lindo acto”, le dijo Cristina Kirchner al Presidente por lo bajo cuando subió al escenario (una hora y 20 minutos más tarde) y vio a unos 100 invitados especiales sentados prolijamente al sol del mediodía, y los trabajadores detrás y en las calles, que en total sumaban unas 1500 personas.
No faltaron ayer los colectivos escolares estacionados en los alrededores que sirvieron para trasladar a la gente hasta la fábrica. Llevaban pegados afiches de Fernando Espinoza, intendente de La Matanza.
La candidata arrancó su discurso con las “similitudes climáticas” entre el 17 de octubre de 1945 y ayer, en un día en el que el sol extremo dejó a más de uno con la nariz colorada. “En aquél, millones de argentinos, socialistas, radicales, conservadores, se identificaban con un hombre, pero en la esencia se identificaban con la patria”, dijo. “Esta concertación que hoy ofrecemos incorpora a hombres y mujeres de distintas historias con un objetivo común”, prometió.
Después elevó el tono de voz al extremo y lanzó: “Hagamos aprendizaje histórico. Que nadie nos vuelva a dividir”. Y enseguida reconoció que si gana las elecciones tendrá dificultades. “No quiero engañar a ningún argentino y a ninguna argentina: siempre hay dificultades, pero lo importante es la actitud frente a la vida”, se sinceró, en medio de los aplausos.
No hizo mención alguna a los sindicatos ni a su propuesta de pacto social. “Este 17 de octubre nos encuentra con un modelo político en el cual todos, trabajadores, empresarios, comerciantes, estudiantes, intelectuales, nuestros ancianos, han vuelto a sentirse incluidos y representados”, detalló.
“Está todo bien”
Pero a pesar de la omisión, al menos Moyano buscó mostrarse en sintonía con la Casa Rosada. “Hablo seguido con Cristina, está todo bien”, dijo el dirigente gremial a LA NACION al terminar el acto. Y aunque dudó al responder, como pensándolo, sostuvo que el llamado a la concertación que hizo la candidata es “un desafío inteligente que se debe hacer”.
Este año, el líder de la CGT se quedó fuera de la organización del acto central. Quien puso la logística fue el jefe de la UOM, Antonio Caló, un hombre que aparece como el preferido del kirchnerismo para disputarle el poder al dirigente camionero.
Voceros del líder cegetista se quejaron horas más tarde del metalúrgico. “Ni siquiera tuvo la cortesía de saludar ni respetar la jerarquía de Moyano como jefe de la CGT”, dijeron. Ante el supuesto desaire, fue Caló quien desmintió la acusación: “Es una mentira. Apenas llegó Moyano le di un abrazo. Soy muy amigo de Hugo”.
Para disipar rencores, la candidata bajó del escenario y saludó a ambos. Después fue el turno de los trabajadores. Esta vez, Kirchner no la acompañó y se metió en un auto. Ella, en cambio, hasta se trepó a una valla para dar besos. Ya más de la mitad de los militantes había emprendido la retirada.
“Que nadie nos vuelva a dividir”
Miguel Jorquera
Página 12
18 de Octubre 2007
Cristina Fernández bajó del escenario, recorrió el angosto pasillo que bordeaba la platea para funcionarios y se acercó a la valla que separaba a los militantes kirchneristas, donde repartió besos, apretones de manos y hasta posó para las fotos que le sacaban con sus celulares. Arriba del escenario, Néstor Kirchner se entusiasmó con la marcha peronista, que entonó junto a algunos funcionarios y frente a los popes de la CGT. El Presidente y su esposa tuvieron su propio acto del 17 de Octubre en el “bastión” peronista de La Matanza. La inauguración de una escuela de oficios de la UOM, que lleva el nombre de un delegado metalúrgico desaparecido, fue el marco para que la candidata presidencial se explayara sobre la fecha histórica y trazara un paralelo con la actualidad para defender la política oficial sobre derechos humanos y de “mayor productividad e inclusión social”. “Hoy el objetivo es el mismo: construir el futuro, el presente para nosotros y para nuestros hijos, para que nunca más nos vuelvan a dividir”, sentenció la candidata.
El largo playón de la fábrica de aberturas estaba repleto de militantes y funcionarios kirchneristas bajo el inclemente sol del mediodía. El locutor esforzó su voz para anunciar la llegada del presidente Kirchner, pero la primera en subir al escenario cubierto fue Cristina Fernández. La candidata presidencial –vestida con un trajecito color salmón– fue la principal oradora en el acto de la inauguración “oficial” de la “escuela-fábrica Emilio Tomasín” (ver aparte) creada por la UOM de La Matanza. Por allí pasan unos 400 alumnos por cuatrimestre para aprender los oficios de matricero, fresador, soldador, y a manejar los tornos de control numérico computados y los programadores lógicos computarizados.
“Cuando los partidos nacionales, populares y democráticos se dividieron, nos hicieron creer que un radical, un socialista, o un peronista podía ser nuestro enemigo. Es allí donde hicieron pie las minorías que nunca quisieron a los argentinos y entonces nos llevaron a un proyecto de hambre, miseria y dolor”, dijo la senadora, antes de reclamar: “Hagamos un aprendizaje histórico para que nadie nos vuelva a dividir”.
Desde el escenario seguían con atención su discurso el propio Presidente, que no habló en el acto; el gobernador bonaerense, Felipe Solá, y la fórmula que aspira a sucederlo: Daniel Scioli y Alberto Balestrini, junto al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. En una segunda línea también estaban los ministros de Trabajo, Carlos Tomada –promotor del acto–, de Educación, Daniel Filmus, y de Justicia, Alberto Iribarne. Los líderes cegetistas se ubicaban en los primeros lugares de una extensa fila de sillas que oficiaba de platea. Allí estaban el camionero Hugo Moyano, el taxista Omar Viviani, Gerónimo Venegas de peones rurales y líder de las 62 Organizaciones Sindicales Peronistas, y José Luis Lingeri de AySA.
Cristina Kirchner recorrió en su discurso la “gesta popular” del ’45, los oscuros años de la dictadura y la década de los ’90 con los “desaparecidos sociales”, para defender las políticas del Gobierno. Lo mismo hizo con la estrategia electoral de la Concertación Plural que trazó el oficialismo. “Estamos en el buen sendero. Hemos aprendido todos de las equivocaciones de muchos años atrás, de décadas pasadas. Todos nos hemos equivocado, hagamos ese aprendizaje y quienes hoy tienen responsabilidades no tenemos derecho a volver a equivocarnos. Por eso estamos convocando a todos los hombres y mujeres que crean que un país mejor es posible a construirlo con el esfuerzo de todos”, dijo la senadora.
La candidata admitió que la “buena senda” tampoco será un camino de rosas. “Va a haber dificultades. Yo no quiero engañar a ningún argentino. Siempre hubo dificultades. Lo importantes es la actitud frente a la vida, a los problemas. Los dirigentes no debemos plantarnos frente a la comunidad para profundizar los problemas, para solazarnos si a otro le va mal, porque si al otro le fue mal quiere decir que nos fue mal a todos los argentinos”, señaló, en respuesta a críticas opositoras.
Desde antes del mediodía, la larga fila de micros estacionados sobre la avenida Crovara, frente al ex Regimiento 3 de Infantería de La Tablada, era una clara referencia para quienes llegaban al acto. El dispositivo de seguridad y las columnas de militantes que arribaron desde todos los barrios de La Matanza marcaban el camino hasta la fábrica de aberturas 3B, que cedió uno de sus edificios para que funcione la “escuela-fábrica” de la UOM, a cambio de exenciones impositivas.
El lugar y la fecha los eligió Cristina Kirchner, después de que el jefe de la cartera laboral le ofreciera varias alternativas para el final de la campaña. La escuela de oficios que lleva el nombre de un delegado desaparecido, que funciona en una fábrica, con un sindicato de base y en el distrito bonaerense más poblado de la provincia calzaban a medida con la imagen y el discurso que pretendía transmitir la candidata. Lejos de los fantasmas de la feroz pelea sindical de un año atrás, en el traslado de los restos de Juan Perón a San Vicente, fue un 17 de Octubre distendido para el oficialismo. Y hasta el Presidente volvió a meterse de lleno en la campaña en un cruce con los periodistas: “Solamente buena memoria”, contestó el Presidente cuando le consultaron qué les pediría a los ciudadanos para el domingo 28.
Lavagna y Rodríguez Saá también encabezaron sus actos por el 17 de octubre
Clarín
17 de Octubre 2007
El postulante de UNA irá a un acto en el club All Boys. Y el gobernador de San Luis estará en Villa Río Bermejito, en el Chaco, para denunciar “la falta de justicia social”.
Para los militantes peronistas, este 17 de octubre estuvo teñido con el color de la campaña, a 11 días de las elecciones presidenciales. Y varios candidatos lo entendieron del mismo modo. Además de Cristina Kirchner, los postulantes de UNA, Roberto Lavagna, y del FREJULI, Alberto Rodríguez Saá, encabezaron sendos actos en los que estuvo presente la conmemoración del Día de la Lealtad.
Lavagna, durante un acto en el microestadio de All Boys, en Floresta, convocó a “recuperar la esencia del Peronismo ,que es el compromiso social”. A tono con la situación, el ex ministro de Economía se mostró junto a las principales figuras del peronismo que integran su espacio, como Eduardo Camaño, Jorge Sarghini y Marina Cassese.
En tanto, el gobernador puntano y candidato del PJ anti-K, Alberto Rodríguez Saá, encabezó un encuentro en pleno Impenetrable chaqueño, junto a integrantes de la comunidad wichí.
“El 17 de octubre es la conmemoración del Día de la Lealtad, cuando el pueblo, los más humildes lucharon por la libertad de Perón, y ese día se selló un pacto de lealtad mutua entre el peronismo, Perón y su pueblo, para luchar por la revolución social”, aseguró el candidato del FREJULI.
Lavagna cuestionó a la “izquierda revanchista”
La Nación
18 de Octubre de 2007
El candidato presidencial de UNA, Roberto Lavagna, protagonizó ayer su propio acto de fe peronista y aprovechó el Día de la Lealtad para reivindicar su origen justicialista en un modesto acto en el microestadio de All Boys, en Floresta.
Ante unas 200 personas, Lavagna ensayó otro duro cuestionamiento al presidente Néstor Kirchner y al peronismo que encarna el Gobierno. Por razones más que obvias, en el acto de conmemoración de Perón no hubo ni un solo dirigente del radicalismo que apoya la candidatura de Lavagna. Ni siquiera fue el candidato a vicepresidente, el radical Gerardo Morales.
“Los 90 al peronismo lo vaciaron de contenido y lo quisieron modernizar, pero lo entregaron a los intereses económicos. Ahora, el que lo vacía de contenido es la izquierda revanchista, cuyo único interés es continuar en el poder más que fijarse en el pueblo”, dijo Lavagna.
El candidato habló casi todo el tiempo sin micrófono, pues el sistema de sonido se rompió a poco de comenzado el acto. Lavagna se puso las manos en la cintura y siguió: “El 17 de octubre nació el peronismo, porque ese día el pueblo movilizado se dio cuenta de que podía ponerles un límite a los poderes establecidos en nuestro país. Ese día dijo basta y se inició un nuevo proceso histórico en la Argentina. Ese pueblo necesita expresarse una vez más hoy, y el peronismo debe ser el canal”, dijo.
Lavagna aprovechó para desgranar sus principales propuestas de Gobierno. Insistió en que su programa lo presentó hace un año y que éste contempla respetar la ley que fija un mínimo de 180 días de clases, la reapertura de escuelas técnicas, la construcción de viviendas y la prioridad de profundizar al Mercosur en la política exterior.
“El primer día de mi gobierno voy a viajar a Asunción, a Montevideo, a Santiago, a Brasilia, pero no a sacarme fotos como la candidata oculta”, dijo, en alusión a Cristina Kirchner. Lavagna cuestionó a la esposa del Presidente al afirmar que en los 90 ella fue la que votó en contra de salir del sistema de la convertibilidad.
Rodríguez Saá habló del PJ en una comunidad toba
La Nación
18 de Octubre de 2007
El candidato presidencial del Frejuli y gobernador de San Luis, Alberto Roodríguez Saá, llegó ayer a El Impenetrable chaqueño para celebrar el 17 de octubre y demostrar que es “el único peronista” de los candidatos a presidente.
Entre integrantes de la comunidad toba de Villa Bermejito, una localidad situada a 350 kilómetros de Resistencia, el gobernador de San Luis afirmó que ayer se celebraba “la conmemoración del Día de la Lealtad, cuando el pueblo y los más humildes lucharon por la libertad de Perón”. Agregó que “allí se selló un pacto de lealtad mutua entre el peronismo, Perón y su pueblo, para luchar por la revolución social”.
Rodríguez Saá llegó a Chaco en un avión privado y se mostró muy escéptico con las encuestas. Afirmó que Cristina Fernández de Kirchner está “en caída, porque tiene 31 por ciento” de intención de voto y alertó que por ello “hay desesperación” en el Gobierno.
Rodríguez Saá aseguró a los tobas que su candidatura “está cerca de los 20 puntos y segundo en las encuestas”, y afirmó que varios sondeos lo ubican primero “en distritos como Mendoza, La Rioja, La Pampa, San Luis, Córdoba, la ciudad santafecina de Rosario y zonas del conurbano” bonaerense.
También volvió a calificar “de mentiroso” al presidente Néstor Kirchner por haber instalado una “sensación psicológica de que han bajado las tasas de los créditos y que los precios no suben”. El gobernador puntano había precisado que encuestas propias lo ubican primero en Mendoza “con 29,91 por ciento contra 24,05 de la señora”, en referencia a la candidata oficialista.
“A nivel nacional ella tiene 31 por ciento en caída, por eso la desesperación que hay en el Gobierno y todo esta sobreactuación que están haciendo respecto de las tasas bancarias y de que no hay problemas con la inflación”, se entusiasmó Rodríguez Saá. Luego de la recorrida por El Impenetrable chaqueño, el candidato a presidente Alberto Rodríguez Sáa visitó Santiago del Estero. Allí encabezó el acto de presentación del candidato a diputado nacional, Carlos Anauate, en el club Belgrano.
Rodríguez Saa arremetió contra Kirchner y Carrio
Data Chaco
18 de Octubre
Desde Villa Río Bermejito, Alberto Rodríguez Saa dio a conocer sus propuestas de gobierno en materia social. El candidato presidencial del Frente, Justicia, Unión y Libertad (FREJULI) acusó al Presidente Kirchner de “mentiroso” y de no “gobernar para los pobres”. También arremetió contra Elisa Carrio reclamándole que “venga a poner la cara como venimos a ponerla nosotros”.
Prometió acompañar a las comunidades aborígenes en sus reclamos y a trabajar para mejorar la calidad de vida de los chaqueños. “Después del 10 de diciembre vamos a estar acá viendo como vamos a cumplir lo que le hemos dicho” sostuvo.
“Ese mentiroso que es el Presidente de la Nación tiene que saber que el Impenetrable hay 20 mil niños desnutridos y más del 60% de la población tiene mal de chagas. Eso se llama enfermedad de la pobreza y la tiene porque el señor Presidente no gobierna para los pobres”, acusó.
También mencionó a “una señora que es candidatas y ustedes la conocen” y le recordó que “no hay que poner la cara en la foto, encima que cada foto sale cara, acá hay que poner la cara como venimos a ponerla nosotros”.
En su visita a la localidad del Impenetrable chaqueño estuvo acompañado por el diputado provincial Alberto Villalba, Atilio Velásquez; dirigentes peronistas y representantes de asociaciones aborígenes, quienes expusieron sus necesidades al candidato
.