Gran victoria kirchnerista

La Primera Dama y candidata del Frente para la Victoria, Cristina Kirchner, se convirtió en la primer Presidente de la Argentina, electa directamente por el pueblo.
Además, el oficialismo, mantuvo su mayoría en la Cámara de Diputados, 140 legisladores, que le permite tener quórum propio; y en la Cámara de Senadores conservó sus trece bancas.
Por último, también, vencería en las ocho elecciones a gobernadores en disputa.


La primera mujer electa Presidente de la Argentina
Infobae
29 de Octubre 2007
Al alzarse con la Presidencia de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner logró romper con una larga tradición en la política, por la que el ejercicio del poder en las m s altas esferas ha sido un asunto casi exclusivamente masculino.
Su triunfo pone de manifiesto la creciente influencia de las mujeres en la materia, tanto aquí como en el resto del mundo.
En Argentina, la primera mujer que tuvo un fuerte peso político fue Eva Perón, que lo adquirió sin necesidad de ejercer un cargo público y que pudo haberse convertido en la primera vicepresidenta si no hubiera realizado su histórico “renunciamiento”.
Años después, en 1974 y en circunstancias dramáticas para el país, María Estela Martínez se convirtió tras el fallecimiento de Juan Domingo Perón en la primera mujer del mundo en acceder a una Presidencia, si bien otras ya habían ocupado cargos de poder, como ser primeras ministras.
Esa fue una experiencia frustrante, que nació de una decisión de Juan Perón de llevarla como compañera de fórmula en las elecciones de 1973, pues ella no tenía experiencia política y le tocó gobernar una nación sacudida por la violencia, una crisis económica inédita hasta entonces y un descalabro institucional.
Ahora, con el triunfo de Cristina, la Argentina tendrá a partir del 10 de diciembre su primera presidenta electa por el voto directo, la que se convertirá en la novena jefa de Estado del continente americano.
Pero Cristina tendrá una colega muy cerca, ya que Chile es gobernada desde 2006 por la socialista Michelle Bachelet, quien ejercerá ese cargo hasta 2010, por lo que coincidirán en la mayor parte de sus mandatos.
Ellas no están solas en una hipotética “Internacional femenina”, pues actualmente hay siete presidentas en el mundo: además de Chile, también gobiernan en Finlandia, India, Irlanda, Liberia, Filipinas y Suiza.
Además, cuatro Estados son dirigidos por primeras ministras: Alemania, Nueva Zelanda, Mozambique y las Antillas Holandesas.
Recientemente, en mayo pasado, la socialista francesa Segolene Royal llegó a disputar el balotaje contra el conservador Nicolás Sarkozy, contra el que perdió por sólo seis puntos.
Asimismo, en los Estados Unidos el sucesor del presidente George W. Bush podría ser una mujer, si prospera la precandidatura de la senadora demócrata Hillary Clinton.
En la Argentina, en los últimos cuatro años se produjeron varios casos inéditos de acceso de mujeres a cargos de relevancia institucional.
En 2004 fue nombrada jueza de la Corte Suprema de Justicia Elena Highton, a lo que siguió poco después la designación de Carmen Argibay.
A nivel ministerial, por primera vez las carteras de Defensa y de Economía fueron ocupadas por mujeres, Nilda Garré y Felisa Miceli, respectivamente.
Para completar este cuadro, la arista Fabiana Ríos se consagró en junio pasado en la primera gobernadora provincial electa y asumir su cargo el 10 de enero próximo.
En la mayoría de los países recién a mediados del siglo pasado las mujeres comenzaron a adquirir derechos políticos, empezando por el más elemental, el del voto, pero su acceso a cargos importantes comenzó a registrarse en las últimas décadas.
En enero de este año, las mujeres representaban en todo el mundo un 17 por ciento de los parlamentos y cámaras bajas, frente a un 13 por ciento en 1990.
Sin embargo, tan sólo 19 países cuentan con al menos un 30 por ciento de mujeres en bancas parlamentarias: en este sentido se destaca Ruanda, donde el 49 por ciento de los escaños están ocupados por mujeres, seguido por Suecia.
Los cambios en las cámaras de Diputados y Senadores
Infobae
29 de Octubre 2007
0174097B.jpg
El kirchnerismo consolidó su amplia mayoría al conseguir quórum propio en la Cámara de Diputados, mientras que en el Senado logró mantener su dominio, tras el contundente resultado de las elecciones nacionales en las que además de presidente y vice se renovaron parcialmente ambas cámaras.
De este modo, la electa presidenta Cristina Fernández de Kirchner se aseguró un fuerte respaldo en el Parlamento para sancionar leyes claves que requerirá su gestión, tanto por los resultados cosechados dentro del Frente para la Victoria como por sus aliados del radicalismo K y socialistas.
En ese contexto, la bancada oficialista de diputados quedará integrada por más de 140 legisladores -superando de esa manera holgadamente los 129 diputados que se necesitan para el quórum propio- y obtuvo una cifra que no alcanzaba desde 1995 cuando en la segunda presidencia de Carlos Menem alcanzó los 132 escaños.
Con estos resultados, el bloque kirchnerista presentará un escenario diferente en la cámara baja, ya que en esa bancada confluirían desde diciembre, los propios legisladores del Frente para la Victoria, el Peronismo Federal, un sector del socialismo, los radicales K y otros aliados del interior del país.
Por su parte, el radicalismo -que ponía en juego 20 bancas- se disputaba el lugar de segunda fuerza con la Coalición Cívica de Elisa Carrió, que obtenía importantes triunfos en la Capital Federal, Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Tierra del Fuego y en Córdoba, con lo cual ampliaba su representación.
A partir del 10 de diciembre desembarcarán en la Cámara de Diputados importantes figuras como el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; los gobernadores de Buenos Aires, Felipe Solá; de Santa Fe, Jorge Obeid y de Jujuy, Jorge Fellner y las actuales senadoras Vilma Ibarra y María Laura Leguizamón.
En el Senado, el bloque oficialista -que hoy tiene 41 representantes- logró ampliar su mayoría, al retener las 13 bancas que puso en juego aunque otras tres que corresponden al radicalismo rionegrino y al Frente Cívico de Santiago del Estero, conformado por radicales k, podrían sumarse al bloque oficialista.
La UCR, en tanto, que apoyó la candidatura de Roberto Lavagna sólo obtuvo dos bancas de las ocho que puso en juego; en tanto que por primera vez ingresaron al Senado cuatro representantes de la Coalición Cívica: dos por la ciudad de Buenos Aires y otros dos por Tierra del Fuego.
De esta manera, la bancada del Frente para la Victoria pasará a tener 45 senadores, a sólo tres de los dos tercios necesarios para enjuiciar jueces, sancionar legisladores y tratar temas sobre tablas sin la presencia de la oposición.
El radicalismo, por su parte, verá mermada su fuerza, ya que de los 15 escaños con los que contaba, sólo mantendrá 9.
Por el contrario, sumará fuerzas un posible interbloque de la Coalición Cívica entre el ARI y el socialismo que pasaría a tener 5 senadores.
El Frente para la Victoria logró triunfar en Entre Ríos, Chaco, Neuquén, Río Negro y Salta; y obtuvo el senador por la minoría en Capital Federal y Santiago del Estero.
De este modo, y con el contundente triunfo obtenido por Cristina Fernández, el oficialismo logró en muchas provincias quedarse con las bancas por la mayoría e incluso con las que representan a la minoría.
Entre los nuevos senadores por el oficialismo que asumirán a partir del 10 de diciembre se encuentran el actual ministro de Educación, Daniel Filmus, los gobernadores del Chaco, Roy Nikisch y de Salta, Juan Carlos Romero.
Desde la oposición, la Coalición Cívica que, por su parte, realizó una muy buena elección en la Capital Federal, al obtener dos bancas, las de María Eugenia Estenssoro y Samuel Cabanchik.
Incluso, en estos comicios, esa fuerza logró dejar a un lado las pretensiones del PRO que, fortalecido por el triunfo de Mauricio Macri en junio pasado como jefe de Gobierno, aspiraba a incorporar a la cámara alta al ex menemista Carlos Melconián
El kirchnerismo se imponía en las ocho gobernaciones en disputa
La Capital
29 de Octubre 2007
El kirchnerismo se imponía anoche por diferentes exponentes y expresiones en las ocho provincias que tuvieron comicios para elegir gobernador, de acuerdo con los primeros cómputos oficiales registrados al cierre de esta edición.
Los adherentes al kirchnerismo triunfaban en Buenos Aires, Santa Cruz, Mendoza, Salta, Jujuy, Misiones, Formosa y La Pampa, aunque en algunos casos la definición de un ganador provincial permanecía abierta, como en el caso de Misiones, cuyo escrutinio era exasperantemente lento por la gran cantidad de sublemas que se presentaron.
El triunfo más destacado resultaba el de la dupla Daniel Scioli-Alberto Ballestrini en la provincia de Buenos Aires, que superaba la barrera del 50 %, por sobre el poco más de 16% de Margarita Stolbizer-Adrián Pérez de la Coalición Cívica, seguidos de los radicales Ricardo Alfonsín-Luis Brandoni y Francisco de Narváez-Jorge Macri de Unión-Pro.
Santa Cruz, el distrito del presidente Néstor Kirchner y sobre el que se había generado especial expectativa, tenía como ganadora a la fórmula encabezada por Daniel Peralta sobre el empresario radical Eduardo Costa.
En Mendoza, se daba una paridad entre los kirchneristas César Biffi y Celso Jaque, que doblegaban al ex gobernador radical Roberto Iglesias y a María Naman de la Coalición ARI-Partido Socialista.
Salta registraba una paridad entre Juan Manuel Urtubey y Walter Wayar, aunque el primero comenzaba a descontar ventaja en los últimos cómputos.
El triunfo del Frente para la Victoria en Jujuy se daba en manos de Walter Barrionuevo, sobre el diputado nacional por el Justicialismo, Carlos Snopek, del Frente Primero Jujuy.
Gildo Insfrán en Formosa lograba la reelección y su cuarto mandato consecutivo según establecían cómputos oficiales, superando a Gabriel Hernández del Frente Opositor.
En Misiones, Maurice Closs tenía leve margen sobre el actual vicegobernador y pastor evangélico Pablo Juan Tschirsch y el ex presidente Ramón Puerta.
Por último, La Pampa marcaba el camino de la victoria al ex intendente de Santa Rosa y “delfín” del mandatario Juan Carlos Verna, Oscar Jorge, seguido por Juan Carlos Marino del Frente Pampeano Cívico y Social y Zelmira Regazzoli del Frente para el Cambio.
En La Pampa, Jorge. El justicialista Oscar Mario Jorge fue electo gobernador de La Pampa tras obtener un triunfo considerado “histórico”, con el más alto porcentaje que se haya conseguido desde 1983 y superando por cerca de siete puntos la performance de Cristina Fernández de Kirchner en la elección presidencial.
Jorge, quien fue intendente de Santa Rosa por doce años, obtuvo 56 por ciento de los votos, escrutado el 20 por ciento de las mesas, superando por cerca de veinte puntos al radical Juan Carlos Marino, quien encabezó la fórmula del lavagnista Frente Pampeano Cívico y Social (Frepam).
Mendoza sigue kirchnerista. El kirchnerismo se impuso también en la elección de gobernador de Mendoza, dado que según los últimos datos oficiales el senador justicialista Celso Jaque le llevaba seis puntos de ventaja al radical K César Biffi.
Cuando se habían contado los votos de sólo 63 de las más de tres mil mesas en toda la provincia, Jaque se alzaba con 4.722 votos (38,66%) y Biffi con 4.154 (34,01%).
Más allá del resultado final que arroje el lento escrutinio, las listas de Jaque y Biffi se separaron del resto de los candidatos con una diferencia de más de veinte puntos y relegaron al candidato demócrata, Omar De Marchi, y al radical Roberto Iglesias, de toda posibilidad.
El gobernador mendocino Julio Cobos aseguró anoche que va a “volver a pelear” para sacar a la Unión Cívica Radical (UCR).
Barrionuevo en Jujuy. El vicegobernador Walter Barrionuevo, del Frente para la Victoria, se imponía con el 40 por ciento de los votos para acceder a la Gobernación de Jujuy, escrutado el 15 por ciento de las mesas, y cerca de la medianoche ningún sector se proclamó ganador ni admitió la derrota.
Barrionuevo, quien lleva como compañero de fórmula al diputado provincial Pedro Segura, sostenía una ventaja de 12 puntos sobre el diputado nacional Carlos Daniel Snopek, del Frente Primero Jujuy.
Salta, dividida. En tanto, la gobernación de Salta era disputada palmo a palmo por el candidato del FPV-PR, el diputado nacional Juan Manuel Urtubey, y por el actual vicegobernador y postulante del Frejuvi, Walter Wayar.
Con poco más del 40 por ciento de las mesas escrutadas, Urtubey obtenía el 47,34 por ciento de los votos, mientras que Wayar el 44,92 por ciento.
La paridad fue tal que minutos después de que cerraran oficialmente los comicios, y mientras mucha gente seguía votando en escuelas de la capital salteña, tanto Urtubey como Wayar se autoproclamaron ganadores.
Misiones, dos en pugna. El oficialista Frente Renovador de la Concordia y el Frente para la Victoria se atribuían anoche el triunfo en las elecciones a gobernador de Misiones y otros cargos electivos locales, mientras se producía uno de los escrutinios más lentos de todo el país. El “rovirismo” se mostraba confiado en el aporte de los principales municipios misioneros, pero la otra propuesta kirchnerista confiaba en que el interior sume los votos necesarios para torcer el peso electoral oficial.
Mientras, el gran derrotado era el ex gobernador Ramón Puerta, que quedó en un lejano tercer párrafo.
Insfrán ganó en Formosa. El gobernador Gildo Insfrán se imponía anoche por cerca del 75 por ciento de los votos, y así retendría por cuarta vez su cargo al frente del ejecutivo formoseño, según indicó el apoderado del Partido Justicialista, Armando Felipe Cabrera.
El actual presidente provisional de la Legislatura, indicó que los primeros indicios que se manejan en la provincia hablan de que Insfrán retuvo su cargo y que el Frente para la Victoria se impuso por amplio margen, llevando a Cristina Fernández a la presidencia.