Gastos de campaña

La Cámara Nacional Electoral auditará los espacios de publicidad que los candidatos contraten, para llevar un control de los gastos de campaña, y evitar que se escondan gastos.
Cristina Kirchner desembolsará al menos $ 14 millones de pesos en esta campaña, el triple de lo que gastará Jorge Sobisch, prevé usar 5.500.000 pesos, quien lo secunda en este rubro.
Unos 3 millones son proporcionados por el sector empresarial.


Auditará la Justicia los avisos en los medios
La Nación
19 de Octubre de 2007
Por primera vez desde que se aplica la ley de control de los gastos de campaña, sancionada en 2002, la Cámara Nacional Electoral auditará los espacios de publicidad que los candidatos contraten en televisión, en radio, en medios gráficos y en la vía pública.
Por pedido de los camaristas, la Corte Suprema autorizó la contratación de las empresas Alberto Scopesi y Cía SA y Monitor de Medios Publicitarios SA, que prestarán el servicio para las elecciones del domingo 28 y, eventualmente, para el ballottage del 25 del mes próximo.
El rubro de publicidad fue el que más dudas generó durante la campaña presidencial de 2003. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que era el responsable de la alianza que postuló a Néstor Kirchner, fue investigado porque la Justicia determinó que en esa campaña se habían gastado 2.200.000 pesos más que lo declarado, la mayor parte en publicidad. Pero la jueza María Servini de Cubría resolvió el año pasado que se trataba de donaciones que se habían hecho sin el conocimiento de los responsables de la agrupación.
En un primer análisis de los datos conocidos anoche, que indicaban que Cristina Kirchner proyectaba gastar por lo menos $ 14 millones, la Fundación Poder Ciudadano manifestó algunas dudas. “Cuando calculamos, con datos reales, cuánto costaba la campaña en las elecciones porteñas, concluimos que eran 10 millones de pesos. Resulta poco verosímil que exista tan poca diferencia con una campaña nacional”, dijo Pablo Secchi, coordinador del área del Acción con Políticos.
Al cierre de esta edición, aún no se conocían los datos de 15 de los 24 distritos electorales. Secchi aclaró que sólo hoy, cuando se disponga de la información completa podrá hacerse un análisis profundo. La Fundación Poder Ciudadano difundió ayer un informe que muestra que Canal 7 sólo cubrió actos de la primera dama y dejó de lado al resto de los postulantes.
La primera dama es la que prevé gastar más
La Nación
19 de Octubre de 2007
La fórmula del oficialista Frente para la Victoria, que integran Cristina Kirchner y Julio Cobos, es la que más prevé gastar en la campaña: desembolsará por lo menos 14.199.896 pesos, según la información publicada ayer por el Poder Judicial en su sitio web.
En la proyección de gastos de campaña le sigue el binomio Jorge Sobisch-Jorge Asís, del Movimiento Provincias Unidas: declaró que prevé gastar 5.500.000 pesos. La fórmula de ARI, conformada por Elisa Carrió y el socialista Rubén Giustiniani, se ubica tercera, con egresos previstos en 3.859.721 pesos. Los apoderados de la agrupación aclararon a LA NACION que calculan gastar no más de 3.500.000 pesos.
Un escalón más abajo están los postulantes Ricardo López Murphy, con una proyección de gastos de 1.343.121 pesos, y Roberto Lavagna, con 1.204.696 pesos. El informe correspondiente a Alberto Rodríguez Saá no fue publicado junto con los demás.
Las cifras son parciales, ya que surgen de la información publicada por los diferentes juzgados electorales al cierre de esta edición. Se tomó en cuenta lo declarado por las agrupaciones en el nivel nacional y por los distintos partidos locales que apoyaban a alguno de los candidatos.
Anoche aún no se conocían datos de 15 de los 24 distritos, entre ellos, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Tucumán.
Además de Rodríguez Saá, tampoco se conocían datos de los candidatos Juan Ricardo Mussa, Gustavo Breide Obeid, Vilma Ripoll y Raúl Castells.
De la información conocida surgen varios datos interesantes: en el informe de UNA, la concertación de Lavagna, se afirma que en lo que va de la campaña sólo gastó 419 pesos. Más llamativo es el caso de la alianza de Sobisch: el escrito dice que si bien prevé gastar 5.500.000 pesos, aún no desembolsó un centavo. La agrupación de López Murphy afirmó que ya ha gastado casi todo lo que tenía presupuestado.
Apuesta empresarial por Cristina Kirchner
Gabriel Sued y José Ignacio Lladós
La Nación
19 de Octubre de 2007
Los empresarios argentinos eligieron a Cristina Kirchner para aportar recursos a la política. Banqueros, hombres ligados a la industria pesquera, constructores y hasta cineastas figuran en la lista de aportantes que ayer publicó la justicia electoral.
Unos 2.883.896 pesos recibió de parte de empresas y empresarios el Frente para la Victoria a nivel nacional y en Capital. Mucho menos obtuvo hasta aquí Recrear, el segundo en el ranking. El partido de Ricardo López Murphy sumó $ 669.403, con una particularidad: una de las mayores aportantes individuales es la mujer del candidato, Norma Ruiz Huidobro, que aportó 26.000 pesos a su marido. Roberto Lavagna recibió $ 1000 de uno de sus colaboradores y Elisa Carrió desestimó la posibilidad de recaudar dinero empresarial. Jorge Sobisch y Alberto Rodríguez Saá no publicaron los nombres de sus donantes.
Los datos surgen de los informes que las agrupaciones presentaron ante la justicia electoral, en cumplimiento de la ley de financiamiento de los partidos políticos. El artículo 54 de la norma obliga a los responsables de la campaña a informar el detalle de los aportes recibidos, indicando su origen; los gastos hechos hasta el momento y lo que se prevé desembolsar hasta el final de la etapa proselitista.
Fija, además, un límite de 40.555.864 pesos para estas elecciones. Los aportantes privados no pueden donar más de 200.000 pesos. Las empresas no deben superar los 400.555 pesos.
En ese contexto, el Frente para la Victoria lidera la lista de recaudaciones. Una parte del dinero que ingresó en la campaña oficialista surgió de una comida organizada en el hotel Sheraton. Los cubiertos más caros costaron 5000 pesos. Obviamente, no fue ésa la parte suculenta de esta historia.
Entre los principales aportantes de la campaña cristinista aparecen empresas como Sitrack.com, de Pescarmona, y Creaurban, de Angelo y Fabio Calcaterra, sobrinos de Francisco Macri y primos de Mauricio Macri. Creaurban formó parte del Grupo Socma hasta que, hace unos años, Macri padre decidió vendérsela a sus sobrinos. Ambas firmas aportaron 398.948 pesos para que la campaña de Cristina Kirchner pudiera tener más afiches, más spots publicitarios y mejores condiciones de movilidad.
En la lista de los empresarios que, a modo individual y no mediante una empresa, mostraron una mayor generosidad con las urgencias de una campaña política aparece, primero, Néstor Emilio Otero (obsequió 150.000 pesos), principal accionista de TEBA, entre otras cosas, concesionaria de la terminal de ómnibus de Retiro. TEBA negocia actualmente la concesión de terminales en Mar del Plata.
También se observan nombres como los de Carlos Wagner (5000 pesos), presidente de la Cámara de la Construcción y accionista de Esuco SA, uno de los grandes contratistas del Estado en obras de infraestructura.
Aparece además Daniel Millaci (10.000), titular de la Cámara de Autotransporte de Pasajeros, una de las entidades encargadas de monitorear el dinero que distribuye en subsidios el Ministerio de Planificación Federal.
Si acaso un rubro se destaca por su compromiso con la campaña oficialista, ése es el de los bancos. Aparecen en la lista de aportantes directivos de los bancos Comafi (5000 pesos), De Crédito ($ 5500), Privado ($ 5000), Hipotecario ($ 5000), Industrial ($ 5000), Piano ($ 5000), Patagonia ($ 5000) y hasta de Adeba ($ 5000).
Otro ámbito consustanciado con la candidata Kirchner es el de la industria pesquera. En la nómina hay directivos de la Cámara Langostinera Patagónica ($ 1000), Alpesca ($ 1000) y la Cámara de Armadores Pesqueros Congeladores ($ 1000), entre otros.
Nombres conocidos
Nombres propios rutilantes del mundo empresarial también sobran. Van ejemplos: Aldo Roggio ($ 5000), Gregorio Chodos (presidente de la Cámara de la Construcción; $ 5000), Adrián Kauffman (director de Arcor; $ 2500), Manfredo Arheit (presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos; $ 10.000), Enrique Jurkowski (Hitachi; $ 1000), Alberto Hojman (BGH; $ 1000), Clara Lifsic (IRSA-Banco Hipotecario; $ 5000) y Julio Urien (Astilleros Río Santiago; $ 2000).
Entre las empresas hay donantes de varias áreas: de la construcción (como Creaurban), hipermercados (Cencosud), medicina prepaga (Medicus y Swiss Medical), industria farmacéutica (Sidus), agropecuaria (Agronor) y logística (Sitrack.com), entre otras.
“Y en el informe no figura el viaje de Cristina Kirchner a Alemania, que fue una invitación de Volkswagen. Eso quizá debería constar como un aporte de la empresa”, advirtió Pablo Secchi, de Poder Ciudadano.
Más allá de alguna omisión, los empresarios expusieron sus preferencias. Eligieron facilitar la campaña del Gobierno.