El persistente problema de las autoridades de mesa

El problema del ausentismo de las autoridades de mesa es un problema recurrente en la politica argentina y estas elecciones no son la excepción. En Capital la deserción es significante y la justicia tuvo que recurrir a sus empleados para cumplira con esa responsabilidad. Ver también Instructivo para presidentes de mesa.


Capital: faltan 4.000 presidentes de mesa y los sustituirían con judiciales
Lucio Fernández Moores
Clarín
25 de octubre 2007

La Junta Electoral porteña pidió a la Corte Suprema de Justicia de la Nación la utilización de empleados judiciales en la elección del próximo domingo ante las serias dificultades para conseguir autoridades de mesa. La Corte respondería hoy favorablemente, aunque aguardará la respuesta de la Cámara Nacional Electoral.
Los números de la Junta son elocuentes. De 17.751 telegramas enviados en la primera tanda en Capital (tres personas por cada una de las 5.917 mesas que habrá en la Ciudad) nada más ni nada menos que 15.249 volvieron rechazados porque no pudieron ser notificados los ciudadanos elegidos para la tarea. O no estaban allí o decían no vivir en esa dirección. Así, aún falta encontrar a 4.000 autoridades de mesas.
Para peor, de las 2.502 personas efectivamente notificadas, 1.092 se excusaron por razones previstas en la ley. Así, hoy por hoy sólo está garantizada la presencia del 10% de las autoridades de mesa para la elección del domingo en la Capital Federal, 1.410 personas. “Corre peligro el comicio, al menos en Capital”, dijo una alta fuente judicial.
Ante este panorama, la Junta Electoral porteña le pidió permiso al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, para poder utilizar empleados judiciales en reemplazo de los ausentes ciudadanos. Fuentes de la Secretaría Electoral estimaron que se precisarían unos mil empleados. El titular del gremio judicial, Julio Piumato, que apoya al kirchnerismo, se reunirá hoy con la Junta.
La Corte trasladó la inquietud a la Cámara Nacional Electoral, que hoy diría que no puede oponerse al pedido de la Junta. Desde este tribunal advirtieron en las últimas semanas sobre el crónico y creciente problema de la ausencia de las autoridades de mesa. En la última elección porteña, la deserción alcanzó al 79%.
Cuando falta la autoridad de mesa, se recurre al primero de la fila. Y éste generalmente está vinculado a algún partido político. Eso desvirtúa la cristalinidad del comicio y contribuye a las irregularidades en perjuicio de los partidos chicos.
“La persona se ausentó” o “la persona no vive acá” decían los telegramas que volvieron rebotados a Tribunales por el Correo. Las excusas son varias. “No está”, afirman unos. “Se fue de viaje”, responden otros. Las autoridades electorales están convencidas de que la gente rehúye de su deber cívico. “Si no, tenemos que pensar que hay un complot de los porteros”, dijo irónicamente una alta fuente judicial.
Para peor, de las apenas 2.502 personas que pudieron ser notificadas, 1.307 concurrieron a la Secretaría Electoral pero se excusaron por diversas razones. Las más comunes son porque ese día tienen que trabajar o porque tienen un familiar enfermo a cargo.
Conclusión: de 17.751 personas sorteadas para ser autoridad de mesa en la ciudad de Buenos Aires, hasta ahora sólo se consiguió garantizar la presencia de apenas 1.195 de ellas el próximo domingo. Esta semana salió la segunda tanda de telegramas, ya con el auxilio de la Policía Federal.
El fenómeno, según dijeron a Clarín fuentes de la Justicia Electoral, se repite en los grandes centros urbanos y, especialmente, en los barrios más acomodados. Citaron, por ejemplo, los casos de Fisherton, en las afueras de Rosario, y Cerro Las Rosas, en la capital cordobesa. En Capital y Gran Buenos Aires ocurre lo mismo en las zonas norte de la ciudad y el conurbano.
Las autoridades de mesa son elegidas en forma aleatoria del padrón, evitando a personas de edad avanzada y privilegiando a quienes tienen una mínima instrucción educativa. Deben saber leer y escribir y reciben un curso instructivo (hoy hay uno por Canal 7, a las 10) y $ 60 de paga.