Declaraciones del Ministro del Interior sobre los controles del escrutinio

Los medidas recomendados por la Justicia Electoral para reforzar la transparencia de los comicios fueron calificadas de “criteriosas” y “responsables” por parte del titular del Ministerio del Interior.


Los controles del escrutinio
Página 12
La Cámara Electoral pidió que los fiscales de partidos puedan supervisar el conteo y el Gobierno respondió que “siempre” se hace así.
El ministro del Interior, Aníbal Fernández, calificó de “criteriosas” y “responsables” las medidas que pidió aplicar la Cámara Nacional Electoral en relación con las elecciones del próximo 28 de octubre, aunque aclaró que el Gobierno “ya tenía previsto” el programa necesario para cumplirlas. “Siempre se hace y se pone a consideración de los partidos”, aseguró el funcionario. El director nacional electoral, Alejandro Tulio, coincidió en que las exigencias planteadas por los camaristas son habituales y en ese marco consideró “extraño y preocupante” que se haya solicitado al Ministerio del Interior que permita a los fiscales de los partidos presenciar la carga de datos al sistema informático durante el escrutinio provisorio: “Así se hace desde 1997”, remarcó.
La presencia de fiscales para supervisar el ingreso de datos durante el escrutinio provisorio fue uno de los pedidos que la Cámara Nacional Electoral le hizo a la cartera que conduce Fernández, en respuesta al planteo de la oposición de que se garantice la trasparencia de las elecciones presidenciales. Ese tribunal también demandó “la inmediata” entrega a los partidos políticos del software que se utilizará para el conteo de los votos y que se les informe también los diferentes pasos que se seguirán para la realización del cómputo.
“No bien la Justicia Electoral comunique la totalidad de las candidaturas en disputa el 28 de octubre, a las 48 horas entregaremos el software”, explicó Tulio. Subrayó también que la cartera política “trabaja conjuntamente” con los jueces electorales porque, de no ser así, “no se podría lograr hacer la elección”.
El director nacional electoral también se refirió al pedido de los camaristas de que los fiscales partidarios puedan controlar la carga de datos durante el escrutinio. “Así se hace desde 1997. Es extraño y preocupante que no lo sepan”, dijo y enfatizó que el conteo provisorio “tiene una serie de garantías bastante más estrictas que otros procedimientos que tienen lugar en la elección”. Además, afirmó que no existen “más instancias de fiscalización posibles”.
El vicepresidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Via, señaló que los pedidos se hicieron “en virtud de que se sembraron, a raíz de episodios de empate técnico en algunas provincias, algunas sospechas de fraude que era menester disipar”. El camarista manifestó que “las elecciones en la Argentina tienen una tradición de confiabilidad que es necesario preservar”.
Tulio también valoró la transparencia con que se desarrollaron las últimas elecciones y expuso que “si se comparan los resultados del escrutinio definitivo” de los comicios que van de 1997 a 2005, “en ningún caso hubo una diferencia de voto superior al 1 por ciento” con respecto a los del conteo provisorio.