Carrió cuenta las claves de su plan económico

En una entrevista dada a www.ieco.com, la candidata de la Coalición Cívica responde a todo: el plan política económica que piensa implementar, la institucionalidad y como imagina los partidos políticos en el futuro.


Carrió: “Quiero un dólar flotante pero no salvaje, a costa de la inflación”
Pablo Dorfman
www.ieco.clarin.com.ar (Clarin)
2 de Octubre 2007

En un reportaje con iEco, la candidata presidencial de la Coalición Cívica adelantó que un crecimiento sostenido a largo plazo será la clave de su política económica. Además, aseguró que contemplará si llega a la Casa Rosada pagar la deuda externa y mantener una relación cordial con los inversores. Y admitió que su equipo técnico planea mantener las retenciones a la soja, el maíz y el trigo, y eliminar gradualmente algunos subsidios.
No hay un solo movimiento, ni rasgo, que presuma estar en un ambiente donde se respire campaña electoral. Elisa Carrió habla relajada en su sobrio piso en Barrio Norte, donde se distingue -por igual-, el transito característico de la urbe, y un despojado ambiente que recrea en sus altos ventanales y la quietud del lugar algo de los orígenes provinciales de esta chaqueña devenida en líder opositora.
“Estoy tranquila, hoy fuí a misa, caminé, charle con la gente, es mi última campaña electoral, se terminó”, dice Lilita cuando empieza un ida y vuelta sin intervalos. Claro que, dentro de su menú de propuestas, bajar la inflación, preservar un dólar alto “pero no salvaje”, y enfriar la economía para ir a un crecimiento sostenido de larga duración, son el plato fuerte. Y agrega detalles: “Vamos a mantener retenciones en la soja, el trigo y el maíz, pero hay que eliminar las de la carne”, “habrá que mantener subsidios a los sectores más pobres”….
Además, en su diálogo con iEco reveló que su equipo analiza de qué forma se honrarán los pagos de la deuda externa, y sobre la relación con los inversores ironizó sobre la primera dama, Cristina Kirchner: “Me da la impresión de que la seducción a los grandes inversores no viene por tener una cartera Louis Vuitton ni por hacer discursos. El llamado es teniendo instituciones estables, reglas claras, y conciencia del mediano y largo plazo”.
En un reciente relevamiento que realizó iEco con los referentes de los equipos técnicos, la inmediata conclusión es que parecieran no existir grandes diferencias en materia económica entre las variantes opositoras. ¿Cuál es su análisis al respecto?
Me parece que no se trata de políticas convergentes. Primero hay que diseñarlas y luego lo que te garantiza su cumplimiento son los actores. En este caso, la política de un crecimiento sostenido, menor pero sostenido, la política de baja inflación, dólar flotante pero no salvaje, claramente la tiene la Coalición Cívica.
Entonces, ¿Cuál sería su prioridad?
Acá lo que hay que tener como objetivo es evitar la recesión. Argentina nunca quizo hacer un desarrollo sostenido, terminó con picos altísimos de crecimiento, y después caímos. Si se sigue negando la realidad, lo que vamos a tener es estanflación, que es inflación con recesión, la peor combinación de todas.
Pese a sus cruces con Lavagna, él está alertando por la misma situación.
Si las cosas siguen como ahora en el desarrollo natural puede pasar que vayamos a una nueva recesión. El 10 de diciembre decimos que la gente va a saber cuál es su nivel de inflación y cual es su expectativa inflacionaria. Que es como decirles cuanto se empobreció: lo que se evitó decir hasta ahora.
¿Cuáles son las herramientas que el Gobierno tiene y no utiliza para su combate?
No tener autoridad monetaria. Alfonso Prat Gay [N.de R: su futuro ministro de Economía si triunfa en las elecciones] lo dijo claramente. No puede haber un Banco Central al servicio del interés político de un Presidente.
¿Qué estrategia utilizaría para seducir a los inversores?
Tiene que haber 6 meses para establecer algunos criterios: reducción de la legislación delegada, recomposición de las facultades del Congreso, limitaciones de los Decretos de Necesidad y Urgencia, digitalización de los expedientes de obra pública y de todos los expedientes de compra de la administración, acceso a la información pública. Uno tiene todos los instrumentos, solo hay que aplicarlos. En segundo lugar, si uno tiene un Plan de Desarrollo Productivo por área, con reglas de coyuntura que rigan para el mediano y largo plazo, creo que esas condiciones ayudan.
¿Seguiría con un dólar alto?
Dólar flotante pero no salvaje. Hay que garantizar una divisa competitiva pero no a costa de la inflación.
¿Se puede tener una estrategia que satisfaga al mismo tiempo al agro y a la industria?
Se puede tener una política económica compatible y sana. Lo agroindustrial es clave. De modo tal que nuestra estabilidad macroeconómica para los próximos 15 años, que incluso nos va a permitir tener una industria competitiva, es el campo. Vamos a cambiar criterios, básicamente en ganadería y lácteos: hay que realizar un shock exportador, vamos eliminar retenciones, vamos a ir a una comercialización por cortes, y vamos a ir fijando un punto de reducción de las retenciones en los commodities cerealeros. En la política industrial apuntaremos a los nichos más competitivos, y crearemos una Agencia Nacional de Desarrollo de Emprendedores.
¿Entonces continuarán las retenciones en ciertos commodities?
No podemos eliminarlos en la soja, el trigo y el maíz, pero sí en las carnes.
¿Cómo analiza a la petrolera estatal Enarsa? ¿Cuál es su proyecto en relación a la entidad?
Ahora los problemas que tenemos que resolver es que no somos un país que pueda exportar. Estamos en el límite de reservas en petróleo y gas. Discutir la estatización o no de algo que no va a existir en 7 años es un debate del pasado. Lo que sí hay que hacer es aplicar la Ley de Hidrocarburos, y tener una estrategia para preservar nuestros recursos no renovables.
¿Mantendrá subsidios en determinados sectores?
Exactamente. Hay que mantener el subsidio a los sectores más pobres- que en realidad hoy no están subsidiados- y dejar de subvencionar a los sectores que pueden pagar. Un ejemplo claro es el gas.
¿Por ende, propone una revisión completa en la materia?
Absolutamente. Analizaremos todos los subsidios y además todo el sistema de fideicomisos. Tenemos que ir a un Presupuesto claro, ordenado, y tenemos que ir en muchos casos a una economía más sana, sino se está sosteniendo ficcionalmente el crecimiento.
¿Cómo sería su relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI)?
Ya no queremos créditos del Fondo, pero no tenemos problema en sostener una auditoria internacional que puede ser de cualquier otro organismo. Confiamos en la consistencia de la política.
¿En sus planes inmediatos se incluye el pago al Club de París?
Sí, se está estudiando. Queremos honrar las deudas internacionales conforme a la capacidad de pago de la Nación.
Desde la oposición –incluso el propio Gobierno lo prometió- se sostiene que habrá una normalización del Indec. ¿Qué criterios utilizarían ustedes para devolver la confianza al vapuleado organismo?
Decir la verdad. La entidad ha tenido un larguísimo prestigio en la Argentina y sus mediciones fueron alteradas por el Gobierno de turno. Pero, la inflación existe más allá del índice y además es un componente que se verifica en los supermercados. Creo que esta ha sido la peor política del Gobierno: tenemos que poder ir a una política de baja inflación. La incongruencia de este modelo es haber ido a una política de fuerte crecimiento interno, con inflación y con deuda indexada. Esto es boomergan para cualquier país.
¿Cómo será su relación con los sindicatos? Si gana, tendrá a comienzos de 2008 nuevas paritarias.
Las paritarias van a tener que comprender la baja de la expectativa inflacionaria. En una expectativa inflacionaria del 23 por ciento que es lo que tenemos para el año próximo, las negociaciones irán por ahí. Pero habrá que convencer a los sectores empresarios, a los sectores obreros y con la llegada de un Gobierno con legitimidad, que todos somos responsables de reducirla.
¿La expectativa inflacionaria que ustedes tienen es de 23 por ciento para el año próximo?
De acuerdo al estudio de nuestro equipo económico van por esos números. Por encima del 22 por ciento.
Una consulta en dos caminos inversos y posibles: ¿Qué hará desde el 10 de diciembre si gana y si pierde la elección?
Vamos a trabajar con los equipos, muchas reuniones de gabinete, mucha libertad en los ministerios, pero como yo no busco el poder, ni la concentración, vamos a tener un equipo formal, dando razones, debatiendo en el parlamento y con gran dinamismo. Y esta claro que yo haré todo lo que tenga que hacer para irme en cuatro años. Si pierdo, bueno, mi vida transita por miles de cosas que no son la política. Para mi la política es un deber en nombre de nuestros hijos. Estoy feliz de haber logrado la Coalición Cívica, de que no haya gente que haya sido cooptada, comprada, por que uno juega por que debe jugar y debe defender.
En el marco de una disgregación de los partidos políticos tradicionales, ¿No se dilapidó con su salida del ARI la posibilidad de que crezca una verdadera tercera fuerza en el país, una expectativa que se tiene también con el PRO de Mauricio Macri?
El ARI esta en la coalición cívica, pero la lógica oligárquica de los partidos tiende a no abrir. O los partidos se construyen generosamente y abren o los líderes tienen que hacer todo lo necesario para que se abra. Yo no soy una líder para garantizar bancas a nadie, y estoy dispuesta a hacer un cambio cultural para sumar a mucha gente que quiere participar.
Usted que pone especial énfasis en la cuestión institucional, ¿no es un riesgo el deterioro de los partidos políticos, la elección de candidatos sin un proceso de internas?
Estamos en el final de un sistema de partidos y nacerá otro. También vendrán nuevos partidos, todavía no esta claro el nuevo sistema porque falta el final de PJ cuyo simulacro es el Frente para la Victoria. En el 2015 veremos que la Argentina cambio rápidamente. El peronismo ya está en su final.