Campañas ciudadanas

Argentina Elections entrevistó a Emilio Inzaurraga de Acción Católica en Argentina. Esta asociación religiosa lanzó la campaña “Votá. Tu voto vale” que exhorta a los votantes a comprometerse con el sufragio. Por Andres Anastasi


Emilio Inzaurraga es Vicepresidente 1º de Acción Católica Argentina desde 2002 y secretario del Foro Internacional de Acción Católica (FIAC). Trabaja en ACA desde 1975. Es ingeniero en Electricidad, gerente de Black Carbajal y Cia. SA y docente de la Universidad Tecnológica Nacional. Tiene 48 años, es casado y padre de cuatro hijos.
¿Como nace esta premisa de fortalecer la democracia?
La acción en Argentina está compuesta por 30.000 miembros que están divididos en 850 comunidades. Hay asambleas periódicas para revisar lo que se hace y proponer nuevos desafíos. Hace un año y medio, hubo una asamblea general en Rosario y nos planteamos una idea fuerza con una serie de objetivos para la AC en este trienio “Pasión y servicio para construir nuestra Nación” Y decidimos poner el foco en ver que aporte específico podíamos hacer en esto de construir ciudadanía. Pensando siempre para el país el bien común. Con esas ideas empezamos a desarrollar la tarea. Cada comunidad lo hace en su comunidad, bien local, bien de barrio, pero que no sale en los medios. Se enteran muchos pero no todos. Como Acción Católica a nivel nacional nos planteamos que servicio podemos dar en esta línea para el país. De los problemas transversales que veíamos, el fortalecimiento de la democracia o la construcción de ciudadanía era uno de esos temas que podía dar luego respuesta a otros. Entonces decidimos aprovechar el voto que es una situación privilegiada para los ciudadanos de expresar nuestro parecer. Primero pensar y luego desarrollar una campaña de responsabilidad ciudadana. El leit motif del voto es una situación específica en la cual todos los ciudadanos pueden participar dándole más valor si nosotros nos preparamos mejor. Esto también sirve como motivación para repensar nuestra participación ciudadana que, obviamente, no es solo el voto.
¿Cuáles son los objetivos puntuales de la campaña?
Nuestros objetivos inmediatos son simples y adecuados a nuestros recursos. Un objetivo interno es la formación, en cuanto a los valores de la doctrina social de la iglesia, en nuestra gente, que son los valores que estamos proponiendo. Se desarrollaron dos materiales específicos, uno para los dirigentes y otros para los militantes, es decir, los miembros de nuestra institución. En una etapa de tres meses se estuvo preparando a nuestra gente, que es parte de nuestra misión de formar las conciencias en una cosmovisión cristiana. Esto se dio entre los meses de julio y agosto de este año. A partir de ahí, comienza la campaña pública, para los que generamos dos instrumentos, que son un afiche y un tríptico. Nuestra meta no es entregar el tríptico como un volante, sino la explicación del contenido de ese tríptico por parte de nuestros miembros a, como mínimo, diez personas. Invitándolas a esas diez a que se conviertan en difusoras de esta idea, si les parece. Entonces, como mínimo, tendríamos una llegada a 300.000 personas. Luego, esto se amplificó y este objetivo se convirtió en el de mínima. A medida que íbamos explicando esto en distintos foros, más gente se fue sumando. La Universidad Católica, por ejemplo, nos acompaña y hace la misma campaña con todos sus alumnos. Por eso no es descabellado pensar que podríamos lograr un millón de contactos.
Además, la presencia en los medios ayuda. La campaña salió en un programa de televisión, hemos hecho un acuerdo con el diario La Nación para tener presencia en la su página Web y otras páginas Web amigas. Se suma la red de radio difusoras católicas y así también en algunos canales de cable. Radio La Red ha comprometido una importante cantidad de minutos y América TV también se ha comprometido a difundirla. Hemos hecho cuatro spots publicitarios para radio y uno para televisión.
¿Qué organizaciones los acompañan más estrechamente en la campaña?
La Universidad Católica Argentina, la Universidad Católica de Salta y la Universidad Santo Tomás de Aquino. La ONG Conciencia, el Foro del Sector Social, La Asociación Cristiana de Jóvenes, La Fundación Judaica y La Mesa de Organizaciones de Mujeres, que agrupa varias religiones. Algunas empresas como Correo Argentino que aporta la distribución de todo el material. Nuestra intención es sumar la mayor cantidad de aportes para hacer el proyecto viable, porque con más participantes se enriquece la discusión y, por el otro lado, para aportar un esquema de comunión. Nuestro esquema es el de trabajo en equipo y democrático. Tratamos de rescatar los valores de propuestas diferentes y de organizaciones diferentes. Nos animamos a pedirles a los otros que lo utilicen como instrumento de reflexión.
¿Hubo apoyo del Gobierno?
Tuvimos una reunión con el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri, quien nos atendió muy bien. Nos dio como opción presentar un spot publicitario en los canales del Estado y esperamos que se difundan. Esta es una tarea en la que el Gobierno debería estar muy interesado para hacer crecer la conciencia ciudadana en la gente. Si todos trabajamos por el bien común, hasta el mismo Gobierno se ve beneficiado.
¿Qué acciones han tomado o piensan tomar concerniente con la campaña? ¿Hay algún cronograma de actividades?
Hay diferentes charlas programadas y la campaña en si misma da como sugerencia a cada Diócesis organizar charlas o actividades. Pero el núcleo está basado en el trabajo personal.
¿Qué elementos movilizaron a la Acción Católica a realizar esta campaña en este momento?
La motivación pasa por tratar de tomarle el pulso a la realidad permanentemente. Es una preocupación nuestra. En nuestros grupos se vive la realidad cotidiana, nuestras miserias y nuestras posibilidades, nuestras luces y sombras. Entonces a la hora de organizar una campaña nacional nos preguntamos cual es el tema transversal y la problemática que vemos es que como país están dadas las condiciones para potenciarnos muchos más. Uno mira con entusiasmo los emprendimientos que se van haciendo y las nuevas posibilidades de trabajo. Pero al mismo tiempo veíamos cierta apatía de la gente que se desilusiona y se cansa. Hay muchos malos ejemplos y en definitiva pensamos que es todo lo mismo, caemos en el “que se vayan todos” o en el “yo no me meto”. Estas cosas nos parecían que iban en contra del desarrollo de nuestro país y, por otro lado, no eran evangélicas. La propuesta de Jesús era asumir tu compromiso a fondo y poner en la comunidad tu mejor versión. Eso traducido a los fines políticos sería buscar el bien común.
Pero lo de la ACA no es nuevo dado que acompañó la campaña “Reforma política ya” y juntó 500.000 firmas que fueron entregadas al presidente del senado, Daniel Scioli. Tenemos en los colegios secundarios un taller de primer voto y otras acciones para proponerle a la gente a ayudarnos a crecer.
¿Cómo se logró financiar Votá, tu Voto vale?
Para nuestra organización el aporte fundamental es el que hacen nuestros miembros y logramos el apoyo financiero de algunas organizaciones. Pero la ACA lleva el mayor gasto. Hay un importante aporte porcentual para la distribución del material por parte del Correo Argentino, la presencia en los medios fue donada y otras tres organizaciones ponen algo de dinero también junto a la ACA que financia el 50%.
Andrés Anastasi nació en Buenos Aires. Se encuentra finalizando la Lic. en Comunicación Social en la UCES y es Jefe de Prensa de Democracia Representativa.