Veedores Internacionales: Posible presencia en octubre

Ante los confusos resultados de algunas elecciones provinciales, como Cordoba y Chaco, y la posibilidad de que haya habido fraude, algunos candidatos reclaman la presencia de veedores internacionales para que registren los comicios de octubre. Por esto, La Junta Nacional Electoral respondió al pedido y convocará a los candidatos para discutir dicha medida.


Acción judicial para prevenir un fraude
Juan Pablo Morales
La Nacion
19 de Septiembre

Primero fueron las denuncias de fraude en Córdoba. Luego, la resistencia de los radicales de Chaco a aceptar una derrota ajustada. Ahora, el debate por la transparencia electoral empezó a cobrar dimensión nacional: por primera vez, un órgano judicial convocó ayer a todas las fuerzas que compiten por la presidencia para discutir la posibilidad de permitir que observadores internacionales controlen las elecciones de octubre.
La decisión partió de la Junta Nacional Electoral de la ciudad de Buenos Aires, que preside la presidenta de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, Marta Herrera, en respuesta al reclamo casi unánime de los principales candidatos de la oposición.
En la junta hay preocupación: consideran que las sospechas de fraude en Córdoba y la controversia en las elecciones chaqueñas despertaron en la sociedad “una sensación de molestia política que había que atender”. Por eso, ayer el órgano electoral resolvió una “medida atípica”: organizar un encuentro para el 2 de octubre, a las 12.30, en el salón de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial.
La reunión tendrá como objetivo específico “recibir a los apoderados y/o candidatos presidenciales de todos los partidos para debatir la necesidad o no de contar con invitados especiales u observadores internacionales para presenciar el desarrollo del acto electoral”.
La audiencia, preparada para recibir inquietudes, abrirá la posibilidad concreta de que las principales fuerzas en competencia puedan gestionar la presencia de observadores internacionales al menos en la ciudad de Buenos Aires, un distrito clave con más de 2.500.000 electores. Es una señal simbólica, que la mayoría de la oposición pretende que se extienda al resto del país (para eso deberían pronunciarse otros tribunales).
Ya confirmaron presencia de sus fuerzas los principales candidatos presidenciales: Elisa Carrió (CC), Roberto Lavagna (UNA), Ricardo López Murphy (Recrear), Alberto Rodríguez Saá (Frejuli) y Jorge Sobisch (MPU). También varios postulantes de izquierda y otras fuerzas minoritarias. Todos prometen discutir ante la Junta la necesidad de garantizar la transparencia del comicio. El kirchnerismo no confirmó su participación.
“Necesitamos fiscales, veedores internacionales, más autoridades en cada mesa y veedores en el Correo”, dijo ayer Carrió. Con matices, repitieron ideas similares apoderados y voceros políticos de los otros frentes opositores.
La idea apenas empieza a tomar forma. Sólo después de la primera audiencia podría haber definiciones. “Primero vamos a recoger las inquietudes y las propuestas de cada partido”, dijo a LA NACION una fuente de la junta.
Algo es seguro: si en esa reunión hubiera un pedido expreso de la mayoría, la junta resolvería en favor de la presencia de observadores. En el órgano sienten que así se podría “descomprimir” el clima de “sospecha”.
“La ley no contempla una medida de este tipo. No hay mecanismos previstos”, dijo ayer a LA NACION Alejandro Tulio, director nacional electoral, que monitorea las elecciones nacionales desde el Ministerio del Interior.
Sin previsiones
La respuesta encierra una motivación política: el Gobierno no tiene pensado convocar a veedores para las elecciones, dijeron a LA NACION fuentes oficiales. Igual no está dicha la última palabra: “En última instancia, una convocatoria dependerá del clima político”, señalaron voceros oficiales.
La reunión del próximo 2 de octubre podría transformarse en el primer elemento concreto de presión acerca del control electoral. De hecho, la estrategia de muchos partidos será sentar posición contra el Gobierno, planificar cuidadosamente quiénes serían los observadores y cómo llegarían al país. En principio, la junta no autorizaría más de cinco invitados.
“Los candidatos decidirán qué hacer. Ellos se ocuparían de hacer gestiones. Nosotros sólo los autorizaríamos para llevar tranquilidad, aunque confiamos en que la elección está muy bien garantizada”, dijeron en el órgano judicial.
Aunque ceñida a la Capital, la medida podría tener poca ingerencia efectiva, pero mucho impacto simbólico. Al menos eso dicen en las filas opositoras.
Por Juan Pablo Morales
De la Redacción de LA NACION

Piden veedores extranjeros para la elección de octubre
Infobae
19 de Septiembre

Las polémicas en Córdoba y Chaco generaron preocupación entre los opositores y creen que puede haber fraude. El próximo 2 de octubre habrá una reunión de candidatos a presidente
La Junta Nacional Electoral de la ciudad de Buenos Aires convocó ayer a todas las fuerzas que competirán por la presidencia para discutir la posibilidad de permitir que veedores internacionales controlen las elecciones de octubre.
La decisión fue tomada por el organismo que lidera la presidenta de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, Marta Herrera, en respuesta al reclamo casi unánime de los principales candidatos de la oposición, luego de que se instalaran dudas a raíz de las denuncias de fraude en Córdoba y las irregularidades en Chaco.
Los escándalos generan preocupación en la junta por lo que se determinó una “medida atípica”: preparar una reunión para el próximo 2 de octubre, cerca del mediodía, en el salón de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial.
El encuentro tendrá como objetivo específico “recibir a los apoderados y/o candidatos presidenciales de todos los partidos para debatir la necesidad o no de contar con invitados especiales u observadores internacionales para presenciar el desarrollo del acto electoral”, informa hoy el diario La Nación.
La audiencia, preparada para recibir inquietudes, abrirá la posibilidad concreta de que las principales fuerzas en competencia puedan gestionar la presencia de veedores internacionales, al menos en la ciudad de Buenos Aires, un distrito clave con más de 2.500.000 electores.
Muchos candidatos ya confirmaron su presencia aunque el Gobierno no tiene pensado convocar a veedores para las elecciones, dijeron fuentes oficiales. Igual no está dicha la última palabra: “En última instancia, una convocatoria dependerá del clima político”, agregaron las mismas fuentes.
Carrió teme que haya fraude y quiere veedores
Pagina 12
18 de Septiembre

Al presentar la segunda lista de diputados que la apoyará en la ciudad, la candidata de la Coalición Cívica reclamó controles para las elecciones. La seguridad ciudadana, nuevo eje de campaña
La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, presentó la segunda lista de diputados que la acompañará en la Capital, con el socialista Roy Cortina encabezando. La dirigente aprovechó para referirse a uno de los nuevos ejes que tendrá su campaña: la seguridad. “El 80 por ciento de los argentinos viven inseguros. Tenemos que hacernos cargo de la seguridad ciudadana”, sostuvo. Junto a ella sonreía su candidato a vice, Rubén Giustiniani. Ambos reclamaron mayores controles para la elección de octubre. Lilita aseguró que teme un fraude y pidió que la Cámara Electoral tome medidas para prevenirlo.
“Tiene que haber veedores internacionales, por lo que pasó en las elecciones pasadas nos muestran que hay posibilidad de fraude”, se alarmó la candidata, quien ya había hecho ese planteo en la presentación de la fórmula con Giustiniani. “La Coalición Cívica es el instrumento de cambio que busca la gente. Va a ser la gran sorpresa electoral ante quienes quieren hacer creer que está todo definido”, destacó Carrió, quien auguró que estará en segunda vuelta y que aventaja en diez puntos a Roberto Lavagna. Algo por lo que obtuvo una respuesta veloz (ver aparte).
Salomónica, la dirigente estuvo la semana pasada en el lanzamiento de la lista de diputados de la CC, que encabeza Patricia Bullrich, y ayer presentó la del PS en el Hotel Claridge. Los candidatos de cada boleta participaron, ecuménicamente, en uno y otro lanzamiento.
Luego de que se intentase sobre el cierre de las candidaturas una lista de unidad, finalmente ambas compiten por separado, con la misma boleta para senadores. Cortina incorporó como segunda en su lista a una extrapartidaria: la historiadora feminista Fernanda Gil Lozano, docente del Instituto Hannah Arendt.
–¿Cuál de las dos listas hay que votar en la Capital? –le preguntó Página/12 a Cortina.
–Nosotros planteamos ir con dos listas, porque la candidatura de Carrió pretende ser abarcativa de una diversidad de oferta electoral. Las dos listas suman su aporte. No restan entre sí, ya que nosotros representamos a otro segmento del electorado –consideró el ministro de Descentralización porteña.
–¿Suman por derecha y por izquierda, como dijo Capitanich en Chaco?
–No sé si yo lo pondría en esos términos, pero es verdad que hay un electorado más de centro y otro más de centroizquierda. Pero Carrió abarca todo.
La dirigente dedicó parte del acto a referirse a la inseguridad, uno de sus recientes tópicos de campaña. “La gente no puede llegar al trabajo ni volver a su casa por el lamentable estado del transporte público, lo que marca una gran inseguridad”, denunció. “Nuestra responsabilidad es no eludir la palabra ‘seguridad’ y hacerle frente a la problemática con ley, justicia e igualdad para darle un piso de certeza a nuestro pueblo”, afirmó la líder de la CC.
Tanto Carrió como Giustiniani se centraron en pedir más controles para los comicios de octubre. El senador socialista convocó a sumarse como “fiscales para cubrir las mesas a lo largo y a lo ancho del país”. “Un fiscal en cada mesa y control para que no se paren las computadoras en algunas horas de la noche”, recetó el candidato a vicepresidente. “La sociedad va a dar otra lección el 28 de octubre y nos va a llevar a la segunda vuelta”, remarcó.
“Necesitamos fiscales, veedores internacionales, más autoridades en cada mesa y veedores en el Correo donde se realiza la carga de datos”, sostuvo también Carrió. “Que la Cámara electoral tome registro de lo que sucede en el país frente a la posibilidad de que haya un ballottage y no tengamos garantías y que tome recaudos por un posible fraude”, reclamó, en referencia a las elecciones de Córdoba y de Chaco. La candidata a presidenta insistió en la necesidad de “convocar a la ciudadanía porque puede pasar lo que sucedió en Chaco: que falten boletas en las urnas”.
Junto con Bullrich y el peronista Gerardo Conte Grand, la líder de la CC viajó ayer por la noche a Washington para participar de un diálogo abierto. Fue invitada a Estados Unidos por el Center for Strategic and International Studies, Woodrow Wilson International Center for Scholars y por Inter-American Dialogue.