Rodríguez Saá homenajeó a Menem y recibió el apoyo de Cavallo

El represéntate de la fórmula del PJ disidente organizó una cena en homenaje al ex presidente, Carlos Menem, el miércoles.
Por otro lado, en un discurso por el 30 aniversario de la Fundación Mediterránea, el ex ministro de economía, Domingo Cavallo, elogió las ideas económicas del candidato del Frejuli.


Rodríguez Saá, un homenaje a Menem y críticas al Gobierno
Clarín
21 de Septiembre 2007
El lugar era todo un símbolo, el restaurante “El General”, la ocasión era propicia: la reunión mensual de la Peña Eva Perón, y los protagonistas, dadas las intenciones, los adecuados.
El miércoles, la fórmula del PJ disidente, Alberto Rodríguez Saá y Héctor Maya, organizó una cena de homenaje a Carlos Menem. Hubo vítores para todos y una enfervorizada interpretación de la marcha partidaria.
Después, Menem se despachó a su antojo. Castigó con dureza al presidente Kirchner y a su mujer y candidata, Cristina Fernández. Al adherir a una misa en memoria del ex titular de la CGT y dirigente metalúrgico José Rucci, asesinado el 25 de setiembre de 1973, Menem dijo: “Los amigos, sostenedores y cómplices de los asesinos de Rucci están en este gobierno”. La muerte de Rucci fue reivindicada por la guerrilla peronista “Montoneros”.
El ex presidente usó incluso cierto tono despectivo al hablar de Kirchner y de su mujer: “Esta gente -afirmó- es lo opuesto al peronismo. En este gobierno se ha profundizado la miseria y hasta tiene que sufrir nuestra patria que haya decenas de compatriotas que mueren de hambre en la tierra de los alimentos”.
Tampoco evitó comparar su gestión con la de Kirchner y fustigar al Gobierno por la crisis desatada en el INDEC: “No se puede creer ya ni en las cifras del INDEC -dijo Menem- porque esta gente ha impuesto la mentira como sistema, pero ni siquiera con sus cifras mentirosas pueden comparar su performance con la de la década de nuestro gobierno. Dicen que están cerca de emparejar el PBI de los 90. Supongamos que sea así. Lo que no emparejan ni por casualidad son los sueldos y las jubilaciones de nuestra época”.
Rodríguez Saá dijo que había querido estar en ese homenaje a Menem, “Un gran político a quien no sólo el peronismo, sino todo el pueblo argentino y la clase trabajadora, le deben tanto”.
Cavallo: “Nadieme votaría”
El diario de Párana
21 de Septiembre 2007
El ex ministro Domingo Cavallo reapareció públicamente con duras críticas al Gobierno nacional, aunque también reconoció que no será candidato en las próximas elecciones porque “nadie” lo votaría.
Cavallo fue el principal orador del segundo día de festejos del trigésimo aniversario de la Fundación Mediterránea y aprovechó el acto también para elogiar a Alberto Rodríguez Saá, a quien consideró el mejor candidato a presidente para el 28 de octubre.
El ex ministro de Economía de Carlos Menem y Fernando De la Rúa dijo que los argentinos están viviendo un período de “oscurantismo” porque no saben lo que pasa.
“Estamos a oscuras, pero no soy yo el que ahora pueda encender la luz. La luz se va a encender pronto, cuando la gente se de cuenta que la están engañando”, precisó.

Cavallo: “no vuelvo porque nadie me votaría”

26 Noticias
21 de Septiembre 2007
Cavallo sostuvo además que “volvería a tomar las mismas medidas económicas que en los 90” y que si viviera en la Argentina votaría a Alberto Rodríguez Saá.
“Me gusta el discurso que está haciendo Alberto Rodríguez Saá, el de sacar la mano de la economía. Si tuviera que votar a alguien, posiblemente lo votaría a él, pero no voy a estar en el país”, explicó Cavallo.
El economista respondió preguntas de periodistas, luego de una exposición de más de una hora en la que dialogó con un periodista, según había previsto la Mediterránea.
En el discurso, Cavallo no descartó volver a la política. Ya lo intentó en dos ocasiones, la última fue en 2005 y decidió bajarse por la escasa cantidad de votos que obtendría.
“Volvería a hacer política, pero como la gente no me vota, por ahora no lo haré”. Fue el único momento en que el auditorio, de cerca de 150 personas, lo aplaudió con ganas.