Macri y López Murphy: nuevas diferencias a casi un mes de las elecciones

Esta vez, el líder de Recrear se diferenció de su socio en cuanto a las posibilidades que presenta el escenario preelectoral. “Algunos líderes de la oposición caen en esa trampa de que no hay nada que hacer para octubre”, sostuvo.


López Murphy se diferenció de Macri
La Nación
21 de septiembre

“La sociedad tiene cierta abulia y escepticismo y algunos líderes de la oposición caen en esa trampa de que no hay nada que hacer para octubre. Yo creo que eso es falso.” Con el mejor tono posible, Ricardo López Murphy rechazó ayer la convicción que tiene su socio de Pro, Mauricio Macri, de que en los comicios de octubre próximo triunfará la candidata oficialista Cristina Kirchner.
Enojado, pero no sorprendido por las declaraciones que el electo jefe de gobierno porteño formuló anteayer a LA NACION en España, López Murphy optó por plantear que “hasta el 28 de octubre hay tiempo” y que “la vida está llena de imponderables”.
De viaje por Madrid e Italia, donde mantuvo contactos con dirigentes de partidos de centro, Macri había manifestado su convicción de que Cristina Kirchner ganará los comicios, que la oposición no supo articular una alternativa y que cree que estará preparado para ser presidente en 2011.
Después de visitar casi al alba el mercado de frutas y verduras de Beccar, donde compartió con los comerciantes las impresiones sobre la inflación en el precio de los alimentos, López Murphy habló sobre sus proyectos en un ciclo de conferencias de prensa que organizan en conjunto la Asociación de Entidades Periodísticas de la Argentina (ADEPA) y la Fundación Konrad Adenauer.
En ese ámbito, fue que López Murphy planteó sus diferencias de criterio con su socio político. El candidato a presidente de Recrear planteó su descreimiento de las encuestas que maneja el Gobierno sobre la intención de voto de la postulante y las comparó con las cifras que difunde el Indec. También se mostró propenso a debatir con los otros candidatos presidenciales en espacios públicos. Y aceptó la propuesta de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, sobre pedir veedores externos para contribuir a fiscalizar los comicios, aunque admitió que hubiera preferido “una opción más doméstica”.

López Murphy cruzó a Macri y lo acusó de caer en una trampa

Clarín
21 de septiembre

En plena campaña presidencial, Ricardo López Murphy volvió a polemizar públicamente con su socio político, Mauricio Macri. Un día después de que el electo jefe de Gobierno porteño confió que el oficialismo se impondrá en octubre, el candidato a presidente de Recrear lo acusó de caer en una “trampa” y aclaró que “la política está llena de imponderables”.
“La sociedad tiene cierta abulia y escepticismo, y algunos líderes de la oposición caen en esa trampa de que no hay nada que hacer para octubre. Yo creo que eso es falso”, expresó López Murphy durante una conferencia de prensa que ofreció en la sede de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA).
Luego, en un encuentro con una red de periodistas de distintos medios, auspiciada por la Fundación Adenauer, agregó: “La evaluación de cuáles son las posibilidades electorales corresponden a cada uno. Yo trato de usar poco tiempo para discutir sobre encuestas. Hasta el 28 de octubre hay tiempo, la vida política está llena de imponderables”. Por otro lado, López Murphy pareció reconciliarse con Elisa Carrió, con quien vio frustrada una alianza. Dijo “avalar” la iniciativa de Carrió para que veedores internacionales fiscalicen los comicios, aunque advirtió que él hubiera optado por “una solución más doméstica”. “Avalo este pedido -detalló- porque todo lo que se haga para transparentar las elecciones es muy sano”.
En cuanto a los conflictos sindicales de los últimos días en Tierra del Fuego y Tucumán, López Murphy juzgó que “los procedimientos gangsteriles están a la orden del día en Argentina””.
“Las organizaciones sindicales pasaron a ser un conjunto de patovicas; se vive en una moyanocracia”, disparó el candidato y dijo que si fuera presidente promovería “las reglas de la OIT”, para tener un país más “civilizado”.