En silencio, Reutemann recorrió la provincia con su invicto a cuestas

Fuerte apoyo del ex gobernador: Acompañó a Bielsa por el interior y se mostró con él en varios actos.



Clarín

1 de Setiembre de 2007
En Buenos Aires se interrogan sobre un posible efecto Kirchner en las elecciones de Santa Fe. Pero los santafesinos prefieren preguntarse “¿Habrá un efecto Reutemann?” Eterno segundón en las carreras de Fórmula 1, Carlos Reutemann no perdió una sola elección santafesina en la que haya metido el cuerpo. Hace dos años no participó de la campaña a diputado y el PJ perdió. Esta vez tampoco es candidato, pero acompañó a Rafael Bielsa a recorrer el interior de la provincia.
El ex canciller apostó a la figura del “Lole”, que aún chamuscada por las trágicas inundaciones del 2003 -cuando era gobernador- sigue siendo una de las más populares de Santa Fe, para lograr un milagro electoral. En el búnker kirchnerista dicen que fue un acierto. Lole salió de los boxes una vez terminada la interna -en la que Bielsa se impuso a Agustín Rossi- y desde entonces el ex canciller no hizo más que acortar distancias en las encuestas que le daban una abrumadora ventaja a Binner. ¿Le alcanzará para pegar el volantazo y quedar en punta?
Los socialistas relativizan el impacto. Aseguran que Reutemann ya no es el que era (batió el récord provincial de 920 mil votos a gobernador en 1999 y volvió al Senado cuatro años más tarde con 780 mil) y que después de las inundaciones lo resisten los mismos vecinos de la capital santafesina que lo idolatraban. “Ni siquiera se atrevió a ir al cierre de campaña en Gobernador Galvez porque un grupo lo esperaba para escracharlo por las muertes de diciembre de 2001”, afirmó un vocero de Binner.
Lole no se jugó en las internas para no arriesgarse a un tropiezo. “Tengo amigos en las dos listas”, comentaba. Pero la noche del comicio llamó a Bielsa para felicitarlo. El ex canciller devolvió gentilezas visitándolo en su casa. A solas, armaron la hoja de ruta para que el ex piloto sumara su presencia.
Como a Lole no se le exigen grandes discursos, sólo se le escucharon apoyos a media voz. Aportó más que nada poniendo la cara. Recién rompió el silencio el miércoles: “Bielsa se acerca un punto por día y va a ganar por cuatro”, pronosticó.
Antes había acompañado a Bielsa en su lanzamiento, en Venado Tuerto, y lo llevó a recorrer el norte, donde el aparato peronista está más aceitado. Fueron juntos también a Barrancas y al sur de la provincia. Pero imprevistamente no estuvo en el cierre. Allí, la gran atracción fueron Los Palmeras, los del hit “Bombón asesino”.