Elisa Carrió en Washington, DC: “En Chaco sufrimos el fraude y buscaremos que no pase en la elección nacional”

Además de presentar su plan de Gobierno ante un auditorio de unas 50 personas, Elisa Carrió alertó sobre la posibilidad de fraude en las próximas elecciones nacionales e informó los pasos que están llevando a cabo para evitarlo.


Carrió llevó a Washington un alerta sobre fraude en octubre
Clarín
Ana Baron
20 de Septiembre de 2007

Quizas no fue el objetivo que se propuso inicialmente. Pero con su viaje a Washington, Elisa Carrió alertó a nivel internacional sobre la posibilidad de que haya fraude en las elecciones presidenciales de octubre en la Argentina. Y todo le mundo tomó nota.
“Desde el punto de vista de la transparencia la elección está muy compleja, bueno… se juega la impunidad”, dijo durante una conferencia organizada por los tres “tanques de ideas” con interés en América Latina de más reputación en Washington, el Centro de estudios internacionales y estratégicos, el Diálogo interamericano y el Wilson Center.
“Mañana (por hoy) Patricia Bullrich y Gerardo Conte Grand van a ir a la OEA para averiguar cómo son los trámites para pedir veedores que vayan a fiscalizar las elecciones en la Argentina”, dijo Carrió a Clarín al final de la conferencia.
Sin dudas, había venido a Washington a presentar su plan de gobierno. La invitación a hablar en el mismo foro fue cursada hace mucho tiempo a todos los candidatos a presidente, pero Carrió fue la única que aceptó. Y, ni lenta ni perezosa, aprovechó la ocasión para hablar de uno de lo temas que más le preocupan.
“La previsibilidad del fraude es cada vez más grande, sobre todo porque la diferencia en caso de ballottage va a ser mínima. Entrar o salir del ballottage va ser por 2 o 3 puntos”, dijo cuando un joven le preguntó cómo iban a hacer para fiscalizar la elección.
Carrió le explicó que en el Chaco no es “como (Angel) Rozas dice que le hicieron fraude, es al revés, a mi partido le desaparecieron absolutamente todas las boletas, no hubo una sola boleta en las urnas. Tuvimos un porcentaje del 30 por ciento de votos en el centro de Resistencia donde había fiscales y en los pueblos donde no había fiscal y donde ni siquiera la justicia electoral mandó las boletas en la urnas, cero votos”.
El disparador del problema de la fiscalización tuvo lugar durante la sesión de preguntas. Un joven se levantó y le preguntó por la estructura que tenía el Gobierno y el radicalismo para fiscalizar que ella no tiene.
“No hay estructura… aparatos estabas por decir… pero como yo soy mujer no tengo aparato”, disparó Carrió, lo que generó una carcajada general. El joven no había comprendido el chiste. Y Carrió siguió: “Es una cosa tan rara eso. Nadie hoy tiene la estructura, el partido oficialista paga, y otros partidos pagan… nosotros tenemos una estructura de militancia y de compromiso ciudadano… la verdad es que en principio nos resistimos a pagar lo que en realidad debería ser un deber ciudadano. Los grandes centros urbanos están garantizados, pero no es fácil fiscalizar cada uno de los pueblos”.
Carrió cargó en varias ocasiones contra Kirchner. Dijo que no se trataba de reformas institucionales sino de tener “una persona con ética en la Casa Rosada”. También criticó la confrontación con Uruguay y opinó que la integración regional estaba comprometida por que Argentina y Brasil no habían asumido el rol que les corresponde.
“Después de haber tenido relaciones carnales con EE.UU., la Argentina pasó a tener relaciones carnales con Venezuela”, dijo.
———————————————————————————————————–
En su visita a Washington, DC, Elisa Carrió explicó los lineamientos de su plan de gobierno en caso de ser electa y denunció la posibilidad de un fraude electoral en las próximas elecciones.
Carrió llevó a EE.UU. su denuncia de fraude
La Nación
20 de Septiembre de 2007
Hugo Alconada Mon
WASHINGTON.- “La previsibilidad del fraude es muy, muy alta”, alertó ayer, en esta capital, la candidata presidencial por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que resaltó la importancia que adquirirían 2 o 3 puntos porcentuales durante la primera vuelta para definir, luego, quién ocupará la Casa Rosada por los próximos cuatro años.
“Entrar o en el ballottage será una cuestión de 2 o 3 puntos, por lo que se trata de una cuestión muy grave”, afirmó. “Es una elección muy compleja desde el punto de vista de la transparencia, cuando lo que se juega es la impunidad. Ellos saben que si hay segunda vuelta ganamos”, acusó.
Carrió trajo su campaña presidencial hasta esta capital. Llegó poco antes del mediodía, dio una conferencia, se reunió con autoridades del Departamento de Estado y se marchará hoy, tras presentar sus propuestas y reafirmar que, según sus cálculos, hay una “altísima posibilidad” de ballottage. “Aunque hoy nos llevan 16 o 17 puntos de diferencia, ganamos seguro en una segunda vuelta”, dijo.
Cerca de 50 personas, incluyendo al embajador José Octavio Bordón, estudiantes y profesionales argentinos, además de por lo menos dos ejecutivos de Wall Street, escucharon su charla, organizada por el Diálogo Interamericano, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, en inglés) y el Wilson Center.
Bordón se marchó, no obstante, antes de que Carrió lanzara su alerta sobre un posible “fraude” electoral. “Basta con ver lo que ha pasado hasta ahora. En Chaco no había boletas nuestras. Cero votos. En Córdoba también pasó algo muy, muy grave”, lanzó.
Cuestionó al Gobierno por usar “toda la estructura del Estado al servicio de una campaña”, y despertó una ola de murmullos al diferenciar la que prometió que será su política exterior -“alejada de los populismos de nuevo cuño”- de la que hoy observa. “Para empezar, eliminaremos las sesiones fotográficas”, ironizó, en alusión a las giras periódicas de Cristina Kirchner.
Carrió prometió “restablecer la hermandad con Uruguay” como su primer gesto de ganar la presidencia. Pero también dijo que promoverá un “nuevo trato con las Fuerzas Armadas”. “Ella (por Cristina Kirchner) está en 38 puntos, más o menos, así que estamos ahí de una segunda vuelta.”
-¿Cuán seria es su sospecha de fraude en el Chaco? -le preguntó LA NACION al concluir la charla.
-¿Cómo es posible que haya zonas en que hayamos tenido cero votos? Cómo, si en Resistencia tuvimos zonas con hasta 10 o 30 por ciento. Hubo zonas a las que no llegaron nuestras boletas, cuando, además, la intención de voto previa nos daba al menos 10 por ciento de los votos en toda la provincia.
-¿Teme “vivezas” en las mesas o de manoseo electrónico?
-Los grandes centros urbanos los tenemos cubiertos. Pero hay zonas en las que tenemos un fiscal por escuela. No por mesa, sino por escuela. Eso es lo complicado.
-¿Evalúa coordinar esfuerzos con Roberto Lavagna para evitar eventuales abusos?
-No. Si él está asociado al viejo radicalismo, que también…