“Pino” Solanas y Castells marcharon en Córdoba

Los candidatos a la presidencia se sumaron al cacerolazo organizado por el intendente de Córdoba, Luís Juez, en reclamo de la apertura de las urnas y el recuento voto a voto.
Fernando Solanas opinó al respecto en una entrevista otorgada a Argenpress.


Cacelorazo de Juez con Ibarra y Castells
Ambito Financiero
21 de Septiembre 2007
• Abundan los actos, que por ahora son pacíficos.
• La provincia se divide entre el peronismo y la izquierda.
• Una historia que se repite.
Los escandalosos comicios cordobeses dieron lugar ayer a dos demostraciones callejeras. A horas de que termine el escrutinio definitivo, Juan Schiaretti reunió a los suyos en una caravana por el interior. Con cerca de 45 mil seguidores, quiso contrarrestar el cacerolazo que montó en simultáneo Luis Juez en la capital provincial. El intendente tuvo apoyos que muestran que, como el resto del país, Córdoba vuelve a dividirse entre peronismo e izquierda, como Aníbal Ibarra, Pino Solanas o Raúl Castells. La caldeada jornada no registró incidentes ni violencia sólo porque los antagonistas finalmente no se cruzaron.
Hubo dos demostraciones callejeras. Juan Schiaretti reunió 45 mil seguidores. Luis Juez organizó un cacerolazo y tuvo apoyo de Ibarra y Castells.
Los candidatos volvieron a marchar en Córdoba
Diario Hoy
21 de Septiembre 2007
El juecismo realizó una marcha en la capital. El candidato de Unión por Córdoba, Juan Schiaretti, encabezó su propia caravana y se mostró confiado de que el escrutinio definitivo certificará su triunfo Mientras el juecismo realizó una multitudinaria marcha en esta ciudad, reclamando la apertura de las urnas y el recuento voto a voto, el peronismo realizó caravanas en el interior provincial, defendiendo los datos del escrutinio provisorio que lo dan ganador al candidato de Unión por Córdoba, Juan Schiaretti.
La marcha que organizó el Frente Cívico y Social, que fue encabezada por el intendente y candidato a gobernador, Luis Juez, quien estuvo acompañado por el intendente electo Daniel Giacomino, partió desde la esquina de La Cañada y avenida Colón.
Desde allí, y precedida por un camión que transportaba una gran cacerola con supuestas urnas en su interior y los muñecos representando las figuras de Juan Schiaretti y Héctor “Pichi” Campana, haciendo alusión a lo que consideran “el robo de las elecciones”.
Cuando tras pasar frente al Correo Argentino, donde se realizó el escrutinio provisorio, los participantes de la movilización cerraron los ojos y desde allí se trasladó hasta la ex plaza Velez Sarsfield, donde tras entonar las estrofas del Himno Nacional, se leyó un documento titulado “en defensa de la democracia, no al fraude, que abran todas las urnas”.
La movilización, fue acompañada por distintos sectores de izquierda y también estuvieron presentes los candidatos presidenciales Fernando “Pino” Solanas y Raúl Castels y también fue acompañada por Aníbal Ibarra.
Por su parte, el justicialismo realizó caravanas y bocinazos en 25 puntos diferentes de la provincia, apyando el escrutino provisorio que dio ganador al candidato oficialista, Schiaretti.
En la localidad de Malagueño, distante unos 20 km. de esta ciudad, el actual vicegobernador, al criticar a Juez dijo que se “desmoronan las mentiras”, con el escrutinio definitivo ya que considera los resultados coinciden con el provisorio.
Sostuvo que “esto preanuncia que el escrutionio definitivo, certificará nuestro inobjetable triunfo en la provincia de Córdoba”.
“Esta demostración -dijo-, que hacen más de 50 mil habitantes (en distintos puntos de la provincia), es la demostración del respeto a la ley; del respecto al estado de derecho y del respeto a la democracia”.
Dijo además que “no es solo atentar contra la democracia dar un golpe de Estado por parte de los militares; atentar contra la democracia es creerse por encima de la ley y no aceptar un resultado electoral cuando le fue adverso a una persona y creerse que es el dueño de la verdad y que puede manipular a la ley y a la justicia a su antojo”.
Sostuvo que “esto va a quedar desenmascarado en pocos días más, porque alguien puede engañar a poca gente durante mucho tiempo, alguien pude también engañar a mucha gente durante poco tiempo”, pero “lo que nadie puede es engañar es a toda la gente todo el tiempo, porque la verdad llega y la verdad está llegando a Córdoba y demostrando que sujetándose a la ley va a salir la verdad”.
“Paz y progreso es lo que necesita el pueblo de Córdoba; paz y progreso para nuestra amada Córdoba” dijo Schiaretti y agradeció la presencia de la gente que se dió cita en el acto de Malagueño y los exhortó a “cuidar la democracia”.
‘La ciudadanía de Córdoba ha sido burlada en su buena fe’
Daniel Klocker (PRENSA RED)
Argenpress
20 de Septiembre 2007
El candidato a presidente por Proyecto Sur calificó al proceso eleccionario en la provincia de ‘grosería espantosa’ por la sospecha de fraude en el escrutinio. Afirmó que en el país ‘se viven momentos de urgencia y manoseo institucional’.
El cineasta Fernando Pino Solanas lanzó hoy en Córdoba su candidatura a la presidencia de la Nación por el partido Proyecto Sur con miras a las elecciones de octubre. En diálogo, Solanas manifestó que su programa de gobierno se basa fundamentalmente en recuperar los recursos naturales, transformar la Nación desvastada y definir nuevos lineamientos de política económica, social y cultural.
Por otra parte, calificó de ‘grosería espantosa’ las elecciones en nuestra provincia y aseguró que la ‘la ciudadanía de Córdoba ha sido burlada en su buena fe por la sospecha de fraude que sobrevuela a este proceso electoral’.
‘Lo de Córdoba merece mil chistes cordobeses. En primer lugar por el manejo mediático y de las encuestas, que daban perdedor cómodamente a Luis Juez, y después la sorpresa real en que no era así. Es una grosería espantosa. Si hubiera voluntad democrática y republicana, si realmente ganaron, no habría ningún impedimento para contar nuevamente todos los votos, pero parece que José Manuel de la Sota tiene bien regimentada la tropa y una justicia complaciente. La ciudadanía de Córdoba ha sido burlada en su buena fe y la imagen institucional de la provincia ha quedado muy dañada’, opinó
– ¿Puede considerarse un caso aislado?
– De ninguna manera son enjuagues políticos que, a pesar de la crisis del 2001 y del reclamo para que se vayan todos, nada cambió porque al final de cuentas nadie se fue, al contrario, todos se reciclaron y hoy continúan prendidos a la teta del poder. En general, en el país, se viven momentos de urgencia y de manoseo institucional.
– ¿Qué propone Proyecto Sur?
– Somos el único espacio que plantea la recuperación de los recursos naturales; el único que plantea recuperar el petróleo y el gas para que esa masa fabulosa de dinero sirva de una vez por todas para terminar con los bolsones de pobreza, indigencia, desnutrición y relanzar el polo industrial del Estado. También planteamos la revisión de la entrega de los recursos naturales porque el hecho más grave de la política económica argentina de la última década es haber dado luz verde a la reprivatización del petróleo y del gas. En América latina no se conoce un caso como el argentino que se desprendió de los activos petroleros que años atrás habían sido una política de Estado tanto para los gobiernos democráticos como militares que sostenían que los combustibles debían ser un servicio público.
– ¿Y esto lo llevó a presentarse para las elecciones de octubre?
– Exacto porque nuestro partido aglutina a los mejores especialistas en todos los temas que hacen a un proyecto nacional y hace cinco años que venimos trabajando con gente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), de la Federación Agraria y del Moreno con la idea de que Argentina puede desarrollarse integralmente y lograr una justa distribución de la riqueza.
– ¿Cómo calificaría la gestión del gobierno de Néstor Kirchner?
– Yo tuve muchas esperanzas al principio porque comenzó con una excelente política de Derechos Humanos y que alcanzó su máxima expresión con la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final, pero hoy ya no puedo decir lo mismo porque la sanción de la Ley Antiterrorista tira por la borda derechos y garantías constitucionales y además sirve para criminalizar y judicializar la protesta social.