Los Rodríguez Saá vencieron en San Luís y ahora apuntan a la presidencia

El actual gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saá, obtuvo la reelección, con una aplastante victoria, 83 por ciento de los votos, y gobernará hasta el 2011, y ahora buscaría consolidarse como candidato a presidente por el peronismo disidente. La elección no conto con canidatos de la UCR, ni del Frente para la Victoria, además, los votantes también eligieron la anulación de la elección indefinida.


Rodríguez Saá será otra vez gobernador de San Luis
Infobae
22 de Agosto 2007
El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, consiguió su reelección con el 83 por ciento de los votos, por lo que gobernará la provincia hasta diciembre del 2011.
Rodríguez Saá consiguió este guarismo en una elección atípica, que no contó con la presencia ni del radicalismo y ni del kirchnerismo que decidieron no participar del proceso electoral.
A través de una consulta popular vinculante, también se puso fin a la reelección indefinida de gobernador y vice, Con 152 mesas escrutadas sobre un total de 867 (17,53 %) Rodríguez Saá, postulante del Frente Partido Justicialista, conseguía 23.248 votos (83,33 %); frente al postulante Roque Palma, del Partido Socialista, con 3106 (11,13 %), quien ya reconoció su derrota.
En tercer lugar se ubicaban los votos en blanco, 2567 (9,42 %), y en cuarto lugar el postulante Daniel Walsamakis, del MODIN, con 1256 (4,02 por ciento).
Palma reconoció la derrota ayer por la noche, en declaraciones a Télam, y afirmó: “A pesar de la derrota estamos conformes con nuestro desempeño, porque no tuvimos ni tiempo, ni recursos para hacer conocer nuestra propuesta a todos los sanluiseños”.
Palma aclaró que “el Partido Socialista espera que los ganadores de estos comicios cumplan con la palabra empeñada y profundicen sus acciones de gobierno para corregir varios aspectos que merecen ser cambiados para que lleguen a toda la gente”.
Gran cantidad de militantes del Frente Partido Justicialista de San Luis, comenzaron a concentrarse esta noche en la Plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno, en la capital puntana, para celebrar el triunfo del actual gobernador.
Los manifestantes, que portaban pancartas y banderas y batían bombos, esperan que “El Alberto” salga a la puerta de la sede gubernamental a dirigirles la palabra.
De acuerdo con los datos oficiales, votó ayer aproximadamente el 70 por ciento de los 287.415 puntanos habilitados para elegir gobernador y vice, 5 senadores y 21 diputados provinciales, 55 intendentes y/o comisionados municipales y concejales.
Tres fórmulas se presentaron para la gobernación: Alberto Rodríguez Saá-Jorge Pellegrini, por el Frente Justicialista; Roque Palma-Alfredo Dolorini, por el Partido Socialista; y Daniel Walsamakis-Graciela Castro, por el MODIN.
Para estas elecciones, que se desarrollaron entre las 8 y las 18, fueron constituidas en toda la provincia 867 mesas, 433 femeninas y 434 masculinas, y unos 900 efectivos policiales fueron convocados para brindar seguridad, mientras que 700 miembros de la Prefectura Naval tienen a su cargo la custodia electoral.
En cuanto al escrutinio definitivo, éste se iniciará el miércoles próximo en el edificio contiguo al Correo Central.
San Luis: pese al límite a las reelecciones, el poder de los Rodríguez Saá aumenta
Laura Fiochetta
Los Andes
21 de Agosto 2007
Entre tanta confusión y caos institucional, hay sólo una certeza en San Luis: nadie puede decir hasta qué año se quedarán los Rodríguez Saá gobernando la provincia. En las elecciones del domingo, el 72 % de los votantes -un número relativo porque el 30% fueron sufragios en blanco- decidieron aceptar la propuesta oficial de eliminar la reelección indefinida y acotarla a dos mandatos.
Antes de que Alberto, el gobernador reelecto, saliera a saludar a los 300 militantes que lo esperaban al ritmo del bombo en la explanada de la Casa de Gobierno, su hermano y socio político Adolfo salió a dar el gran anuncio. “A partir de hoy rige la enmienda”, dijo orgulloso y señaló que “San Luis avanza hacia una mayor calidad institucional”, una imagen que pretenden mostrar los Rodríguez Saá por estos días, aunque con sólo husmear en el funcionamiento de los organismos oficiales esas intenciones se desvanecen (ver aparte).
Si lo que prometió Adolfo se cumple, su hermano se podrá presentar por un sólo mandato consecutivo más, es decir que comandará la provincia hasta el 2015. El texto, que modificó el artículo 147 de la Constitución Provincial, establece que “el gobernador y el vicegobernador duran en sus funciones el término de cuatro años y podrán ser reelegidos o sucederse recíprocamente por un sólo período consecutivo”.
Pero la oposición sanluiseña volvió ayer a insistir con que Alberto podría quedarse hasta el 2019 y si así no ocurriera, Adolfo u otro familiar lo sucederán el cargo. “En diciembre del año pasado, cuando se aprobó la enmienda en el recinto legislativo propuse que se incorporara una cláusula de consanguinidad y que la reforma rigiera a partir de ahora, pero el Gobernador se negó”, subrayó el diputado provincial por Nuestro Compromiso, Juan José Laborda Ibarra.
En Mendoza está prohibida la reelección del gobernador y la del vice. La Carta Magna provincial, además, dice en artículo 115 que “no podrán ser electos para ninguno de estos cargos, los parientes de los funcionarios salientes, dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad”.
La decisión estratégica y a medias de los Rodríguez Saá de acotar el mandato del gobernador se tomó el año pasado, en medio del “efecto Misiones”. Los hermanos puntanos se preocuparon cuando el primer mandatario misionero Carlos Rovira sufrió una derrota en las urnas y no pudo cumplir el sueño de establecer la reelección indefinida en la provincia.
Reelección y la familia
San Luis también fue una de las provincias precursora en el país en materia de reelección indefinida para el cargo de gobernador y vice. La provincia incluyó la figura en 1987, en el primer mandato de Adolfo, tras reformar la Constitución de 1962 que establecía prohibiciones de sujeción en el mandato para familiares dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.
Por la sangre de los Rodríguez Saá corren ansias de poder y de protagonismo político. Su familia participó en política desde fines del siglo pasado, un dato que los llena de orgullo. El abuelo de los hermanos Alberto y Adolfo, el “Pampa” Rodríguez Saá propulsó la eliminación de la reelección indefinida a principios del siglo XIX y colaboró a derrumbar la dinastía de los Mendoza.
San Luis: Rodríguez Saá obtuvo la reelección y quiere ser presidente
Total News
20 de Agosto 2007
Tal como se preveía, el gobernador peronista Alberto Rodríguez Saá ganó las elecciones por amplísimo margen y obtuvo su reelección al frente de la provincia hasta 2011.
Con este triunfo, el gobernador y su hermano, el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, ya se aseguraron 28 años consecutivos en el poder que conquistaron con el regreso de la democracia al país.
Las elecciones significaron un nuevo triunfo de un dirigente opositor al gobierno de Néstor Kirchner, en este caso protagonizado por un gobernador alineado con el peronismo disidente, que el próximo martes elegirá su fórmula presidencial para los comicios del próximo 28 de octubre.
Según los últimos cómputos del lento y farragoso recuento, con el 50,63 por ciento del total escrutado, la dupla que compartieron el mandatario provincial y el médico Jorge Pellegrini obtenía el 82,35 de los votos, unos puntos menos que en las elecciones de abril de 2003, cuando Rodríguez Saá logró por primera vez llegar a la Casa de Gobierno provincial, con el 91 por ciento de los sufragios.
En segundo lugar, aunque muy lejos, se ubicaba el candidato del Partido Socialista, Roque Palma, con el 12,13 por ciento, y tercero, el candidato de Modin, Daniel Walsamakis, apenas por encima del 4,7 por ciento.
Pasadas las 21.40, el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá salió sonriente a enfrentar a los periodistas en la Casa de Gobierno y no ocultó su alegría por los resultados. “Estamos felices. hemos obtenido un triunfo impresionante y superamos todas las expectativas. Fue fruto de un largo camino, que San Luis supo construir con su gestión de gobierno”, dijo.
En realidad, el triunfo del gobernador y su hermano empezó a concretarse hace poco menos de un mes, cuando el kirchnerismo, la UCR y partidos menores fracasaron en sus gestiones de unidad y decidieron no presentar postulantes a gobernador.
Carrera presidencial
Despejado el camino para sostener el poder en terreno propio, los Rodríguez Saá apenas disimularon en las últimas horas que su intención es liderar la fórmula presidencial por el peronismo antikirchnerista, con el gobernador reelecto como cabeza de la coalición.
“Es hora de que el país mire a San Luis. Se votó gestión, se plebiscitó gestión, se privilegió a la gente”, sostuvo el gobernador en el escenario ubicado en la explanada de la Casa de Gobierno, al lado de su hermano Adolfo y sin ocultar su euforia por un nuevo triunfo. También ayer los puntanos votaron de manera afirmativa, con más del 70 por ciento de los votos, la enmienda constitucional impulsada por el gobierno que limita la reelección del gobernador a solo un período.
Como la modificación empezará a regir recién en el próximo período, Rodríguez Saá quedó habilitado para permanecer en el poder hasta 2019.
El intenso frío que castigó a los puntanos durante la mañana retrasó la llegada de votantes en toda la provincia. De hecho la cantidad de votantes se estimaba, al cierre de esta edición, en un 60 por ciento.
El candidato socialista fue uno de los más madrugadores: apenas pasadas las 10 estacionó su taxi, el número 253, en la puerta de su escuela y cumplió con su obligación cívica.
Casi tres horas después, el gobernador llegó a la escuela Paula Bazán a emitir su voto. Con saco y pantalones negros, una llamativa corbata color fucsia y acompañado por su hermana Zulema, el mandatario se mostró confiado.
“No es bueno que los políticos abandonen a su gente”, afirmó ante los periodistas que lo rodeaban, en referencia a los opositores kirchneristas.
Más efusivo, su hermano Adolfo dedicó extensos autoelogios cuando llegó a sufragar a la escuela Pringles.
“Hoy San Luis es un verdadero ejemplo, ojalá otras provincias comiencen a copiarnos”, abundó el ex presidente antes de recibir repetidos besos y abrazos de sus seguidores.
Alberto y Adolfo Rodríguez Saá compartieron ayer el almuerzo en la Casa de Gobierno y esperaron juntos los resultados de los comicios para festejar una nueva victoria que los convierte en el poder provincial más longevo y permanente del país.
El gobernador pudo, entonces, ponerle broche de oro a una gestión que combinó ideas originales y planes exitosos con polémicas y críticas de la oposición.
Desde 2003, Rodríguez Saá puso en marcha el plan de inclusión social, por el que aún hoy 32.000 puntanos reciben 520 pesos a cambio de distintas tareas laborales. La ley de fomento del cine destinó, desde 2004, decenas de millones de pesos a nuevas producciones con objeto de convertir a San Luis en el “Hollywood argentino”.
Con una desocupación apenas por encima del 1 por ciento e índices bajos de pobreza e indigencia, con extensas autopistas y algunos gustos personales en su haber como el Mundial de Ajedrez, el Deportivo La Punta (que dirige José Sanfilippo) y el mástil más alto del país en Toro Negro, Rodríguez Saá delineó un ejercicio tan original como polémico del poder.
Dentro de unas horas, y en coincidencia con su cumpleaños número 58, este amante del arte y las letras intentará ir por el premio mayor, la candidatura presidencial, con el aval de su abrumador triunfo electoral de ayer.