Lavagna intenta acercarse a Macri y llegar a un acuerdo

Diversos medios tratan hoy el intendo de Roberto Lavagna de cerrar un acuerdo con Mauricio Macri.


Roberto Lavagna busca ahora sumar el respaldo de Macri
Infobae
El ex ministro de Economía, que en las elecciones porteñas no se jugó por nadie en particular, intenta ahora obtener el apoyo del jefe de Gobierno electo a su candidatura presidencial. La carrera hacia octubre
Después que Mauricio Macri negara en las últimas horas su postulación para competir en las próximas elecciones presidenciales, el ex titular del Palacio de Hacienda, busca ahora convencerlo par que apoye su candidatura para los comicios de octubre.
Para eso, Lavagna movió a sus principales colaboradores Alejandro Rodríguez y Alberto Coto. Este último aseguró que el ex funcionario convocó “a todos aquellos que adhieran o les guste el plan a que se acerquen y trabajemos juntos”.
Igualmente, Coto se encargó de aclarar que entre Lavagna y Macri “hasta ahora no hubo un acercamiento”.
En sintonía, Rodríguez señaló: “Las potencialidades de los diálogos siempre están presentes. El diálogo preexiste a las elecciones y es permanente: nuestros diputados tienen relación en el Parlamento”.
Según señala hoy el diario Clarín, otros dirigentes cercanos el ex ministro creen que la convocatoria tenía una intención clara para sumar a Macri y alcanzar “algún tipo de acuerdo”.
En este contexto, ayer, en una conferencia de prensa centrada en la autonomía porteña y en la transferencia de recursos nacionales para solventar la futura fuerza policial de la Ciudad, Macri volvió a negar una posible candidatura presidencial.

———-
LOS SEGUIDORES DEL EX MINISTRO PUJAN POR EL APOYO DE MACRI
Lavagna aguarda ser el elegido
“Ojalá que haya un acuerdo”, dijo un peronista de la alianza, deseoso de una definición del electo jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. Los radicales lavagnistas, en cambio, optan por la cautela.
Página 12
Eduardo Tagliaferro
“Mauricio Macri está pasando una etapa de reflexión que finalizará cuando él lo decida. Nosotros no queremos salir a cazar a nadie”, responde el ex diputado Alberto Coto, estrecho colaborador de Roberto Lavagna, cuando este diario le pregunta por un probable entendimiento entre ambos dirigentes de la oposición. El posible acuerdo entre Lavagna y Macri dominó las especulaciones políticas luego de que Macri rompiera el silencio y anunció que no será candidato a Presidente. Aunque en el lavagnismo insisten en afirmar que “están abiertos al diálogo con todos los sectores políticos”, no son pocos los que ponen sus fichas en Macri. Un peronista con fuerte protagonismo en el entorno del ex ministro de Economía le dijo a Página/12: “Ojalá que haya un acuerdo”.
Los peronistas que participan de la Coalición UNA no ocultan su entusiasmo cuando se les pregunta sobre una posible alianza con Macri. Los radicales, en cambio, eligen la cautela. “Desconozco la existencia de negociaciones con el macrismo. No quiero hablar sobre cosas que no existen. Estamos conformes con la construcción que venimos realizando con Roberto”, dice a este diario el titular de la UCR y candidato a vicepresidente de Lavagna, el jujeño Gerardo Morales.
Coto avanza más allá y esboza algunos de los próximos pasos del lavagnismo. “En los próximos días Lavagna hará público su plan de gobierno. De esta manera queda conformada la pirámide estratégica. Tenemos un programa, un líder y un plan de gobierno. A partir de ese momento, vamos a plantearnos el diálogo con quienes se identifiquen con este diagrama. Nuestra propuesta está abierta a la sociedad”, explica.
Desde que Lavagna formalizó su candidatura, en su espacio se repitió que cualquier acuerdo o alianza con otra fuerza política estaba atado al programa de la Coalición. Palabras más, palabras menos, algo similar a lo que afirma Coto en su diálogo con Página/12. La diferencia la marca la cercanía de los comicios y la ronda de conversaciones que anuncia el lavagnismo.
Cuando se le pregunta por el macrismo, Coto señala: “Nosotros hemos respetado todas las decisiones que tomó Mauricio. Ahora tiene una serie de alternativas sobre las que tendrá que definirse. En los tiempos del calendario hay dos o tres semanas de plazo. Yo no diría que la definición tiene que ser ahora o nunca”.
Aunque Macri sólo hablo de las elecciones para decir que no será candidato, lo cierto es que no son pocas las especulaciones y definiciones que tiene por delante. En octubre la Ciudad de Buenos Aires elige diputados nacionales y renueva sus tres senadores. Troqueladas, estas boletas van con la sábana que encabeza la fórmula presidencial. El efecto de arrastre tiene un peso importante y ningún jefe de gobierno renunciará a tener legisladores propios en el Congreso. Ese es uno de los dilemas. El otro, aunque más simbólico, también cuenta en la política. Luego de mostrarse como triunfador, cómo sortea Macri el desafío de apoyar una fórmula que podría quedar muy lejos de los candidatos del oficialismo.
Coto subraya que cualquier acuerdo se concretaría luego de una discusión pública sobre el programa y después de un encuentro entre Macri y Lavagna. Los puentes no están rotos. Coto lo destaca cuando dice que “las comunicaciones entre amigos siempre existen”. Repara en los acuerdos parlamentarios y menciona que el bonaerense Eduardo Camaño compartió con Macri la rueda de prensa en la que se reclamó el traspaso de la policía. En el entorno de Camaño le quitan intencionalidad política a su presencia en la foto. Recuerdan que cuando fue presidente del cuerpo habilitó varias sesiones especiales sobre el mismo tema. También marcan una diferencia con el pasado: “Ahora hay un compromiso del gobierno”.

———-
LA PELEA ELECTORAL : UN DIA DESPUES DE QUE EL JEFE DE GOBIERNO ELECTO DIJERA QUE NO SERA CANDIDATO A PRESIDENTE
Lavagna ahora sale a buscar el respaldo de Macri para octubre
Intentará convencerlo para que apoye su candidatura en los comicios presidenciales.
Clarín
Mariano Thieberger
mthieberger@clarin.com
Aún quienes le cuestionan a Roberto Lavagna una supuesta lentitud en la toma de decisiones deberán reconocer esta vez la rapidez de su reacción. Sólo un día después de que Mauricio Macri confirmara que no será candidato a presidente, mandó a sus principales colaboradores a que salieran en busca del respaldo de Macri para las elecciones de octubre.
Las declaraciones públicas de dos de los hombres de mayor confianza del ex ministro de Economía -Alberto Cotto y Alejandro Rodríguez- dejaron en evidencia la intención de lograr que Macri apoye la candidatura presidencial de Lavagna.
“Las potencialidades de los diálogos siempre están presentes. El diálogo con PRO preexiste a las elecciones, y es permanente: nuestros diputados tienen relación en el Parlamento”, dijo Rodríguez. Y agregó: “Las decisiones más de carácter electoral irán tomándose de acuerdo con los tiempos y decisiones. No hay que inmiscuirse en eso”. Según Cotto, Lavagna “convocó a todos aquellos que adhieran o les guste el plan a que se acerquen y trabajemos juntos”.
En privado, otros dirigentes cercanos a Lavagna reconocieron que esos gestos “no fueron ingenuos” y consideraron que “existen condiciones propicias para algún tipo de acuerdo”. También se encargaron de subrayar la presencia de dos lavagnistas -el peronista Eduardo Camaño y el radical Oscar Aguad- junto a Macri en la conferencia de prensa que brindó ayer en el Congreso para reclamarle al Gobierno el traspaso de la Policía.
Los macristas destacaron la fuerte participación de los diputados lavagnistas en la sesión de ayer, pero relativizaron la posibilidad de alcanzar un acuerdo electoral para octubre. “Es lógico que ellos ahora vengan a buscar nuestro apoyo, pero hubo demasiados cortocircuitos. Es cierto que Lavagna mide mejor que López Murphy, pero no está claro que sea un candidato suficientemente mejor”, le dijo a Clarín un estrecho colaborador del jefe de Gobierno electo. A Macri tampoco lo entusiasmaría demasiado un acuerdo con Lavagna.
Macri y Lavagna estuvieron cerca de avanzar con las negociaciones a fines de 2006. Cada uno designó dos delegados pero nunca llegaron a reunirse. El resto de la historia es conocida: Lavagna no se jugó en la elección porteña y respaldó por igual a Macri, Jorge Telerman y Claudio Lozano. Macri ganó el ballottage por más del 60 por ciento y López Murphy creyó que tenía asegurado su respaldo para la elección presidencial. Pero Macri todavía no anticipó a qué candidato piensa apoyar en octubre, ni siquiera si respaldará a alguno.
La posibilidad de un acuerdo con Lavagna parece sumamente difícil. Queda muy poco tiempo: el plazo para la inscripción de alianzas vence el martes 28.