La posible alianza entre Carrió y Lopez Murphy

Los rumores sobre una posible alianza entre la candidata del ARI, Elisa Carrió, y el candidato de Recrear, Ricardo Lopez Murphy se hicieron eco rapidamente en todos los medios de Argentina. Acá les presentamos las principales notas y opiniones publicadas en los medios.


“En ARI son libres de estar, como de no estar”
Laura Serra
La Nación
22 de agosto 2007

A Elisa Carrió le entusiasman las apuestas fuertes. Disfruta de patear el tablero, y sabe que la casi segura incorporación del líder de Recrear, Ricardo López Murphy, a la Coalición Cívica que ella encabeza trastocará de manera significativa el escenario electoral con vistas a octubre próximo. Pero sabe también que esta jugada generará un terremoto político en ARI, su sostén partidario, como también en su principal aliado, el Socialismo.
“Mi única razón de permanencia en la política es el armado de una gran Coalición Cívica que saque al país de la corrupción y la injusticia, y esto incluye la posibilidad de que esté Ricardo López Murphy”, admitió ayer por primera vez la candidata presidencial. Fue aún más lejos cuando, en un mensaje sin subterfugios a sus compañeros de ruta de ARI, enfatizó que esa ambición de ampliar el espacio lo haría aun “pagando los costos” necesarios. “Ellos [por los dirigentes de ARI que la cuestionen] están en libertad de no acompañar”, enfatizó, para que no quedaran dudas.
Hasta ahora, Carrió y López Murphy no se sentaron a conversar del asunto. Sólo hubo una reunión, anteayer y reservada por cierto, entre la líder de la Coalición Cívica y un operador de confianza del presidente de Recrear, el diputado Esteban Bullrich, en el departamento de Carrió. Bullrich le habría transmitido que López Murphy estaría dispuesto a declinar su candidatura y sumarse a la Coalición Cívica. La ex diputada le abrió sus puertas.
“El mundo que viene es el de una alianza de conductas. LA NACION vive una instancia decisiva y yo, por mi legitimidad, tengo la obligación de plantear los acuerdos más amplios posibles”, afirmó Carrió.
¿Podría López Murphy ser candidato a vicepresidente de Carrió? Ella lo niega, tajante: “Yo soy la que elige al candidato a vice. No será López Murphy, sino que provendrá de una terna entre Rubén Giustiniani [titular del Socialismo], Adrián Pérez y Gerardo Conte Grand”, aclara. ¿Y candidato a senador por Capital? “Vamos a ver”, responde con una sonrisa enigmática.
Carrió disfruta de estar en el centro de la escena. Sus decisiones, asegura, no son imposiciones para los dirigentes de ARI que la acompañan, porque “son libres de estar, como de no estar” en la Coalición Cívica. Lo dice con la tranquilidad de saber que el partido que ella fundó no tiene otro timón que ella y que el grueso la acompañará.
Aun así, en ARI bonaerense las críticas continuaron. “López Murphy simboliza lo que está en las antípodas de lo que representamos nosotros”, fustigó Carlos Raimundi, su titular. La jefa de ARI nacional, Elsa Quiroz, mantuvo distancia de López Murphy. Anoche ambas estaban reunidas en el departamento de Carrió, junto con otros dirigentes del partido.
También el Socialismo podría significar un problema. Giustiniani anticipó el apoyo del partido a la candidatura presidencial de Carrió, pero también hizo saber sus diferencias con López Murphy.
López Murphy y Carrió, cerca de un acuerdo
Joaquín Morales Solá
La Nación
22 de agosto 2007

Elisa Carrió y Ricardo López Murphy caminan hacia un acuerdo inminente. ¿Esa coalición es ya segura? Todavía debe esperarse el final de las negociaciones en marcha y la conclusión de la ardua tarea de los dos políticos (de Carrió, sobre todo) para convencer a sus seguidores de la necesidad del acuerdo. Pero importa, más que nada, que ambos están personalmente convencidos de que deberán enfrentar juntos a los Kirchner en las elecciones de octubre.
Una noticia no menor de las últimas horas fue la decisión de Carrió de hacer un público acto de autoridad ante la sublevación de algunos dirigentes de ARI, el partido que ella creó; aquéllos se habían apresurado a criticar en declaraciones periodísticas esa eventual alianza. “Al que no le guste, que no me vote”, asestó Carrió, tras recordar que ella no está afiliada ahora a ningún partido y que sólo se dedica a la construcción de una amplia concertación.
Los dirigentes que criticaron la decisión de Carrió tienen, en verdad, la vida pública que Carrió les dio. Poco podrían sumar sus presencias o sus ausencias en el nuevo armado político. Llamaron la atención, por su injusticia, las declaraciones del presidente del bloque de diputados de ARI, Eduardo Macaluse, un hombre por lo general ponderado, que describió a López Murphy como el “representante de los intereses concentrados”.
Macaluse tiene, desde ya, el derecho de disentir en las ideas del ex ministro, pero sus palabras significan algo más que una disidencia: son un agravio gratuito. López Murphy es uno de los pocos políticos argentinos que se empobreció en la vida pública y que debió pagar, mediante aportes familiares, los gastos de la última campaña electoral.
Por el contrario, siempre sorprendió que los empresarios (grandes, medianos o pequeños) fueran tan renuentes a financiar las campañas de López Murphy. “Será porque saben que soy un capitalista serio y que no protegeré los negocios fáciles a costa del Estado”, suele ironizar el líder de Recrear. Este es el aspecto de López Murphy que más valora Carrió.
Carrió y López Murphy se conocen desde la juventud y nunca quebraron esa relación, matizada por momentos de mayor o de menor cercanía. Desde ya, ese eventual acuerdo parte de la inmodificable candidatura presidencial de Carrió. Algunos dicen que López Murphy podría ser candidato a senador nacional por la Capital; él mismo señaló en las últimas horas que mucha gente le reclama ese lugar en el Parlamento.
Sin embargo, una encuesta (encargada por sectores empresarios que se mantienen en el anonimato) señaló que la mejor elección la haría un binomio presidencial que incluyera a los dos; esto es, Carrió-López Murphy como propuesta final. Carrió se mantiene impávida cuando se le plantea esa posibilidad. Sólo debe recordarse que, enigmáticamente, Carrió mantiene vacío el lugar de candidato a vicepresidente suyo. Aquella encuesta indicó que Carrió estaba muy por encima de López Murphy, pero que una fórmula integrada por los dos, ahora cuando todavía no existe como tal, podría arañar el 30 por ciento de los votos nacionales.
En verdad, el espíritu de López Murphy está cerca del espacio de Carrió desde hace mucho tiempo. Con Carrió están Alfonso Prat Gay y Patricia Bulrrich, dos personas que el ex ministro valora sobremanera por sus condiciones morales más que por sus propuestas políticas, con las que a veces disiente. “Son dos de las únicas cuatro personas por las que pondría las manos en el fuego”, acostumbra a decir López Murphy.
López Murphy aspiraría a un acuerdo con Carrió que incluyera un programa común, pero quizá los tiempos electorales no se lo permitan. Dentro de seis días vencerá el plazo para inscribir alianzas. Diez días después concluirá el período para inscribir a los candidatos presidenciales de octubre. De cualquier forma, ciertas ideas comunes deberán explayarse cuando se anuncie el acuerdo.
* * *
No puede desconocerse, al mismo tiempo, que la probable coalición entre Carrió y López Murphy sería otro intento de recrear una idea del radicalismo tal como fue en su larga historia. El partido que fundó Alem convivió siempre con dos líneas internas, una más progresista y otra más conservadora. Así fue cuando Yrigoyen y Alvear competían por su liderazgo. Y así fue también cuando cohabitaron en él Balbín y Alfonsín o, más recientemente, Alfonsín y De la Rúa.
La fractura expuesta del radicalismo incluye, por otro lado, a la estructura oficial del partido, encolumnada detrás de la candidatura de Roberto Lavagna. En este caso se trata de consumar otra vieja idea de algunos radicales: el acuerdo básico entre el radicalismo y el peronismo para gobernar el país.
Ese proyecto lo incubaron Perón y Balbín en la década del 70. Pero el anciano líder peronista estaba ya demasiado enfermo como para llevar adelante esa iniciativa y Balbín tenía demasiados condicionamientos dentro de su propio partido. No pudo ser, pero ese discurso ha sido recuperado ahora por el radicalismo oficial y por los sectores peronistas que rodean al ex ministro Lavagna.
El cisma radical también comprende a los “radicales K”, cercanos al oficialismo kirchnerista. Estos acaban de colocar al gobernador mendocino Julio Cobos como candidato a vicepresidente de Cristina Kirchner. Se trata de una experiencia más complicada de explicar porque no hay en ella raíces históricas ni proyectos comunes que se conozcan, salvo la solitaria declamación de una concertación desconocida en su forma y en su contenido. No se sabe de la existencia de un solo “radical K” que no tenga un cargo electivo o una función política que cumplir en el país, ya sea como gobernador, intendente, diputado o concejal. Beatriz Sarlo llamó a eso la “transversalidad de los intereses”.
El radicalismo que sigue a Lavagna tiene en su poder la extendida estructura del partido. A su vez, Carrió y López Muprhy nunca dejaron de pensar y de hablar con los códigos radicales que los acunaron. Esos rasgos no pasan inadvertidos para nadie, mucho menos para el radical de a pie. Si la alianza entre estos se concretara, la competencia entre los dos radicalismos opositores será por el trofeo de ingresar en un eventual ballottage, en la pelea de fondo con los Kirchner por el poder nacional.
Creen que un pacto Carrió-Murphy no afectaría al Gobierno
Lucrecia Bullrich
La Nación
22 de agfoto 2007

Analistas consultados por LANACION.com, señalaron que el eventual acuerdo no alcanzaría para forzar un ballottage; vislumbraron problemas para Lavagna y Macri
Mientras crecen las versiones cruzadas, los enojos y las dudas, tanto en la trinchera de Elisa Carrió como en la de Ricardo López Murphy, en el terreno del análisis existe una coincidencia: de concretarse, el acuerdo entre ambos para octubre no alcanzaría para poner en peligro un eventual triunfo de Cristina Kirchner.
A esa conclusión arribaron analistas consultados por LANACION.com que, además, advirtieron que una eventual alianza también impactaría directamente sobre Roberto Lavagna y que es, en parte, resultado del “vacío” que Mauricio Macri dejó hasta ahora en terreno nacional.
“El acuerdo tiene efecto positivo para la candidatura de Carrió, porque López Murphy es dueño de un voto duro que se trasladaría automáticamente a ella. También es un avance para la fragmentación del arco opositor. De todas maneras, todo sugiere que no podrían forzar una segunda vuelta”, consideró Sergio Berensztein, director de Poliarquía.
Sin riesgo. Para Rosendo Fraga, la unión electoral de Carrió como candidata a presidenta y López Murphy como postulante a senador por la Capital, “va a polarizar a la oposición en dos ejes”, uno liderado por los nuevos aliados y otro por Lavagna, pero ello “no será suficiente para resolver el problema de la oposición”.
En este sentido, el responsable del Centro de Estudios Nueva Mayoría precisó que “es difícil” que la fórmula que lidera la dirigente de la Coalición Cívica, y que aún no tiene candidato a vice, “supere el 30 por ciento de los votos” y subrayó: “Aquí no hay peligro para el triunfo de Cristina en primera vuelta ni para la continuidad del kirchnerismo en el poder”.
Analía del Franco evaluó la posible alianza como “positiva” y afirmó que la líder de ARI y el jefe de Recrear “pueden dar un aire renovador al discurso y reavivar el interés del electorado ante dos candidatos que vienen demasiado conocidos”, en alusión a la primera dama y a Lavagna.
Sin embargo, y en la misma línea que Fraga, la responsable de Analogías fue terminante al asegurar que un eventual acuerdo entre ambos “no aumenta” las posibilidades de ballottage. “Les da una posibilidad de posicionarse, pero no al punto de pelear en segunda vuelta”, reforzó.
Electorado en pugna. También hubo puntos de contacto entre los analistas respecto de las consecuencias de una alianza para Lavagna y Macri.
“Para Lavagna el tema no es menor, porque van a disputar el mismo electorado: ese que no quiere votar al oficialismo y que todavía está muy volátil. Es probable que la lucha [entre Carrió y el ex ministro] se tense un poco más”, vaticinó Del Franco.
Berensztein reparó en el origen partidario que comparten Carrió y López Murphy. “Son dos radicales que van a buscar captar el voto tradicional del radicalismo. Lavagna va a tener que competir por el mismo electorado. Es otro desafío para su candidatura”, advirtió.
Suma o resta. Para Fraga, el panorama no es aún tan claro. “[Una alianza] puede poner en riesgo el segundo lugar que Lavagna ocupa hoy en las encuestas. De todas maneras, no creo que el peligro sea sustancial. El electorado de López Murphy es, en parte, el de Macri, pero no el de Lavagna”.
El analista apeló a un clásico teorema del juego político. “Es sabido que en política dos y dos nunca son cuatro. Y en este caso la unión puede generar una sinergia, es decir, más votos o no. Todavía no está claro si es una alianza de suma o de resta”, advirtió.
Macri, a un costado. Para los tres especialistas, una eventual unión entre Carrió y López Murphy afecta a Macri, aunque no necesariamente de manera negativa. Aunque coincidieron en que esta movida le haría perder “protagonismo”, también señalan que ello responde a su decisión de no involucrarse, al menos por ahora, en la pelea presidencial. Otra vez surgió una explicación clásica de la arena política: “Todo espacio que se deja vacío siempre es ocupado por otro”, señalaron.
El fantasma de la Alianza. Por último, minimizaron la posibilidad de que el mote de “alianza” pueda afectar el eventual acuerdo político y traer a la memoria el fracaso del gobierno de Fernando de la Rúa. Resaltaron que hasta la fórmula del oficialismo es fruto de una alianza.
De todas maneras, no descartaron que cuando la campaña entre en su tramo final y más caliente, y de concretarse el acuerdo, claro, el Gobierno apele a la figura de “la nueva Alianza” para denostar a sus adversarios.
Lavagna: “No tengo nada que decir”
La Nación
22 de agosto 2007

“Carrió y López Murphy ocupan otro espectro ideológico ubicado a la derecha”, se limitó a opinar el candidato a presidente
Pese a que Roberto Lavagna será uno de los actores inevitablemente afectados por la posibilidad de acuerdo que, de concretarse, rodea a Elisa Carrió y Ricardo López Murphy, el ministro de Economía buscó mantenerse al margen del debate, aunque dejó claro que él representa a otro “espectro ideológico”.
“Es otro espacio político ubicado a la derecha del espectro ideológico. No tengo nada que decir”, aseguró Lavagna ante una consulta puntual sobre como evaluaba el posible pacto entre la líder de la Coalición Cívica y el jefe de Recrear.
“Será mujer”. Por otra parte, en declaraciones a radio América, Lavagna dio una pista sobre cómo conformará su gabinete si resulta electo presidente. Adelantó que la Jefatura de Gabinete sería ocupada “por una mujer”.
Sin embargo, evitó dar el nombre de su eventual ministro de Economía. “En su debido momento diré a quien elegiré como ministro de Economía, pero la jefatura de Gabinete en este caso va a quedar en manos de una mujer”, señaló Lavagna según consignó la agencia DyN.
El ex jefe del Palacio de Hacienda hizo estas declaraciones desde la provincia de Córdoba, donde realiza una de las paradas de su campaña electoral. Lo acompañan su compañero de fórmula, el presidente de la UCR y senador Gerardo Morales y el candidato a gobernador cordobés por el radicalismo Mario Negri.
Recrear ya piensa en la campaña para el Senado
María Elena Polack
La Nación
22 de agosto 2007

Quizá sea la foto que el kirchnerismo no quiera ver publicada el próximo fin de semana: la “gran alianza de conductas para luchar contra la hegemonía y la corrupción”. Ese es el objetivo que tienen hace varios meses tanto Elisa Carrió como Ricardo López Murphy, pero que sólo a partir de anteayer comenzó a tomar color de “alternativa superadora” a la Coalición Cívica y a Pro.
Con el reloj electoral en contra -apenas quedan seis días para la inscripción legal de alianzas electorales-, dirigentes de ambas agrupaciones aceleraron las conversaciones para construir un frente opositor a la candidata Cristina Kirchner.
Como se conocen desde que eran muy jóvenes, López Murphy sabe bien de la firmeza de convicciones de Carrió, incluso en la distribución de cargos a la hora de formar una alternativa electoral. Es más, en la intimidad se ha permitido bromear con que Carrió es “más testaruda” que él.
Por eso, es que el líder de Recrear que ha jurado públicamente hasta el hartazgo que no pensaba bajarse de la candidatura presidencial optaría por una actitud más contemplativa y aceptaría ser el candidato a senador nacional por la Capital Federal.
Buena parte de su propio partido ya aplaude esa decisión y ya se le hace difícil disimular la alegría de integrar una coalición con Carrió. “Los dos tienen los mismos valores de dignidad política y de respeto por la República y por los ciudadanos”, señalan algunos de los responsables de las conversaciones con Carrió.
“El adversario político a vencer es el kirchnerismo y la corrupción, así que no tienen que preocuparse por López Murphy. Nunca lo van a encontrar con una bolsa ni con una valija de dinero en un despacho oficial”, dijo ayer el legislador porteño Marcelo Meis (Recrear) al intentar despejar las dudas de los dirigentes críticos de ARI que cuestionan a Carrió por las conversaciones con su ex correligionario.
Reservadamente, en Recrear también deslizan que en la provincia de Buenos Aires no habría inconvenientes respaldar la candidatura a gobernador de Margarita Stolbizer.
Las tratativas tienen a Carrió como figura central. López Murphy regresará hoy de Ecuador, adonde viajó anteayer para atender compromisos profesionales con los que se gana la vida y partirá a Córdoba para seguir dando su apoyo a los candidatos de Recrear. Mauricio Macri [el socio de Recrear en la Capital] permanece en silencio, con un sabor agridulce, porque si finalmente nace una alternativa para enfrentar al kirchnerismo no lo tuvo a él como protagonista, aunque le ganó al Gobierno de manera contundente la ciudad hace apenas dos meses.
“Está bien claro que no objetaremos esa amplia confluencia por la que también trabajamos pero no se dio”, deslizó reservadamente ayer uno de los hombres que mejor conoce a Macri. Pero no reveló si respaldaría públicamente la campaña electoral.
Por separado, los tres dirigentes saben que Carrió y López Murphy podrán recolectar los votos que pierda el oficialismo y los de los radicales que están desencantados de la decisión de la cúpula partidaria de impulsar la candidatura presidencial de Roberto Lavagna.
“Por las denuncias de corrupción y episodios como la violencia de Daniel Varizat o de los marineros de Puerto Deseado, el kirchnerismo pierde votos todos los días”, admitió un dirigente allegado a Carrió, que contribuyó a la confección de la Coalición Cívica y que concluyó que “los radicales más tradicionales tampoco le van a dar su voto a un hombre que viene del peronismo”.
Carrió ve muy cerca un acuerdo con López Murphy para octubre
Mariano Thieberger
Clarín
22 de agosto 2007

Sin tener en cuenta el malestar de sus ex socios del ARI y poniéndoles límites a sus potenciales aliados de Recrear, Elisa Carrió avanzó ayer un paso más hacia un acuerdo con Ricardo López Murphy para las elecciones de octubre.
“Mi única razón de permanencia en la política es el armado de una gran Coalición Cívica que saque al país de la corrupción y la injusticia, y esto incluye la posibilidad de López Murphy”, afirmó ayer Carrió. Así, confirmó la información publicada el domingo en Clarín sobre los contactos iniciados por ambos dirigentes de cuna radical para avanzar en un entendimiento.
Carrió contó que se reunió el lunes con gente de Recrear -aunque no quiso decirlo, el encuentro fue con el diputado Esteban Bullrich- y que se abrió la posibilidad de lograr un acuerdo. “Yo escuché y dije sí”, explicó la candidata presidencial.
Ayer, Carrió fijó algunos de sus límites para el acuerdo: “El vice lo voy a elegir yo y va a salir de esta terna: (el diputado del ARI) Adrián Pérez, (el senador socialista) Rubén Giustiniani y (el ex diputado peronista) Gerardo Conte Grand.”
En Recrear respondieron que López Murphy estaría dispuesto a declinar su candidatura presidencial en pos de un acuerdo y que no tendría aspiraciones de ir como candidato a vice. De bajarse de la pelea por la Presidencia, López Murphy irá como candidato a senador por la Capital. Pero antes también él quiere poner algunas condiciones.
“Lo que a Ricardo no le gusta es que el acuerdo sea presentado como una subordinación y no poder tener injerencia en la elección del compañero de fórmula”, aclararon en el entorno de López Murphy. Al titular de Recrear le gustaría que el candidato a vice fuera Esteban Bullrich.
Carrió no sólo le marcó la cancha a sus posibles futuros aliados sino también a sus ex compañeros del ARI, que ya habían salido a cuestionar la posibilidad de un acuerdo con López Murphy.
“Los que no quieran estar y acompañar son libres de no estar y no acompañar. Yo sólo respondo a los intereses del pueblo. Estoy dispuesta a hacer el acuerdo más amplio posible y a pagar los costos que tenga que pagar”, afirmó Carrió. Y, durante un debate con mujeres de la política en el Museo Roca, señaló: “Yo fundé un partido en el que ya no estoy, felizmente, porque si no me mataban.”
Para defender la posibilidad de un acuerdo con López Murphy de las críticas del ARI, Carrió afirmó: “El mundo que viene es una alianza de conductas y para mí la conducta es más importante que las diferencias de opinión. Yo no pienso en términos ideológicos.”
La posibilidad de un acuerdo entre Carrió y López Murphy comenzó a crecer luego de que Mauricio Macri decidiera respaldar la candidatura de su aliado de Recrear sólo en la Capital. A partir de ese momento, convencidos de que ese apoyo era insuficiente para competir en octubre, desde Recrear reforzaron la búsqueda de una “alternativa superadora”.
Frente a las primeras versiones, Carrió salió a negar que existieran conversaciones, pero días después le abrió la puerta al acuerdo. Lo único que faltaría ahora sería que Carrió y López Murphy -que hoy regresará de Ecuador- se junten para darle forma al acuerdo. El plazo para la inscripción de candidaturas vence el 8 de setiembre.
En Recrear reclaman que la relación sea “de igual a igual”
Clarín
22 de agosto 2007

Minutos después de conocer las declaraciones de Elisa Carrió a favor de un acuerdo con Ricardo López Murphy, desde Recrear se mostraron a favor de las negociaciones pero salieron a poner algunos condicionamientos.
“Para poder lograr un acuerdo tiene que ser algo de igual a igual y no la subordinación de unos a otros”, explicó un dirigente cercano a López Murphy. Y agregó: “El desprendimiento de la candidatura presidencial no es un problema, porque Ricardo estaría dispuesto, pero la subordinación es inaceptable.”
En el partido de López Murphy no cayó bien que Carrió dijera que a su compañero de fórmula lo va a elegir ella de una terna integrada por Adrián Pérez, Rubén Giustiniani y Gerardo Conte Grand. “Nosotros queremos tener injerencia en las decisiones”, señalaron en Recrear. De hecho, a López Murphy le gustaría impulsar como candidato a vice al diputado Esteban Bullrich, su actual compañero de fórmula.
Esta tarde, una vez que López Murphy regrese de su viaje a Ecuador, los principales dirigentes de Recrear se reunirán para evaluar cuáles serán sus próximos pasos.
Ayer, el presidente de Recrear en la provincia de Buenos Aires, Rito Basualdo, confirmó las conversaciones con Carrió pero aclaró que “aún no hay nada definido”. Basualdo expresó que un punto clave de las negociaciones se resolverá con “la generosidad que pongan los dirigentes más importantes” y sostuvo que resultará imprescindible para acceder al acuerdo que se encuentren “soluciones en todos los niveles y en todas las jurisdicciones”.
El diputado macrista Federico Pinedo manifestó su simpatía por la posibilidad de un acuerdo al señalar que “nosotros hemos estado intentando desde hace casi un año que la oposición se unifique”, por lo que “siempre nos parecía que ése era un paso positivo y posible en la realidad”.
El legislador porteño de Recrear Marcelo Meis les mandó un mensaje a los integrantes del ARI que habían cuestionado el acuerdo. “El adversario político a vencer es el kirchnerismo y la corrupción, así que no tienen que preocuparse por López Murphy. Nunca lo van a encontrar con una bolsa ni con una valija de dinero en un despacho oficial”, afirmó.
Meis agregó: “Los votos los tienen Carrió y López Murphy. Si ellos dos, que son inteligentes y honestos, logran un acuerdo electoral que sea beneficioso para el país, mucha gente se va a sentir representada y los acompañará
con los votos porque están esperando una opción transparente y ejecutiva.”
Alboroto en el ARI por la negociación con Murphy
La Razón
21 de agosto 2007

La posibilidad de un acuerdo electoral entre Ricardo López Murphy y Elisa Carrió sacudió el avispero en el ARI. Primero fue el jefe de la bancada de Diputados, Eduardo Macaluse, quien salió a criticar las negociaciones en marcha. Y ahora se sumó la legisladora y ex candidata a gobernadora Marta Maffei.
“No hubo una sola voz del ARI ni un solo planteo en esa dirección. El partido no realizará una alianza ni con el Pro ni con Recrear ni con Compromiso para el Cambio”, aseguró ayer la ex titular del gremio docente Ctera.
Maffei declaró a Radio América que “Carrió dijo una docena de veces que no tiene negociaciones con López Murphy, que ese señor no integra la Coalición Cívica y que no es santo de su devoción”.
Sin embargo, un día antes, Macaluse había admitido que la candidata presidencial de la Coalición Cívica mencionó a Murphy entre los que “pueden tener las puertas abiertas” en dicha alianza electoral, al elogiarlo por “su conducta ética”. En esa ocasión, Macaluse había advertido: “Si se produce ese acuerdo, el ARI estalla, porque habría una división de aguas”.
Carrió, anoche, se refirió a la polémica. “Voy a hacer todo para que la Coalición Cívica sea lo más amplia posible y el que no quiera puede no adherir a mi candidatura”, enfatizó.

CARRIO ADMITIO LA POSIBILIDAD DE QUE LOPEZ MURPHY SE SUME A SU ESPACIO.
APF.Digital
21 de agosto 2007

Ante las críticas que surgieron en el seno del ARI, el partido con el que llegó al primer plano político, Elisa Carrió optó por blanquear en parte las negociaciones que mantiene con el líder de Recrear, Ricardo López Murphy. Esta tarde admitió la posibilidad de que ambos conformen un espacio común para las elecciones de octubre, aunque descartó que sea en la misma fórmula presidencial.
“Estoy dispuesta a hacer el acuerdo más amplio que pueda y estoy dispuesta a pagar los costos”, afirmó Carrió durante un debate con mujeres de la política en el Museo Roca del barrio de La Recoleta.
Esos costos parecen ser hasta ahora una ola de expresiones de disgusto en el ARI por las conversaciones con López Murphy. Contra eso, Carrió dejó una frase contundente: “El que no quiera puede no adherir a mi candidatura”, enfatizó.
Las palabras más crudas contra un eventual acuerdo con López Murphy fueron las de la diputada y ex candidata a gobernadora Marta Maffei –quien compitió con el líder de Recrear en las elecciones de 2005- y el jefe de bancada, Eduardo Macaluse.
“No hubo una sola voz del ARI ni un solo planteo en esa dirección. El partido no realizará una alianza ni con el PRO ni con Recrear ni con Compromiso para el Cambio”, aseguró la ex titular del gremio docente Ctera, publicó Clarín.
La posibilidad de que el líder de Recrear decline su candidatura presidencial para plegarse a Carrió surgió tras el tibio apoyo que le dio públicamente su socio de PRO, Mauricio Macri, para la campaña de octubre. El electo jefe de Gobierno porteño dijo que sólo respaldará a Murphy en Capital y dio libertad de acción a sus seguidores en el resto del país. (APF.Digital)

Carrió admitió acercamiento con Ricardo López Murphy
Infobae
22 de agosto 2007

La candidata presidencial por la Coalición Cívica dijo que existe “la posibilidad” de que el ex ministro de Economía se incorpore al frente electoral
“Estoy dispuesta a hacer el acuerdo más amplio que pueda y estoy dispuesta a pagar los costos”, sostuvo Carrió durante un debate con mujeres de la política en el Museo Roca, en el barrio porteño de la Recoleta.
Esos costos parecen ser hasta ahora una ola de expresiones de disgusto en el ARI por las conversaciones con López Murphy. Contra eso, Carrió dejó una frase contundente: “El que no quiera puede no adherir a mi candidatura”, enfatizó.
Las palabras más crudas contra un eventual acuerdo con López Murphy fueron las de la diputada y ex candidata a gobernadora Marta Maffei –quien compitió con el líder de Recrear en las elecciones de 2005- y el jefe de bancada, Eduardo Macaluse.
“No hubo una sola voz del ARI ni un solo planteo en esa dirección. El partido no realizará una alianza ni con el PRO ni con Recrear ni con Compromiso para el Cambio”, aseguró la ex titular del gremio docente Ctera, publicó Clarín.
El ARI le critica a Carrió su acuerdo con López MurphyAgregar a mis artículos
Infobae
22 de agosto 2007

Carlos Raimundi pronunció en Radio 10 su “fuerte rechazo” a un convenio entre Recrear y el partido de Elisa Carrió. Según el legislador, ese tipo de coaliciones no tienen “coherencia”
Desde el ARI salieron esta mañana a criticar fuertemente el posible acuerdo personal entre Ricardo López Murphy y Elisa Carrió, para competir en octubre próximo en las elecciones presidenciales contra la fórmula kirchnerista encabezada por Cristina Kirchner.
“Estoy disgustado porque siempre creo más en las construcciones que guardan coherencia”, señaló el diputado nacional Carlos Raimundi en Radio 10 al tiempo que pronunció su “fuerte rechazo” a una alianza entre ambos dirigentes opositores.
En tal sentido, el legislador arista señaló su temor de que este acuerdo de cúpulas termine siendo una reedición de la Alianza, el proyecto político construido por el radicalismo y el Frepaso para derrotar al Partido Justicialista y que elevó a Fernando de la Rúa a la Presidencia.
“Tengo fresco el recuerdo de la Alianza”, manifestó Raimundi en el programa Cada Mañana y recordó que ese frente no se hizo “sobre la base de las coincidencias”, sino sobre el convencimiento de que lo que estaba “era malo”, como pasa en la actualidad con los opositores al actual gobierno.
Raimundi también criticó la manera en que quiere llevarse adelante este acuerdo electoral y recordó que en todo el mundo las coaliciones “las hacen líderes que tienen preponderancia, pero en nombre de sus partidos” y criticó a Carrió al asegurar que “no es una persona la medida de los acuerdos”.
“Forman parte de un estilo de conducción que en muchos aspectos es el que le criticamos al Presidente”, señaló en referencia a ambos dirigentes.
Acuerdo Carrió-López Murphy sólo provoca rechazosAgregar a mis artículos
Infobae: Fuente: DyN
22 de agosto 2007

En el ARI y el macrismo expresaron serios reparos a una alianza electoral entre los referentes. Los incondicionales de ambos sectores sostienen la coalición, pero hay fuertes voces de rechazo. “Lilita” ratificó que seguirá con el proyecto
Una fuente del macrismo señaló a DyN que “Mauricio no hizo ningún pronunciamiento”. “Nosotros no vamos a opinar hasta que no se informe oficialmente del acuerdo. Nuestra vocación siempre fue la de tratar de juntar a la oposición, tenemos una actitud de sumar, pero sobre esto no podemos decir nada”, aclaró.
Tonelli respondió afirmativamente cuando le consultaron si Macri había dado su “aval” y amplió que en el PRO “están de acuerdo”.
En tanto, el titular del ARI bonaerense, Carlos Raimundi, volvió a expresar su rechazo, al sostener que no quiere “repetir el mismo error” de la Alianza entre la UCR y el Frepaso, gestada en 1997 para oponerse al peronismo.
Raimundi reiteró que el sábado próximo el ARI bonaerense “va a ratificar su desacuerdo” y criticó el manejo personalista de Carrió.
“Yo sigo creyendo en los valores y principios ideológicos, pero me parece que hay algo que la gente percibe que es la incoherencia: esto es pasar a la intransigencia, a un pragmatismo muy fuerte, pensando que con eso se suma desde lo matemático”, indicó en declaraciones radiales.
Por lo tanto, estimó que el acuerdo “es la culminación de un proceso y una serie de decisiones muy personales de Carrió”.
“Siempre creo más en las construcciones que guardan coherencia, tengo muy fresco el recuerdo de cuando hubo una Alianza que, en lugar de armarse en base a las coincidencias, se armó en base a que estábamos de acuerdo en que lo que había era malo, pero eso no quiso decir que lo que se armó después fuera mejor”, aclaró Raimundi.
“No quiero repetir ese mismo error, y por eso estoy muy alerta, presido el partido en la provincia de Buenos Aires que va a ratificar el sábado su desacuerdo”, concluyó.
Carrió se acerca al Bulldog, pero los gruñidos vienen desde el ARI
Santiago Rodríguez
Página 12
22 de agosto 2007

Elisa Carrió dejó ayer de lado el misterio y lo dijo con todas las letras: “Mi vocación es hacer una coalición lo más amplia posible y eso incluye la posibilidad de que esté (Ricardo) López Murphy”. La candidata presidencial de la Coalición Cívica puso así punto final a las especulaciones que se tejían al respecto y potenció las turbulencias planteadas en el ARI, donde muchos dirigentes volvieron a dar señales de que no la acompañarán en octubre próximo si decide asociarse con el líder de Recrear. La chaqueña reaccionó con indiferencia frente a los cuestionamientos –“los que quieran podrán formar parte; y los que no, no”, dijo– y avanza en la definición de un acuerdo que contempla la postulación de López Murphy como candidato a senador porteño. Dicho de otro modo: en la ciudad de Buenos Aires, Carrió terminaría ahora de la mano de Mauricio Macri.
Apremiados por los plazos que impone el calendario electoral –a más tardar el martes próximo deben ser inscriptas las alianzas–, Carrió y López Murphy aceleraron las conversaciones para presentarse juntos en las elecciones del 28 de octubre. Con el puente ya tendido por su segunda línea, la chaqueña recibió al diputado de Recrear Esteban Bullrich para empezar a hilvanar un acuerdo y después blanqueó sus intenciones.
“Mi única razón de permanencia en la política es el armado de una gran coalición cívica nacional que saque al país de la corrupción, la mentira y la hipocresía”, explicó antes de ir directo al grano: “Esto incluye la posibilidad de que esté López Murphy”.
La candidata de la Coalición Cívica dio cuenta de sus nuevos planes en su paso por la jornada de debates “La política por mujeres”, donde disertó junto a otras dirigentes de su espacio. “Hay una posibilidad de apertura de listas a gente de Recrear”, reveló allí. También aclaró que “yo soy candidata a presidente y elijo a mi vice” y precisó que su compañero de fórmula saldrá de una “terna” que integran el titular del socialismo, Rubén Giustiniani; el peronista Gerardo Conte Grand y el diputado del ARI Adrián Pérez.
Carrió no está dispuesta a negociar su postulación presidencial y así se lo hizo saber a Bullrich en el encuentro que mantuvieron a última hora del lunes. López Murphy no está en posición de imponer mayores condiciones: las encuestas no le deparan un futuro próspero y su socio Macri sólo le brindó su apoyo a “título personal”. Explicar que depone su candidatura en pos de la articulación de un frente opositor al kirchnerismo sería una salida decorosa al laberinto en el que quedó atrapado.
“El mundo que viene es una alianza de conductas”, justificó Carrió su acercamiento con López Murphy y se mostró indiferente al rechazo que recibió de parte de la dirigencia del ARI. “Los que me quieran acompañar, que lo hagan. Estoy dispuesta a hacer acuerdos y pagar costos”, afirmó, para después rematar: “Fundé un partido en el que felizmente no estoy más porque si no, hoy me mataban”. La chaqueña se desafilió del ARI en marzo pasado. Según expuso entonces, se desvinculó del partido que ella misma fundó para dedicarse a la construcción de un espacio político mayor.
Lo que pautó con Bullrich fue ver si a más tardar hoy se podía terminar de redondear una propuesta electoral común para avanzar después en la discusión de candidaturas. Ya se habló de todos modos de la posibilidad de que el líder de Recrear encabece la boleta de senadores en la Capital Federal. “Lo que se está conversando es que Ricardo sea candidato por PRO y la Coalición Cívica”, contó uno de sus allegados.
Ese esquema convertiría a Carrió en socia de Macri, quien sigue la cuestión con cautela, pero no se cierra a ninguna alternativa. “El macrismo siempre intentó unificar a la oposición, así que todos los pasos que se den en esa dirección son buenos aunque debería ser más amplia la unidad”, opinó el presidente de su bancada en Diputados, Federico Pinedo.
Se rumorea que Macri avala
Página 12
22 de agosto 2007

El vicepresidente de Recrear, Pablo Tonelli, aseguró hoy que el líder de Compromiso para el Cambio (CPC), Mauricio Macri, dio su “aval” al acuerdo electoral entre la candidata presidencial Elisa Carrió y el ex ministro Ricardo López Murphy, pero desde el macrismo negaron el apoyo y aseguraron que el jefe de gobierno porteño electo “se va a pronunciar cuando se defina” esa coalición.
Una fuente del macrismo señaló que “Mauricio no hizo ningún pronunciamiento. Nosotros no vamos a opinar hasta que no se informe oficialmente del acuerdo. Nuestra vocación siempre fue la de tratar de juntar a la oposición, tenemos una actitud de sumar, pero sobre esto no podemos decir nada”.
Tonelli respondió afirmativamente cuando radio América le consultó si Macri había dado su “aval” y amplió que en el PRO “están de acuerdo”.
En tanto, el titular del ARI bonaerense, Carlos Raimundi, volvió a expresar su rechazo, al sostener que no quiere “repetir el mismo error” de la Alianza entre la UCR y el Frepaso, gestada en 1997 para oponerse al peronismo.
Raimundi reiteró que el sábado próximo el ARI bonaerense “va a ratificar su desacuerdo” y criticó el manejo personalista de Carrió, ya que consideró que “esas cosas forman parte de un estilo de conducción que en muchos aspectos le criticamos al presidente” Néstor Kirchner.
“Yo sigo creyendo en los valores y principios ideológicos, pero me parece que hay algo que la gente percibe que es la incoherencia: esto es pasar a la intransigencia, a un pragmatismo muy fuerte, pensando que con eso se suma desde lo matemático”, indicó.
Por lo tanto, estimó que el acuerdo “es la culminación de un proceso y una serie de decisiones muy personales de Carrió”.
Raimundi señaló que “siempre creo más en las construcciones que guardan coherencia, tengo muy fresco el recuerdo de cuando hubo una Alianza que, en lugar de armarse en base a las coincidencias, se armó en base a que estábamos de acuerdo en que lo que había era malo, pero eso no quiso decir que lo que se armó después fuera mejor”.
“No quiero repetir ese mismo error, y por eso estoy muy alerta, presido el partido en la provincia de Buenos Aires que va a ratificar el sábado su desacuerdo”, dijo.
Los que se oponen
Página 12
22 de agosto 2007

La admisión por parte de Elisa Carrió acerca de la búsqueda de un acuerdo electoral provocó revuelo en el ARI, donde se multiplicaron las voces en contra del camino emprendido por la fundadora de esa fuerza. “El partido resolvió orgánicamente que no habrá acuerdo con Ricardo López Murphy porque representa intereses diferentes”, enfatizó su presidenta, Elsa “Tata” Quiroz. El titular del ARI bonaerense, Carlos Raimundi, advirtió en el mismo sentido que el líder de Recrear “simboliza lo que está en los antípodas de lo que representamos nosotros” y adelantó que en la reunión partidaria prevista para el próximo fin de semana “se va a ratificar el desacuerdo” a la conformación de una alianza electoral con López Murphy. Por su parte, el jefe de la bancada del ARI en Diputados, Eduardo Macaluse, dijo coincidir “con Carrió en que hay que ampliar la coalición con quienes no piensan como nosotros”, pero remarcó que “no hay que incluir a corrientes de la vieja política”. “El ARI no tiene nada que ver con López Murphy ni con las ideas y los sectores que él representa”, añadió el diputado Leonardo Gorbacz, fueguino como la gobernadora electa de esa provincia, Fabiana Ríos.