Diálogo con Lavagna

El diario La Nacion realizo una entrevista a Roberto Lavagna, el candidato a presidente por la coalición Una Nacion Avanzada (UNA). En ella no faltaron las criticas al actual gobierno, donde destaco principalmente la “incapacidad” de los funcionarios del Ministerio de Planificacion. Con esto hizo referencia a la crisis energética, la crisis de transporte y la falta de planes de vivienda.


“A mis adversarios les falta sustancia”
Lo dijo Lavagna, que pidió la renuncia de los funcionarios de Planificación; quiere investigar a Kirchner
La Nación
20 de agosto de 2007
Por Laura Serra
Aún con ese estilo moderado y sobrio que lo caracteriza, Roberto Lavagna es capaz de las definiciones más filosas. El candidato a presidente por la coalición Una Nación Avanzada (UNA) reclamó la renuncia “por incapacidad” de todos los funcionarios del Ministerio de Planificación y adelantó, en diálogo con LA NACION, que si resulta electo presidente no dudará en denunciar ante la Justicia los hechos de corrupción que detecte en la gestión que lo antecedió.
Sobre sus rivales de la oposición a la presidencia, sostuvo que “les falta sustancia” y, sin la menor modestia, se consideró el más capaz de timonear los tiempos adversos de la economía si continúan los embates de la crisis bursátil global.
-¿Le sorprende la seguidilla de hechos de corrupción que en el último tiempo salpicó al Gobierno?
-No, para nada. Cuando los gobiernos dejan de gobernar en función de un programa, de un proyecto que resuelva los problemas del país y simplemente trabajan para su autosucesión, pierden el rumbo y pasan este tipo de cosas.
-En cuanto al último episodio, el caso de la valija venezolana…
-(Interrumpe) Argentina. La valija argentina…
-¿Cree que la salida de Claudio Uberti (ex titular de Occovi) es suficiente?
-Aquí hay dos cosas. Nosotros dijimos hace meses que el Presidente debía pedir la renuncia de todo ese ministerio [el de Planificación, que conduce Julio de Vido], pero por incapacidad. Si hay corrupción, la Justicia lo definirá. Pero lo que sí hay, y está comprobado, es una profunda incapacidad: nos sumergieron en una crisis energética, en una crisis de transporte que abarca ferrocarriles, líneas aéreas, colectivos de corta y media distancia. Fueron incapaces de cumplir con el plan de vivienda: se hicieron múltiples anuncios sobre el plan de 600 mil viviendas y, según datos oficiales, sólo hay terminadas 43.000. Lo mismo sucede con las escuelas: de las 700 anunciadas, no llegan a 300.
-¿Si resulta elegido presidente y detecta hechos de corrupción de la gestión Kirchner, los denunciará ante la Justicia?
-En la Argentina nos tenemos que acostumbrar a ser serios. Yo cuando tuve algo que decir, lo dije ante la Cámara de la Construcción. Allí dije que habíamos terminado un estudio que prima facie mostraba sobreprecios del 25 por ciento. Y que remitíamos esto, porque se trataba de acuerdos de cartelización, a la Comisión de Defensa de la Competencia. Esto sucedió diez días antes de que el Presidente me pidiera la renuncia.
-¿Y llevó esta denuncia ante la Justicia?
-Yo hice la presentación ante quien correspondía: los casos de cartelización tienen que tener primero un dictamen de la Comisión de Defensa de la Competencia. Sugestivamente, este organismo público fue el primero en ser captado por el Gobierno.
-Insisto, si es presidente y detecta corrupción. ¿Qué hace?
-¿Pero qué duda cabe de que voy a presentarlo ante la Justicia? Es lo que hice siendo ministro, ¿cómo no lo voy a hacer siendo Presidente?
-Ya serían cinco los candidatos de la oposición a la presidencia. ¿Qué opina?
-Se amplió el número, pero a mis adversarios les falta sustancia. A mí me gustaría que se amplíe la sustancia y ver programas. Nosotros ya lo hemos presentado con medidas muy concretas y lo llevamos a la gente.
-¿Pero no cree que la oposición debiera hacerse una autocrítica si se considera que la candidata oficial, Cristina Kirchner, sigue arriba en las encuestas?
-No sé si eso es cierto… si [el kirchnerismo] no puede hacer un acto espontáneo. Nosotros hicimos en Tilcara y en Tierra del Fuego actos absolutamente espontáneos. Los actos del Gobierno son actos de la nomenclatura. Hay dos versiones que el Gobierno se encarga de implantar: una son las encuestas como supuestas verdades reveladas. La otra versión es que la oposición no ofrece alternativa. Y todos los sesudos analistas lo repiten; es el pensamiento en manada. Yo les digo: hay alternativas. Nosotros tenemos un equipo que ha probado lo que es porque manejó la peor crisis política y social de la Argentina de los últimos años.
-¿Lamenta no haber tendido mejores puentes con Mauricio Macri?
-Yo no creo en los acuerdos de cúpula. Hoy la dirigencia política tiene una bajísima capacidad para influenciar en el voto a otra persona.
-¿La crisis financiera global podría complicar la economía?
-Lo que hay por delante es un panorama ciertamente más complicado. Hay una desaceleración muy fuerte de la inversión, una aceleración de la inflación y una caída de la creación de puestos de trabajo… Entonces, cuidado. Imagínense quién va a poder manejar mejor una situación de esta naturaleza.
-Según Cristina de Kirchner, la estructura económica está sólida.
-Yo iría a otro médico.
Por Laura Serra
De la Redacción de LA NACION