De Ciudad Oculta a Puerto Madero

La candidata presidencial del Frente para la Victoria, Cristina Fernández, inauguró ayer al mediodía un nuevo parque en la ciudad de Buenos Aires. Acompañada por el presidente Néstor Kirchner y otros funcionarios del Gobierno, destacó el rol de la mujer.


Cristina apuntó al voto de la mujer en un acto con Kirchner en Puerto Madero
Santiago Fioriti
Clarín
26 de Agosto 2007
Un poco más de sosiego para el corazón, por favor”, pidió Cristina Kirchner, después de escuchar en vivo la versión de Nacha Guevara de “No llores por mí Argentina”. “Si siguen organizando actos de esta naturaleza, con tanta emoción, yo al 28 de octubre no llego”, sentenció en medio de su discurso, ayer, en el cierre de la inauguración del Parque Mujeres Argentinas, en el barrio de Puerto Madero.
Con una platea copada por abrumadora mayoría de mujeres, desde Nacha Guevara hasta la ministra Alicia Kirchner y desde la presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, hasta militantes del movimiento Evita, la candidata presidencial no se privó de ocupar el rol central de la celebración, en momentos calientes de la campaña, y cuando sólo restan dos meses para la la elección. Ni su marido, Néstor Kirchner, ni el jefe de Gobierno, Jorge Telerman, se esforzaron en hacerle sombra.
Ella fue la primera en ir a buscar los brazos de Nacha para felicitarla por su interpretación (el público la aplaudió de pie) y la más ampulosa a la hora de intercambiar gestos fraternales con la tribuna. También dominó el escenario: a tal punto que el Presidente, nada ingenuo, prefirió no pronunciar ni una palabra, pese a que, por protocolo, su discurso estaba previsto para el final.
Los ministros se ubicaron en una especie de VIP, pero a un costado del estrado. Estaban el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; el de Interior, Aníbal Fernández; el de Educación, Daniel Filmus; el de Justicia, Alberto Iribarne; el de Trabajo, Carlos Tomada: y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.
El nombre del nuevo parque -de una superficie de 57.740 m2, en el que se invirtieron más de 10 millones de pesos- le dio pie a Cristina para orientar su mensaje hacia las mujeres. Podría decirse, incluso, que su contenido rozó la doctrina feminista.
“Las mujeres vamos por los lugares que nos merecemos. Hemos demostrado talento, fuerza y coraje”, dijo. “Tengo mucha esperanzas en nosotras como organizadoras de vida”, consideró y las convocó a trabajar “no a atrás ni adelante” de los hombres sino “al lado”.
“La presencia de mujeres va a romper los límites de esta plaza y vamos a inundar todo el país”, añadió. En el fondo de la carpa montada sobre el nuevo césped, con banderas azuladas que agitaban la cara de Evita, las militantes cantaban: “Ya van a ver/ya van a ver/a las mujeres… ¡con Cristina en el poder!”.
El recibimiento no había sido menos efusivo. “Acá estamos las mujeres para la liberación”, gritaron, con ritmo pegadizo, cuando la candidata saludó desde el estrado. “Claro que sí”, respondió, sonriente. “Cristina, ¡te quiero!”, vociferó una mujer mayor y la obligó a volver a tomar aire. “Yo también las quiero mucho”, les agradeció.
Segura de sus dotes de buena oradora, la primera dama se tomó la licencia de corregir al jefe de Gobierno, con el que el viernes había compartido la entrega de 72 viviendas en Ciudad Oculta. Telerman había hablado de las antípodas que existen entre aquel barrio y Puerto Madero: “Yo no diría antípodas, diría las dos caras de una ciudad. Como sucede en todo el mundo”.
Cristina Kirchner siguió de campaña en Puerto Madero
La Nación
26 de Agosto 2007
Detrás del Hotel Hilton, la senadora y candidata presidencial por el oficialismo, Cristina Fernández de Kirchner, participó de una inauguración de una plaza, al día siguiente de encabezar, emocionada, una visita por los trabajos sociales de las Madres de Plaza de Mayo en Ciudad Oculta.
“Entre lo que viví ayer y lo que estoy viviendo ahora, si siguen organizando encuentros de esta naturaleza, yo al 28 [de octubre] no llego”, bromeó la primera dama, despertando la algarabía del público.
La excusa del encuentro fue la apertura del Parque Mujeres Argentinas, un predio de más de 57 mil metros cuadrados, en el área del dique 3 en Juana Manso al 900.
Con un fuerte operativo de seguridad, que afectó a más de cien efectivos (según relataron sus encargados a LA NACION) acudieron a la inauguración además de la senadora, el presidente Néstor Kirchner y el jefe de gobierno porteño, Jorge Telerman.
Debajo del escenario estuvo gran parte del gabinete nacional: los ministros Alberto y Aníbal Fernández (jefe de Gabinete y del Interior, respectivamente), Julio De Vido (Planificación Federal), Alicia Kirchner (Desarrollo Social), Daniel Filmus (Educación) y Alberto Iribarne (Justicia). También estuvo Estela de Carloto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo y otras mujeres conocidas de la cultura y las artes.
A las 12.30, en una carpa armada sobre el césped, la figura de Eva Perón hizo su aparición a través de la cantante Nacha Guevara cuando entonó “No llores por mí Argentina”, que despertó los aplausos de la mayoría.
El primero en hablar fue Telerman. Recordó que el proyecto de este parque público estuvo demorado 15 años y aclaró: “Este espacio es para ustedes, las mujeres argentinas”.
Con respecto a su reciente cercanía a la candidata oficialista, horas antes del acto, Telerman había descartado que tenga “acuerdos políticos” con el matrimonio presidencial al señalar que no presentará ninguna candidatura legislativa para las elecciones de octubre.
“Ya van a ver, ya van a ver: a las mujeres con Cristina en el poder” corearon las integrantes del Movimiento de Mujeres Evita, mientras agitaban sus banderas, al ver que Fernández de Kirchner se acercaba al micrófono.
Mujeres, sin límites
La senadora dijo que la presencia de las mujeres argentinas “va a romper los límites de la plaza y vamos a inundar todo el país”. Y las convocó a “trabajar al lado” de los hombres y “no atrás ni adelante”.
“Queremos espacios que no sean solamente una plaza, queremos espacios, porque nos lo merecemos, hemos demostrado talento, fuerza y coraje, y vamos por los lugares que las argentinas nos merecemos”, exhortó.
El Presidente se limitó a acompañar a su esposa y no habló durante el acto.
Después de que los tres invitados cortaron el listón y quedó formalmente inaugurado el parque, la primera dama se retiró rápidamente del lugar.
Kirchner, mientras atravesaba el camino vallado hasta el vehículo presidencial, se tomó el tiempo para sacarse fotos con cuanto fanático extendía su celular. Apeló a la ironía cuando se lo consultó por la posible alianza entre la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y Ricardo López Murphy, de Recrear.
“Me quedo con la plaza Mujeres Argentinas”, fue su escueta respuesta Con respecto al futuro electoral del oficialismo en los comicios de octubre, adujo: “No soy brujo, ¡ja ja!”. Aunque de inmediato aclaró que para él era “obvio” que la primera dama resultaría victoriosa.
Una plaza de mujeres
Página 12
26 de Agosto 2007
Las estrofas de “No llores por mí Argentina”, interpretadas por Nacha Guevara, iniciaron el acto de inauguración de la plaza Mujeres Argentinas. La candidata a presidente, Cristina Fernández de Kirchner, tarareaba la canción desde un escenario donde se reivindicó el trabajo de “las mujeres que van a romper los límites de una plaza y van a inundar el país”. Estaba junto al presidente Néstor Kirchner y el jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman. En Puerto Madero la senadora recordó su visita del viernes pasado a las construcciones de Madres de Plaza de Mayo en la villa Ciudad Oculta: “Tengo tantas esperanzas de que podemos construir un país diferente, que sentía que más que casas estaban construyendo símbolos de una Argentina diferente”. De aquella actividad también participó el jefe de Gobierno. Pero Telerman desmintió ayer que esto significara un acercamiento político con el kirchnerismo. Lo hizo al rechazar las versiones que lo colocaban como un posible candidato a diputado en octubre. Ayer, rodeada de casi todos los ministros y acompañada por militantes del movimiento Evita, Cristina pidió a los mentores de su campaña “un poco más de sosiego para el corazón”. “Con tantas emociones no llego al 28 (de octubre)”, aseguró.