Lavagna critica a los otros opositores y descarta una alianza

Toma distancia de Macri y de Carrió


La Nación
Por Jaime Rosemberg
Enviado especial
TILCARA, Jujuy.- El día después de su colorido y original lanzamiento como candidato presidencial, Roberto Lavagna está satisfecho: “Logramos el objetivo y ahora nos espera un largo viaje”, afirmó a LA NACION el ex ministro de Economía y postulante de la coalición UNA mientras ingresaba en el hotel Las Terrazas, con imponente vista a la quebrada de Humahuaca, para dar la conferencia de prensa que brindó junto a su compañero de fórmula, el radical Gerardo Morales.
Durante la charla con los medios, que se extendió poco más de una hora, Lavagna contestó todas las preguntas y pegó duro contra el Gobierno, pero puso el foco en los otros referentes de la oposición. Terminante, descartó cualquier especulación sobre un acuerdo electoral con Mauricio Macri, cuestionó en duros términos a Ricardo López Murphy y se mostró distante de Elisa Carrió.
Al Gobierno lo golpeó en su fuerte, la economía, y denunció que “se están retocando los índices de producción, que han bajado sensiblemente por la crisis energética”.
Afirmó que “el Presidente se interesa por la economía, pero no sabe nada del tema” y también atacó a la que considera su principal rival, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que se lanzó el jueves último y ya emprendió una gira por España.
“Todos saben que ésos son viajes para sacarse fotos y jugar a las visitas. Pero esas fotos tienen un costo muy alto”, afirmó, y aseguró que desde el Gobierno “se hicieron ingentes esfuerzos para que el rey Juan Carlos recibiera a la postulante, y lo mismo pasó en Francia”. Según él, “esto, en términos de prestigio y de contraprestación, tiene un elevado costo”.
Lavagna dijo que con gusto debatiría públicamente con los otros postulantes a presidente, siempre que la senadora Kirchner también participara.
“Entonces podría no ir a ninguno, porque la senadora nunca debatió”, le señaló LA NACION.
“Bueno, pero si ella no va ahí va a quedar todo mucho más claro. Yo tengo toda la predisposición para participar.”
Lavagna también puso distancia del conglomerado de justicialistas que se reunió hace dos semanas en San Luis, pese a que esos dirigentes le habían enviado señales para que se sumara a ellos.
“Pertenecen a otra orientación política: están comprometidos con un modelo de construcción distinto”, destacó, y los definió como “el peronismo de derecha”. Abundó que el Gobierno “es peronista de izquierda” y él, “peronista de centro”.
Contra López Murphy
El tono del diálogo con la prensa fue amable, aunque Lavagna se alteró cuando LA NACION le recordó que el líder de Recrear y también candidato presidencial, Ricardo López Murphy, le atribuyó parte de responsabilidad en la crisis de energía que vive el país. “El sabe muy bien que es un absurdo. Tomamos medidas y advertimos sobre esto en diciembre de 2002 y en 2003. Un hombre que duró 13 días al frente del Ministerio de Economía debería mantener la boca cerrada”, se enojó el candidato. Allí, Morales agregó, por si quedaban dudas: “López Murphy está desesperado, por eso encara la campaña sobre el cuero de los otros candidatos. Somos los únicos que podemos pelearle al oficialismo”.
Lavagna también pareció criticar a la candidata por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, cuando dijo: “A mí no me interesa sólo hacer un pacto republicano: mi mirada es más amplia y comprende lo económico”.
Fue entonces cuando tomó distancia de Macri. Dijo que no estaba buscando ningún pacto con el jefe de gobierno electo de Buenos Aires. “Los acuerdos de cúpula son absolutamente para el periodismo y mueren a las 48 horas”, advirtió.
De inmediato, volvió a apuntarle al Gobierno. Fue cuando se refirió a la influencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, en la política regional: “Yo manejaría el tema como Lula, que interpone los intereses permanentes de Brasil, y no como Kirchner, a quien Chávez lleva de las narices”.
Lavagna criticó el “triángulo Irán, Venezuela y Argentina, una muestra de la incoherencia del gobierno”, aunque definió como “temeraria” la postura de la justicia argentina de acusar a Teherán por el atentado a la sede de la AMIA, en julio de 1994. “Yo crearía una comisión de juristas independientes para que vean si hay elementos para inculpar a ese país, como todo indica que es así”, sostuvo.

———–
DIJO QUE LAS FOTOS DE CFK EN ESPAÑA “NO SON GRATIS”
Lavagna no ahorra municiones
Tras lanzar su candidatura desde Jujuy, criticó al Gobierno y la convocatoria al diálogo de Cristina Fernández. También se despachó contra López Murphy y el peronismo de Potrero de Funes.
Página 12
Por Eduardo Tagliaferro
desde Tilcara
“En España, el gobierno argentino hizo ingentes esfuerzos para lograr que el rey Juan Carlos interrumpa sus vacaciones de verano para sacarse una foto con la candidata Cristina Fernández de Kirchner. Estas cosas no son gratis. Estas fotos se pagan y tienen un costo muy grande”, responde Roberto Lavagna a Página/12 y a los medios de comunicación que, en Tilcara, fueron testigos del ritual en el que junto a su compañero de fórmula, Gerardo Morales, entregó deseos y promesas a la Pachamama, la madre tierra, ese dios femenino que produce y engendra, que castiga y recompensa. Con las valijas listas para partir rumbo a Ushuaia, donde hoy entregará a las comunidades que habitan en el Faro del Fin del Mundo una bandera bordada por las etnias kollas y guaraníes, Lavagna critica con dureza al kirchnerismo. También cuestiona a Ricardo López Murphy y a los referentes del encuentro peronista de Potrero de Funes, en San Luis. “Alguien que pasó trece días por el Ministerio de Economía y dejó la imagen que él dejó, tendría que callarse la boca”, dice sobre el Bulldog.
El sol de Tilcara recién despunta. Todavía no castiga a los 12 mil habitantes de esta superpoblada localidad del norte jujeño, que por estos días es testigo del aluvión de turistas que colmó todos los hospedajes. A cubierto del polvo, que todo lo invade, en un moderno hotel estilo boutique, recreación del Taliesin West, estudio del arquitecto Frank Lloyd Wright en Arizona, Lavagna y Morales no eluden respuestas. Durante más de hora y media, hablan de la campaña electoral, de los otros candidatos, de la economía y del Indec. Las siguientes son algunas de las definiciones de los integrantes de la fórmula de la coalición UNA:
– Sobre CFK. En el paquete Teatro Argentino de La Plata, la candidata del oficialismo había propuesto llamar a un diálogo social para lograr un consenso sobre algunos puntos que garanticen que la Argentina no cambie de rumbo. “¿Quién convoca?”, repregunta Lavagna ante los dichos de la Primera Dama. No tarda en responderse: “Convoca quien defendió los superpoderes que yo había derogado. Convoca quien defendió a través de la reglamentación de los decretos de necesidad y urgencia una fuerte concentración del poder. Convoca quien vació la Unidad de Investigación Fiscal, quien reformó el Consejo de la Magistratura para que el oficialismo tenga más poder”.
A lo largo de casi toda la rueda de prensa, Lavagna repetirá que “tiene que haber coherencia entre el discurso y los hechos”. La posta la toma Morales: “Dicho por Cristina Kirchner, la convocatoria al diálogo no es creíble. A la oposición no nos dirige la palabra. A los periodistas acreditados en el Congreso, tampoco. No tiene disposición a reconocer al otro. Acaso a partir de agosto dirá en el Senado que se arrepiente de haber votado los superpoderes. Es bastante contradictorio”. Lavagna vuelve sobre la campaña de Fernández de Kirchner. “La primera semana ella era el cambio; ahora es el continuismo”, dice sin reprimir una sonrisa. “En 2002, antes de que asumiera Kirchner, había un programa que priorizaba un dólar competitivo, superávit fiscal, altas reservas y el consumo como motor del crecimiento. Esos puntos son los que ahora toma Cristina Kirchner para proponer un diálogo social”, afirma.
La imagen del debate de los candidatos porteños repica en la cabeza de los periodistas que imaginan un escenario similar antes de octubre. “Más que pedir un debate, sería natural que hubiese un debate público”, responde Lavagna. El ex ministro se muestra dispuesto a debatir con la candidata del Gobierno, pero aclara: “Participaré en la medida en que participe la candidata del oficialismo. No me prestaré a un show mediático en el que debatan todos los candidatos menos el Gobierno”. Lavagna critica la política exterior nacional. Repite que sólo mantiene relaciones con dos países: Venezuela y España. Sobre Venezuela afirma que él tendría una política similar a la que mantiene la presidencia de Brasil. Sobre España, dice que los viajes para las fotos, como califica al tour que en estos momentos desarrolla la Primera Dama, “se pagan. Tienen un costo muy grande”.
– Sobre la economía y el Indec. “El Ministerio de Economía desapareció. El Presidente se interesa por la economía, pero no sabe de economía”, subraya Lavagna, tras haber destacado que en 2007 “hay una menor creación de empleo y menor inversión”. También destaca que el Gobierno ha comenzado a “toquetear los índices de producción”. Repite que no respaldará payasadas del Gobierno en el Indec. “Ahora nos dicen que van a traer técnicos españoles mientras sanean el Indec para luego llamar a concursos en todos los puestos. El Indec no necesita técnicos españoles. Primero reincorporen transitoriamente a todo el personal que echaron y luego llamen a concursos.”
– Sobre Ricardo López Murphy. “Es un absurdo”, apunta sobre los dichos del Bulldog en los que lo responsabilizaba de la actual crisis energética por haber favorecido “un modelo productivo sin energía” en su desempeño como ministro de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner. “Ustedes preguntan por él porque cada día dice una barbaridad diferente. Alguien que pasó 13 días por el Ministerio de Economía y dejó la imagen que él dejó, tendría que callarse la boca”, afirma. “Hay quienes creen que los aspectos republicanos son los únicos que importan. Después de sus declaraciones en contra del fallo de la Corte Suprema que declaró inconstitucionales los indultos, las diferencias institucionales con López Murphy son importantes”, concluye Lavagna. Morales dobla la apuesta: “López Murphy está encarando una campaña sobre el cuero de las demás fuerzas opositoras… Elisa Carrió está igual. Nosotros vamos a ser la segunda fuerza”.
– Sobre el peronismo de Potrero de Funes. “Más bien los que están solos son ellos”, responde Lavagna a raíz de los dichos de Adolfo Rodríguez Saá en los que había afirmado que el ex ministro de Economía estaba solo. “Ellos pertenecen a otro momento de la historia, la de los ’90. A otro modelo de país. Nosotros fuimos a San Luis porque apoyamos que se quiera sacar al PJ del freezer”, dice Lavagna. El candidato de UNA también aventura una definición sobre el PJ. En la izquierda del movimiento que alguna vez creó Juan Domingo Perón ubica a Kirchner, en la derecha a Menem, Rodríguez Saá y los que se reunieron en San Luis. Por supuesto, junto a los suyos, Lavagna se estaciona en el ala central. Morales toma la posta y destaca que “el caso de Tierra del Fuego demuestra que los acuerdos de cúpulas sólo sirven para las noticias. No duran más de 48 horas porque los votantes actúan con autonomía”.