La UCR porteña elige autoridades y candidatos

Al menos 50 mil afiliados participan de las elecciones internas. Buscan definir a los próximos candidatos a diputados y senadores nacionales, entre los que compiten las fuerzas de Ricardo Gil Lavedra y Rodolfo Terragno.

15 de Julio de 2007
Los afiliados al radicalismo porteño concurren hoy a las urnas para elegir nuevos representantes del partido en la ciudad de Buenos Aires y definir los candidatos a diputados y senador nacionales de cara a elecciones de octubre próximo.
En ese marco, miden fuerzas dos listas, una de las cuales propone como primer candidato a senador a Ricardo Gil Lavedra y como primera postulante a diputada nacional a Silvana Giudici, mientras que la otra promueve la postulación de Rodolfo Terragno para la Cámara alta y de Nito Artaza para la baja.
Al margen de la definición de estas candidaturas, las internas sirven también para que los afiliados –que suman unos 50 mil, según fuentes partidarias– puedan elegir nuevas autoridades seccionales, como así también los delegados la Convención y al Comité Capital, y los representantes en la Convención Nacional.
De este modo, las internas que se celebran desde las 8 hasta las 19 con 28 mesas distribuidas en distintos locales partidarios de la ciudad serán la antesala para el término de la gestión de Jesús Rodríguez al frente del partido.
De hecho, una vez pasada la compulsa, será convocado en las próximas dos semanas el plenario de delegados del Comité Capital que elegirá entre sus flamantes integrantes al nuevo presidente del partido que, a su vez, llamará a una Convención para darla formalmente por constituida y elegir sus autoridades.
Una vez conformada la nueva Convención porteña será ese cuerpo el que deberá definir la ingeniería electoral con la que el partido competirá en las elecciones de octubre que, a nivel nacional, llevará la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, secundado por el titular de la UCR, Gerardo Morales.
Sin embargo, en el distrito porteño, el partido aún debe definir si para los cargos legislativos –diputados y senadores nacionales– irá con lista propia o si conformará una lista única junto al ex ministro de Economía y otros sectores políticos en el marco de la Concertación para Una Nación Avanzada.
También, la apertura de las urnas servirá para buscar una relegitimación y una reconstrucción del radicalismo en el distrito, golpeado por su fuerte fragmentación interna y por la derrota sufrida por el frente encabezado por Jorge Telerman, al que la UCR se sumó orgánicamente.
Al igual que ocurre a nivel nacional, el radicalismo porteño se encuentra surcado por los encolumnamientos de sus diferentes dirigentes y referentes en las distintas opciones electorales de cara a las elecciones de octubre.
Actualmente, en sintonía con el rumbo tomado por el partido a nivel nacional, la conducción partidaria porteña –encabezada por Jesús Rodríguez– se encuentra encolumnada en la Concertación para Una Nación Avanzada, que competirá en las elecciones de octubre con la fórmula Roberto Lavagna-Gerardo Morales.
Sin embargo, en las filas del radicalismo porteño existen sectores encolumnados en la “concertación plural” –entre quienes se cuentan el vicepresidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la titular del INADI, María José Lubertino–, como así también la corriente “R”, encabezada por el productor teatral Nito Artaza.
De algún modo, los K del radicalismo decidieron mantenerse al margen de la compulsa electoral del domingo, mientras que los L y los R son los que en conclusión medirán fuerzas el domingo, a la hora de definir los candidatos, como así también los nuevos representantes partidarios.
Fuente: Télam
—————————————————————————————————————-
Intervienen 16 comités de la UCR bonaerense
Por Laura Capriata
De la Redacción de LA NACION

15 de Julio de 2007
En línea con la mano dura que impulsa el partido en el nivel nacional, la UCR bonaerense intervino esta semana los comités de 16 municipios gobernados por los radicales K.
En una medida con pocos precedentes y casi en secreto, el comité provincial de la UCR (que domina al alfonsinismo y conduce el intendente de Brandsen, Carlos García) sancionó a todos los distritos que negociaban su apoyo a la postulación presidencial de Cristina Kirchner.
“El plenario del comité provincia, con los dos tercios de los votos, decidió la intervención de esos comités”, reveló a LA NACION Ricardo Alfonsín, hijo del ex presidente y casi seguro candidato a gobernador bonaerense por el radicalismo lavagnista.
A la cabeza de la lista de distritos intervenidos están Olavarría, San Isidro, Vicente López, Junín y Pergamino, gobernados por intendentes radicales K de la primera hora. Le siguen Ramallo, Arrecifes, San Pedro, Escobar, Villarino, Henderson, San Antonio de Areco, Leandro Alem y la lista continúa.
La intención del alfonsinismo es evitar que se postulen listas afines al kirchnerismo detrás del sello de la UCR. Eso iría en contra de la alianza que sellaron con el candidato presidencial Roberto Lavagna, al que le prometieron listas propias y votos radicales en todos los municipios.
Cuerpo a cuerpo
Apenas se enteraron de la noticia, los intendentes K pusieron el grito en el cielo y ya anunciaron que resistirán la medida.
“Intervienen porque están preocupados y debilitados. Vamos a usar la Justicia para oponernos”, señaló Enrique García (para todos “el Japonés”), intendente de Vicente López. En ese municipio el presidente del comité, José Petracci, dijo a LA NACION que se enteró de la sanción cuando el flamante interventor lo llamó para ocupar su lugar.
“Todavía no había llegado ninguna comunicación formal, así que le corté el teléfono”, contó Petracci. Una pelea similar, casi “cuerpo a cuerpo”, se anticipa en los otros comités.
El otro que ya declaró la guerra fue el intendente de Pergamino, Héctor “Cachi” Gutiérrez, que calificó a la cúpula radical de “perdedora, fascista y forajida”.
“Federico Storani y Leopoldo Moreau (cabezas visibles del alfonsinismo) operan una vez más entre bambalinas y digitan el destino político de nuestro partido, apelando al fraude, a la manipulación y desconociendo a los afiliados”, agregó.
La intervención obligará a los intendentes en cuestión a competir con frentes vecinales (por fuera de la UCR) o sumarse directamente al Frente para la Victoria.
Descartada la posibilidad de que un radical K acompañe a Daniel Scioli en la fórmula para la gobernación, ese sector negocia dos lugares entre los primeros 12 en la lista de diputados nacionales kirchnerista. También esperan ocupar algún ministerio en el eventual gabinete de Scioli.