La crisis de los partidos políticos

En la sección de Opinión, Clarín vuelve a tratar el tema de los partidos políticos a través de un Editorial titulado “La crisis de los partidos políticos”.
Argentina Elections reprodujo el pasado 24 de julio bajo el título “Consejo Consultivo de Partidos Políticos” las noticias que daban cuenta de una importante iniciativa impulsada por la Cámara Nacional Electoral.
Creemos que esta cuestión debería ser uno de los temas central en la agenda del debate político actual.


Opinión
Clarín
Editorial
La crisis de los partidos políticos
En los inicios de una campaña electoral presidencial, se transita una crisis de los partidos políticos comparable a la del 2003, cuando fue elegido el presidente Kirchner.
Desde entonces el país ha logrado una recuperación ostensible de su economía y de la capacidad de gobierno, méritos que no se le niegan a la actual gestión. Pero los partidos políticos siguen sumidos en la parálisis y la desorientación, lo que cabe colocar entre las asignaturas incumplidas por el oficialismo y la oposición.
En este marco, la Cámara Nacional Electoral ha creado un Consejo Consultivo de Partidos Políticos, iniciativa que abre una nueva oportunidad para avanzar en reformas que modernicen y fortalezcan las expresiones de la representación política.
La Argentina carece de partidos políticos nacionales que contengan a la gran diversidad de fuerzas, facciones y líderes, aun de aquellos que se definen como parte de una misma identidad política. El bipartidismo tradicional encarnado por el peronismo y radicalismo fue perdiendo vigencia, pero no hubo modernización del sistema político ni renovación de padrones.
Tampoco se realizaron en esta ocasión elecciones internas para la selección de candidatos y las fuerzas que se crearon en los últimos años funcionaron más como maquinarias electorales que como canales de participación y promoción de nuevas prácticas y liderazgos.
Ante esta situación, cabe recordar que no hay democracia sin partidos políticos y que éstos gozan de rango constitucional. No son sólo un instrumento para elegir gobiernos y representantes sino también deberían ser una herramienta de control ciudadano y un pilar fundamental de la vida democrática.
La iniciativa de la Cámara Nacional Electoral de crear un Consejo Consultivo de Partidos Políticos abre una nueva oportunidad para avanzar en reformas que modernicen y fortalezcan las expresiones de la representación política.