Encuesta: Cristina gana en la primera vuelta

En una reciente encuesta publicada por Infobae, Cristina gana las elecciones en la primera vuelta del 28 de octubre. También se incluye un artículo de Página 12 con la opinion de diversos encuestadores y reconocidos expertos.


Vaticinan triunfo de Cristina en la primera vuelta
Infobae
30 de julio 2007

Luego de su presentación en La Plata y a tres meses de la elección, los consultores coinciden en que la senadora logró un piso de adhesión de 50% del electorado
Consultados por un matutino porteño todos los encuestadores coincidieron en que la solidez de Cristina Fernández de Kirchner mejora tras su lanzamiento.
Según Manuel Mora y Araujo, titular de Ipsos-Mora y Araujo, “la lógica absoluta es que Cristina gane en primera vuelta y que en esa materia no haya cambios”.
Las razones que el especialista evalúa son dos, una es la buena valoración que tienen los ciudadanos del Gobierno y otra la ausencia de una oposición fuerte o atractiva.
“Cristina no tiene chances de perder”, afirma Enrique Zuleta Puceiro, de Opinión Pública, Servicios y Mercados. Para este analista político ella está “estabilizada en el 50% y del otro lado no aparece nada que altere las cosas”. Y asegura: “la distancia sobre los opositores es enorme”.
La opinión de Hugo Haime no difiere de las anteriores. Para él, “la elección está definida y no se ve posibilidad de que Cristina pierda”. Analía Del Franco, de Analogías, coincide y afirma que “el lanzamiento de la senadora le permitió reforzar su intención de voto, llegando al 50%”.
En tanto, otra conclusión que extraen es sobre el crecimiento de la imagen política de Mauricio Macri.
En este sentido, Haime lo considera mucho más importante que otros candidatos como Lavagna, Carrió o López Murphy.
“Sin Mauricio, a Cristina le es suficiente el 40% para ganar en primera vuelta”, dice Rosendo Fraga, del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría.
Y asegura con la presencia de Macri el oficialismo “va a necesitar el 45%” para ganar en la primera consulta popular.

A noventa días
Raúl Kollmann
Página 12
30 de julio 2007

Todos los encuestadores coinciden en tres fenómenos de coyuntura: el crecimiento en imagen política de Mauricio Macri, la solidez de la candidatura de la senadora Cristina Fernández de Kirchner y el desgaste de la imagen del Gobierno –que no es lo mismo que la del Presidente, en una llamativa disociación–. En un análisis de la situación a exactos tres meses de la elección nacional, los principales encuestadores y consultores coincidieron en que la oposición no encuentra todavía cómo cerrarle el camino a la primera dama y en que la flamante candidatura de Juan Carlos Blumberg en la provincia de Buenos Aires no muestra posibilidad de mellar al vicepresidente Daniel Scioli.
Página/12 consultó a Manuel Mora y Araujo, titular de Ipsos-Mora y Araujo; Hugo Haime, de Hugo Haime y Asociados; Rosendo Fraga, del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría; Analía Del Franco, de Analogías, y Enrique Zuleta Puceiro, de Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM). La primera pregunta es, por supuesto, sobre las posibilidades de Cristina Fernández de Kirchner.
Manuel Mora y Araujo:–Teóricamente no puede decirse que está definida, pero la probabilidad de que haya un cambio de tendencia es muy baja, bajísima. La lógica absoluta es que Cristina gane en primera vuelta y que en esa materia no haya cambios. Es por dos razones. La primera: en términos generales, la gente sigue valorando bien al Gobierno. En los últimos meses hay problemas, pérdida de entusiasmo, pero la valoración es alta. Y en segundo lugar, no hay una oposición fuerte, atractiva. Cuando uno tiene un gobierno al que le va razonablemente bien, y al de Kirchner le va más que razonablemente bien, enfrente hay que tener una fuerza que ilusione mucho. Fíjese el caso de Carlos Menem en 1995: tenía enfrente una fuerza atractiva como la que encabezaban Bordón y Chacho Alvarez. Aun así ganó. Hoy, no hay nada seductor. ¿Por qué la gente va a cambiar el voto?
Enrique Zuleta Puceiro: –La elección está definida. Cristina no tiene chances de perder porque faltan pocos meses. Ella está estabilizada en el 50 por ciento y del otro lado no aparece nada que altere las cosas. El orden, desde el punto de vista de los votos, es Lavagna, Carrió, López Murphy. Lo que dice Carrió sobre que “están a tiro de ballottage”, hasta el momento no es cierto. La cifra mágica es 45 por ciento. Cristina no sólo está por encima de ese porcentaje sino que, además, la distancia sobre los opositores es enorme. Los triplica. Los que tienen alguna chance de crecer son Lavagna y Carrió.
Hugo Haime:–Hoy, la elección está definida. No se ve posibilidad de que Cristina pierda la elección ni de que haya segunda vuelta. Los números de nuestra encuesta lo exhiben. Tendría que ocurrir algo extraordinario. En el 2005 el Frente para la Victoria sacó un 40 por ciento de los votos, mientras que el PJ consiguió el 12. La mitad de estos últimos hoy apoyan a Cristina. A eso agréguele los radicales K y ya está en 45 por ciento sin hacer nada. El piso de Cristina está en 50 puntos, según mi estimación.
Analía Del Franco: –No veo chances de que Cristina pierda. Desde hace seis meses está bastante cristalizado, con un candidato oficialista –pingüino o pingüina, como se decía– instalados, ganando en primera vuelta. Lavagna y Carrió, lejos, en un 13 por ciento o algo similar. Lavagna en crecimiento, Carrió estancada. Lo novedoso es que el lanzamiento de Cristina le permitió reforzar su intención de voto, llegando al 50 por ciento. Esto es difícil de remontar para cualquier opositor en los escasos 90 días que quedan.
Rosendo Fraga:–En política certezas absolutas no hay. Cristina tiene 75 u 80 por ciento de posibilidades de ganar en primera vuelta. También es cierto que si uno ve los cambios que se vieron en estos últimos 90 días, podrían pasar cosas no previstas en los próximos 90 días también.
–¿Qué opina sobre una eventual candidatura de Mauricio Macri? ¿Tendría chances de ganarle a la senadora Kirchner?
Hugo Haime: –Macri tendría un caudal de votos mucho más importante que Lavagna, Carrió o López Murphy. Podría ser el Bordón del año 1995. Pero no le veo chances de ganar. No creo que haya cuestionamientos por traición a los porteños, pero en la Argentina no sólo basta con tener simpatía: se necesita una estructura, fiscales, militantes. En especial en un distrito clave como provincia de Buenos Aires. A esto agrego que no veo una gran vocación de cambio en la gente. Por lo tanto, insisto, no lo percibo con chances de poner en jaque el triunfo de Cristina.
Manuel Mora y Araujo: –Primero, caería mal en grandes sectores de la sociedad. Fue votado por la Ciudad y debería estar hablando todos los días de lo que va a hacer, no de candidaturas presidenciales. Si Macri dijera “voy a ser candidato a presidente”, me parece que va a dividir más todavía a la oposición y se armará una enorme guerra entre los propios opositores. Van a discutir muchísimo, y eso les quitará votos. De todas maneras, Macri es el candidato de oposición mejor ubicado en las encuestas. Pero, ojo, que encima haría subir el voto de Cristina. Mucha gente que hoy dice que no va a votar o que piensa que se puede dar el lujo de no votar a Cristina porque no hay peligro, gente que mira la campaña desde cierta distancia, se opondría a Macri y se sumaría a Cristina. En ese cuadro de situación, aun siendo Macri el mejor candidato opositor, no veo que llegue a evitar el triunfo de Cristina en primera vuelta.
Rosendo Fraga: –Sin Mauricio, a Cristina le es suficiente el 40 por ciento para ganar en primera vuelta. Con Mauricio va a necesitar el 45 por ciento para ganar en primera vuelta, porque Mauricio puede llegar al 30. Es el único candidato que podría, subrayo el podría, aglutinar a la oposición y ponerse en el 30 por ciento.
Enrique Zuleta Puceiro: –No tiene ninguna chance de ganar ni de galvanizar a la oposición. Lavagna no tiene ninguna vocación de articular una alianza de centroderecha y Carrió no aceptaría que se le discuta su liderazgo. Ella aceptaría que la apoyen, no apoyar a alguien. Macri podría reforzar la candidatura de centroderecha, pero no lo veo más allá del 12 por ciento. Al no existir un liderazgo fuerte, es posible que el voto de derecha se desperdigue entre Lavagna y Carrió y Macri solucionaría eso. El proyecto Macri, que pasa por una gestión buena en Capital Federal, es hasta ahora exitoso, respaldado en las urnas. Lo único que resolvería su candidatura es la debilidad del centroderecha, que con López Murphy no despega. Hemos testeado a Macri: de entrada, parte del ocho por ciento. Fortaleció muchísimo su imagen, pero no su intención de voto.
Analía Del Franco:–Macri duplicó su imagen positiva después de ganar en Capital. Es hoy uno de los cuatro dirigentes con más imagen en el país, el Presidente, Cristina, Scioli y él. Eso no se traduce en votos. Lavagna siempre ha tenido altos niveles de imagen y ya se ve que su candidatura, al menos hasta el momento, no despega en sintonía con esa imagen. Si hubiera un oficialismo que estuviera por debajo del 50 por ciento de aprobación, si existiera también cierta voluntad de cambio, Macri tendría chances de construir una candidatura presidencial en 90 días. Por ahora la gente quiere una continuidad y esa es la principal razón de voto de Cristina. Por eso creo que lo de Macri sería complicado. Desde el lugar de Macri, parte de su éxito proviene de tener una postura consecuente, haber perdido en Capital pero seguir peleándola hasta ganar en esta última elección. Si hay un operativo clamor, tal vez, pero no es así hoy. Son algunos dirigentes que quieren poner una cara atractiva.
–¿Qué debe hacer la oposición para enfrentar mejor al oficialismo?
Manuel Mora y Araujo: –Así como están hoy, tienen que esperar a 2009. Es una oposición muy trastornada. No hay liderazgos fuertes, no hay proyectos, no hay partidos. No parecen tener destino. Se están peleando entre ellos. Los radicales son un ejemplo de lo que ocurre: se enfrentan en forma durísima, con enorme furia. Así no hay destino en la oposición.
Enrique Zuleta Puceiro:–Tiene que maximizar las oportunidades que tienen. Lavagna conseguirá 20 diputados, será el bloque de oposición más consistente y ese es su rumbo durante los próximos cuatro años. Ahí está el proyecto político. Macri tiene que reforzar su proyecto a través de un gobierno muy innovador en la Capital y Carrió tiene que sostener su postura apocalíptica, jugando a que la transición entre Néstor Kirchner y Cristina genere materia para una visión apocalíptica. El centroderecha tendrá que revisar su camino. Por ahora no aparece un partido, una fuerza que le dé coherencia. Los Blumberg, los Patti no canalizan las corrientes que hay en Salta, en Corrientes, en Mendoza y muchos otros lados. La izquierda está en una gravísima situación. No hay una sola figura con un discurso de izquierda nacional moderno.
Hugo Haime: –He dicho que Cristina tiene un piso, pero también un techo. En algún momento los que no van a votar al Gobierno optarán por uno o dos candidatos de oposición, no por tres o cuatro. No descarto que los votos de oposición, por ejemplo, en Capital, sirvan para que Lavagna o Carrió o López Murphy le ganen a Cristina en el distrito porteño. Igual, tendría que estar este modelo en crisis, para que la gente quiera cambiar. Eso no sucede.
Analía Del Franco: –No veo lo que dicen muchos, eso de que se tienen que juntar. Si a 90 días no pudieron unirse, a esta altura parece demasiado precario, una alianza artificial. Tampoco veo que tengan voluntad real, genuina, de juntarse. Es más fácil limar asperezas entre la oposición cuando hay un oficialismo muy en baja. Y esto no está sucediendo. Hay uniones, como la de Lavagna con el radicalismo, pero entonces lo que falta es una alianza opositora competitiva. No existe porque el oficialismo sigue fuerte.