En busca de un candidato: algunos sectores quieren a Macri

Nuevamente sectores dentro del PRO y del PJ disidente rumorean la posibilidad que Macri sea el candidato a presidente. Si bien parece que Macri se niega a ceder ante estas presiones los rumores persisten


También de interés, leer Macri y las elecciones presidenciales.

El PRO descarta que Macri se postule en octubre
El diputado nacional Federico Pinedo negó que su jefe político esté pensando presentarse a competir con Cristina Kirchner en las próximas elecciones. “Trabaja para lo que fue electo”, dijo el legislador
Mientras que sectores opositores del peronismo disidente y algunos referentes de PRO en la provincia de Buenos Aires pretenden que Mauricio Macri se postule para las elecciones presidenciales del 24 octubre, uno de sus principales referentes dentro del partido salió hoy a desmentir esa posibilidad.
Federico Pinedo, quien es uno de los principales voceros de PRO, desmintió que se estuviera trabajando sobre esa posibilidad y dijo que Macri “trabaja para gobernar la Ciudad”.
“Me parece lógico que haya gente que quiera que Mauricio Macri sea su candidato a Presidente”, manifestó Pinedo en Radio 10 aunque aclaró que “Macri está trabajando para lo que fue electo” y pidió elaborar otras “alternativas”.
El diputado nacional por PRO también criticó a aquellos que pretenden formar un frente opositor pero sin sentarse a hablar para coordinar acciones. “Hacen un esfuerzo en no hablar con los demás, en lugar de pensar que sería muy bueno sentarse en una mesa”, comentó Pinedo en el programa Cada Mañana.
Los dirigentes de distintos partidos, señaló el diputado, “deberían hacer un esfuerzo en ese sentido, pero no han hecho más que guiarse por cuestiones personales”.
Pinedo, líder de la bancada del PRO, afirmó hoy que su agrupación no se inclinó aún por apoyar la postulación presidencial de Ricardo López Murphy, porque aspira a “una oferta electoral que sea amplia y trate de abarcar lo más posible”.


Macrismo: sigue abierto el debate por las candidaturas
Santiago Fioriti
Clarín
23 de julio 2007

La inminencia de las elecciones presidenciales de octubre abre dos vías de debate y algunos tironeos dentro del macrismo, ahora que empezó a bajar la espuma del triunfo electoral que obtuvo en la elección porteña.
La primera: con qué aspirante a la presidencia irán pegados a la boleta electoral. Algunos dirigentes de ese sector, como consignó ayer Clarín, vienen presionando fuerte para que sea el propio Mauricio Macri el que la encabece. Otros echan por tierra esa posibilidad: “Macri va a ser jefe de Gobierno porteño. No creo que sea candidato a presidente”, salió a decir ayer el diputado Federico Pinedo, en línea con lo que viene sosteniendo el propio Macri ante su tropa. La movida viene siendo impulsada por el peronismo disidente, dirigentes bonaerenses de PRO y empresarios enfrentados al Gobierno que no ven con buenos ojos el encumbramiento de Ricardo López Murphy en las listas del macrismo.
La segunda vía de debate gira en torno a si autorizarán o no la reelección de quienes hoy ocupan una banca, en la grilla de posibles candidatos a diputados y senadores por la Capital Federal .
En medio de esas incógnitas son varios los nombres que suenan para encabezar las listas. El de Pinedo, por ejemplo, se menciona desde hace tiempo para estar al frente de la boleta de diputados. Sin embargo, existe un problema para el jefe del bloque PRO: chocaría con una de las consignas que levanta Macri, que habla del “no a las reelecciones” como una muestra de su oposición a la “perpetuidad en los cargos”. Por eso, de persistir en alto esta bandera, una salida que evalúan los macristas es que Pinedo salte a la nómina de senadores.
El caso de Jorge Vanossi, otro diputado que Macri preferiría que siguiera en su equipo, es casi calcado al de Pinedo. En cambio, no es igual la situación de Santiago de Estrada, que podría pegar el salto desde la Legislatura porteña. Otro nombre que circula: Rodrigo Herrera Bravo.
Los macristas más puros ya hablan de que, si hay acuerdo para que el candidato de PRO a la presidencia sea, finalmente, Ricardo López Murphy, tendrán que consensuar la nómina con Recrear. En ese caso, asomarán con chances (aún no se sabe si como aspirantes a diputados o a senadores) Jorge San Martino, que abandonará su banca en la Legislatura el 10 de diciembre y el diputado Hugo Martini.
¿Es posible alguna sorpresa? Macri vería con buenos ojos que se sumara al espacio de centroderecha el economista Carlos Melconián, quien el año pasado se lanzó como precandidato a gobernador. Dicen que, si se decide a relegar sus aspiraciones bonaerenses, podría encabezar una de las boletas. Melconián no ha hecho declaraciones, pero se lo vio muy contento en el búnker del líder de PRO el día del triunfo en la Ciudad.

Intentan convencer otra vez a Macri para que enfrente a Cristina
Mariano Thieberger
Clarín
22 de julio 2007

Peronistas anti-K que harían cualquier cosa con tal de derrotar al oficialismo en octubre, pero no encuentran un candidato potable. Dirigentes de PRO que tienen aspiraciones personales y creen que las hipotecarían detrás de la candidatura de Ricardo López Murphy; empresarios enfrentados al Gobierno, conscientes de que no tendrán un lugar en el acuerdo social que propone Cristina Kirchner. Todos ellos, realizan las últimas gestiones para tratar de convencer a Mauricio Macri de que compita por la Presidencia.
“Sos el único que le puede ganar a Cristina”, fue una de las frases que más escuchó Macri desde que volvió de sus vacaciones en París, hace sólo una semana. Las complicaciones judiciales del Gobierno -sobre todo la que terminó con la salida de Felisa Miceli del Ministerio de Economía- parecieron darle aún más argumentos a quienes intentan transformar al jefe de Gobierno porteño electo en candidato presidencial.
Los principales promotores de esta movida son los peronistas disidentes liderados por el misionero Ramón Puerta -a quien no le disgustaría para nada acompañar a su amigo Macri en una fórmula presidencial- y los bonaerenses como Jorge Macri -ilusionado con los votos que podría obtener en la Provincia colgado de la lista de su primo Mauricio-. De hecho, por algo ellos fueron algunos de los que insistieron hasta el final en que a Macri le convenía competir por la Presidencia y no por la Jefatura de Gobierno porteña.
Los grupos empresarios interesados en derrotar a Cristina se mueven con especial sigilo para no desatar la furia del Gobierno. Pero, en privado, confiesan que están cansados de las presiones del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y que apoyarían a cualquier candidato que tuviera posibilidades de vencer en octubre al kirchnerismo.
Las encuestas que dicen tener en PRO le otorgan a Macri una intención de voto para la elección presidencial del 25 por ciento. Cristina figura al frente con 38. “Pero hay un dato que no es menor: se está midiendo a una candidata que ya está lanzada contra alguien que ya dijo mil veces que no lo va a ser”, aclaran, por las dudas, en el macrismo. Como sea: sólo en el caso de que la primera dama no llegara a los 40 puntos habría segunda vuelta.
Los sondeos que posee el Gobierno, en cambio, ubican a Cristina alrededor del 48 por ciento y a Macri cerca del 17. En cualquier caso, el jefe de Gobierno electo supera en intención de voto a los candidatos presidenciales de la oposición: López Murphy, Roberto Lavagna y Elisa Carrió.
“Las presiones son muy fuertes”, reconoció Macri esta semana ante un hombre de máxima confianza. “¿Y vos qué pensás hacer?”, fue la pregunta obligada. “Ya di mi palabra y la voy a cumplir”, quiso cerrar la conversación Macri.
Sucede que una semana antes de la segunda vuelta porteña, en su último intento por tratar de evitar el triunfo de Macri, el Gobierno salió a decir que pensaba “estafar” a los porteños con una futura candidatura presidencial. Para salir al cruce, Macri descartó de plano presentarse como candidato en octubre. “Ya no tiene margen para hacer otra cosa”, aseguran en PRO.
A partir de la resistencia de Macri, surgieron inmediatamente algunas gestiones para que, al menos, avalara la candidatura presidencial de su compañera de fórmula, Gabriela Michetti. “Ni se te ocurra”, fue la reacción de Michetti cuando Macri se lo comentó. Algunos sondeos señalan que, aún con un bajo nivel de conocimiento en el interior del país, Michetti está mejor posicionada que varios candidatos presidenciales. Tan es así, que los candidatos bonaerenses esperan poder contar con su presencia para la campaña en la Provincia.
¿Podrán convencer a Macri para que enfrente a Cristina? Parece casi imposible. El análisis que hacen en el círculo íntimo de Macri es el siguiente: después de haber triunfado en el ballottage por más del 60 por ciento de los votos, Macri ya se convirtió en el principal rival de Néstor Kirchner. Ya no le serviría, razonan, presentarse a la elección presidencial en busca de 30 puntos. “Así se perdería más de lo que se ganaría”, sostienen. Y agregan: “Ahora lo que tenemos que hacer es el mejor gobierno porteño posible y en 2011 veremos”.

Descartan que el líder de Pro piense competir en octubre
La Nación
23 de julio 2007

A pesar de los pedidos que recibe de parte de algunos sectores políticos -principalmente, del peronismo disidente-, Mauricio Macri se mantendrá por ahora en su idea de asumir como jefe de gobierno porteño y no presentarse como candidato a presidente.
Allegados al líder de Pro rechazaron ayer que Macri evaluara competir con Cristina Fernández de Kirchner. El jefe de gobierno electo prefirió mantener un perfil bajo y no respondió sobre el tema, a pesar de que ayer se había publicado un artículo en Clarín en el que se mencionaban las presiones para que compitiera en octubre.
“Macri trabaja para la ciudad y no para la candidatura. Está totalmente dedicado a la ciudad”, respondió el diputado Federico Pinedo, que, de cualquier manera, abrió una puerta: “A lo mejor lo tientan si no le pasan la policía o no le dan ningún servicio para la ciudad. Por ahora, no se tentó”. El Gobierno podría no pasarle los subsidios para el transporte público o demorar la transferencia de la policía (ver aparte).
También Cristian Ritondo, legislador electo de la ciudad, rechazó la idea de que Macri pudiera convertirse en candidato presidencial antes de asumir como jefe de gobierno: “Mauricio tiene un compromiso con la ciudad. No puede ni debe ser candidato”.
Ambos recordaron que las presiones para que Macri se convirtiera en una opción nacional existieron desde antes de que el líder de Pro compitiera por la Capital. De hecho, Macri dudó un buen tiempo sobre si le convenía presentarse en elecciones nacionales o distritales. Evaluó, incluso, ser candidato a gobernador de Buenos Aires, aunque como una posibilidad mucho más remota.
“Es verdad que hay gente que desde hace tiempo dice que Mauricio tiene que ser presidente, lo cual es lógico. Macri tiene popularidad en todo el país”, opinó Pinedo.
Ritondo coincidió con la visión de Pinedo, pero insistió en que no es el momento para que Macri se presente. “Nosotros tenemos que gobernar bien la ciudad para que Mauricio sea una opción de triunfo en 2011”, explicó.
La posibilidad de que Macri sea candidato a presidente implicaría formar a Gabriela Michetti, vicejefa de gobierno electa, como probable conductora distrital. Michetti rechazó reiteradamente tal variable. “No estoy en condiciones”, dijo.Blumberg: “Me gustaría ser gobernador”n Juan Carlos Blumberg reiteró ayer que evalúa seriamente la posibilidad de presentarse como candidato a gobernador de Buenos Aires. “Tengo ganas de ser gobernador de la provincia. Lo definiré en los próximos días”, señaló ayer a radio América, según un cable de DyN. Blumberg analiza su futuro independientemente del apoyo político que pueda recibir del macrismo o del peronismo disidente. Si bien el macrismo le hizo llegar un ofrecimiento para que sea candidato a diputado nacional, Blumberg insistió con su postulación a gobernador. “La gente me lo pide en la calle”, aseguró.