El presidente habló de la candidatura de su esposa en la Bolsa de Comercio

Comentario de Argentina Elections
La Bolsa de Comercio fue el nuevo escenario para la campaña de la candidata del Frente para la Victoria Cristina Fernandez de Kirchner.
Con eje en el crecimiento económico Kirchner se refirió a la candidatura de su esposa para las comicios de Octubre.


Nota publicada en Clarin
LOS MERCADOS Y LA CAMPAÑA ELECTORAL : “ME ENCANTO SER PRESIDENTE”, DIJO
Kirchner fue al aniversario de la Bolsa y siguió hablando de Cristina
Como en Tucumán, ayer lanzó a su esposa ante financistas y operadores.
Clarin
Candelaria de la Sota
[email protected]
Desde que es presidente, Néstor Kirchner nunca faltó a la celebración que cada año realiza la Bolsa de Comercio por el aniversario de su fundación. Pero ayer, por primera vez en cuatro años, concurrió al recinto acompañado por la senadora y candidata presidencial Cristina Fernández de Kirchner. Y se ocupó de dejar en claro que la candidatura de su esposa forma parte de “un proyecto colectivo”, aunque aseguró que ella “va a ser una gran presidenta, mucho mejor que nosotros”.
“Desde el comienzo de mi gestión tuve que soportar las críticas de los que decían que este era un proyecto hegemónico, que me quería quedar a vivir en la Presidencia”, recordó Kirchner. Y aseguró: “Me encantó ser presidente, pero me voy porque pienso que Argentina tiene que construir con ejemplos una cultura democrática, apostando a la superación permanente”.
La frase le sirvió no sólo para elogiar a Cristina Kirchner, sino también para criticar a los candidatos de la oposición: “Son prácticamente los mismos que en el 2003”, dijo el presidente.
El tono político y casi electoral que tuvo el discurso del presidente Kirchner, no sorprendió a los hombres de negocios de la city porteña, que descontaban que Cristina Kirchner concurriría al 153ø aniversario de la Bolsa. De hecho, a nadie le llamó la atención que, al comienzo de su discurso, el presidente de la Bolsa, Adelmo Gabbi, dijo: “Quiero hacer un especial agradecimiento a Cristina Fernández de Kirchner porque es la primera vez en la historia que la esposa del presidente nos honra con su presencia en esta casa”. Ella lo escuchó atentamente, y lo felicitó cuando Gabbi terminó su discurso.
Como el primer año en que concurrió a la Bolsa, Kirchner fue al acto acompañado por el vicepresidente, Daniel Scioli, y con su gabinete de ministros casi completo: en primera fila estaban Ginés González García, Julio De Vido, y una incómoda Felisa Miceli. Guillermo Moreno se sentó al fondo, en un lugar donde resultaba difícil divisarlo, mientras que Miguel Peirano, Javier De Urquiza y Sergio Chodos tuvieron asientos en primera y segunda fila. También en primera fila estaba el juez de la Suprema Corte, Ricardo Lorenzetti.
Aunque aprovechó la ocasión para referirse a la candidatura presidencial de su esposa, Kirchner no olvidó que quienes lo escuchaban en el recinto eran hombres de negocios que prefieren hablar sobre la marcha de la economía. Por eso abundó en cifras y porcentajes: “La primera vez que vine, el Merval tenía 775 puntos. Hoy cerró a 2.275”, dijo el presidente, que tenía datos previos al cierre del mercado.
El presidente hizo una encendida defensa de los superávits fiscal y comercial, y consideró que el próximo gobierno debe mantener el nivel de gastos de acuerdo a sus ingresos. “Este año el superávit comercial rondará los 10.000 millones de dólares, que es lo adecuado”, pronosticó.
Desde el recinto de la Bolsa porteña, Kirchner se refirió también a los problemas por la falta de energía. “Argentina creció casi un 50% en los últimos años, y veníamos de un período de desinversión”, dijo. Y comparó con lo que ocurre en otros países: “En España cuando hay 36 grados de calor hay cortes de luz programados, y en Shanghai cortan la luz durante seis horas”. Pero dejó en claro que “se seguirá invirtiendo, vamos a hacer el gasoducto con Bolivia”.