El PJ opositor ya empieza a moldear su fórmula presidencial

Con Puerta, Menem y Rodríguez Saá a la cabeza, se reúnen mañana en San Luis

5 de Julio de 2007
444.jpg
Menem, Rodríguez Saá, Sobisch, Perón y Puerta
Caricatura: Huadi
Un grupo de dirigentes y congresales justicialistas enfrentados con el gobierno de Néstor Kirchner celebrarán mañana en San Luis un encuentro peronista para pedir la normalización del PJ y comenzar a discutir el lanzamiento de una fórmula presidencial para competir contra Cristina Kirchner en las elecciones del 28 de octubre próximo.
En Potrero de los Funes, sede del cónclave, no se consagrará un candidato presidencial. Ese paso quedará para más adelante. Todas las miradas están dirigidas al ex gobernador de Misiones Ramón Puerta, según indican varios de los dirigentes que asistirán a la reunión.
Los anfitriones serán el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y su hermano, el senador y ex presidente interino Adolfo Rodríguez Saá.
Durante todo el día de mañana sesionarán diversos referentes nacionales no kirchneristas, como Carlos Menem, Eduardo Menem, Alberto Kohan, Puerta, Miguel Angel Toma, Jorge Matzkin y Julio César Aráoz, entre otros.
Será la primera reunión peronista que planteará una disidencia profunda respecto de Kirchner, que tiene un estilo rígido de conducción.
También fueron invitados el gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, y el titular de la Ucedé, Jorge Pereyra de Olazábal, dos figuras extrapartidarias, pero que suenan como potenciales aliados de esa movida opositora en octubre.
La Casa Rosada, en tanto, anticipó que Kirchner hará un congreso del PJ el 8 de agosto, para ungir formalmente la candidatura presidencial de Cristina Kirchner y la integración del partido al oficialista Frente para la Victoria.
Habrá, por ende, una pulseada por la representación del partido de Perón. Los congresales “no K” podrían asistir al congreso kirchnerista de agosto y se plantearía un clima de tensión. Por eso, en Balcarce 50 ayer dudaban acerca de convocarlo para agosto o juntar firmas de diputados, gobernadores y dirigentes de todo el país para nominar a la senadora.
La tensión comenzó ayer en el Senado. Adolfo Rodríguez Saá acusó en el recinto a la Casa Rosada de intentar ensuciar el acto de San Luis con actos de violencia.
Tenso diálogo
Previamente, se había comunicado con el ministro del Interior, Aníbal Fernández: “Hago al Gobierno responsable de los disturbios que se puedan generar”, le dijo.
En medio de ese ambiente enrarecido, se hará el encuentro. “En San Luis vamos a buscar una fórmula antípoda al Gobierno”, señaló ayer Sobisch, líder nacional del Movimiento Provincias Unidas. Nadie descarta que pueda integrar la fórmula que comience a despuntar en San Luis.
Puerta fue coincidente: “El peronismo debe tener en octubre una fórmula presidencial propia y peronista”. Si bien se lo menciona como candidato presidencial, Puerta lo relativizó. “Eso quedará para más adelante”, dijo a LA NACION. “De San Luis no saldrá ninguna candidatura”, completó Toma.
El objetivo de muchos en San Luis consiste en que el candidato de ese sector le absorba votos peronistas a Cristina Kirchner. “Nuestro 15 por ciento puede ser clave para que Cristina no gane en primera vuelta y deba ir al ballottage”, señaló una fuente.
Según la Constitución, si la primera dama no llegara al 40 por ciento de los votos, debería competir en una segunda vuelta contra el candidato que quedara en segundo lugar.
El reclamo formal de San Luis será la normalización del PJ y la convocatoria a elecciones para elegir autoridades y candidatos. En ello coincide el gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, que no asistirá a Potrero de los Funes porque no quiere apoyar a un candidato opositor en octubre.
La misma postura tiene Eduardo Duhalde, que no irá, aunque sí lo harán varios dirigentes del PJ bonaerense. Duhalde apoya la normalización del partido, pero cree que competir contra la primera dama en las presidenciales es un riesgo, que podría abortar la revitalización del PJ con miras a 2011, su objetivo real.
Carlos Menem pondrá el acento en la normalización del PJ. De todos modos, se presentará a las presidenciales de octubre, pero luego de competir por la gobernación de La Rioja el 19 de agosto.
Por Mariano Obarrio
De la Redacción de LA NACION
————————————————————————————————————————————–
La pelea peronista estalló en plena sesión del Senado
Dura advertencia del antikirchnerismo

5 de Julio de 2007
La interna peronista que revivió con la designación a dedo de Cristina Fernández de Kirchner como candidata presidencial del oficialismo se instaló ayer en la sesión del Senado: el peronismo disidente, encarnado en los seguidores de Adolfo Rodríguez Saá y el catamarqueño Ramón Saadi, se cruzó con el kirchnerismo por la legitimidad del congreso partidario que debe nominar a los postulantes del PJ para las elecciones de octubre.
El debate, que tuvo a los radicales como divertidos espectadores, se realizó sin la presencia de la primera dama en el recinto.
La disputa arrancó con la intervención de la senadora Liliana Negre de Alonso (PJ-San Luis), que planteó una cuestión de privilegio para responsabilizar al asesor presidencial Juan Carlos Mazzón “de cualquier incidente que pudiera ocurrir” en el congreso que el peronismo antikirchnerista celebrará este fin de semana en Potrero de los Funes.
La legisladora fundamentó su advertencia en los términos de una nota periodística publicada ayer en Clarín según la cual a Mazzón -uno de los principales operadores políticos en las sombras del kirchnerismo-, se le había asignado la misión de “disciplinar” a los congresales peronistas que deberán refrendar la candidatura de Cristina Kirchner en un congreso partidario que el gobierno convocaría para agosto. El artículo también advertía sobre eventuales disturbios como consecuencia de la disputa del PJ.
Amparado en esa afirmación, Negre de Alonso exigió al Poder Ejecutivo, y en particular al ministro del Interior, Aníbal Fernández, que garantizara “las libertades políticas garantizadas en el artículo 38 de la Constitución Nacional y la paz en San Luis”.
Acto seguido, la emprendió contra Mazzón: “Hacemos responsable al asesor presidencial de cualquier incidente que ocurra en San Luis”.
El incidente hubiera quedado ahí si no hubiese intervenido el jefe del bloque de senadores oficialistas, Miguel Angel Pichetto, para defender la figura del operador kirchnerista: “Mazzón siempre ha trabajado en la organización y cohesión de los congresos partidarios, y convengamos que no es un hombre al que se considere como una persona violenta”. Para finalizar, Pichetto enfatizó que “el congreso de San Luis tiene garantizada su seguridad como también lo tendrá el que hará el justicialismo en agosto”.
“Cuestión de Estado”
Esta afirmación disparó la intervención de Rodríguez Saá, anfitrión de la reunión antikirchnerista de San Luis, que salió al cruce del jefe de bancada oficialista al afirmar que la seguridad de la reunión en Potrero de los Funes “pasa a ser cuestión de Estado, porque la Constitución protege el funcionamiento de los partidos políticos”. Y para que no quedarán dudas de sus intenciones, agregó: “En San Luis se va a reunir el congreso del PJ”.
Esta teoría de que las definiciones de San Luis serán las del PJ fue avalada por otro senador peronista enfrentado con el Gobierno. Se trata del ex gobernador catamarqueño Ramón Saadi, que tras adherir a las advertencias y exigencias de Negre de Alonso, refutó a Pichetto en cuanto al supuesto carácter pacífico de Mazzón. “Usted tiene un criterio formado sobre ese funcionario que no es el mismo que tienen muchos peronistas de varias provincias argentinas”, aseguró.
No conforme con esto, Saadi, hombre poco afecto a hablar en el recinto, afirmó: “Lo que vamos a discutir en San Luis, en el marco de la democracia partidaria, es la expresión partidaria que llevará el justicialismo el 28 de octubre”. Y añadió: “Lo otro son simples expresiones sobre algún candidato o candidata”. De esa manera le quitó entidad a la nominación de Cristina Kirchner como postulante del peronismo para las presidenciales, un hecho consumado en los planes de la Casa Rosada.
Por Gustavo Ybarra
De la Redacción de LA NACION
——————————————————————————————————————————
Duhalde comparó al Presidente con Menem

5 de Julio de 2007
MAR DEL PLATA.- El ex presidente Eduardo Duhalde aseguró ayer que Néstor Kirchner está cometiendo errores similares a los de la gestión de Carlos Menem. “Las ventajas de la convertibilidad, como las del proceso de devaluación, no son para siempre”, destacó al pedir un giro que implique apostar con más decisión a la producción.
Y vaticinó “años de turbulencias y dificultades” para el país, por lo que consideró que la experiencia “será vital”, una condición que dice no advertir en la candidata presidencial del Frente para la Victoria, Cristina Fernández de Kirchner.
Poco antes de presentar aquí su último libro, Memorias del incendio, en el que resume parte de su gestión de gobierno entre 2001 y 2003, el ex mandatario ratificó que este año se mantendrá al margen durante la campaña electoral. “No voy a participar para nada ni apoyar a candidato alguno”, insistió.
Crítico de la actual administración, ratificó que “no existe relación” entre él y el actual presidente, y lamentó que la gestión de gobierno no haya puesto en práctica un gabinete productivo nacional.
“El mismo error del presidente Menem, que creía que la convertibilidad alcanzaba para siempre, se comete ahora creyendo que las ventajas competitivas de un proceso de devaluación alcanzan para siempre”, sostuvo Duhalde.
Incluso, destacó que hay una predisposición de los distintos sectores de la industria, el comercio y el campo con la idea de apoyar un programa productivo. “Tanto están de acuerdo -afirmó- que en el momento más difícil, cuando todo se venía abajo, nos pusimos juntos.”
Jubilación
También destacó que no es beneficiario de una jubilación de privilegio. “Aporté durante 40 años a la caja de la provincia y ya cumplí 65 años”, dijo. Por eso resaltó que ya pidió al Instituto de Obras Sociales que aclare su condición previsional.
En temas de política sólo se permitió unos breves conceptos sobre dos candidatos. De Daniel Scioli, candidato a la gobernación bonaerense, dijo que es un “funcionario extraordinario en el área de Turismo y Deportes”. Y le sumó una opinión que repitió cuando tuvo que referirse al candidato presidencial Roberto Lavagna: “Hay que verlo andar”, dijo sobre cada uno de ellos.
Sobre su futuro personal, confirmó que se dedicará a pregonar sus ideas a través del Movimiento Productivo Argentino. E insistió en que este año no participará en política, pero no se mostró retirado de la actividad. “Este año .”, aclaró.