Desconfianza y machismo: ¿los argentinos quieren a una mujer como presidenta?

5 de Julio de 2007
El pasado domingo, al conocerse oficialmente que Cristina Fernández de Kirchner será candidata a presidenta por el Frente para la Victoria, Minutouno lanzó una encuesta en la que le preguntaba a los lectores si les gustaría que una mujer gobierne la Argentina. Sobre más de 6.000 votos, casi el 75% respondió negativamente y sólo el 25% se mostró de acuerdo con esa posibilidad. ¿Desconfianza en la candidata K o discriminaciones de género?
Para el escritor Marcelo Birmajer, muchos argentinos pueden sentir cierta resistencia a que una mujer ocupe el cargo de presidenta por el triste recuerdo del gobierno de María Estela Martinez de Perón –la única experiencia femenina en el ejecutivo- que a su criterio fue el peor gobierno, sin contar la última Dictadura Militar.
“Desde su gobierno se impulsó el terrorismo de Estado a través de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) y comprendo que alguno pueda asociar el presente con ese hecho ya que en los dos casos se trata de la esposa de un presidente peronista. Hubiera sido más astuto del gobierno poner otro referente”, expresó Birmajer.
Para Diana Maffia (doctora en filosofía y coordinadora académica del Instituto Hanna Arendt) la figura presidencial argentina en la era de los Kirchner potencia el personalismo del primer mandatario. “Tanto Néstor como Cristina tienen una concepción de poder basada en una relación de someter a los otros a su voluntad”, expresó.
Para Maffia, que acaba de ser electa legisladora de la ciudad por la Coalición Cívica que lidera Elisa Carrió, la mayoría entiende a la concepción del poder como que las mujeres son más propensas al diálogo o a la consulta y “se las puede percibir con cierta debilidad”. Pero en su opinión pasa lo contrario: “A través del diálogo se logra tomar decisiones más fuertes porque están mas consensuadas”. Para Maffia, una persona que no es capaz de someter sus opiniones a la confrontación con otras será un ser humano débil.
“Me parece una cosa positiva que una mujer se pueda postular y que sea presidenta. No habría impedimento por el género. Tanto Carrió como Fernández de Kirchner son militantes políticas y están en igualdad de condiciones porque la elección tiene que ver con el mérito como persona”, dijo a Minutouno Marcelo Langieri, secretario académico de la Facultad de Sociología (UBA).
El sociólogo rescató como un hecho trascendente que la mirada femenina de la realidad puede ser interesante y rescató la lucha de mujeres como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que representan la dignidad nacional, y resaltó que siempre han estado presentes en momentos de crisis.
“No creo que las mujeres tengan menos firmeza que los hombres, en todo caso menos rudeza. Cristina me parece una buena candidata que exhibe valores de la política, de capacidad y de inteligencia. Carrió me parece una persona con trayectoria política que la amerita a pelear por la presidencia”, destacó Langieri.
Por su parte, la periodista y conductora de televisión Fanny Mandelbaum sostuvo que le agradaría mucho que una mujer pudiera presidir nuestro país. “Si es una mujer sensible y honrada le puede aportar mucho a lo social que nos falta mucho y también al diálogo”, puntualizó.
La calle también opinó
Minutouno también recogió la opinión de algunos ciudadanos que expresaron su posición en torno a esta polémica.
“El hecho de que una mujer vaya como candidata me parece bien porque tienen que tener los mismos derechos que los hombres, porque pueden mostrar mas confiabilidad y seguramente metan menos la mano en la bolsa”, dijo Anibal (29), empleado de una multinacional. “Son más nobles, no tan corruptas como pueden ser los hombres. Pienso que Cristina tiene más autoridad y carácter que Néstor y creo que Carrió ha cambiado mucho porque siempre quiso tener poder y no pudo y vendió su honestidad y su forma de pensar con tal de llegar al poder”, agregó.
“Pienso que una mujer va a ser más honesta que un hombre porque están menos corrompidas y también destaco la amplitud de criterios y la apertura emocional del sexo femenino”, dijo Marcela (37) que es Counselor en Psicología.
“A mi no me disgusta que sea una mujer. Yo viví mucho tiempo en Israel y tuvimos una primer ministro mujer (Golda Meir) que era una estratega. Cristina es una carita pintada, es muy déspota. El problema es ver si ella tiene todo bien puesto para gobernar en Argentina con todos los sindicalistas”, opinó Mauricio (57) que es comerciante.
“Me parece positivo que una mujer gobierne el país porque puede aportar una visión mas femenina de la política pero ojalá que no termine pasando lo mismo que cuando estuvo Isabelita cuando murió Perón. Va a ser mi primera votación a presidente, pero todavía no me convence ninguna de las dos mujeres que se postulan”, dijo Belén (20), estudiante de Derecho.
Argentina, ¿país machista?
El machismo se uede definir como un conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de actitudes discriminatorias contra las mujeres y contra hombres cuyo comportamiento no es adecuadamente “masculino” a los ojos de la persona machista.
“La Argentina es un país machista en todo sentido. Me gustaría que una mujer pudiera llegar a ser presidenta con carrera y conocimiento y no por ser la esposa de, sino por mérito propio”, expresó Mandelbaum.
“Cristina es machista porque despercia todos los temas políticos específicamente vinculados con mujeres. Como legisladora nunca tuvo incidencia en esos temas. Incluso algunos los retrasó”, sostuvo Maffia.
“Yo creo que lo del machismo es mínimo. No creo que el hecho de que sea mujer le quite posibilidades. En su mayoría los referentes políticos están muy por debajo de lo que la sociedad espera de ellos independientemente de su sexo”, concluyó Birmajer.