Carrió se entusiasma con un final entre ella y Cristina

Buscará apelar a más propuestas y a sus equipos para poder apuntarle al ballottage.


Clarín
22 de julio 2007

Armando Vidal
[email protected]
Es la misma pero también es otra Elisa Carrió, la candidata opositora por la Coalición Cívica. Habla de economía, de propuestas, de crisis energética, de equipos y planes, del desarrollo del enorme potencial del país. Y si bien las denuncias y el don de la profecía van pasando a ser en su lenguaje parte del camino recorrido, imagina para el 28 de octubre un único escenario para dos mujeres. Una, la candidata del gobierno, Cristina Kirchner, y la restante, en nombre de la oposición, obviamente ella.
“Hasta ahora hay ballotage”, insiste Carrió en diálogo con Clarín en su departamento de la avenida Santa Fe. Y lo atribuye al “proceso de cambio de la propia sociedad”, para lo cual menciona como muestras los “corrimientos electorales” en la Capital, Tierra del Fuego o en Santa Fe.
En esta etapa, Carrió remarca que la Coalición Cívica es la piel de una construcción política con participación competitiva en todo el país, lo cual también acontecerá -afirma- en las ocho provincias que le faltan formalizar.
Carrió habla de síntesis, de recoger lo mejor del pasado, de ser parte de un proceso de cambio real que corrija errores que no quiere atribuir a ningún gobierno. Pone como ejemplos el déficit republicano, confundir asistencia social con distribución del ingreso o desarrollo económico con prebendarismo estatal.
“Tenemos los mejores programas, los mejores equipos para hacerse cargo de un Estado destrozado; gente joven, prestigiosa”, señala a modo de desafío. Y enumera a algunas de las figuras que trabajan en sus cercanías, como los economistas Alfonso Prat Gay y Pedro Lacoste; y los dirigentes Gerardo Conte Grand o María Eugenia Estenssoro.
En la misma línea, remarca: “Y tenemos un liderazgo que conoce las cuestiones de este país de los últimos 14 años ley por ley, decreto por decreto en todas las áreas”. Carrió habla específicamente de ella. Todo es parte de su batería de campaña que, asegura, comenzará cuando lo determine la ley, o sea 60 días antes de la elección, y no “como vienen haciendo otros”, dice.
El lanzamiento formal será el 10 de septiembre, que es cuando espera que comience la competencia real. “Lo que podemos hacer ahora es recorrer todo el país en auto, pueblo por pueblo”. Y acota: “Nosotros no vamos a las provincias a mostrarnos sino a escuchar a la gente”.
En cuanto a la “calidad institucional” de la que habló Cristina Kirchner el jueves en La Plata, Carrió enfatizó: “Las conductas de los que lucharon por la República son los que aseguran los cambios y no las máscaras de quienes la destruyeron”.